El pa­raí­so so­ña­do en el Ín­di­co

Es­te es uno de esos des­ti­nos con los que en Eu­ro­pa so­ña­mos un día frío de in­vierno. Sol eterno, agua trans­pa­ren­te y are­na­les blan­cos

ABC - Viajar - - Viajar - TEX­TO Y FO­TOS: JA­VIER CA­RRIÓN

Ade­más de las so­ña­das aguas azul tur­que­sa que ofre­ce Mau­ri­cio en el Océano In­di­co, el cri­sol de cul­tu­ras, co­lo­res y sa­bo­res de es­ta is­la in­vi­ta a rea­li­zar un via­je inol­vi­da­ble en el que el lu­jo y la ex­clu­si­vi­dad es­tán garantizados en sus mag­ní­fi­cos ho­te­les le­van­ta­dos a ori­llas del mar, en­tre pal­me­ras y cien­tos de plan­tas tro­pi­ca­les. Es­tos son los pla­nes que no te pue­des per­der en es­te pa­ra­di­sía­co lu­gar a 900 ki­ló­me­tros de Ma­da­gas­car, que de­fi­nió Mark Twain con una fra­se: «Dios creó pri­me­ro Mau­ri­cio y des­pués el cie­lo».

Na­dan­do con del­fi­nes

La cos­ta oes­te es el lu­gar ideal pa­ra prac­ti­car el «dols­wim» (www.dols­wim.com) y ver cum­pli­do el sue­ño de te­ner un en­cuen­tro au­tén­ti­co con los del­fi­nes en al­ta mar y de po­der na­dar con es­tos fascinantes ma­mí­fe­ros acuá­ti­cos. En es­ta zo­na la ma­yo­ría de los del­fi­nes vi­ve en gru­pos gran­des de 10 a 100 in­di­vi­duos, aun­que hay otros que se or­ga­ni­zan en pe­que­ños gru­pos, siem­pre con una nor­ma: los ma­chos y las hem­bras vi­ven por se­pa­ra­do, ex­cep­to du­ran­te los pe­río­dos de reproducción. Du­ran­te la ex­cur­sión el equi­po del bar­co com­pro­ba­rá si los ani­ma­les es­tán ju­gan­do o des­can­san­do y to­ma­rá la de­ci­sión de ele­gir el me­jor mo­men­to a la ho­ra de lan­zar­se al agua y apro­ve­char al má­xi­mo es­te emo­cio­nan­te via­je.

Le Mor­ne y Crys­tal Rock

Con sus 556 me­tros de al­tu­ra, Le Mor­ne Bra­bant es el gran icono de Is­la Mau­ri­cio. La mon­ta­ña, de ro­ca ba­sál­ti­ca, em­bau­ca por su si­lue­ta en el su­r­oes­te de la is­la jun­to a las aguas más her­mo­sas del Ín­di­co. De su pa­sa­do se re­cuer­da que fue uti­li­za­da co­mo re­fu­gio de los es­cla­vos hui­dos en los si­glos XVIII y XIX. En 1835, coin­ci­dien­do con la abo­li­ción de la es­cla­vi­tud en es­ta is­la, mu­chos de ellos se sui­ci­da­ron

Sa­fa­ri de quads

ÁFRI­CA ti­rán­do­se al va­cío cuan­do la po­li­cía tra­ta­ba de ex­pli­car­les su nue­va si­tua­ción. En la ac­tua­li­dad se pue­de as­cen­der a la ci­ma de la mon­ta­ña, pe­ro se re­co­mien­da ir acom­pa­ña­do de un guía. Otra op­ción es di­vi­sar la mon­ta­ña des­de el mar en un bar­co o en un sea­kart (www.fun-ad­ven­tu­re.mu) pa­ra ad­mi­rar de cer­ca la « crys­tal rock» , una ro­ca con for­ma de dia­man­te en me­dio de un océano asom­bro­so pa­ra rea­li­zar in­mer­sio­nes. El Mun­do de Aven­tu­ras Ca­se­la (http://ca­se­la­park.com) es una atrac­ción fa­mi­liar en la que los ni­ños pue­den dar de co­mer a tor­tu­gas gi­gan­tes y ji­ra­fas y des­cen­der por va­rios to­bo­ga­nes de vér­ti­go en es­ta re­ser­va na­tu­ral del su­r­oes­te de Mau­ri­cio, pe­ro lo más ori­gi­nal es par­ti­ci­par en un sa­fa­ri pi­lo­tan­do un quad du­ran­te una ho­ra o dos. Las emo­cio­nes es­tán ga­ran­ti­za­das cuan­do las aves­tru­ces, las ce­bras y los an­tí­lo­pes afri­ca­nos se acer­can con na­tu­ra­li­dad a la ca­ra­va­na de vehícu­los. Du­ran­te el re­co­rri­do por es­ta sel­va au­tóc­to­na tam­bién se ob­ser­van ja­ba­líes, ñúes y aves exó­ti­cas.

MAU­RI­CIO PUE­DE SER EL DES­TINO DE UNA LU­NA DE MIEL, DE UN FIN DE AÑO O EL CA­PRI­CHO DE UNA VI­DA

Tour en he­li­cóp­te­ro

Una de las más asom­bro­sas for­mas de des­cu­brir Is­la Mau­ri­cio es vo­lan­do en he­li­cóp­te­ros de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción co­mo es el ca­so del Hum­ming­bird (H120). Co­rail He­li­cop­te­res (www.co­rail­he­li­co.com) or­ga­ni­za tres re­co­rri­dos –Le Must, Le Ma­gi­que y L’Ex­ce­llen­ce– con un pre­cio en­tre 200 y 400 eu­ros.

Mon­ta­ñas y bos­ques de ébano

El Trou aux Cerfs, un vie­jo crá­ter de 300 me­tros de diá­me­tro y ca­si 95 de pro­fun­di­dad, es el úni­co vol­cán dor­mi­do en la is­la. Des­de su ata­la­ya se di­vi­san las gran­des plan­ta­cio­nes de ca­ña de azú­car y las mon­ta­ñas más es­pec­ta­cu­la­res de la is­la (Rem­part, Saint Pie­rre, Corps de Gar­de, el Pi­co Pou­ce…) y ya en las tie­rras de Cha­ma­rel, que sir­vie­ron de re­fu­gio a los es­cla­vos que lo­gra­ban es­ca­par­se de las plan­ta­cio­nes, hay que vi­si­tar « la tie­rra de los sie­te co­lo­res», un cu­rio­so lu­gar don­de el sue­lo se ti­ñe de ocres, na­ran­jas y ma­rro­nes de­bi­do al de­sigual en­fria­mien­to de la la­va en las dis­tin­tas zo­nas de du­nas del lu­gar; tam­bién son muy recomendables la cas­ca­da de Cha­ma­rel y el bos­que de éba-

Vis­ta pa­no­rá­mi­ca de Le Mor­ne Bra­bant, el gran icono de Is­la Mau­ri­cio. La mon­ta­ña fue de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio Mun­dial de la UNES­CO en 2008

Re­zan­do en Grand Bas­sin, uno de los tres crá­te­res de la is­la de ori­gen vol­cá­ni­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.