Co­ra­zón de la In­de­pen­den­cia Pa­tri­mo­nio de la Unes­co

En ella fue fusilado el ar­chi­du­que Ma­xi­mi­li­ano de Habs­bur­go, em­pe­ra­dor de Mé­xi­co (1864-67)

ABC - Viajar - - Viajar - POR SU­SA­NA GAVIÑA

Di­ce la le­yen­da que el após­tol San­tia­go ba­jó de los cie­los pa­ra po­ner paz en­tre los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les, li­de­ra­dos por el in­dí­ge­na Co­nin, con­ver­ti­do al ca­to­li­cis­mo y bau­ti­za­do con el nom­bre de Fer­nan­do de Ta­pia, y los in­dios chi­chi­me­cas. Am­bos se en­fren­ta­ban, sin ar­mas –por pe­ti­ción de los chi­chi­me­nas, que re­cla­ma­ban una mues­tra de va­len­tía por par­te de los es­pa­ño­les–. En li­ti­gio es­ta­ba la ciu­dad de Crét­ta­ro, que pa­sa­ría a lla­mar­se más tar­de San­tia­go de Querétaro.

So­bre lo que su­ce­dió des­pués hay dis­tin­tas ver­sio­nes. Se­gún al­gu­nas, los in­dí­ge­nas per­die­ron esa ba­ta­lla, pe­ro se­gún el guía lo­cal que nos con­du­ce por la ciu­dad en uno de sus ca­mion­ci­tos tu­rís­ti­cos la vic­to­ria ca­yó del la­do chi­chi­me­na, cu­ya «fe­ro­ci­dad» des­co­no­cían los es­pa­ño­les. Fue con la de­rro­ta de es­tos cuan­do, aquel 25 de ju­lio de 1531, apa­re­ció el após­tol San­tia­go con una so­lu­ción sa­lo­mó­ni­ca: la mi­tad de la ciu­dad pa­ra ca­da ban­do. Así, du­ran­te si­glos la lo­ca­li­dad es­tu­vo di­vi­di­da – por la que hoy se co­no­ce co­mo ca­lle de la Co­rre­gi­do­ra–, en la par­te es­pa­ño­la y la in­dí­ge­na. « A es­ta se su­mó una ter­ce­ra, la mix­ta», en la que vi­vía la po­bla­ción pro­duc­to del mes­ti­za­je.

Ter­ce­ra ciu­dad más im­por­tan­te del Vi­rrei­na­to de la Nue­va Es­pa­ña, en ella se ini­ció la co­no­ci­da co­mo Cons­pi­ra­ción de Querétaro que des­en­ca­de­nó la in­de­pen­den­cia de Mé­xi­co en 1810. En 1824 se crea­ría el Es­ta­do de Querétaro. Des­de en­ton­ces, su ca­pi­tal, San­tia­go de Querétaro, ha si­do es­ce­na­rio de hi­tos his­tó­ri­cos, al­gu­nos muy do­lo­ro­sos, co­mo la fir­ma del tra­ta­do por el que Mé­xi­co per­dió par­te de su te­rri­to­rio en fa­vor de EE.UU. tras dos años de gue­rra (1846-48). Un dé­ca­da des­pués se pro­mul­ga­ría en ella la Cons­ti­tu­ción de 1857, y años más tar­de se­ría tes­ti­go del fu­si­la­mien­to –in­dis­pen­sa­ble vi­si­tar el Ce­rro de las Cam­pa­nas– del ar­chi­du­que Ma­xi­mi­li­ano de Habs­bur­go, em­pe­ra­dor de Mé­xi­co en­tre 1864-67. Es­ta se­ría la ver­sión ofi­cial. La le­yen­da ase­gu­ra, sin em­bar­go, que el em­pe­ra­dor no mu­rió pues Be­ni­to Juá­rez le per­do­nó la vi­da al ser ma­són co­mo él. A cam­bio, el ar­chi­du­que pro­me­tió si­len­cio y se ins­ta­ló de por vi­da en El Sal­va­dor, con el nom­bre de Jus­to Ar­mas. Allí mo­ri­ría ya cen­te­na­rio.

Si­tua­da a al­go más de 200 ki­ló­me­tros de Ciu­dad de Mé­xi­co ha­cia el nor­te, unas dos ho­ras y me­dia de tra­yec­to por ca­rre­te­ra y me­nos de una en avión, San­tia­go de Querétaro, con una po­bla­ción de 600.000 per­so­nas, es­tá con­si­de­ra­da una de las ciu­da­des más be­llas del país. Su ri­co pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co y cul­tu­ral –fue de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co en 1996–, así co­mo su gas­tro­no­mía y su cli­ma (en in­vierno os­ci­la en­tre los 4 y los 21 gra­dos), la con­vier­ten en un atrac­ti­vo lu­gar tu­rís­ti­co. La par­te in­dí­ge­na, que hoy se lla­ma el ba­rrio de la Cruz, se ca­rac­te­ri­za por edi­fi­cios de co­lo­res vis­to­sos y en su ma­yo­ría de una plan­ta. Los de dos ni­ve­les se en­cuen­tran en la par­te es­pa­ño­la. A es­ta di­fe­ren­cia se aña­de el tra­za­do de las ca­lles, rec­tas, fren­te al di­se­ño en zig-zag de los na­ti­vos, co­no­ce­do­res de có­mo evi­tar las inun­da­cio­nes. El cas­co his­tó­ri­co de San­tia­go de Querétaro ofre­ce nu­me­ro­sas op­cio­nes pa­ra los 20 km vi­si­tan­tes, igle­sias de ex­tra­or­di­na­ria be­lle­za, con es­ti­los que van des­de el ba­rro­co has­ta el es­ti­lo neo­clá­si­co (el Tem­plo de San Fran­cis­co, el Tem­plo y Con­ven­to de la San­ta Cruz, el de la Con­gre­ga­ción o del Tem­plo de San­ta Ro­sa de Vi­ter­bo); mu­seos so­bre la his­to­ria de su ciu­dad, co­mo el de la Res­tau­ra­ción de la Re­pú­bli­ca. Pa­sear por la ciu­dad es una de las asig­na­tu­ras obli­ga­das. Sen­tar­se en sus ca­fés y vi­si­tar pla­zas tan em­ble­má­ti­cas co­mo la de la Co­rre­gi­do­ra o la de Ar­mas, pre­si­di­da es­ta por una es­ta­tua del mar­qués de la Vi­lla del Vi­llar del Águi­la, res­pon­sa­ble de la cons­truc­ción del acue­duc­to (1735), un icono del sky­li­ne de la ciu­dad. En es­tas pla­zas es ha­bi­tual la pre­sen­cia de ín­di­ge­nas –mu­chos de ellos to­da­vía ni­ños– de la re­gión ven­dien­do ar­te­sa­nía, co­mo las muy apre­cia­das mu­ñe­cas oto­míes. Pa­ra quie­nes ten­gan al­go más de tiem­po ex­tra, le recomendamos vi­si­tar al­gu­nos los pue­blos má­gi­cos del es­ta­do, co­mo San Se­bas­tián Ber­nal, Ca­de­rey­ta o Te­quis­quia­pan; o lle­gar has­ta la Sie­rra Gor­da, de­cla­ra­da Re­ser­va de la Bios­fe­ra.

ABC

El tem­plo de San Fran­cis­co fue cons­trui­do en 1540, lle­gan­do a ser ca­te­dral. Hoy aco­ge el Mu­seo Re­gio­nal

510 100 69 120

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.