El enotu­ris­mo es­tá ca­da vez más li­ga­do a la cul­tu­ra del vino, co­mo su­ce­de en la Co­mu­ni­dad

ABC - Viajar - - Vinos & Gourmet - A. V.

Igual que los téc­ni­cos eno­ló­gi­cos de la D. O. Vi­nos de Ma­drid han apor­ta­do pro­ce­sos que apor­tan al vino mu­cho más pe­so en fru­ta, una es­truc­tu­ra com­ple­ja y nue­vos sa­bo­res, los téc­ni­cos en enotu­ris­mo han con­se­gui­do, gra­cias a Ma­drid Enotu­ris­mo, una ca­da vez ma­yor re­le­van­cia de la tie­rra ma­dri­le­ña de vi­nos en to­do el mun­do. Hi­tos con­se­gui­dos y una in­du­da­ble pro­yec­ción de fu­tu­ro.

Si hay un ras­go iden­ti­fi­ca­dor y di­fe­ren­cia­dor, es la va­rie­dad de sen­sa­cio­nes que pro­du­cen nues­tros vi­nos: lo ha­bi­tual es en­con­trar que, en una de­no­mi­na­ción, ha­ya una lí­nea, unas ca­rac­te­rís­ti­cas, muy si­mi­la­res… en la D. O. de Ma­drid pa­sa to­do lo con­tra­rio.

El pri­mer ob­je­ti­vo es con­se­guir que se ha­ble a to­das ho­ras de los Vi­nos de Ma­drid: vi­si­tan­do bo­de­gas y es­cu­chan­do in­quie­tu­des, pa­ra tra­ba­jar en una es­tra­te­gia en­ca­mi­na­da a lo­grar que en Ma­drid se con­su­ma pro­duc­to de Ma­drid. Los con­tac­tos con res­tau­ra­ción (fun­da­men­tal), ca­de­nas de su­per­mer­ca­dos, con me­dios de co­mu­ni­ca­ción, pres­crip­to­res, su­mi­lle­res, etc. han si­do mu­cho más flui­dos. No po­día­mos se­guir ta­pa­dos por las gran­des de­no­mi­na­cio­nes, ya que el mer­ca­do ma­dri­le­ño es in­men­so y po­de­mos com­pe­tir, pa­ra que los ma­dri­le­ños nos vean co­mo al­go pro­pio y lo exi­jan en la tien­da, en el res­tau­ran­te. Ca­da vez hay más gen­te jo­ven, co­mo enó­lo­gos y em­pre­sa­rios de otros sec­to­res, que em­pren­den pro­yec­tos in­no­va­do­res que res­pe­tan la tra­di­ción.

Es­ta de­no­mi­na­ción tie­ne ven­ta­jas in­dis­cu­ti­bles: so­mos de Ma­drid, mar­ca que nos ofre­ce pres­ti­gio, di­na­mis­mo, ca­li­dad, ju­ven­tud… Se­ría­mos muy tor­pes si no apro­ve­chá­se­mos su ti­rón, ya que se ela­bo­ran vi­nos que re­co­gen pre­mios y re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal, con lo cual, el vino de ta­peo de­be ser un Vino de Ma­drid. Ven­de­re­mos mu­cho más, pa­ra se­guir cre­cien­do y con­tar con el re­co­no­ci­mien­to de los gran­des gu­rús del mun­do del vino. Y pre­pa­ra­mos pre­sen­cia en fe­rias re­co­no­ci­das, co­mo Pro­wein en Ale­ma­nia, en el mer­ca­do nor­te­ame­ri­cano, en Chi­na…

ABC

—¿Cuá­les son los ras­gos dis­tin­ti­vos de la D.O. Vi­nos de Ma­drid? —Va a cum­plir dos años co­mo pre­si­den­te de la D. O., ¿qué des­ta­ca de lo rea­li­za­do? — An­to­nio Re­gui­lón pre­si­de la D. O. Vi­nos de Ma­drid —¿Cuál es la apor­ta­ción de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid? — —¿Cuál es la im­por­tan­cia del enotu­ris­mo pa­ra es­te pro­ce­so de desa­rro­llo? — —¿Has­ta qué pun­to pue­den con­tri­buir las bo­de­gas en es­ta pro­yec­ción? — —¿Cuá­les son las bazas de Ma­drid Enotu­ris­mo pa­ra ani­mar a la gen­te a sa­lir de ca­sa? — —Un tu­ris­mo, sin du­da, muy ex­pe­rien­cial… —

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.