Bou­din y su me­jor dis­cí­pu­lo: Mo­net

SE ADMIRARON, TRA­BA­JA­RON JUN­TOS Y SU AMIS­TAD DU­RÓ TO­DA SU VI­DA. UNA EX­PO­SI­CIÓN EN EL MU­SEO THYS­SEN EN­FREN­TA POR PRI­ME­RA VEZ A MO­NET CON SU MAES­TRO, EU­GÈ­NE BOU­DIN.

ABC - XL Semanal - - SUMARIO - POR MA­RÍA DE LA PE­ÑA

Ve­rano de 1870.mor­daz Eu­gè­ne

Bou­din y Clau­de Mo­net coin­ci­den en la cos­ta nor­man­da –Trou­vi­lle–, el lu­gar de ve­ra­neo de la bur­gue­sía de París. Los dos ar­tis­tas se co­no­cen des­de ha­ce 15 años. Los dos re­tra­tan es­ce­nas de pla­ya. Pe­ro mien­tras Bou­din re­pre­sen­ta a ve­ra­nean­tes anó­ni­mos y le­ja­nos, Mo­net si­túa a sus mo­de­los en pri­mer plano, en re­la­ción di­rec­ta con el es­pec­ta­dor. To­do el mun­do co­no­ce a Mo­net co­mo uno de los gran­des pre­cur­so­res del im­pre­sio­nis­mo. Pe­ro po­cos sa­ben que Eu­gè­ne Bou­din, 16 años ma­yor, fue su pri­mer maes­tro.

La ex­po­si­ción co­mien­za con un pri­mer en­cuen­tro en­tre los dos ar­tis­tas en el ve­rano de 1856. Mo­net so­lo tie­ne 15 años y ya des­ta­ca co­mo

ca­ri­ca­tu­ris­ta. Bou­din, hi­jo de un ma­ri­ne­ro y una lim­pia­do­ra, le trans­mi­te al jo­ven Mo­net su amor por la na­tu­ra­le­za, le en­se­ña a tra­ba­jar al ai­re li­bre, a es­tu­diar las va­ria­cio­nes de la luz y las su­ti­le­zas at­mos­fé­ri­cas de los cam­bian­tes cie­los nor­man­dos. Sus pas­te­les y estudios al óleo fas­ci­nan a Mo­net. El tra­ba­jo del na­tu­ral de Bou­din orien­ta su ca­rre­ra. Mo­net apren­de a mi­rar la luz y pron­to lle­va­rá has­ta sus úl­ti­mas con­se­cuen­cias esa pa­sión por la 'ins­tan­ta­nei­dad'.

Abrir nue­vos ca­mi­nos.

Bou­din es pio­ne­ro en fi­jar su ojo y su pin­cel en los ve­ra­nean­tes de la pla­ya. En lu­gar de es­ce­nas his­tó­ri­cas o per­so­na­jes del pa­sa­do, pin­ta la vi­da mo­der­na. Rom­pe con los es­te­reo­ti­pos ro­mán­ti­cos y abre la pin­tu­ra al na­tu­ra­lis­mo, a los orí­ge­nes del im­pre­sio­nis­mo. Mo­net si­gue su es­te­la.

Sin em­bar­go, el dis­cí­pu­lo pron­to de­ja cla­ra su per­so­na­li­dad. A di­fe­ren­cia de Bou­din, pa­sa los me­ses de enero, fe­bre­ro y mar­zo re­tra­tan­do las pla­yas sin ve­ra­nean­tes, con un tiem­po ho­rro­ro­so, has­ta tal pun­to que una ola lo ti­ra mien­tras tra­ba­ja. Bou­din, en cam­bio, si­gue la ma­ne­ra tra­di­cio­nal de pin­tar al ai­re li­bre: so­lo lo ha­ce en ve­rano y oto­ño; en in­vierno se en­cie­rra en su es­tu­dio. Bou­din tam­po­co se atre­ve a pin­tar sin es­cu­char los dic­ta­dos del mer­ca­do del ar­te. No pin­ta pa­ra sí mis­mo; va a lo se­gu­ro, en­tre otras co­sas por­que du­ran­te lar­gos pe­rio­dos vi­ve en la mi­se­ria. Mo­net, en cam­bio, re­vo­lu­cio­na.

Pron­to le que­da cla­ro a Bou­din el pa­pel que va a desem­pe­ñar Mo­net en la his­to­ria de la pin­tu­ra mo­der­na y así se lo cuen­ta a un ami­go, a quien re­co­no­ce que es­tá im­pre­sio­na­do por «la au­da­cia com­po­si­ti­va» de sus apun­tes.

La ex­po­si­ción quie­re reivin­di­car el pa­pel de ins­pi­ra­dor de Bou­din en la obra de Mo­net. «Lo he di­cho y lo re­pi­to: to­do se lo de­bo a Bou­din», re­co­no­ció Mo­net, a los 58 años, en lo más al­to de su ca­rre­ra, cuan­do mu­rió su ami­go.

Dos obras, ca­ra a ca­ra.

Al en­fren­tar la obra de dis­cí­pu­lo y maes­tro, se acier­ta a in­tuir que Bou­din po­dría ha­ber lle­ga­do más le­jos por­que su po­ten­cial era enor­me. No da el gran sal­to y se man­tie­ne fiel a la con­cep­ción tra­di­cio­nal de su ge­ne­ra­ción. Su ca­rác­ter de­ma­sia­do tí­mi­do tam­po­co lo ayu­da. Y so­la­men­te al fi­nal de su vi­da, li­be­ra­do de

los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, in­ten­ta pin­tar de for­ma más au­tén­ti­ca, se­gún sus pro­pios gus­tos y rea­li­za sus cua­dros más avan­za­dos. Es ahí cuan­do le to­ca be­ber de su dis­cí­pu­lo, cuan­do des­lum­bra­do por las com­po­si­cio­nes de gran for­ma­to de Mo­net, se da cuen­ta de la fuer­za de su atre­vi­da pin­ce­la­da, ape­nas su­ge­ri­da. Bou­din es­cri­be: «To­do lo que se co­lo­ca al la­do de Mo­net que­da en­som­bre­ci­do».

Cien pin­tu­ras claves.

En­fren­ta­dos maes­tro y dis­cí­pu­lo por pri­me­ra vez en es­ta ex­po­si­ción –nin­gún mu­seo del mun­do ha te­ni­do an­tes la ini­cia­ti­va–, el es­pec­ta­dor juz­ga­rá si Bou­din sa­le per­dien­do en es­te ca­ra a ca­ra. La acer­ta­da se­lec­ción de un cen­te­nar de obras ve­ni­das de to­do el mun­do no pre­ten­de, en to­do ca­so, ser una com­pe­ti­ción. Se­ría in­jus­to por­que Mo­net siem­pre sal­drá ven­ce­dor. Pe­ro des­cu­bre al pri­mer maes­tro del ge­nio, al hom­bre que hi­zo que se de­di­ca­ra a la pin­tu­ra. Co­mo afir­mó Mo­net: «Se lo de­bo, fue mi ini­cia­dor, quien me en­se­ñó a co­no­cer­me y me in­di­có el buen ca­mino».

AGU­JA DE ÉTRETAT, MO­NET, 1885

ACAN­TI­LA­DOS DE ÉTRETAT, BOU­DIN, 1890

Bou­din le en­se­ña a pin­tar al ai­re li­bre, a es­tu­diar la luz. A Mo­net le fas­ci­nan sus es­ce­nas de ve­ra­nean­tes. Por pri­me­ra vez ve re­tra­ta­da la vi­da mo­der­na

Con los co­lo­res, los hu­ma­nos in­ten­tan apro­piar­se de la be­lle­za de la na­tu­ra­le­za. Ha­ce 30.000 años ya re­co­rrían cien­tos de ki­ló­me­tros pa­ra co­mer­ciar con pin­tu­ras

PLA­YA DE TROU­VI­LLE, BOU­DIN, 1863

MAESTROS TRA­BA­JAN­DO

A la iz­quier­da, Mo­net dan­do los úl­ti­mos to­ques a uno de sus pai­sa­jes en 1920. A la de­re­cha, Bou­din en 1896.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.