En pri­mer plano. Es­te año los San­fer­mi­nes ten­drán aún de fon­do el eco de la bar­ba­rie de La Ma­na­da. Sin em­bar­go, los pam­plo­ne­ses no es­tán dis­pues­tos a que cin­co de­lin­cuen­tes em­pa­ñen su gran fies­ta. Así se pre­pa­ran.

El ca­so de La Ma­na­da ha em­pa­ña­do los festejos de San Fer­mín de for­ma ex­cep­cio­nal e in­jus­ta. To­da Pam­plo­na, que re­cla­mó en su día jus­ti­cia pa­ra la víc­ti­ma, se mo­vi­li­za aho­ra pa­ra reivin­di­car la be­lle­za de una fies­ta uni­ver­sal, to­le­ran­te y abier­ta a to­dos.

ABC - XL Semanal - - SUMARIO - POR IXONE DÍAZ LANDALUCE / FO­TO­GRA­FÍA: CARLOS CA­RRIÓN

LAS IM­PO­NEN­TES ba­rre­ras de ma­de­ra ya es­tán ins­ta­la­das en la pla­za del Ayun­ta­mien­to. Tam­bién en el ca­lle­jón de la pla­za de toros y en los co­rra­les de San­to Do­min­go. En la ca­lle Es­ta­fe­ta, las fur­go­ne­tas de los re­par­ti­do­res des­car­gan en procesión be­bi­da y co­mi­da su­fi­cien­te pa­ra abas­te­cer a las ma­sas. So­lo fal­tan unos días pa­ra que el chu­pi­na­zo mar­que el ini­cio de los San­fer­mi­nes, y Pam­plo­na ya se es­tá pre­pa­ran­do. Las con­ver­sa­cio­nes en los ba­res an­ti­ci­pan el mo­men­to más es­pe­ra­do del año. «Ya ten­go to­da la ro­pa blan­ca la­va­da y plan­cha­da», le di­ce una ami­ga a otra.

Los pam­plo­ne­ses vi­ven sus fies­tas con pa­sión. «El día más es­pe­cial es el

6. La no­che an­te­rior ca­si no duer­mes. Te le­van­tas pron­to, al­muer­zas con la cua­dri­lla, a las 12 es el chu­pi­na­zo y lue­go… ¡has­ta que el cuer­po aguan­te! El día 7 tam­bién es pre­cio­so: la procesión; la jo­ta, que a mí me po­ne los pe­los de pun­ta…», ex­pli­ca Adria­na Eran­sus, crea­do­ra del car­tel de las fies­tas de es­te año. No pue­de evi­tar emo­cio­nar­se al ha­blar de sus fies­tas. Es un sen­ti­mien­to co­lec­ti­vo.

Pe­ro cier­ta pe­sa­dum­bre em­pa­ña su áni­mo. Su fies­ta, su ciu­dad, es­tá en el pun­to de mi­ra des­de que, ha­ce 2 años, una ma­dri­le­ña de 18 fue­ra bru­tal­men­te agre­di­da en un por­tal de la ciu­dad por cin­co jó­ve­nes se­vi­lla­nos, los miem­bros de La Ma­na­da.

El ca­so con­mo­cio­nó a to­da la ciu­dad, que des­de en­ton­ces ha li­de­ra­do las ma­ni­fes­ta­cio­nes en apo­yo a la víc­ti­ma que se han re­pro­du­ci­do por to­da Es­pa­ña. «Lo que real­men­te mar­có un hi­to en 2016 no fue el ca­so que se ha juz­ga­do, sino la con­tun­den­cia de la res­pues­ta

ciu­da­da­na an­te aque­lla agre­sión», ex­pli­ca Ana Díez, res­pon­sa­ble del área de Igual­dad del Ayun­ta­mien­to de Pam­plo­na. Pe­ro al mis­mo tiem­po los ha­bi­tan­tes de Pam­plo­na se sien­ten agra­via­dos. «Lo que su­ce­dió con La Ma­na­da ocu­rre en otros si­tios, pe­ro en otros lu­ga­res se aca­lla. Aquí se ha te­ni­do la valentía de de­cir: 'Es­to es lo que pa­só y no se pue­de per­mi­tir'. A ve­ces, el rui­do de los San­fer­mi­nes em­pa­ña­ba la me­lo­día de los San­fer­mi­nes, pe­ro el as­pec­to po­si­ti­vo de la fies­ta pue­de mu­cho más que el ne­ga­ti­vo», re­su­me Javier Leoz, pá­rro­co de la igle­sia de San Lo­ren­zo.

«La reali­dad es que, te­nien­do en cuen­ta lo gran­des que son las fies­tas y la can­ti­dad de gen­te que aco­gen, ocu­rren po­cas co­sas. Los San­fer­mi­nes son una fies­ta muy se­gu­ra», ex­pli­ca Mai­ta­ne Ez­ku­ta­ri, di­rec­to­ra ge­ne­ral de Tu­ris­mo y Co­mer­cio de Na­va­rra. Aun­que no exis­ten da­tos fia­bles so­bre el nú­me­ro de vi­si­tan­tes que aco­ge la ciu­dad, se­gún el Ayun­ta­mien­to, el año pa­sa­do un mi­llón y me­dio de per­so­nas par­ti­ci­pa­ron en los más de 400 ac­tos or­ga­ni­za­dos du­ran­te las fies­tas. Por eso, los pam­plo­ne­ses no se sien­ten re­co­no­ci­dos en esa eti­que­ta de «ciu­dad sin ley». Y, de he­cho, esa ima­gen tie­ne po­co que ver con la reali­dad co­ti­dia­na de una ciu­dad pe­que­ña, de ape­nas 200.000 ha­bi­tan­tes, tran­qui­la, se­gu­ra y al­gu­nos di­rían que, sal­vo en San­fer­mi­nes, al­go abu­rri­da.

Les enor­gu­lle­ce es­pe­cial­men­te vestir de blanco de pies a ca­be­za por­que, de esa ma­ne­ra, «to­dos son igua­les du­ran­te las fies­tas». En San­fer­mi­nes no hay cla­ses ni edades ni ideo­lo­gías. Y eso, en una ciu­dad po­lí­ti­ca­men­te po­la­ri­za­da, es prác­ti­ca­men­te un mi­la­gro. En San­fer­mi­nes ca­ben to­dos.

LA IMA­GEN IN­TER­NA­CIO­NAL.

En reali­dad, el ca­so de La Ma­na­da so­lo ha si­do la pun­ti­lla. El de­te­rio­ro de la ima­gen de los San­fer­mi­nes vie­ne de le­jos. «Lle­va­mos mu­cho tiem­po per­ci­bién­do­lo, so­bre to­do en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal. En los úl­ti­mos cin­co años, al­gu­nos tu­ro­pe­ra­do­res ha­bían de­ja­do de ha­cer con­tra­ta­cio­nes en las fe­rias de tu­ris­mo», ex­pli­ca Mai­ta­ne Ez­ku­ta­ri. No ma­ne­jan da­tos con­cre­tos, pe­ro el nú­me­ro de vi­si­tan­tes ha des­cen­di­do en el úl­ti­mo lus­tro. «Es­ta­mos preo­cu­pa­dos. Y no so­lo por La Ma­na­da. Es­to em­pe­zó mu­cho an­tes. Des­de 2012, la ima­gen de los San­fer­mi­nes se con­vir­tió en si­nó­ni­mo de un gran bo­te­llón», de­nun­cia Na­cho Calvo, secretario ge­ne­ral de la Aso­cia­ción de Hos­te­le­ría de Na­va­rra. Ade­más, se­gún Calvo, la pre­sión que ejer­ce el mo­vi­mien­to ani­ma­lis­ta, con­tra­rio a los en­cie­rros y las co­rri­das de toros, tam­bién ha re­per­cu­ti­do ne­ga­ti­va­men­te en las con­tra­ta­cio­nes de los ope­ra­do­res ex­tran­je­ros. La ten­den­cia se ha vuel­to preo­cu­pan­te.

UNA CIU­DAD EN PIE.

Pe­ro la ciu­dad no se rin­de. A so­lo unos días de que vuel­va a arran­car la fies­ta, los pam­plo­ne­ses es­tán em­pe­ña­dos en lim­piar la repu­tación de unas fies­tas que, no ha­ce tan­to, eran un icono de nues­tro país en el ex­te­rior. «La ciu­dad sa­be lo que tie­ne y lo de­fien­de. El am­bien­te en San­fer­mi­nes es muy fa­mi­liar, y es­tos cin­co sal­va­jes han des­tro­za­do esa ima­gen. Pe­ro la ciu­dad es­tá en pie», ex­pli­ca César Oroz. Dia­rio de Na­va­rra, por ejem­plo, ha pues­to en mar­cha una cam­pa­ña pa­ra pro­mo­cio­nar los as­pec­tos más po­si­ti­vos de la fies­ta con el le­ma «San Fer­mín sí». Y el Go­bierno de Na­va­rra pro­mue­ve di­fe­ren­tes cam­pa­ñas e ini­cia­ti­vas pa­ra re­co­brar la esen­cia

«CA­SOS CO­MO EL DE LA MA­NA­DA EN OTROS LU­GA­RES SE ACALLAN. AQUÍ SE HA TE­NI­DO LA VALENTÍA DE DE­CIR 'ES­TO NO SE PUE­DE PER­MI­TIR'», APUN­TA EL PÁ­RRO­CO

de los San­fer­mi­nes. Por su la­do, los hos­te­le­ros es­tán em­pu­jan­do pa­ra im­plan­tar un va­so re­uti­li­za­ble y evi­tar así la su­cie­dad en las ca­lles. «Es una fies­ta que tie­ne ocho si­glos de his­to­ria y una in­creí­ble di­men­sión cul­tu­ral. Que­re­mos es­ca­par a esa ima­gen del 'bo­te­llón' que no nos re­pre­sen­ta. Tam­bién de­be­mos in­sis­tir en la im­por­tan­cia del res­pe­to. No to­do va­le», ex­pli­ca Ez­ku­ta­ri.

Por eso, to­do el mun­do en Pam­plo­na es­pe­ra que es­te año las fies­tas trans­cu­rran sin in­ci­den­tes y que vuel­van a re­cu­pe­rar la ale­gría que tan­to im­pre­sio­nó a He­ming­way y que aún ha­ce que mi­les de tu­ris­tas, so­bre to­do es­ta­dou­ni­den­ses y aus­tra­lia­nos, lle­guen a la ciu­dad con fies­ta en el pe­ta­te. Es­te año, el car­tel de las fies­tas –ins­pi­ra­do en el de la pe­lí­cu­la La La Land– ape­la a ese sen­ti­mien­to. Igual que su crea­do­ra, la di­se­ña­do­ra pam­plo­ne­sa Adria­na Eran­sus. «Es­pe­ro que sean unas fies­tas de luz, en las que rei­ne el res­pe­to y la ale­gría y en las que to­dos los que se ani­men a ve­nir las co­noz­can co­mo lo que real­men­te son: las me­jo­res fies­tas del mun­do».

LES ENOR­GU­LLE­CE ES­PE­CIAL­MEN­TE VESTIR DE BLANCO DE PIES A CA­BE­ZA POR­QUE, DE ESA MA­NE­RA, «TO­DOS SO­MOS IGUA­LES»

DI­SE­ÑA­DO­RA DEL CAR­TEL DE SAN FER­MÍN 2018 ADRIA­NA ERAN­SUS «Me da mu­cha pe­na que se dé una ima­gen de ciu­dad pe­li­gro­sa, de des­fa­se y de ex­ce­sos. No es así. Ade­más, Pam­plo­na ha sa­bi­do reac­cio­nar y mo­vi­li­zar­se».

PAS­TOR Y GA­NA­DE­RO MI­GUEL RE­TA «Soy pas­tor del en­cie­rro des­de ha­ce 23 años. El pri­mer cohe­te del pri­mer en­cie­rro te mo­ti­va pa­ra el res­to del año».

PO­LI­CÍA FO­RAL VIR­GI­NIA VALENCIA «La po­bla­ción se mul­ti­pli­ca por cin­co. Y, a pe­sar de eso, no hay tan­tos su­ce­sos co­mo se po­dría pen­sar. La ma­yo­ría vie­ne a dis­fru­tar».

VI­CE­PRE­SI­DEN­TE DE LA FE­DE­RA­CIÓN DE PE­ÑAS MI­KEL TORNOS «Al­guno se es­ca­pa del hos­pi­tal tras una cor­na­da pa­ra co­rrer el si­guien­te en­cie­rro. En San Fer­mín ca­be to­do el mun­do».

PÁ­RRO­CO DE LA IGLE­SIA DE SAN LO­REN­ZO JAVIER LEOZ «San Fer­mín no es lo que pa­só. San Fer­mín es lo con­tra­rio. Es fies­ta y res­pe­to. A to­do el mun­do».

HUMORISTA GRÁ­FI­CO DE 'DIA­RIO DE NA­VA­RRA' CÉSAR OROZ «Soy de los que pien­san que tie­nes que lle­gar al 15 de ju­lio des­tro­za­do. Si no, al­go has he­cho mal».

CA­MA­RE­RO DEL CA­FÉ IRUÑA MI­KEL OLANO «Tra­ba­jo 15 ho­ras, veo el en­cie­rro, me acues­to un ra­to y vuel­ta a em­pe­zar».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.