Aho­ra le to­ca a la len­gua es­pa­ño­la

ABC - XL Semanal - - MAGAZINE - Por Arturo Pé­rez-Re­ver­te

no me ha­bía da­do cuen­ta has­ta que ha­ce unos días, mien­tras la­men­ta­ba las in­co­rrec­cio­nes or­to­grá­fi­cas de una cuen­ta ofi­cial en Twit­ter de un mi­nis­te­rio, leí un men­sa­je que aca­ba­ban de en­viar­me y que me cau­só el efec­to de un ra­yo. De pron­to, con un fo­go­na­zo de lu­ci­dez ate­rra­do­ra, fui cons­cien­te de al­go en lo que no ha­bía re­pa­ra­do has­ta ese mo­men­to. El men­sa­je de­cía, li­te­ral­men­te: «Las re­glas or­to­grá­fi­cas son un re­cur­so eli­tis­ta pa­ra man­te­ner al pue­blo a dis­tan­cia, lla­mar­lo in­cul­to y si­tuar­se por en­ci­ma de él».

No fue la es­tu­pi­dez del con­cep­to lo que me asom­bró –to­dos so­mos es­tú­pi­dos de vez en cuan­do, o con cier­ta fre­cuen­cia–, sino la per­fec­ta for­mu­la­ción, por es­cri­to, de al­go que has­ta en­ton­ces me ha­bía pa­sa­do inad­ver­ti­do: un fe­nó­meno in­quie­tan­te y muy pe­li­gro­so que se pro­du­ce en Es­pa­ña en los úl­ti­mos tiem­pos. En de­ter­mi­na­dos me­dios, so­bre to­do re­des so­cia­les, em­pie­za a iden­ti­fi­car­se el co­rrec­to uso de la len­gua es­pa­ño­la con un pen­sa­mien­to reac­cio­na­rio; con una ideo­lo­gía pró­xi­ma a lo que aquí lla­ma­mos de­re­cha. A cam­bio, ca­da vez más, se ala­ba la in­co­rrec­ción or­to­grá­fi­ca y gra­ma­ti­cal co­mo ac­ti­vi­dad li­bre, pro­gre­sis­ta, su­pues­ta­men­te pro­pia de la iz­quier­da. Se­gún es­ta per­ver­sa idea, es­cri­bir mal, in­clu­so ex­pre­sar­se mal, ya no es al­go de lo que ha­ya que aver­gon­zar­se. Al con­tra­rio: se dis­fra­za de ac­to in­su­mi­so fren­te a unas re­glas or­to­grá­fi­cas o gra­ma­ti­ca­les que, al ser re­glas, só­lo pue­den ser de­fen­di­das por el in­mo­vi­lis­mo reac­cio­na­rio pa­ra sal­va­guar­dar sus pri­vi­le­gios, sean és­tos los que sean. Ello es, fi­gú­ren­se, muy con­ve­nien­te pa­ra de­ter­mi­na­dos sec­to­res; pues cual­quier des­ha­rra­pa­do de la len­gua pue­de así jus­ti­fi­car sus ca­ren­cias, su de­sidia, su re­cha­zo a apren­der; de for­ma que no es ex­tra­ño que tan­tos –y de for­ma preo­cu­pan­te, mu­chos jó­ve­nes– se apun­ten a esa coar­ta­da o pre­tex­to. No es­cri­bo mal por­que no se­pa, es el ar­gu­men­to. Lo ha­go por­que es más rompe­dor y prác­ti­co. Más mo­derno.

To­do eso, que ya por sí es in­quie­tan­te, se agra­va con la uti­li­za­ción in­tere­sa­da que de ello ha­cen al­gu­nos sec­to­res po­lí­ti­cos, en es­ta Es­pa­ña tan pro­pen­sa se­cu­lar­men­te a de­mo­ler­se a sí mis­ma. Ju­gan­do con la in­cul­tu­ra, la fal­ta de ga­nas de apren­der y la de­ma­go­gia de fá­cil ca­la­do, no po­cos tri­le­ros del cuen­to chino se apun­tan a esa mo­da, de­ni­gran­do por ac­ti­va o pa­si­va cual­quier re­fe­ren­cia de au­to­ri­dad lin­güís­ti­ca; a la que, si no se ajus­ta a sus ob­je­ti­vos po­lí­ti­cos in­me­dia­tos, no du­dan, co­mo di­go, en ca­li­fi­car de reac­cio­na­ria, de­re­chis­ta e in­clu­so fas­cis­ta, tér­mi­nos que en Es­pa­ña he­mos con­ver­ti­do en si­nó­ni­mos. Con el aña­di­do de que a me­nu­do son esos mis­mos ac­to­res po­lí­ti­cos los que tam­bién son in­cul­tos, y de es­te mo­do pre­ten­den en­mas­ca­rar sus pro­pias de­fi­cien­cias, me­dio­cri­dad y fal­ta de co­no­ci­mien­tos. Otras ve­ces, aun­que los in­tere­sa­dos sa­ben per­fec­ta­men­te cuá­les son las re­glas, las vul­ne­ran con to­da de­li­be­ra­ción pa­ra ajus­tar el ha­bla a sus in­tere­ses es­pe­cí­fi­cos, sin im­por­tar­les el da­ño cau­sa­do.

Tam­po­co el sec­tor más irres­pon­sa­ble o de­ma­gó­gi­co del fe­mi­nis­mo mi­li­tan­te es ajeno al pro­ble­ma. Re­sul­ta de lo más com­pren­si­ble que el fe­mi­nis­mo ne­ce­sa­rio, in­te­li­gen­te, ad­mi­ra­ble –el dis­pa­ra­ta­do, anal­fa­be­to y fol­kló­ri­co es otra co­sa–, se sien­ta a me­nu­do en­cor­se­ta­do por las li­mi­ta­cio­nes de una len­gua que, co­mo todas las del mun­do, ha man­te­ni­do a la mu­jer re­le­ga­da a se­gun­do plano du­ran­te si­glos. Aun­que es con­ve­nien­te re­cor­dar que el ha­bla es un me­ca­nis­mo so­cial vi­vo y cam­bian­te, pe­ro tam­bién for­ja­do a lo lar­go de esos si­glos; y que las aca­de­mias lo que ha­cen es re­gis­trar el uso que en ca­da épo­ca ha­cen los ha­blan­tes y orien­tar so­bre las re­glas ne­ce­sa­rias pa­ra co­mu­ni­car­se con exac­ti­tud y lim­pie­za, así co­mo pa­ra en­ten­der lo que se lee y se di­ce, tan­to si ha si­do di­cho o es­cri­to aho­ra co­mo ha­ce tres­cien­tos o qui­nien­tos años. Por eso los dic­cio­na­rios son una es­pe­cie de re­gis­tros no­ta­ria­les de los idio­mas y sus usos. For­zar esos de­li­ca­dos me­ca­nis­mos, pre­ten­der cam­biar de gol­pe lo que a ve­ces lle­va cen­tu­rias se­di­men­tán­do­se en la len­gua, no es po­si­ble de un día pa­ra otro, ha­cién­do­lo por sim­ple de­cre­to co­mo

Em­pie­za a iden­ti­fi­car­se su uso co­rrec­to con un pen­sa­mien­to reac­cio­na­rio; con una ideo­lo­gía pró­xi­ma a lo que aquí lla­ma­mos de­re­cha

al­gu­nos pre­ten­den. Y a ve­ces, in­clu­so con la me­jor vo­lun­tad, has­ta re­sul­ta im­po­si­ble. Si Cer­van­tes es­cri­bió una no­ve­la ejem­plar lla­ma­da La ilus­tre fre­go­na, nin­gu­na fe­mi­nis­ta del mun­do, cul­ta o in­cul­ta, mi­nis­tra o sim­ple ciu­da­da­na, con­se­gui­rá que esa pa­la­bra cer­van­ti­na, fre­go­na, pier­da su sen­ti­do ori­gi­nal en los dic­cio­na­rios. Se pue­de as­pi­rar, de acuer­do con las aca­de­mias, a que que­de cla­ro que es un tér­mino des­pec­ti­vo y po­co usa­do –co­sa que la RAE, en es­te ca­so, ha­ce años de­ta­lla–, pe­ro ja­más po­drá con­se­guir na­die que se mo­di­fi­que el sen­ti­do de lo que en su mo­men­to, con pro­fun­da iro­nía

Se ala­ba la in­co­rrec­ción or­to­grá­fi­ca y gra­ma­ti­cal co­mo ac­ti­vi­dad li­bre, pro­gre­sis­ta, su­pues­ta­men­te pro­pia de la iz­quier­da

y de acuer­do con el ha­bla de su tiem­po, es­cri­bió Cer­van­tes. Del mis­mo mo­do que, yén­do­nos a Lo­pe de Ve­ga, cual­quier ha­blan­te de­be po­der en­con­trar en un dic­cio­na­rio el sen­ti­do de tí­tu­los co­mo La da­ma bo­ba o La vi­lla­na de Ge­ta­fe.

Se es­tá lle­gan­do así a una si­tua­ción ex­tre­ma­da­men­te crí­ti­ca. Del mis­mo mo­do que se ha lo­gra­do que par­ti­da­rios o de­fen­so­res sin­ce­ros del fe­mi­nis­mo sean ta­cha­dos de ma­chis­tas cuan­do no se plie­gan a los dis­pa­ra­tes ex­tre­mos del fe­mi­nis­mo fol­kló­ri­co, a los de­fen­so­res de la len­gua es­pa­ño­la, de sus re­glas or­to­grá­fi­cas y gra­ma­ti­ca­les, de sus dic­cio­na­rios y de su co­rrec­to uso, se les es­tá col­gan­do tam­bién la eti­que­ta de reac­cio­na­rios y de­re­chis­tas –lo sean o no– por opo­si­ción a cier­ta pre­sun­ta o dis­cu­ti­ble iz­quier­da que, aje­na a com­ple­jos lin­güís­ti­cos, con­vier­te la ma­la re­dac­ción y la ma­la ex­pre­sión en ar­gu­men­tos de lu­cha con­tra el en­cor­se­ta­mien­to reac­cio­na­rio de una casta in­te­lec­tual que –aquí es­tá el prin­ci­pal y más da­ñino ar­gu­men­to– man­tie­ne re­glas eli­tis­tas pa­ra dis­tan­ciar­se del pue­blo que no ha te­ni­do, co­mo ella, el pri­vi­le­gio de ac­ce­der a una edu­ca­ción (co­mo si és­ta no fue­ra gra­tui­ta y obli­ga­to­ria en Es­pa­ña has­ta los die­ci­séis años). Del mis­mo mo­do que, se­gún mar­ca es­ta ten­den­cia, quien no se plie­ga al chan­ta­je del fe­mi­nis­mo fol­kló­ri­co es ma­chis­ta y to­do ma­chis­ta es inevi­ta­ble­men­te de de­re­chas, quien res­pe­ta las re­glas del idio­ma es reac­cio­na­rio, es­tá con­tra la li­ber­tad del pue­blo, y por con­se­cuen­cia es tam­bién de de­re­chas. Pues, co­mo to­do el mun­do sa­be, no exis­ten ma­chis­tas de iz­quier­das, ni mal­tra­ta­do­res de iz­quier­das, ni tau­ri­nos de iz­quier­das, ni aco­sa­do­res de iz­quier­das, ni tam­po­co cum­pli­do­res de las re­glas del idio­ma que lo sean. Re­su­mien­do: co­mo to­da nor­ma es im­po­si­ción reac­cio­na­ria y to­do ac­to de li­ber­tad es pro­pio de la iz­quier­da, quien de­fien­de las nor­mas bá­si­cas de la len­gua es un fas­cis­ta. En con­clu­sión, to­do buen y hon­ra­do an­ti­fas­cis­ta de­be es­cri­bir y ha­blar co­mo le sal­ga de los co­jo­nes. O de los ova­rios.

No sé si los es­pa­ño­les so­mos cons­cien­tes –y me te­mo que no– de la gra­ve­dad de lo que es­tá ocu­rrien­do con nues­tro idio­ma co­mún. Del des­pres­ti­gio so­cial de la nor­ma y el ja­lear del dis­pa­ra­te, alen­ta­dos por dos fac­to­res bá­si­cos: la de­ja­dez e in­com­pe­ten­cia de nu­me­ro­sos maestros (al­gu­nos ejer­ci­cios es­co­la­res que me re­mi­ten, con pre­gun­tas lle­nas de fal­tas or­to­grá­fi­cas y gra­ma­ti­ca­les, de atroz sin­ta­xis, son pa­ra ex­pul­sar de la do­cen­cia a sus per­pe­tra­do­res), que tie­nen a los jó­ve­nes su­mi­dos en el ma­yor de los des­con­cier­tos, y el in­fa­me opor­tu­nis­mo de la cla­se po­lí­ti­ca, que siem­pre en­cuen­tra en la de­ma­go­gia ba­ra­ta opor­tu­ni­dad de afian­zar po­si­cio­nes. Pe­ro no pue­den tam­po­co elu­dir su res­pon­sa­bi­li­dad los me­dios in­for­ma­ti­vos; so­bre to­do las te­le­vi­sio­nes, don­de ha­ce tiem­po des­apa­re­ció la in­dis­pen­sa­ble fi­gu­ra del co­rrec­tor de es­ti­lo –un suel­do me­nos–, y que con tan con­tu­maz des­ca­ro di­fun­den y asien­tan abe­rra­cio­nes lin­güís­ti­cas que des­orien­tan a los es­pec­ta­do­res y des­tro­zan el ha­bla ra­zo­na­ble­men­te cul­ta. Y más, te­nien­do en cuen­ta que el Dic­cio­na­rio de la Len­gua Es­pa­ño­la no lo ha­ce só­lo la RAE, sino tam­bién las aca­de­mias de 22 paí­ses de ha­bla his­pa­na (de ahí tan­tas pa­la­bras que lla­man la aten­ción o in­dig­nan a quie­nes ig­no­ran ese he­cho), abar­can­do el ha­bla no só­lo de 50 mi­llo­nes de es­pa­ño­les que nos cree­mos due­ños y ár­bi­tros de la len­gua, sino de 550 mi­llo­nes de his­pa­noha­blan­tes, mu­chos de los cua­les ven con es­tu­por nues­tro dis­pa­ra­te sui­ci­da y per­pe­tuo.

Tam­po­co la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, to­do hay que de­cir­lo, es aje­na a los da­ños cau­sa­dos y por cau­sar. En vez de afir­mar pú­bli­ca­men­te su ma­gis­te­rio, ex­pli­can­do con de­ta­lle el por­qué de la nor­ma y su ne­ce­si­dad, ex­po­nien­do có­mo se ha­cen los dic­cio­na­rios, las gra­má­ti­cas y las or­to­gra­fías, dan­do re­fe­ren­cias úti­les y de­nun­cian­do los ma­los usos co­mo ha­ce la Aca­de­mia Fran­ce­sa, en los úl­ti­mos tiem­pos la Es­pa­ño­la va­ci­la, du­da y a me­nu­do se con­tra­di­ce a sí mis­ma, des­di­cién­do­se se­gún los ti­tu­la­res de pren­sa y las coac­cio­nes de la opi­nión pú­bli­ca y las re­des so­cia­les, in­ten­tan­do con­gra­ciar­se y no me­ter­se en pro­ble­mas. Esa pu­si­la­ni­mi­dad aca­dé­mi­ca que al­gu­nos miem­bros de la ins­ti­tu­ción lle­va­mos de­nun­cian­do ca­si una dé­ca­da an­te la ti­mo­ra­ta pa­si­vi­dad de otros com­pa­ñe­ros, ese aban­dono de res­pon­sa­bi­li­da­des y com­pe­ten­cias, esa re­nun­cia a de­fen­der el uso co­rrec­to –y a ve­ces has­ta el sim­ple uso a se­cas– de la len­gua es­pa­ño­la, ese no atre­ver­se a ejer­cer la au­to­ri­dad in­dis­cu­ti­ble que la Aca­de­mia po­see, en­va­len­to­nan a los aven­tu­re­ros de la len­gua. Y cre­ci­das an­te esa pa­si­vi­dad y esos com­ple­jos, ca­da día sur­gen nue­vas ini­cia­ti­vas ab­sur­das, a cuál más dis­pa­ra­ta­da, pa­ra que la RAE eli­mi­ne tal acep­ción de una pa­la­bra, mo­di­fi­que otra y se plie­gue, en su­ma, a los in­tere­ses par­ti­cu­la­res y, lo que es peor, a la ig­no­ran­cia y es­tu­pi­dez de quie­nes en cre­cien­te nú­me­ro, con la osa­día de la ig­no­ran­cia o la ma­la fe del in­te­rés po­lí­ti­co, se atre­ven a en­men­dar­le la pla­na. Por eso, en el con­tex­to ac­tual, pe­se a que de las nue­ve mu­je­res aca­dé­mi­cas ad­mi­ti­das en tres si­glos seis han in­gre­sa­do en los úl­ti­mos ocho años, pe­se a su for­mi­da­ble e in­dis­pen­sa­ble la­bor pa­ra quie­nes ha­blan la len­gua es­pa­ño­la, la Aca­de­mia es con­si­de­ra­da por mu­chos des­pis­ta­dos –bas­ta aso­mar­se a Twit­ter– una ins­ti­tu­ción reac­cio­na­ria, ma­chis­ta, apo­li­lla­da y au­to­ri­ta­ria. Cuan­do en reali­dad, gra­cias a al­gu­nos de sus aca­dé­mi­cos, só­lo es una ins­ti­tu­ción acom­ple­ja­da, in­de­ci­sa y co­bar­de.

Y ojo. Aquí no se tra­ta de ban­de­ri­tas y pa­sio­nes más o me­nos na­cio­na­les. Aquí es­ta­mos ha­blan­do de un pa­tri­mo­nio lin­güís­ti­co de ex­tra­or­di­na­ria im­por­tan­cia; un te­so­ro in­men­so de si­glos de per­fec­ción y cul­tu­ra. De al­go que ade­más nos da pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal, ne­go­cio, tra­ba­jo y di­ne­ro. Ha­bla­mos de una len­gua, la es­pa­ño­la, que es uti­li­za­da por cien­tos de mi­llo­nes de his­pa­noha­blan­tes que has­ta hoy, gra­cias pre­ci­sa­men­te a la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la y a sus aca­de­mias her­ma­nas, ma­ne­jan la mis­ma Or­to­gra­fía, la mis­ma Gra­má­ti­ca y el mis­mo Dic­cio­na­rio; co­sa que no ocu­rre con nin­gu­na otra len­gua del mun­do. Cons­ti­tu­yen­do así en­tre to­dos, a una y otra ori­lla del Atlán­ti­co, un asom­bro­so mi­la­gro pan­his­pá­ni­co. Un es­plén­di­do te­rri­to­rio sin fron­te­ras. Una ver­da­de­ra pa­tria co­mún, cu­ya au­tén­ti­ca y no­ble ban­de­ra es El Qui­jo­te.

Q

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.