Los es­pa­ño­les del la­go Il­men

ABC - XL Semanal - - MAGAZINE FIRMAS - Por Ar­tu­ro Pé­rez-Re­ver­te www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

hay co­sas de las que no se ha­bla mu­cho. His­to­rias in­có­mo­das que, sin em­bar­go, es­tán ahí y for­man par­te de nues­tra me­mo­ria. Co­men­ta­ba eso el otro día con un ami­go cu­yo abue­lo, ex sol­da­do re­pu­bli­cano, se alis­tó en la Di­vi­sión Azul pa­ra ayu­dar a su pa­dre en­car­ce­la­do tras la Gue­rra Ci­vil. Ése fue el ca­so de mu­chos de los vo­lun­ta­rios pa­ra Ru­sia, en cu­yas fi­las, jun­to a fa­lan­gis­tas y an­ti­co­mu­nis­tas, hu­bo otros que fue­ron por ne­ce­si­dad, ham­bre o de­seo de aven­tu­ra. El ca­so es que, sin dis­tin­ción de mo­ti­vos, y aun­que su cau­sa fue­se una cau­sa equi­vo­ca­da, to­dos ellos, com­pa­trio­tas nues­tros, com­ba­tie­ron allí con mu­cho va­lor y mu­cho su­fri­mien­to. Por eso, pa­ra re­cor­dar­los, voy a con­tar hoy la his­to­ria de los es­pa­ño­les del la­go Il­men.

10 de enero de 1942. Ima­gi­nen el pai­sa­je: nie­ve has­ta la cin­tu­ra, un la­go he­la­do, grie­tas y blo­ques que cor­tan el pa­so, tem­pe­ra­tu­ra noc­tur­na de 53º ba­jo ce­ro. En una ori­lla, me­dio mi­llar de sol­da­dos ale­ma­nes cer­ca­dos y a pun­to de ani­qui­la­ción por una gigantesca ofen­si­va ru­sa. En la ori­lla opues­ta, a 30 ki­ló­me­tros, la com­pa­ñía de es­quia­do­res del ca­pi­tán Jo­sé Or­dás: 206 ex­tre­me­ños, ca­ta­la­nes, an­da­lu­ces, ga­lle­gos, vascos… La or­den, cru­zar el la­go y so­co­rrer a los ale­ma­nes cer­ca­dos en un lu­gar lla­ma­do Vs­vad. La res­pues­ta, muy nues­tra: «Se ha­rá lo que se pue­da y más de lo que se pue­da». El his­to­ria­dor Stan­ley Pay­ne de­fi­nió aque­lla ac­ción en tres es­cue­tas pa­la­bras: «Una mi­sión sui­ci­da». Y lo fue.

«No­so­tros, los es­pa­ño­les, sa­be­mos mo­rir», es­cri­be un jo­ven te­nien­te a su fa­mi­lia en vísperas de la par­ti­da. Ape­nas se in­ter­nan en el la­go em­pie­zan a cum­plir­se esas pa­la­bras. Arras­tran­do en­tre la ven­tis­ca los tri­neos con las ame­tra­lla­do­ras –que pron­to se lle­nan de ba­jas–, la co­lum­na de hom­bres ves­ti­dos de blan­co avan­za por el in­fierno he­la­do. Vein­ti­cua­tro ho­ras des­pués, la mi­tad es­tá fue­ra de com­ba­te: 102 muer­tos o afec­ta­dos por con­ge­la­ción. El res­to, tras su­pe­rar seis gran­des ba­rre­ras de hie­lo y grie­tas con el agua has­ta la cin­tu­ra, con ca­si to­das las ra­dios y brú­ju­las ave­ria­das, al­can­za la otra ori­lla. Allí, unién­do­se a 40 le­to­nes de la Wehr­macht, los 104 es­pa­ño­les bor­dean el Il­men ha­cia la guar­ni­ción cer­ca­da, pe­lean­do.

El 12 de enero, los es­pa­ño­les to­man la al­dea de Sad­ne­je y la de­fien­den de los con­tra­ata­ques so­vié­ti­cos. A esas al­tu­ras só­lo que­dan 76 hom­bres en con­di­cio­nes de lu­char. El 17 de enero, 37 de ellos to­man va­rias al­deas ne­ce­sa­rias pa­ra pro­te­ger su avan­ce: Ma­lo­ye Uts­chino, Bol­cho­ye Uts­chino y, ata­can­do a la ba­yo­ne­ta, Shi­loy. El con­tra­ata­que ru­so es fe­roz, y de los 37 só­lo so­bre­vi­ven 14. Dos días más tar­de, en Ma­lo­ye Uts­chino, otra sec­ción de 23 es­pa­ño­les y 19 le­to­nes en­ca­ja el con­tra­ata­que de una ma­sa de blin­da­dos, ar­ti­lle­ría, avia­ción e in­fan­tes so­vié­ti­cos, y só­lo lo­gran re­ple­gar­se, tras de­fen­der te­naz­men­te sus po­si­cio­nes, cin­co es­pa­ño­les y un le­tón (men­sa­je del ca­pi­tán Or­dás al cuar­tel ge­ne­ral: «La guar­ni­ción no ca­pi­tu­ló. Mu­rie­ron con las ar­mas en la mano»). Vein­ti­cua­tro ho­ras des­pués, otro vio­len­to avan­ce de blin­da­dos ru­sos es de­te­ni­do con cóc­te­les mo­lo­tov (men­sa­je de Or­dás: «Pun­ta de pe­ne­tra­ción enemi­ga fre­na­da. Los ru­sos se re­ti­ran. Dios exis­te»).

Ama­ne­cien­do el 21 de enero, los di­vi­sio­na­rios si­guen avan­zan­do ha­cia Vs­vad y se en­cuen­tran con una tro­pa que al prin­ci­pio creen enemi­ga, pe­ro que a la luz de bengalas re­co­no­cen co­mo la guar­ni­ción ale­ma­na a la que han ido a so­co­rrer. Abra­zos y lá­gri­mas que se hie­lan en la ca­ra (men­sa­je al man­do: «En la ma­dru­ga­da de hoy, res­tos de la com­pa­ñía es­pa­ño­la y la guar­ni­ción ale­ma­na de Vs­vad se han abra­za­do»). Mi­sión cum­pli­da. O, al me­nos, ésa.

El 24 de enero, re­ti­rán­do­se ya to­dos ha­cia el la­go pa­ra re­gre­sar a sus lí­neas, los ru­sos les cor­tan el pa­so en Ma­lo­ye Uts­chino. Que­dan 34 es­pa­ño­les vi­vos, la mi­tad he­ri­dos. Los que pue­den com­ba­tir se pre­sen­tan vo­lun­ta­rios pa­ra re­cu­pe­rar la al­dea y los ca­dá­ve­res de sus com­pa­ñe­ros muer­tos cin­co días atrás. Apo­ya­dos por un blin­da­do alemán, 16 es­pa­ño­les ata­can y la to­man de nue­vo. El ter­mó­me­tro mar­ca 58º ba­jo ce­ro y el frío hie­la los ce­rro­jos de los fu­si­les. Por fin, tras des­an­dar ca­mino por el la­go acom­pa­ñan­do a los ale­ma­nes res­ca­ta­dos, los es­pa­ño­les re­gre­san a su

En la Di­vi­sión Azul, jun­to a fa­lan­gis­tas y an­ti­co­mu­nis­tas, hu­bo mu­chos que se en­ro­la­ron por ne­ce­si­dad, ham­bre o de­seo de aven­tu­ra

pun­to de par­ti­da. De los 206 hom­bres que sa­lie­ron dos se­ma­nas atrás, só­lo hay 32 su­per­vi­vien­tes en­tre ile­sos y he­ri­dos. To­dos re­ci­bi­rán la Cruz de Hie­rro ale­ma­na, la Me­da­lla Mi­li­tar co­lec­ti­va, y el ca­pi­tán Or­dás, la in­di­vi­dual. El más exac­to re­su­men de su epo­pe­ya lo ha­ce el úl­ti­mo in­ter­cam­bio de comunicaciones en­tre Or­dás y el cuar­tel ge­ne­ral: «Di­me cuán­tos va­lien­tes que­dáis en pie»… «Que­da­mos do­ce».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.