Un gru­po de mu­je­res

ABC - XL Semanal - - MAGAZINE A FONDO -

se reúne en una man­sión de Al­bany (Nue­va York) pa­ra un ri­tual de ini­cia­ción. For­man par­te de una so­cie­dad lla­ma­da DOS, uno de los mu­chos ten­tácu­los de una ex­tra­ña cor­po­ra­ción de­di­ca­da a la au­to­ayu­da co­no­ci­da co­mo NXIVM (pro­nún­cie­se 'ne­xium').

El am­bien­te es de fies­ta de pi­ja­mas has­ta que em­pie­za la li­tur­gia. Las mu­je­res se di­vi­den en­ton­ces en dos gru­pos: amas y es­cla­vas; es­tas úl­ti­mas se des­nu­dan. Una de las amas 'em­pu­ña' un bis­tu­rí eléc­tri­co de los que se uti­li­zan pa­ra cau­te­ri­zar ve­rru­gas y va que­man­do la piel de las es­cla­vas, una por una, a la al­tu­ra de la pel­vis, di­bu­jan­do fi­li­gra­nas cha­pu­ce­ra­men­te. Hay gri­tos y lá­gri­mas –el elec­tro­do es­tá al ro­jo vi­vo– y hue­le a car­ne cha­mus­ca­da. Al­gu­nas de las amas lle­van más­ca­ras hos­pi­ta­la­rias pa­ra so­por­tar el he­dor.

Cuan­do ba­je la in­fla­ma­ción de las ci­ca­tri­ces, las es­cla­vas des­cu­bri­rán que han si­do mar­ca­das co­mo re­ses y que, ade­más de los ga­ra­ba­tos que re­pre­sen­tan cha­kras y le­tras grie­gas, les han si­do im­pre­sas las ini­cia­les de Keith Ra­nie­re, el fun­da­dor de NXIVM; y de Alli­son Mack, ac­triz que ha­cía de ami­ga de Su­per­man en la se­rie Small­vi­lle y que, se­gún el FBI, era la es­cla­va per­so­nal de Ra­nie­re y su lu­gar­te­nien­te.

Keith Ra­nie­re fue de­te­ni­do en Puer­to Va­llar­ta (Mé­xi­co) en mar­zo y ex­tra­di­ta­do a Es­ta­dos Uni­dos en el cur­so de una in­ves­ti­ga­ción fe­de­ral a raíz de un ar­tícu­lo de The New York Ti­mes en el

LA FA­VO­RI­TA

Alli­son Mack, la ami­ga de Su­per­man en la se­rie Small­vi­lle, re­cu­rrió a Ra­nie­re co­mo coach pa­ra que re­lan­za­se su ca­rre­ra. Pron­to se con­vir­tió en su lu­gar­te­nien­te. Y pa­só a di­ri­gir la fra­ter­ni­dad en la que se 'mar­ca­ba' a las in­te­gran­tes.

Co­mo ga­ran­tía de que no lo trai­cio­na­ría, Ra­nie­re con­ven­ció a Alli­son Mack –y a otras mu­chas mu­je­res– de que le ce­die­se su ca­sa, ocho mi­llo­nes de dó­la­res e in­clu­so la cus­to­dia de sus hi­jos... cuan­do tu­vie­ra hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.