Be­lle­za.

Los se­llos 'na­tu­ral', 'eco' o 'bio' se han pues­to de mo­da y las ci­fras de ven­ta de cos­mé­ti­ca ver­de ava­lan es­te éxi­to. Pe­ro ¿sa­be­mos real­men­te lo que sig­ni­fi­ca que un pro­duc­to sea eco­ló­gi­co? Te lo ex­pli­ca­mos.

ABC - XL Semanal - - SUMARIO - Por Ste­fa­nie Mi­lla Fo­to­gra­fía Flo­rian Som­met

Las fir­mas de cos­mé­ti­ca se pa­san a lo na­tu­ral. Cla­ves pa­ra sa­ber qué es real­men­te eco­beauty y qué no lo es.

SON CA­DA VEZ MÁS

los con­su­mi­do­res que bus­can pro­duc­tos na­tu­ra­les por com­pro­mi­so con el me­dioam­bien­te. Pe­ro, co­mo nos ex­pli­can los ex­per­tos, no por ser na­tu­ra­les son más se­gu­ros ni me­nos irri­tan­tes ¡ni mu­cho me­nos hi­poa­ler­gé­ni­cos! He­mos que­ri­do co­no­cer más a fon­do qué es la cos­mé­ti­ca na­tu­ral y acla­rar al­gu­nos de los fal­sos mi­tos crea­dos a su al­re­de­dor. Sea­mos sin­ce­ros: aún no exis­te una de­fi­ni­ción co­mún. Has­ta aho­ra, la cos­mé­ti­ca na­tu­ral se ha apo­ya­do en di­fe­ren­tes cer­ti­fi­ca­dos otor­ga­dos por or­ga­nis­mos pri­va­dos co­mo Eco­cert, Cos­me­bio, Cos­mos, BioSoil, BDHI, Na­true o Soil As­so­cia­tion, ca­da uno con sus re­glas. Y mu­chas de ellas, más re­fe­ri­das a la agri­cul­tu­ra que a la cos­mé­ti­ca.

Des­de Stan­pa (Aso­cia­ción Na­cio­nal de Per­fu­me­ría y Cos­mé­ti­ca), exis­te con­sen­so en cuan­to a los re­qui­si­tos que de­ben pre­sen­tar es­tos pro­duc­tos.

Han de ser res­pe­tuo­sos con el me­dioam­bien­te y mi­ni­mi­zar las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro.

Te­ner en con­si­de­ra­ción el ci­clo de vi­da del pro­duc­to, des­de sus in­gre­dien­tes has­ta su uso fi­nal. Es­to in­clu­ye la uti­li­za­ción de fuen­tes re­no­va­bles, ma­te­ria­les re­ci­cla­dos y re­ci­cla­bles...

No ne­ce­sa­ria­men­te es­tar obli­ga­do a ser un pro­duc­to na­tu­ral.

La guía más fia­ble de la cos­mé­ti­ca na­tu­ral

La fal­ta de una­ni­mi­dad en los cri­te­rios so­bre lo que se con­si­de­ra na­tu­ral y eco­ló­gi­co y la pi­ca­res­ca pa­ra in­ten­tar ha­cer pa­sar por 'eco' al­gu­nos pro­duc­tos que real­men­te no lo son hi­cie­ron ne­ce­sa­rio crear una guía ca­paz de uni­fi­car esos con­cep­tos. Con es­te es­pí­ri­tu na­ció en el año 2016 la Nor­ma ISO 16128, vá­li­da pa­ra 225 paí­ses, que se ha pu­bli­ca­do en dos par­tes: una en 2016 y otra el pa­sa­do 15 de sep­tiem­bre. Sin em­bar­go, tras seis años de de­ba­te el sec­tor no pa­re­ce lle­gar a un acuer­do. La nor­ma­ti­va re­sul­tan­te ha si­do cri­ti­ca­da por re­pre­sen­tan­tes de or­ga­ni­za­cio­nes eco­lo­gis­tas eu­ro­peas que de­nun­cian que en el tex­to re­sul­tan­te ha pe­sa­do de­ma­sia­do la fuer­za de las em­pre­sas de cos­mé­ti­ca tra­di­cio­nal de­seo­sas de in­ver­tir en el flo­re­cien­te sec­tor or­gá­ni­co. Si se per­mi­te o no el uso de trans­gé­ni­cos y el por­cen­ta­je de in­gre­dien­te de ori­gen bio­ló­gi­co y de pe­tro­quí­mi­cos, son los prin­ci­pa­les pun­tos de fric­ción

¿Na­tu­ral u or­gá­ni­co?

Al ha­blar de cos­mé­ti­ca, po­de­mos di­fe­ren­ciar en­tre los in­gre­dien­tes y el pro­duc­to o cosmético fi­nal.

Los in­gre­dien­tes na­tu­ra­les son O to­dos los de ori­gen ve­ge­tal, ani­mal, mi­ne­ral o mi­cro­bio­ló­gi­co. Se in­clu­yen los ob­te­ni­dos de es­tos ma­te­ria­les por pro­ce­sos fí­si­cos (mo­lien­da, se­ca­do, des­ti­la­ción...) o de fer­men­ta­ción na­tu­ral.

Los in­gre­dien­tes or­gá­ni­cos (tam­bién O co­no­ci­dos co­mo 'bio') son to­dos los in­gre­dien­tes na­tu­ra­les que han si­do ob­te­ni­dos o pro­ce­sa­dos me­dian­te cul­ti­vo or­gá­ni­co o 'bio'.

Cuan­do ha­bla­mos de pro­duc­tos O fi­na­les, es­tos no tie­nen por qué ser na­tu­ra­les u or­gá­ni­cos al cien por cien pe­ro, por ley, en el en­va­se de­be fi­gu­rar el por­cen­ta­je de in­gre­dien­tes na­tu­ra­les u or­gá­ni­cos.

Na­tu­ral no equi­va­le a me­nos aler­gias

Fe­li­pe He­ras, der­ma­tó­lo­go de la Fun­da­ción Ji­mé­nez Díaz y es­pe­cia­lis­ta en ec­ce­mas, ex­pli­ca: «Que sea na­tu­ral no quie­re de­cir que no pue­da dar aler­gia por­que pue­de te­ner in­clu­so una ma­yor con­cen­tra­ción de alér­ge­nos o irri­tan­tes». In­ma­cu­la­da Can­ter­la, far­ma­céu­ti­ca y es­pe­cia­lis­ta en der­mo­cos­mé­ti­ca, aña­de: «En la lla­ma­da cos­mé­ti­ca na­tu­ral exis­ten mul­ti­tud de in­gre­dien­tes que pue­den ser cau­san­tes de aler­gias, co­mo acei­tes esen­cia­les o ex­trac­tos de plan­tas. Por el con­tra­rio, en los pro­duc­tos no na­tu­ra­les (quí­mi­cos o de sín­te­sis) exis­ten in­gre­dien­tes que fa­ci­li­tan su es­ta­bi­li­dad o la pe­ne­tra­ción de los ac­ti­vos, y no por ello hay que de­mo­ni­zar­los, má­xi­me cuan­do la cos­mé­ti­ca na­tu­ral tam­bién ne­ce­si­ta de la 'quí­mi­ca' de la­bo­ra­to­rio pa­ra po­der exis­tir».

Cos­mé­ti­ca ve­ga­na: al al­za

El mo­vi­mien­to ve­gano se ha ex­ten­di­do a la cos­mé­ti­ca. ¿En qué con­sis­te? Es aque­lla cos­mé­ti­ca que no con­tie­ne in­gre­dien­tes ani­ma­les ni ha si­do pro­ba­da en ellos. Es­tos son más fre­cuen­tes de lo que pa­re­ce: la la­no­li­na (pro­ce­den­te de la la­na de las ove­jas), la miel, la ce­ra de abe­ja (ca­si ubi­cua en los la­bia­les), ge­la­ti­na, alan­toí­na (que pue­de ser tan­to de ori­gen bo­vino co­mo ve­ge­tal), áci­do es­teá­ri­co, al­bú­mi­na (pro­ce­de de la cla­ra de los hue­vos), car­mín o que­ra­ti­na. No exis­te un se­llo de cos­mé­ti­ca ve­ga­na, pe­ro or­ga­ni­za­cio­nes co­mo PETA ofre­cen in­for­ma­ción al res­pec­to.

'Cruelty free': Eu­ro­pa no per­mi­te la ex­pe­ri­men­ta­ción en ani­ma­les

La ley es cla­ra: co­mo ex­pli­can des­de Stan­pa, nin­gún cosmético pro­ba­do en ani­ma­les o con in­gre­dien­tes ana­li­za­dos en ellos se pue­de po­ner en el mer­ca­do en Eu­ro­pa. El ce­se to­tal pa­ra en­sa­yos en cos­mé­ti­cos lle­gó en 2004.

«Li­bre de tó­xi­cos»: un le­ma en­ga­ño­so

Co­mien­zan a pro­li­fe­rar en el mer­ca­do cos­mé­ti­cos con es­te ar­gu­men­to, pe­ro, co­mo ex­pli­ca De­bo­rah Gar­cía Be­llo –quí­mi­ca y di­vul­ga­do­ra cien­tí­fi­ca–, «es im­po­si­ble que ha­ya a la ven­ta (le­gal) un so­lo cosmético que con­ten­ga una sus­tan­cia tó­xi­ca por­que el con­trol

EL SE­LLO 'BIO' SE UTI­LI­ZA CUAN­DO LOS IN­GRE­DIEN­TES HAN SI­DO OB­TE­NI­DOS ME­DIAN­TE CUL­TI­VO OR­GÁ­NI­CO

NIN­GÚN COSMÉTICO PRO­BA­DO EN ANI­MA­LES SE PUE­DE PO­NER EN EL MER­CA­DO EN EU­RO­PA DES­DE 2004

es fé­rreo. Y si por cual­quier ra­zón la tu­vie­se, se re­ti­ra­ría in­me­dia­ta­men­te del mer­ca­do co­mo ocu­rre con la ali­men­ta­ción. Ha­blar de cos­mé­ti­cos li­bres de tó­xi­cos es co­mo si di­jé­se­mos «ga­lle­tas li­bres de tó­xi­cos»: ¿có­mo van a po­ner a la ven­ta unas ga­lle­tas así? Con cos­mé­ti­ca es lo mis­mo».

Cris­ti­na Car­va­jal, in­ge­nie­ra quí­mi­ca y ex­per­ta en der­mo­cos­mé­ti­ca, abun­da en es­te con­cep­to: «Es una bu­rra­da ha­blar de tó­xi­cos en cos­mé­ti­ca. So­lo se tra­ba­ja con in­gre­dien­tes le­ga­les, se­gu­ros y ava­la­dos por es­tu­dios cien­tí­fi­cos».

¿Lo na­tu­ral es me­jor que los pro­duc­tos de sín­te­sis?

Es po­si­ble que si a al­gún cien­tí­fi­co le di­cen que la quí­mi­ca es ma­la se le pon­ga el pe­lo de pun­ta… La qui­mio­fo­bia o aver­sión ha­cia la quí­mi­ca es­tá ga­nan­do pues­tos en­tre una po­bla­ción que se sa­be ro­dea­da de pro­duc­tos pro­ce­sa­dos. De­bo­rah Gar­cía Be­llo ex­pli­ca: «La pa­la­bra 'quí­mi­ca' es­tá per­ver­ti­da por­que siem­pre es­tá re­la­cio­na­da con al­gún ti­po de ca­tás­tro­fe. Es un tér­mino aso­cia­do al mie­do, cuan­do tan quí­mi­ca es el agua co­mo una plan­ta». Pao­la Gu­gliot­ta, cos­me­tó­lo­ga crea­do­ra de la mar­ca APoEM, acla­ra: «Hay que aca­bar con la aso­cia­ción na­tu­ral = se­gu­ro. Es­ta equi­va­len­cia sur­gió a tra­vés de la ali­men­ta­ción y la creen­cia de que to­do lo pro­ce­sa­do es ma­lo, pe­ro eso no se pue­de ex­tra­po­lar a la cos­mé­ti­ca». In­ma­cu­la­da Can­ter­la aña­de: «No se

HOY EN DÍA ES AB­SUR­DO DE­CIR "LI­BRE DE TÓ­XI­COS". SO­LO SE TRA­BA­JA CON IN­GRE­DIEN­TES SE­GU­ROS Y LE­GA­LES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.