En pri­mer plano.

ABC - XL Semanal - - SUMARIO - TEX­TO Y FO­TOS: RA­FA MAR­TOS Y PA­BLO CHA­CÓN

Desem­pe­ñan un pa­pel cla­ve en to­do lo que es­con­den la­gos, ríos y ma­res: crí­me­nes, des­apa­ri­cio­nes, nar­co­trá­fi­co, pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co... Co­noz­ca a los GEAS, los bu­cea­do­res de éli­te de la Guar­dia Ci­vil.

Ras­trea­ron el Gua­dal­qui­vir tras el ca­dá­ver de Marta del Cas­ti­llo, se su­mer­gie­ron en aguas fe­ca­les en bus­ca del ni­ño Ga­briel Cruz y ex­tra­je­ron de un po­zo el cuer­po sin vi­da de Dia­na Quer. Los Gru­pos Es­pe­cia­les de Ac­ti­vi­da­des Su­ba­cuá­ti­cas (GEAS) rea­li­zan una la­bor que pa­sa mu­chas ve­ces inad­ver­ti­da. Así es la vi­da de los bu­cea­do­res de éli­te de la Guar­dia Ci­vil.

BA­JO EL AGUA, EN­TRE EL FAN­GO a ve­ces, los es­pe­cia­lis­tas en ac­ti­vi­da­des su­ba­cuá­ti­cas de la Guar­dia Ci­vil bus­can ca­dá­ve­res, vehícu­los, ar­mas; pis­tas y evi­den­cias de in­ves­ti­ga­cio­nes cri­mi­na­les.

En lo que va de año han re­cu­pe­ra­do de un po­zo el cuer­po de la jo­ven Dia­na Quer, tras es­tar 16 me­ses des­apa­re­ci­da; y par­ti­ci­pa­ron, ras­trean­do po­zas y bal­sas y su­mer­gién­do­se en­tre los re­si­duos de una de­pu­ra­do­ra, en bus­ca del ca­dá­ver de Ga­briel Cruz, el ni­ño de ocho años cu­yo ase­si­na­to con­mo­vió en fe­bre­ro a to­da Es­pa­ña.

Son ca­sos que ejem­pli­fi­can el la­do amar­go de la ta­rea de los 213 agen­tes que for­man los Gru­pos Es­pe­cia­les de Ac­ti­vi­da­des Su­ba­cuá­ti­cas (GEAS), una uni­dad de éli­te crea­da en 1981 que, só­lo en 2017, res­ca­tó a cer­ca de 600 per­so­nas y re­cu­pe­ró más de 90 ca­dá­ve­res.

«De­vol­ver el cuer­po de un ser que­ri­do a una fa­mi­lia es un sen­ti­mien­to agri­dul­ce –ad­mi­te el sar­gen­to An­to­nio Gar­cía, al man­do del gru­po de GEAS de la pro­vin­cia de Ali­can­te–. Sien­tes sa­tis­fac­ción al ver des­can­sar a la fa­mi­lia, pe­ro a la vez tris­te­za». A su la­do, el ca­bo Án­gel Mon­te­ro aña­de: «Re­cu­pe­rar el cuer­po de un ni­ño, so­bre to­do si tie­nes hi­jos de esa edad es un mo­men­to muy du­ros. Aun así tie­nes la re­com­pen­sa de pro­por­cio­nar con­sue­lo a los fa­mi­lia­res. Co­mo una ma­dre que nos re­mi­tió una car­ta de agra­de­ci­mien­to por res­ca­tar el ca­dá­ver de su hi­jo aho­ga­do en una gru­ta».

"Re­cu­pe­rar el cuer­po de un ni­ño es muy du­ro, so­bre to­do si tie­nes hi­jos. La re­com­pen­sa es pro­por­cio­nar con­sue­lo a sus fa­mi­lia­res", di­ce un agen­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.