¿Y ES­TA CHI­CA QUÉ HA­CE AQUÍ?

ABC - XL Semanal - - MAGAZINE ENTREVISTA -

Lle­va­ba 2 años en po­lí­ti­ca cuan­do lle­gó al Con­gre­so en 1977. Te­nía 33 años, de las más jó­ve­nes de la cá­ma­ra, y fue re­ci­bi­da con des­dén por mu­chos diputados.

Así fue, pre­fe­rí per­der la Al­cal­día an­tes que pac­tar con el Par­ti­do An­da­lu­cis­ta (PA) unas con­di­cio­nes que no me pa­re­cían acep­ta­bles. No po­día con­ver­tir­me en una fi­gu­ra de­co­ra­ti­va. El pac­to que me ofre­ció el PA pa­sa­ba por­que yo me man­tu­vie­ra al mar­gen de to­das las de­ci­sio­nes en ma­te­ria de ur­ba­nis­mo y al­gu­nas otras cues­tio­nes im­por­tan­tes más. Y, cla­ro, no tran­si­gí.

XL. Ese día re­cor­dó una fra­se del al­cal­de de Za­la­mea: «Al rey, la ha­cien­da y la vi­da se le ha de dar, pe­ro el ho­nor es pa­tri­mo­nio del al­ma».

S.B. Y es así. Aun­que mu­cha gen­te no lo acep­tó bien y, aun­que en el PP se dis­gus­ta­ran, hi­ce lo que de­bía ha­cer. XL. ¿No fue una mujer de par­ti­do dis­ci­pli­na­da?

S.B. He si­do su­fi­cien­te­men­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.