El que ca­lla otor­ga

ABC - XL Semanal - - MAGAZINE FIRMAS - Por Car­men Po­sa­das www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

hmá­sa­ce unas se­ma­nas, Ja­vier Cer­cas pu­bli­có un ar­tícu­lo con el que no pue­do es­tar

de acuer­do. Co­men­za­ba di­cien­do que él no es pe­rio­dis­ta, pe­ro que en­tien­de que, en una de­mo­cra­cia, una de las fun­cio­nes fun­da­men­ta­les de los pe­rio­dis­tas con­sis­te en fis­ca­li­zar el po­der, des­mon­tar sus men­ti­ras y con­fron­tar lo que di­cen quie­nes lo ejer­cen con la reali­dad. Le sor­pren­día, por ejem­plo, que en en­tre­vis­tas a di­ri­gen­tes se­pa­ra­tis­tas, y cuan­do es­tos re­pi­ten ese man­tra de «no­so­tros lo úni­co que que­re­mos es ejer­cer nues­tro de­re­cho a la au­to­de­ter­mi­na­ción, un de­re­cho re­co­no­ci­do por la ONU», nin­gún pe­rio­dis­ta re­pli­que ar­gu­men­tan­do lo que to­dos sa­be­mos: que su afir­ma­ción es fal­sa, que los ca­ta­la­nes ha­ce más de cua­ren­ta años que vi­ven no en una dictadura, sino en una de­mo­cra­cia, y que el úni­co de­re­cho que la ONU re­co­no­ce es el de se­ce­sión, pe­ro so­lo en ca­sos muy con­cre­tos co­mo vio­la­ción de los de­re­chos hu­ma­nos, co­lo­ni­za­ción o guerra. Es­ta… fal­ta de re­fle­jos, lla­mé­mos­lo, por par­te de los in­for­ma­do­res es es­pe­cial­men­te no­to­ria en las en­tre­vis­tas a pie de ca­lle, esas en las que un pe­rio­dis­ta re­co­ge las im­pre­sio­nes pon­ga­mos que de To­rra, de Puig­de­mont o del ague­rri­do Ga­briel Ru­fián. Y mien­tras ellos suel­tan sus so­fla­mas, cuan­to más pro­vo­ca­do­ras me­jor (así se ase­gu­ran abrir to­dos los te­le­dia­rios), el en­via­do es­pe­cial, mi­cró­fono en ris­tre, asien­te con la ca­be­za, to­lón, to­lón, sin cues­tio­nar na­da de lo que di­cen. Gran par­te de la po­bla­ción se in­for­ma a tra­vés de la te­le­vi­sión y, nos gus­te o no, lo que es­ta re­co­ge es lo que que­da co­mo 'ver­dad'. Por eso es tan la­men­ta­ble que, sal­vo hon­ro­sas ex­cep­cio­nes, los úni­cos que han pues­to en apu­ros a los se­ce­sio­nis­tas y sus je­re­mia­das ha­bi­tua­les han si­do pe­rio­dis­tas ex­tran­je­ros. Co­mo Step­hen Sac­kur, de la BBC, que le sol­tó a Raül Ro­me­va, con la me­jor de sus bri­tá­ni­cas son­ri­sas, per­las co­mo es­ta: «Us­te­des lo que quie­ren es secuestrar un par­la­men­to au­to­nó­mi­co», o es­ta: «Ha­cer un re­fe­rén­dum de esas ca­rac­te­rís­ti­cas es ile­gal». «Pre­ci­sa­men­te ese es el pro­ble­ma, no es le­gal», in­ten­tó de­fen­der­se Ro­me­va su­dan­do a ma­res, a lo que Sac­kur, con el más ele­men­tal sen­ti­do co­mún, apos­ti­lló: «Le re­cuer­do que us­te­des tie­nen que

¿Por qué es­ta com­pla­cen­cia? Yo no creo ni mu­cho me­nos que to­das las te­le­vi­sio­nes es­tén ab­du­ci­das por los in­de­pen­den­tis­tas

acep­tar la ley. ¿O me va a con­tar que son anar­quis­tas?». No con­ten­to con ese re­vol­cón y des­pués de re­cal­car que Es­pa­ña es un país con to­das las ga­ran­tías de­mo­crá­ti­cas, Sac­kur le sa­có el te­ma de Jor­di Pu­yol y có­mo ha­bía re­co­no­ci­do pú­bli­ca­men­te te­ner cuen­tas se­cre­tas en An­do­rra. Con ca­da pre­gun­ta Ro­me­va iba ad­qui­rien­do un tono ver­de más es­pec­tral. Más o me­nos el mis­mo ca­riz que Puig­de­mont cuan­do Mar­le­ne Wind, di­rec­to­ra del Cen­tro de Po­lí­ti­ca Eu­ro­pea de la Uni­ver­si­dad de Co­pen­ha­gue, le pre­gun­tó si la de­mo­cra­cia con­sis­te so­lo en ha­cer re­fe­ren­dos y en­cues­tas de opinión o tam­bién en res­pe­tar la le­ga­li­dad y la Cons­ti­tu­ción. Mu­cha agua ha co­rri­do ba­jo el puen­te des­de una en­tre­vis­ta y tam­bién de la otra. Raül Ro­me­va lle­va ca­si un año en la cár­cel y Puig­de­mont, des­pués de la me­te­du­ra de pa­ta da­ne­sa, ha pre­fe­ri­do evi­tar otros fo­ros eu­ro­peos de­ma­sia­do li­bres, no sea que le sal­ga otra pro­fe­so­ra res­pon­do­na. Mu­cho me­jor ha­blar con los pe­rio­dis­tas pa­trios, que son más fa­ci­lo­nes y nun­ca po­nen en cues­tión sus pos­tu­la­dos, que ni pes­ta­ñean cuan­do él pro­cla­ma que Es­pa­ña es­tá a al­tu­ra de Ka­za­jis­tán en de­re­chos hu­ma­nos; que la Po­li­cía re­pri­me a san­gre y fue­go las ma­ni­fes­ta­cio­nes de pa­cí­fi­cos ciu­da­da­nos y que aquí no exis­ten libertades ni ga­ran­tías de­mo­crá­ti­cas. ¿Por qué es­ta com­pla­cen­cia, es­ta fal­ta de re­fle­jos? Yo no creo ni mu­cho me­nos que to­das las te­le­vi­sio­nes es­tén ab­du­ci­das por los in­de­pen­den­tis­tas ni apo­yen su cau­sa. Creo más bien que el fe­nó­meno se de­be a lo que po­dría­mos lla­mar un com­ple­jo de dé­fi­cit de­mo­crá­ti­co que en cier­ta me­di­da su­fri­mos to­dos: que no pien­sen que coar­ta­mos su li­ber­tad de ex­pre­sión, que no les de­ja­mos ha­blar. Y es­tá muy bien que ha­blen, fal­ta­ba más, pe­ro la obli­ga­ción de cual­quier in­for­ma­dor es reac­cio­nar cuan­do se di­ce al­go que es fla­gran­te­men­te men­ti­ra. No so­lo por­que el que ca­lla otor­ga, sino por­que, co­mo tam­bién apun­ta Cer­cas en su ar­tícu­lo, «si de­ja­mos de ser fis­ca­li­za­do­res del po­der» (en es­te ca­so el ca­da vez más om­ní­mo­do de los 'in­de­pes') «nos con­ver­ti­mos en sus me­jo­res pro­pa­gan­dis­tas».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.