Are­nas mo­ve­di­zas San Cris­tó­bal de La La­gu­na, al­ha­ja de Es­pa­ña

ABC - XL Semanal - - MAGAZINE FIRMAS - Por Car­los He­rre­ra www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

san Cris­tó­bal de La La­gu­na es así lla­ma­da por dos ra­zo­nes ele­men­ta­les: una, ha­bía una la­gu­na, y dos, fue fun­da­da, más o me­nos, el día de san Cris­tó­bal. Las co­sas no du­ran pa­ra siem­pre, sal­vo el Tei­de, con lo que la la­gu­na se se­có con los años, y el re­cuer­do a san Cris­tó­bal que­dó co­mo re­fe­ren­cia ofi­cial: con­se­cuen­te­men­te des­de la no­che de los tiem­pos to­dos co­no­cen esa jo­ya ca­na­ria co­mo La La­gu­na, en los al­tos de San­ta Cruz (o San­ta Cruz en los ba­jos de La La­gu­na), a la ve­ra del ae­ro­puer­to de Te­ne­ri­fe Nor­te, el otro­ra in­quie­tan­te Los Ro­deos, y a unos qui­nien­tos me­tros de al­tu­ra so­bre el ni­vel del mar, que lo tie­ne ape­nas a quin­ce ki­ló­me­tros.

In­de­pen­dien­te­men­te de otras per­las que el ar­chi­pié­la­go ofre­ce en rin­co­nes es­con­di­dos o en ca­pi­ta­les me­nos fre­cuen­ta­das, La La­gu­na es uno de los lu­ga­res de Es­pa­ña de los que sen­tir­se or­gu­llo­so. Ha­ce po­cos días an­du­ve por el Tea­tro Leal, cen­te­na­ria bom­bo­ne­ra de una ciu­dad en la que ca­si to­do es más que cen­te­na­rio, y vol­ví a per­der­me des­pués de mu­chos años por ese Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad que de­cla­ró co­mo tal la Unesco en 1999. La La­gu­na es­tá lle­na de sor­pre­sas, en las que la más in­tere­san­te es la te­le­trans­por­ta­ción: pa­sear por sus ca­lles so­brias y am­plias es ha­cer­lo por más lu­ga­res, por es­ce­na­rios que he­mos te­ni­do la suer­te de co­no­cer si he­mos da­do el sal­to a aque­llos em­pla­za­mien­tos don­de los vie­jos es­pa­ño­les fue­ron a con­quis­tar y des­cu­brir te­rri­to­rios. Pa­re­ce ele­men­tal de­du­cir que se lle­va­ron La La­gu­na, co­mo tam­bién se lle­va­ron par­te del Cá­diz más vie­jo, más pu­ro. Vien­do La La­gu­na, ese cen­tro his­tó­ri­co no amu­ra­lla­do, mu­cho más que dos ca­lles en­ga­la­na­das, uno ve Car­ta­ge­na de In­dias, esa jo­ya de la her­mo­sa Co­lom­bia que ha ido sal­ván­do­se mi­la­gro­sa­men­te de los mu­chos so­bre­sal­tos que han acu­cia­do a ese gran país. Tam­bién ve Li­ma, la ma­ra­vi­llo­sa An­ti­gua en Gua­te­ma­la y La Ha­ba­na Vie­ja. La Ha­ba­na Vie­ja com­par­te tam­bién, no obs­tan­te, mu­cho con Cá­diz: su pie­dra os­tio­ne­ra, su Cam­po del Sur re­pro­du­ci­do en el Ma­le­cón, sus for­ti­fi­ca­cio­nes, sus ca­te­dra­les, sus ca­sas crio­llas o an­da­lu­zas, in­clu­so su es­pí­ri­tu, cé­le­bre y ge­nial­men­te re­tra­ta­do por el maes­tro An­to­nio Bur­gos en la le­tra de la ha­ba­ne­ra que in­ter­pre­tó Car­los Cano y que en una so­la fra­se me­tió to­do un vo­lu­men de se­me­jan­zas me­lli­zas: «La Ha­ba­na es Cá­diz con más ne­gri­tos; Cá­diz, La Ha­ba­na con más sa­le­ro». La pla­no­me­tría de La La­gu­na via­jó a Amé­ri­ca co­mo mo­de­lo, y allí se re­pro­du­jo en va­rios lu­ga­res con me­jor o peor acier­to, pe­ro es fá­cil des­cu­brir­la si se da el sal­to al otro la­do del mar y se ab­sor­ta uno con la be­lle­za desa­rro­lla­da por los es­pa­ño­les que via­ja­ron al más allá, sin sa­ber bien lo que se iban a en­con­trar, yen­do a por to­das en aque­llos si­glos en los que sa­lir de la co­mar­ca era to­da una aven­tu­ra, na­ve­gan­do me­ses a por una tie­rra de pro­mi­sión de la que so­la­men­te se sa­bían cua­tro le­yen­das con­ta­das por los que ha­bían via­ja­do an­tes. Una for­ma de via­jar a aquel sue­ño de ul­tra­mar –al que lue­go, muy lue­go, lla­ma­ron Amé­ri­ca y que eran sim­ple­men­te Las In­dias– es vi­si­tar es­te en­cla­ve ca­na­rio tan de­li­cio­so y len­to, tan co­lo­ri­do y dulce, tan pu­li­do y fres­co, tan ex­tra­or­di­na­ria­men­te con­ser­va­do, des­de su ca­te­dral has­ta la ca­sa en la que na­ció el hoy san­to Jo­sé de An­chie­ta, el je­sui­ta que via­jó des­de Coím­bra has­ta el in­ci­pien­te Bra­sil de hoy, don­de fun­dó São Pau­lo y Río de Ja­nei­ro. To­da La La­gu­na es un fres­co de la His­to­ria de Es­pa­ña, a tan­tos ki­ló­me­tros de la me­tró­po­li, tan cer­ca y tan le­jos de to­do, tan a mano de cual­quie­ra que quie­ra sa­ber có­mo ese ar­chi­pié­la­go pro­di­gio­so ha si­do el es­ca­lón im­pres­cin­di­ble pa­ra que aquel reino lle­ga­ra don­de lle­gó.

Y un par de acu­di­de­ros o tres pue­den brin­dar­nos al­gu­na que otra sa­tis­fac­ción. Mi ami­go Toño Ar­mas, el de El Gus­to por el Vino, tie­ne abier­to un rin­cón en La La­gu­na Gran Ho­tel don­de la su­mi­ller Ra­sa Stran­kaus­kai­te le ofre­ce­rá lo me­jor de la ofer­ta vi­ní­co­la de las is­las, tan ex­ce­len­te co­mo im­pres­cin­di­ble. Los Li­mo­ne­ros, un mag­ní­fi­co lu­gar en Ta­co­ron­te, a la ve­ra de la Ciu­dad de Los Ade­lan­ta­dos –co­mo se co­no­ció

La La­gu­na es­tá lle­na de sor­pre­sas, en las que la más in­tere­san­te es la te­le­trans­por­ta­ción

a La La­gu­na–, le ofre­ce­rá los me­jo­res pro­duc­tos in­su­la­res y pe­nin­su­la­res –el Cher­ne que pro­bé me re­sul­tó im­pa­ga­ble– y La Ho­ya Del Ca­me­llo, don­de me lle­vó mi her­mano Ángel Yus­te, le pre­pa­ra­rá una pa­le­ti­lla de cordero que a mí aún me pe­re­zo­sea en la me­mo­ria.

Te­rri­to­rio in­su­lar. Al­ha­ja de Es­pa­ña.

Q

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.