El po­lí­gra­fo.

ABC - XL Semanal - - SUMARIO - POR JO­SÉ SE­GO­VIA

¿Por qué Es­pa­ña echó a la rei­na Isa­bel II?

Ame­dia­dos de 1860, la mo­nar­quía es­pa­ño­la ha­bía en­tra­do en ba­rre­na. En ple­na cri­sis eco­nó­mi­ca, el pue­blo, los po­lí­ti­cos y los mi­li­ta­res mos­tra­ban su des­con­ten­to an­te una Co­ro­na que no sa­bía re­sol­ver los pro­ble­mas que su­fría el país. Las prác­ti­cas dic­ta­to­ria­les del ge­ne­ral Nar­váez y las de su su­ce­sor, el au­to­ri­ta­rio Luis Gon­zá­lez Bra­vo, así co­mo el apo­yo de Isa­bel II a sus po­lí­ti­cas ul­tra­con­ser­va­do­ras con­tri­bu­ye­ron a in­cre­men­tar el ma­les­tar en la so­cie­dad es­pa­ño­la.

Los pro­gre­sis­tas, di­ri­gi­dos por el ge­ne­ral Prim, y los de­mó­cra­tas, par­ti­da­rios del su­fra­gio uni­ver­sal, ha­bían fir­ma­do en 1866 el Pac­to de Os­ten­de, por el que se com­pro­me­tían en coa­li­ción a de­rro­car a la rei­na. To­do se pre­ci­pi­tó el 18 de sep­tiem­bre de 1868, ha­ce aho­ra 150 años, cuan­do el ge­ne­ral Juan Prim y el al­mi­ran­te Juan Bau­tis­ta To­pe­te, al fren­te de su es­cua­dra, se su­ble­va­ron en Cá­diz con­tra la rei­na, lo que ini­ció la Re­vo­lu­ción de 1868, co­no­ci­da co­mo 'la Glo­rio­sa'.

Al día si­guien­te, tras la lle­ga­da de Fran­cis­co Se­rrano y de los ge­ne­ra­les unio­nis­tas des­de Ca­na­rias, se le­yó un ma­ni­fies­to en el que se jus­ti­fi­ca­ba el pro­nun­cia­mien­to y que aca­ba­ba con un gri­to: «Vi­va Es­pa­ña con hon­ra». Diez días des­pués tuvo lu­gar la de­ci­si­va ba­ta­lla de Al­co­lea (Cór­do­ba), en la que la vic­to­ria fue pa­ra los su­ble­va­dos de Se­rrano.

El 29 de sep­tiem­bre, la re­be­lión triun­fó en Ma­drid, lo que obli­gó a Isa­bel II a huir a Fran­cia con su hi­jo: el fu­tu­ro rey Alfonso XII. En su men­sa­je a la na­ción, la rei­na ad­vir­tió que no re­nun­cia­ba a la in­te­gri­dad de sus de­re­chos. Pe­ro la re­vo­lu­ción aca­bó con su rei­na­do.

El país en­tró en una eta­pa de­no­mi­na­da el 'Se­xe­nio De­mo­crá­ti­co' (1868-1874), cu­yo ob­je­ti­vo era crear un nue­vo ré­gi­men ca­paz de mo­der­ni­zar el país. Al ini­cio, las Cor­tes re­cha­za­ron el con­cep­to de una re­pú­bli­ca y de­ci­die­ron crear una re­gen­cia mien­tras bus­ca­ban a un lí­der po­lí­ti­co que li­de­ra­ra Es­pa­ña al am­pa­ro de la re­cién apro­ba­da

Cuan­do Prim y el al­mi­ran­te To­pe­te se su­ble­va­ron en Cá­diz con­tra Isa­bel II, em­pe­zó la Re­vo­lu­ción de 1868: la Glo­rio­sa

Cons­ti­tu­ción li­be­ral de 1869.

Prim fue nom­bra­do di­ri­gen­te del Go­bierno en 1869 y el ge­ne­ral Se­rrano se en­car­gó de la re­gen­cia has­ta que se eli­gió pa­ra el trono al ita­liano Amadeo I de Sa­bo­ya (1871-1873). Fue un in­ten­to de es­ta­ble­cer un ré­gi­men de­mo­crá­ti­co en Es­pa­ña, el pri­me­ro mo­nár­qui­co par­la­men­ta­rio du­ran­te los dos años de rei­na­do de Sa­bo­ya, y des­pués re­pu­bli­cano, du­ran­te la bre­ve Pri­me­ra Re­pú­bli­ca (1873-1874). Sin em­bar­go, am­bas fór­mu­las fra­ca­sa­ron.

Q

In­su­rrec­ción re­pu­bli­ca­na enMá­la­ga, ima­gen ex­traí­da de un li­bro de 1900.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.