... LO ES­CU­CHA

ABC - XL Semanal - - MAGAZINE | A FONDO -

Pa­tri­cia te­nía 25 años, ape­nas uno en el Cuer­po, cuan­do se con­vir­tió en la ca­za­do­ra de pe­de­ras­tas y pe­dó­fi­los más jo­ven de la Guar­dia Ci­vil. Des­de en­ton­ces, ha­ce ya dos años y me­dio, sus ojos han vis­to las es­ce­nas más des­pre­cia­bles que pue­da us­ted ima­gi­nar: ni­ños que..., be­bés a los que... «Es me­jor no dar de­ta­lles», se con­tie­ne.

Gra­na­di­na, hi­ja de un guar­dia ci­vil, in­ge­nie­ra téc­ni­ca in­for­má­ti­ca y agen­te de la Uni­dad de De­li­tos Te­le­má­ti­cos (UDT), Pa­tri­cia –«na­da de ape­lli­dos, por fa­vor»– per­si­gue en In­ter­net a dis­tri­bui­do­res, con­su­mi­do­res y, so­bre to­do, a pro­duc­to­res de lo que el Có­di­go Pe­nal de­fi­ne co­mo 'por­no­gra­fía in­fan­til'. No lo ha­ce so­la, cla­ro. En su sec­ción de la UDT tra­ba­jan otros cin­co efec­ti­vos; la ma­yo­ría, co­mo ella, sin hi­jos, acos­tum­bra­dos ya a ex­po­ner sus ojos, sus sen­ti­dos a per­ver­sio­nes y ac­tos tan vi­les que a mu­cha gen­te le cues­ta creer que sean po­si­bles. «Cuan­do di­go a qué me de­di­co –cuen­ta la agen­te–, la gen­te siem­pre pre­gun­ta. '¿Pe­ro es­tas co­sas pa­san en Es­pa­ña?'. Sí, sí que pa­san. Y no ima­gi­nas cuán­to».

Pa­tri­cia ana­li­za chats, fo­tos y ví­deos don­de, por ejem­plo, la ternura de ba­ñar a un re­cién na­ci­do se trans­for­ma en una pe­lí­cu­la de te­rror. Ella ob­ser­va el ma­te­rial de for­ma mi­nu­cio­sa, de­tie­ne la ima­gen, la am­plia, re­bo­bi­na, la pa­sa en cá­ma­ra len­ta y pa­re­ce no in­mu­tar­se. Es su tra­ba­jo. Ha­ce dos años y me­dio, sin em­bar­go, no lo veía tan cla­ro.

AL PRIN­CI­PIO, TAPABA LAS FO­TOS

«Nun­ca ol­vi­da­ré mi pri­mer día –re­me­mo­ra–. Ya lle­va­ba dos me­ses en la uni­dad, ha­bía pa­sa­do por las sec­cio­nes de Hac­king, Frau­des y Pro­pie­dad In­te­lec­tual, has­ta que me asig­na­ron a la de Per­so­nas, que tra­ta to­do lo de me­no­res. Re­cuer­do que me die­ron una pi­la de ma­te­rial y me di­je­ron: 'Es­to es lo que he­mos he­cho has­ta hoy'. Eran pá­gi­nas y pá­gi­nas de... Tapaba las fo­tos, no con­se­guía mi­rar. So­bre to­do, las bru­ta­li­da­des con be­bés. ¡Ma­dre mía! ¡Tan pe­que­ños!».

Aque­llas imá­ge­nes la per­si­guie­ron un tiem­po. «Veía a mi so­bri­na des­nu­da en la ba­ñe­ra y me ve­nían a la ca­be­za esas co­sas que ha­bía vis­to –revela–. Mis com­pa­ñe­ros me de­cían: 'Tran­qui­la, es so­lo al prin­ci­pio. Con el tiem­po te in­mu­ni­zas'». Y así fue. «Mi sub­cons­cien­te ha crea­do una es­pe­cie de es­cu­do y ya no se me que­da to­do ron­dan­do la ca­be­za. Al fi­nal es tra­ba­jo, evi­den­cias que re­vi­sas pa­ra pre­sen­tar an­te el juez: las ana­li­zas, bus­cas de­ta­lles re­le­van­tes y ha­ces in­for­mes».

Por mu­cho hie­rro que le qui­te al asun­to, hay as­pec­tos de su tra­ba­jo que re­quie­ren ner­vios de ace­ro y es­tó­ma­go aco­ra­za­do. «A un gru­po de pe­de­ras­tas les re­qui­sa­mos más de 2000 ví­deos –re­me­mo­ra–. Bus­ca­ban a ni­ños de ba­rrios po­bres en Es­pa­ña y países co­mo Tailandia, Ke­nia o Ma­rrue­cos, les pa­ga­ban por des­nu­dar­se, de­jar­se 'to­car', fe­la­cio­nes..., los gra­ba­ban y ven­dían los ví­deos. Me ti­ré me­ses, ocho ho­ras al día, vien­do ví­deos y ví­deos. Sin pa­rar. Pe­ro me­re­ció la pe­na. Su­man­do to­dos los de­li­tos: pro­duc­ción, abusos a más de 20 víc­ti­mas, uso de me­no­res con fi­nes se­xua­les..., pue­den ser con­de­na­dos co­mo a mil años. Aquel ma­te­rial, ade­más, nos apor­tó otros hi­los de los que ti­rar pa­ra nue­vas investigaciones».

AQUEL MEGÁFONO EN VE­NE­ZUE­LA

Un hi­lo del que ti­rar, una pis­ta, pue­de ser un ta­tua­je, una ci­ca­triz, un lu­nar, las ma­nos del vio­la­dor de ni­ños –¿di­cen al­go de él?, ¿de su tra­ba­jo?–; pe­ro tam­bién un ob­je­to, un mue­ble, un so­ni­do... «Re­cuer­do un ca­so que man­da­mos a Ve­ne­zue­la –cuen­ta el te­nien­te Jo­sé Luis Ca­ra­mé, je­fe de la Sec­ción de Per­so­nas de la UDT, su­mán­do­se al re­la­to de Pa­tri­cia–. Se oía de fon­do, des­de la ca­lle, el anun­cio por me­ga­fo­nía de una dis­tri­bu­ción de co­mi­da en cier­ta lo­ca­li­dad. Man­da­mos la in­for­ma­ción y ese ele­men­to del so­ni­do fue de­ter­mi­nan­te pa­ra es­ta­ble­cer el lu­gar y la fe­cha apro­xi­ma­da del abu­so».

"Cuan­do le di­go a al­guien a qué me de­di­co, la gen­te siem­pre pre­gun­ta. '¿Pe­ro es­tas co­sas pa­san en Es­pa­ña?'. Sí, sí que pa­san. Y no ima­gi­nas cuán­to"

Los in­ves­ti­ga­do­res re­ci­ben es­te ti­po de de­ta­lles co­mo agua de ma­yo. Sa­ben que en­con­trar a es­tos ni­ños y a las per­so­nas que los so­me­ten es co­mo bus­car una agu­ja en el in­abar­ca­ble pa­jar de In­ter­net, don­de el 99 por cien­to de los con­te­ni­dos pe­dó­fi­los son an­ti­guos, pro­duc­to de ca­sos ya ce­rra­dos o aban­do­na­dos. «La Red es­tá lle­na de ar­chi­vos de por­no­gra­fía in­fan­til que lle­van dan­do vuel­tas des­de el prin­ci­pio de los tiem­pos –ex­pli­ca el te­nien­te Ca­ra­mé–. Nues­tra prio­ri­dad, sin em­bar­go, es ca­zar a los pro­duc­to­res, las per­so­nas que es­tán so­me­tien­do a me­no­res a abusos en es­tos mo­men­tos, gra­bán­do­los y dis­tri­bu­yen­do ese ma­te­rial, pa­ra po­ner a sal­vo a las víc­ti­mas. El pro­ble­ma es que ese ma­te­rial nue­vo, que im­pli­ca que hay una si­tua­ción de ex­plo­ta­ción en cur­so, es el más di­fí­cil de lo­ca­li­zar».

Pa­ra ha­cer­se una idea de la di­fi­cul­tad, bas­ta con cru­zar dos ci­fras. La pri­me­ra, de un informe de la Uni­ver­si­dad de Ra­tis­bo­na, en Ale­ma­nia, revela que so­lo el uno por cien­to de las agre­sio­nes se­xua­les que se cometen con­tra ni­ños y ado­les­cen­tes lle­ga a co­no­ci­mien­to de los in­ves­ti­ga­do­res. La se­gun­da, con­sen­sua­da en nu­me­ro­sos es­tu­dios, de­nun­cia que una de ca­da cin­co per­so­nas en el mun­do su­fre abusos se­xua­les du­ran­te su in­fan­cia.

«No­so­tros no re­ci­bi­mos de­nun­cias de víc­ti­mas –sub­ra­ya Pa­tri­cia–, ya que un me­nor que su­fre abusos no es cons­cien­te de lo que le pa­sa. Pue­de in­clu­so que aún no se­pa ha­blar. Y mu­chas ve­ces el agre­sor es su pa­dre, su tío, su pro­fe­sor..., que uti­li­za su in­fluen­cia so­bre el ni­ño pa­ra evi­tar que es­te cuen­te lo que pa­sa. Los edu­can en eso,

Vi "Granx xxx­do rit­mo" en un ci­ne de ba­rrio aba­rro­ta­do y aún re­cuer­do a un gru­po de ca­fres que sal­ta­ban y be­rrea­ban de sus nú­me­ros. Ter­mi­na­ron au­llan­do de­ba­jo de la pan­ta­lla y la pan­ta­lla. Se me­tió, li­te­ralmx xx­xen­te, en la pe­lí­cu­la. Es lo que tie­ne ser de la ban­da. CIN­CO SEN­TI­DOS En los ví­deos, los agen­tes bus­can pis­tas. Ta­tua­jes, lu­na­res, ob­je­tos, un so­ni­do... Cual­quier de­ta­lle pue­de ser de­ter­mi­nan­te pa­ra ras­trear a pe­de­ras­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.