Có­mo mi­rar un cua­dro.

Se rin­de ho­me­na­je en Lon­dres a Ed­ward Bur­neJo­nes, un este­ta de lo an­ti­guo que des­ta­có den­tro de la Her­man­dad Pre­rra­fae­li­ta.

ABC - XL Semanal - - SUMARIO -

La ca­be­za si­nies­tra, de Ed­ward Bur­ne-Jo­nes.

1. El mo­ti­vo: la mi­to­lo­gía grie­ga

Ed­ward Bur­ne-Jo­nes es uno de los gran­des ar­tis­tas del pre­rra­fae­lis­mo, mo­vi­mien­to pic­tó­ri­co que pro­pug­na el re­gre­so a los te­mas y ma­ne­ras an­te­rio­res a Ra­fael. Es­ta obra, La ca­be­za si­nies­tra, es la quin­ta de una se­rie –no fi­na­li­za­da– de­di­ca­da a Per­seo. Aquí el hé­roe mues­tra a An­dró­me­da, a la que aca­ba­ba de res­ca­tar de un mons­truo, la ca­be­za de Me­du­sa (re­fle­ja­da en el agua del po­zo).

2. El es­pa­cio: or­de­na­do y ocu­pa­do

La pues­ta en es­ce­na es geo­mé­tri­ca y or­de­na­da, aun­que muy car­ga­da de ele­men­tos, for­mas y co­lo­res. Tan­to el po­zo co­mo el man­zano son dos cla­ras re­fe­ren­cias me­die­va­les, muy del gus­to de los pre­rra­fae­li­tas. El po­zo es oc­ta­go­nal y de már­mol. El ár­bol es tan fron­do­so que ca­si no de­ja es­pa­cio pa­ra los dos pro­ta­go­nis­tas. Sus ra­mas for­man una pa­red tu­pi­da que ape­nas de­ja ver el cie­lo noc­turno.

3. El co­lor: con­tras­tes

Ed­ward Bur­ne-Jo­nes tu­vo que re­mar con­tra la co­rrien­te de la épo­ca y de­fen­der su par­ti­cu­lar es­ti­lo pic­tó­ri­co. Tam­bién por la atre­vi­da in­ter­pre­ta­ción que hi­zo de una pa­le­ta con to­nos in­ten­sos y fuer­tes, co­mo el ro­jo vi­vo de las man­za­nas caí­das en la tie­rra o el ver­de de la hier­ba fres­ca. Ro­jos, ver­des y azu­les ro­tun­dos ocu­pan una gran su­per­fi­cie del cua­dro y con­tras­tan con los pá­li­dos to­nos ro­sa y mal­va de la de­li­ca­da ve­ge­ta­ción que ro­dea la es­ce­na.

4. Me­du­sa: la muer­te

La ca­be­za de Me­du­sa pre­si­de la es­ce­na co­mo un fan­tas­ma. Per­seo la su­je­ta en alto con la mano iz­quier­da. Fi­nas lí­neas tra­zan las ca­rac­te­rís­ti­cas ser­pien­tes de su ca­be­za que to­da­vía pa­re­cen mo­ver­se. Con los ojos ce­rra­dos, su ros­tro muer­to pa­re­ce pa­cí­fi­co. Ed­ward Bur­ne-Jo­nes lo en­vuel­ve en la mís­ti­ca del sim­bo­lis­mo ro­mán­ti­co que tan­to ca­rac­te­ri­za a su obra.

5. Los ros­tros: di­rec­ción de la mi­ra­da

An­tes de con­ver­tir­se en pri­mer mi­nis­tro, Art­hur James Bal­four en­car­gó el cua­dro al pin­tor pa­ra de­co­rar su ca­sa. A Bal­four le gus­ta­ba Per­seo co­mo hé­roe. Bur­ne-Jo­nes se ci­ñe a la mi­to­lo­gía y ex­po­ne la ca­be­za de Me­du­sa a tra­vés de un re­fle­jo, la úni­ca for­ma se­gu­ra pa­ra no con­ver­tir­se en pie­dra. No obs­tan­te, el co­lor y la tex­tu­ra de la ca­be­za y cue­llo de An­dró­me­da dan a la jo­ven don­ce­lla un as­pec­to pé­treo.

6. Las fi­gu­ras: co­mo en un ar­co

Las fi­gu­ras cur­va­das de los pro­ta­go­nis­tas se in­cli­nan so­bre el po­zo crean­do una so­la lí­nea vi­sual a mo­do de ar­co. Son fi­gu­ras es­ti­li­za­das y al­tas. Así so­lía Bur­neJo­nes re­pre­sen­tar a sus mo­de­los. Aquí re­pro­du­ce sus ves­ti­men­tas con gran detalle y maes­tría: des­de los ele­gan­tes plie­gos del ves­ti­do de An­dró­me­da has­ta la ar­ma­du­ra de Per­seo, con sus es­ca­mas de hie­rro, o el sa­co (don­de tra­jo la ca­be­za de Me­du­sa) si­tua­do a sus pies.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.