A fon­do.

ABC - XL Semanal - - SUMARIO - POR JOHN ARLIDGE / FO­TO: RAN­DALL SLAVIN

Mi­chael Ovitz fue el hom­bre más po­de­ro­so de Holly­wood –re­pre­sen­tó a Al Pa­cino, Paul New­man, Mi­chael Jack­son...– y ga­nó mil mi­llo­nes de dó­la­res. Aho­ra, lo cuen­ta to­do en sus me­mo­rias.

Mi­chael Ovitz fue el re­pre­sen­tan­te de Al Pa­cino, Paul New­man, Mi­chael Jack­son... Ha si­do el hom­bre más po­de­ro­so de Holly­wood y ga­nó mi­llo­nes de dó­la­res. Aho­ra, lo cuen­ta to­do en sus me­mo­rias.

in­clu­so los que no re­co­no­cen su nom­bre o su ca­ra. Fue el re­pre­sen­tan­te de Ro­bert de Ni­ro, Al Pa­cino, Tom Crui­se, Dus­tin Hoff­man, Ro­bert Red­ford, Paul New­man, Ro­bin Wi­lliams, Bill Mu­rray, Syl­ves­ter Sta­llo­ne, Mar­tin Scor­se­se, Ste­ven Spiel­berg, Syd­ney Po­llack... y Ma­don­na y Mi­chael Jack­son. Tam­bién es la pa­re­ja de Ta­ma­ra Me­llon, la fun­da­do­ra de la mar­ca de za­pa­tos Jimmy Choo, con quien re­si­de en una vi­vien­da de ca­si tres mil me­tros cua­dra­dos en­cla­va­da en Be­verly Hills. En sus pa­re­des, obras de Pi­cas­so y Jas­per Johns.

A pe­sar de to­do ello, Ovitz nun­ca ha ha­bla­do ni de sí mis­mo ni de sus clien­tes. «Al evi­tar la pu­bli­ci­dad, con­se­guía que mi tra­ba­jo es­tu­vie­ra en­vuel­to en una es­pe­cie de mís­ti­ca. La mís­ti­ca es cien ve­ces me­jor que la pu­bli­ci­dad», ase­gu­ra.

Ha­ce 23 años se mar­chó de Crea­ti­ve Ar­tists Agency (CAA), la em­pre­sa de re­pre­sen­ta­ción ar­tís­ti­ca de la que era co­fun­da­dor, pa­ra en­trar en Dis­ney. Aho­ra ha de­ja­do la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to de­fi­ni­ti­va­men­te... así que es muy li­bre de re­ve­lar sus alo­ca­das aven­tu­ras. Su pri­mer li­bro se ti­tu­la Who is Mi­chael Ovitz? ('¿Quién es Mi­chael Ovitz?'), y me ha in­vi­ta­do a al­mor­zar en el Po­lo Loun­ge del Be­verly Hills Ho­tel pa­ra ha­blar de él.

«Du­ran­te mi épo­ca en la agen­cia, to­dos los días so­lía­mos re­ser­var las me­jo­res me­sas de es­te lu­gar pa­ra nues­tros clien­tes –ex­pli­ca tras sa­lu­dar­me–. Con tan­to clien­te y tan­ta reunión, no dá­ba­mos abas­to. Yo te­nía cin­co se­cre­ta­rias y no pa­ra­ba de tra­ba­jar. No ha­cía otra co­sa. Y no es que es­tu­vié­ra­mos en­con­tran­do una cu­ra­ción pa­ra el cán­cer».

MI­CHAEL JACK­SON QUE­RÍA HA­CER DE JAMES BOND

Mien­tras el ca­ma­re­ro nos trae el ape­ri­ti­vo, Ovitz em­pie­za a ha­blar­me de Mi­chael Jack­son y Ro­bert Red­ford. «Des­pués del éxi­to de El ma­go, nos reuni­mos con Mi­chael Jack­son en su ca­sa. Nos di­jo que que­ría pro­ta­go­ni­zar una pe­lí­cu­la de ac­ción. In­sis­tía en ha­cer de James Bond, y a no­so­tros nos da­ba la ri­sa. Vi­vía en un mun­do de fan­ta­sía. Su vi­da en­te­ra era una fan­ta­sía». –¿Có­mo se las arre­gló pa­ra di­sua­dir­lo?

–Le di­je que era una per­so­na de­ma­sia­do, ejem, sen­si­ble pa­ra ese ti­po de pa­pe­les. Le ase­gu­ré que sin du­da era ca­paz de in­ter­pre­tar­los, pe­ro que no le con­ve­nía. –¿Y me iba a con­tar al­go so­bre Ro­bert Red­ford?

–En su fa­ce­ta de di­rec­tor era una per­so­na ver­da­de­ra­men­te sen­sa­cio­nal. Cuan­do ibas al Fes­ti­val de Sun­dan­ce con él, te da­bas cuen­ta de que te­nía ta­len­to co­mo po­cos. Pe­ro Red­ford co­mo ac­tor era otra co­sa. Du­ran­te los ro­da­jes se com­por­ta­ba co­mo un ca­brón de mu­cho cui­da­do. Era gro­se­ro y faltón con to­do el mun­do. Siem­pre lle­ga­ba tar­de a las reunio­nes, dos o tres ho­ras tar­de. Sos­pe­cho que le en­can­ta­ba ofi­ciar co­mo di­rec­tor, co­mo pro­duc­tor, pe­ro que no le gus­ta­ba ser ac­tor. Y los de­más te­nían que pa­gar­lo.

A Ovitz, de 71 años, tam­po­co le preo­cu­pa ha­blar cla­ra­men­te de sí mis­mo, de las cua­li­da­des per­so­na­les que ne­ce­si­tó pa­ra con­ver­tir­se en el hom­bre más po­de­ro­so de Holly­wood. «Me com­por­ta­ba co­mo un capullo, un ca­bro­na­zo ven­ga­ti­vo, un pe­que­ño dic­ta­dor, un ma­ni­pu­la­dor, un hi­jo de pe­rra, un Ter­mi­na­tor, el ma­quia­vé­li­co maes­tro de las ar­tes os­cu­ras».

En el li­bro cuen­ta que, cuan­do es­ta­ba al fren­te de CAA, se ase­gu­ra­ba de con­se­guir la me­jor me­sa en La Sca­la, el pe­que­ño res­tau­ran­te de Be­verly Hills al que ha­bía que ir pa­ra ser vis­to por to­dos. «En­se­ñé un bi­lle­te de cien dó­la­res a Tony, el maî­tre. A con­ti­nua­ción rom­pí el bi­lle­te en dos mi­ta­des y le

EN HOLLY­WOOD TO­DO EL MUN­DO CO­NO­CE A MI­CHAEL OVITZ,

en­tre­gué una de ellas. «Quie­ro que nos asig­nes el pri­mer re­ser­va­do se­gún se entra a la de­re­cha y que nos tra­tes pe­ro que muy bien –le di­je–. Si lo ha­ces, cuen­ta con la se­gun­da mi­tad del bi­lle­te... y con mu­chos más bi­lle­tes en el fu­tu­ro».

Ovitz era un adic­to al tra­ba­jo. Ha­cía y de­vol­vía 300 lla­ma­das al día a los ac­to­res más ta­qui­lle­ros de Holly­wood. Es­ta­ba obli­ga­do a «man­te­ner un in­hu­mano con­trol de mí mis­mo» y, a la vez, a «ha­cer que to­dos se ca­garan en los pan­ta­lo­nes».

El tra­ba­jo era du­ro, pe­ro tam­bién glo­rio­so. «Por­que era una épo­ca do­ra­da del cine. To­do el mun­do iba a los mi­ni­ci­nes de su ba­rrio tres ve­ces al mes, la pi­ra­te­ría ma­si­va es­ta­ba por lle­gar y los ca­na­les de te­le­vi­sión por ca­ble es­ta­ban dan­do los pri­me­ros pa­sos. Fui 'el úl­ti­mo de Fi­li­pi­nas', el úl­ti­mo ca­pa­ci­ta­do pa­ra ha­cer que un ac­tor fue­ra con­vir­tién­do­se en una es­tre­lla pe­lí­cu­la a pe­lí­cu­la».

El re­sul­ta­do: los Os­car llo­vie­ron del cie­lo co­mo con­fe­ti. Du­ran­te es­ta era glo­rio­sa, Dus­tin Hoff­man con­si­guió el ga­lar­dón al me­jor ac­tor por Rain man,

Sean Con­nery ob­tu­vo el pre­mio co­mo me­jor ac­tor se­cun­da­rio por Los in­to­ca­bles de Eliot Ness. El éxi­to con­ti­nua­do –y la in­elu­di­ble co­mi­sión del 10 por cien­to– hi­zo que Ovitz pu­die­ra «se­guir vi­vien­do a lo gran­de. Es­tá­ba­mos sa­cán­do­nos 350 mi­llo­nes de dó­la­res al año».

"DU­RAN­TE LOS RO­DA­JES, RO­BERT RED­FORD SE COM­POR­TA­BA CO­MO UN FALTÓN DE MU­CHO CUI­DA­DO. ERA GRO­SE­RO CON TO­DO EL MUN­DO. NO LE GUS­TA­BA SER AC­TOR"

"EL ACO­SO SE­XUAL ERA CO­SA DE TO­DOS LOS DÍAS. LAS COM­PO­NEN­DAS SE­XUA­LES A CAMBIO DEL AVAN­CE PRO­FE­SIO­NAL ERAN PAR­TE DE LA IN­DUS­TRIA. CUAN­DO YO EM­PE­ZA­BA, UN PRO­DUC­TOR ME ACON­SE­JÓ: 'SI TIE­NES OPOR­TU­NI­DAD DE TIRARTE A UNA CHI­CA, NO LA DE­JES PA­SAR'"

To­do era de­ma­sia­do bo­ni­to pa­ra per­du­rar. «Holly­wood aho­ra tie­ne mal nom­bre», di­ce en re­fe­ren­cia a los es­cán­da­los sur­gi­dos en la in­dus­tria. Por si no bas­ta­ra con las acu­sa­cio­nes de aco­so se­xual di­ri­gi­das a Har­vey Weins­tein y Ke­vin Spa­cey, el sec­tor tie­ne que ha­cer fren­te a pro­ble­mas co­mo la ca­ren­cia de mu­je­res di­rec­to­ras y la re­du­ci­da pre­sen­cia de afro­ame­ri­ca­nos en la pan­ta­lla. Ovitz, sin em­bar­go, con­si­de­ra que la ac­tual mala repu­tación de Holly­wood, de he­cho, re­sul­ta es­pe­ran­za­do­ra.

–Es positivo. Los cam­bios so­lo tie­nen lu­gar des­pués de un desas­tre, y la si­tua­ción es to­tal­men­te desas­tro­sa. Pe­ro es­ta es una pe­lí­cu­la que va a aca­bar con un fi­nal fe­liz. –Ya, muy bien, pe­ro... ¿no se sien­te us­ted res­pon­sa­ble del desas­tre? Us­ted y los pe­ces gor­dos de CAA fue­ron he­ge­mó­ni­cos en Holly­wood du­ran­te un cuar­to de si­glo. ¿O es que no se com­por­ta­ron de for­ma se­xis­ta y ra­cis­ta? Su agen­cia re­pre­sen­ta­ba a mu­chos más ac­to­res que ac­tri­ces. –Tie­ne to­da la ra­zón. Han pa­sa­do 20 años, y qui­zá le pa­rez­ca ex­tra­ño, pe­ro no nos plan­teá­ba­mos las co­sas en fun­ción de si nues­tro re­pre­sen­ta­do era hom­bre o mu­jer. Lo veía­mos so­lo des­de el pun­to de vis­ta co­mer­cial y se­guía­mos el ca­mino más fá­cil pa­ra con­se­guir nues­tros ob­je­ti­vos. –¿No es­ta­ba al co­rrien­te de los abu­sos de Weins­tein?

–No co­no­cía a Weins­tein tan bien. Na­die me ha­bló de es­tas co­sas. Du­ran­te mi eta­pa en CAA, na­die me lla­mó pa­ra de­cir­me que Har­vey me­tía mano a las ac­tri­ces y de­más. To­do el mun­do sa­bía que era un po­co ra­ri­to, pe­ro creo que na­die se da­ba cuen­ta de lo en­fer­mo que es­ta­ba en reali­dad. –Pe­ro se­gu­ra­men­te Weins­tein no fue­ra un ca­so ais­la­do.

–Yo no ha­cía ca­so a lo que se de­cía de mis clien­tes. Co­sa de la que aho­ra me arrepiento, y mu­cho. El aco­so se­xual era co­sa de to­dos los días. Se res­pi­ra­ba una at­mós­fe­ra sa­ca­da de Mad men. Las com­po­nen­das se­xua­les a cambio del avan­ce pro­fe­sio­nal eran par­te con­sus­tan­cial de la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to. A no­so­tros no nos pa­re­cía ni bien ni mal. Con el tiem­po me di cuen­ta de que es­ta­ba mal. Pe­ro siem­pre es más fá­cil ver­lo to­do con la pers­pec­ti­va del tiem­po. Ex­pli­ca que, du­ran­te su épo­ca de be­ca­rio en la Wi­lliam Mo­rris Agency, la em­pre­sa ri­val en la que se

for­mó an­tes de de­jar­la pa­ra es­ta­ble­cer CAA, un día pre­gun­tó a Sam Spie­gel –el pro­duc­tor de Law­ren­ce

de Ara­bia y El puen­te so­bre el río Kwai– si te­nía al­gún con­se­jo que dar­le so­bre el ofi­cio. Spie­gel res­pon­dió: «Si tie­nes la opor­tu­ni­dad de fo­llar­te a una chi­ca, no la de­jes pa­sar. Fó­lla­te­la». Ovitz agre­ga: «Pen­sé que lo de­cía en bro­ma, pe­ro na­da de eso. Spie­gel ha­bla­ba com­ple­ta­men­te en se­rio».

A su mo­do de ver, «Weins­tein es­tá aca­ba­do». In­clu­so si lo absuelven de vio­la­ción y abu­sos se­xua­les en su pró­xi­mo jui­cio. «El mun­do ha cam­bia­do. Y pa­ra me­jor».

Sin em­bar­go, me sor­pren­de al aña­dir que Ke­vin Spa­cey qui­zá pue­da sal­var­se de la que­ma. «Lo que hi­zo fue ho­rro­ro­so, sí. Pe­ro el pa­so del tiem­po a ve­ces tie­ne re­sul­ta­dos im­pen­sa­dos. Nun­ca pen­sé que Mel Gib­son fue­ra a su­pe­rar sus arre­ba­tos de an­ti­se­mi­tis­mo. Y los ha su­pe­ra­do».

LOS DI­REC­TO­RES NO SE LE­VAN­TA­BAN DE LA CA­MA POR ME­NOS DE CIN­CO MI­LLO­NES DE DÓ­LA­RES

Ovitz se hi­zo fa­mo­so y mul­ti­mi­llo­na­rio por­que fue el pri­mer agen­te que arre­ba­tó el po­der a los es­tu­dios de Holly­wood. Con­tra­ta­ba a ac­to­res, pro­duc­to­res y di­rec­to­res, y en­con­tra­ba los guio­nis­tas ade­cua­dos pa­ra crear pro­yec­tos com­ple­tos de prin­ci­pio a fin, unos pa­que­tes que lue­go ven­día a los es­tu­dios por unas su­mas de vér­ti­go.

«Re­pre­sen­tá­ba­mos a tan­tas per­so­nas que po­día­mos ver el ta­ble­ro de ajedrez en su to­ta­li­dad. Y éra­mos tan in­flu­yen­tes que es­tá­ba­mos en dis­po­si­ción de es­ta­ble­cer el pre­cio». Sus di­rec­to­res de cabecera no se le­van­ta­ban de la ca­ma por me­nos de cin­co mi­llo­nes de dó­la­res. Fun­cio­na­ba por­que exis­tían gran­des ba­rre­ras pa­ra en­trar en el sec­tor, el con­jun­to de pro­fe­sio­na­les era re­la­ti­va­men­te re­du­ci­do y ha­bía un nú­me­ro ade­cua­do de es­tu­dios des­ti­na­dos a com­pe­tir en­tre sí (sie­te es­tu­dios, pa­ra ser exac­tos).

Si a los eje­cu­ti­vos de una pro­duc­to­ra no les gus­ta­ba un pro­yec­to de Ovitz, o no que­rían pa­gar el pre­cio exi­gi­do, Mi­chael ame­na­za­ba con ven­dér­se­lo a otro es­tu­dio y, ya pues­tos, con ha­cer­les el boi­cot: nin­guno de sus ac­to­res o di­rec­to­res vol­ve­ría a tra­ba­jar en pe­lí­cu­las de la pro­duc­to­ra men­cio­na­da. To­dos se ren­dían y ter­mi­na­ban por fir­mar. ¿Y quién no lo ha­ría?

In­ter­net y la resurrección de la te­le­vi­sión die­ron un vuel­co al vie­jo or­den.

«Yo mis­mo he cam­bia­do en es­te sen­ti­do. Si hoy quie­ro en­tre­te­ner­me, voy a Ap­ple TV y ha­go clic en uno de los ico­nos de Net­flix, Pri­me, Starz o HBO. Lo que ya no ha­go es po­ner un ca­nal ge­ne­ra­lis­ta a la an­ti­gua, co­mo CBS».

A me­di­da que Si­li­con Va­lley am­plía su con­trol so­bre el en­tre­te­ni­mien­to, Holly­wood se em­pe­que­ñe­ce. En el nue­vo mun­do, los agen­tes de­ten­tan me­nos po­der. «Hoy se tra­ba­ja más con los da­tos pu­ros. En nues­tra épo­ca lo fiá­ba­mos to­do a la in­tui­ción. Ha­cía­mos las pe­lí­cu­las que te­nía­mos ga­nas de ver. Net­flix hoy es­tá en dis­po­si­ción de de­cir­te qué es lo que el pú­bli­co quie­re ver. Y pue­de tra­ba­jar a par­tir de ahí. ¿Es po­si­ble que la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial ter­mi­ne por es­cri­bir un guion? Co­noz­co a ti­pos que di­cen que sí».

Ovitz aho­ra tra­ba­ja con 'ti­pos' de ese es­ti­lo. Ase­so­ra a com­pa­ñías de Si­li­con Va­lley y elu­de el fo­co de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. De he­cho, su con­se­jo pa­ra quie­nes as­pi­ren a emu­lar el éxi­to del le­gen­da­rio Mi­chael Ovitz es el si­guien­te: «Que tra­ba­jen con la gen­te de Si­li­con Va­lley. La at­mós­fe­ra que se res­pi­ra es co­mo la de CAA, pe­ro me­jor. Me re­la­ciono con gen­te jo­ven mag­ní­fi­ca, con per­so­nas que no se con­for­man con una ne­ga­ti­va, que quie­ren ir más allá, que desean cam­biar las co­sas a me­jor, que se des­lo­man tra­ba­jan­do y an­dan so­bra­das de ca­pi­tal. Por mi par­te ha­go lo mis­mo que an­tes: fa­ci­li­tar ideas he­chas a me­di­da pa­ra per­so­nas más jó­ve­nes que yo, brin­dar­les el di­ne­ro tam­bién. Lo me­jor de to­do es que es­ta­mos ha­blan­do de una au­tén­ti­ca me­ri­to­cra­cia; el que tie­ne la idea me­jor se lle­va el ga­to al agua. No pue­do ha­ber te­ni­do más suer­te en la vi­da».

SI UNA PRO­DUC­TO­RA RE­CHA­ZA­BA UN PRO­YEC­TO DE OVITZ, ÉL AME­NA­ZA­BA CON EL BOI­COT: NIN­GUNO DE SUS AC­TO­RES O DI­REC­TO­RES TRA­BA­JA­RÍA CON ELLA NUN­CA MÁS. POR ESO, TO­DAS FIR­MA­BAN

Mi­chael Ovitz, Tom Crui­se y Mi­mi Ro­gers en el es­treno de El co­lor del di­ne­ro, en 1986. Cuen­ta Ovitz que Crui­se «es­ta­ba em­pe­ña­do en ser una su­per­es­tre­lla».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.