Al­go más, al­go me­nos

ABC - XL Semanal - - MAGAZINE CARTAS -

Ha­ce ya 4 años que me vi­ne a Ma­drid tras el tra­ba­jo que siem­pre ha­bía que­ri­do. En Ga­li­cia, la de­man­da de desa­rro­lla­do­res de apli­ca­cio­nes mó­vi­les no es muy al­ta. Por eso, cuan­do por fin lle­gó una ofer­ta de tra­ba­jo, no du­dé ni un mi­nu­to en aban­do­nar mi pe­que­ña aldea. Es­ta­ba muy ilu­sio­na­do. En aquel mo­men­to no me ima­gi­na­ba que en reali­dad me es­ta­ba su­bien­do a una rue­da de háms­ter gi­gan­te. Tar­dé en dar­me cuen­ta del alto ni­vel de com­pe­ti­ti­vi­dad que se res­pi­ra en la ciu­dad; sin em­bar­go, aho­ra sien­to que lo em­pa­pa to­do. To­dos quie­ren lle­gar arri­ba y da la sen­sa­ción de que van por ahí co­mo arras­tra­dos por la mis­ma co­rrien­te, a to­da ve­lo­ci­dad, y que no tie­nen tiem­po ni pa­ra res­pi­rar. Arries­gán­do­me a pa­re­cer un bi­cho ra­ro, con­fie­so que echo de me­nos los desa­yu­nos tran­qui­los, la sies­ta y sen­tar­me en un sillón a leer una bue­na no­ve­la (pla­ce­res ba­ra­tos y sa­lu­da­bles que un as­pi­ran­te a ri­co no se pue­de per­mi­tir). No me pue­do qui­tar de la ca­be­za la idea de que la vi­da es al­go más (y tam­bién, y so­bre to­do, al­go me­nos). Es­to me ha obli­ga­do a po­ner so­bre una ba­lan­za mis prio­ri­da­des (in­clu­so aque­llas que ca­si ha­bía ol­vi­da­do y una vez creí im­por­tan­tes), y la ver­dad es que el éxi­to pro­fe­sio­nal pe­sa muy po­qui­to.

JO­SÉ ÁN­GEL MA­NEI­RO. MA­DRID

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.