Es una suer­te de ca­ce­ría in­cruen­ta

ABC - XL Semanal - - CONOCER NATURALEZA -

A los afi­cio­na­dos y pro­fe­sio­na­les que bus­can en­con­trar, gra­bar o re­tra­tar ani­ma­les sal­va­jes no les bas­ta con es­tar fren­te a fren­te con ellos, tal y co­mo su­ce­de en un sa­fa­ri fotográfico con­ven­cio­nal. La me­ta es con­se­guir el mo­men­to en el que es­tos ani­ma­les ha­cen al­go: se pe­lean, ca­zan, pa­ren, hu­yen, se apa­rean… Una ima­gen bue­na de un ani­mal sal­va­je va más allá de la com­po­si­ción fo­to­grá­fi­ca. Pa­ra cap­tar la esen­cia de es­tas cria­tu­ras hay que sa­ber sus cos­tum­bres, su há­bi­tat, sus ca­ren­cias. Des­de los tiem­pos en que Osa John­son cus­to­dia­ba con un ri­fle a su ma­ri­do, Mar­tin, mien­tras gra­ba­ba ri­no­ce­ron­tes y los aba­tía si se acer­ca­ban de­ma­sia­do, los ani­ma­les sal­va­jes han vis­to des­apa­re­cer

sus bos­ques, sel­vas y sa­ba­nas mien­tras los cá­ma­ras y fo­tó­gra­fos de­ben bus­car en lu­ga­res ca­da vez más sal­va­jes y re­mo­tos. Son los lla­ma­dos hot spots, lu­ga­res don­de se reúnen en in­creí­bles mi­gra­cio­nes, ca­zan en gru­po, se apa­rean por mi­lla­res o sim­ple­men­te se jun­tan con otras es­pe­cies for­man­do un mar­co in­com­pa­ra­ble.

Pe­ro la fo­to­gra­fía en busca de la be­lle­za ani­mal ha em­pe­za­do a com­par­tir­se con las imá­ge­nes que denuncian la pér­di­da de una na­tu­ra­le­za que pa­re­ce con­de­na­da a des­apa­re­cer. Las fo­to­gra­fías sub­ma­ri­nas em­pie­zan a mos­trar plás­ti­cos que cu­bren un mar que pa­re­cía infinito, aho­gan­do aves y tor­tu­gas y ma­tan­do del­fi­nes y gran­des ba­lle­nas. Los do­cu­men­ta­les de gran­des sel­vas mues­tran aho­ra oran­gu­ta­nes des­orien­ta­dos en ba­rri­za­les humean­tes. Las pe­lí­cu­las so­bre mí­ti­cas lla­nu­ras re­ple­tas de her­bí­vo­ros nos ha­blan

con cre­cien­te fre­cuen­cia de fur­ti­vos, trá­fi­co de es­pe­cies y co­mer­cio ile­gal de ani­ma­les pa­ra la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na. Pa­ra es­tos ob­ser­va­do­res de los ani­ma­les, la co­sa se com­pli­ca; hay que in­ves­ti­gar más, via­jar más le­jos, afron­tar ma­yo­res re­tos y cre­cien­tes pe­li­gros si se quie­re en­con­trar es­pe­cies que mues­tren un com­por­ta­mien­to na­tu­ral. Una ima­gen im­pac­tan­te es más efi­caz que cual­quier tex­to. Ya sea por su be­lle­za o por el ho­rror que mues­tren, es­tas imá­ge­nes con­si­guen lla­mar la aten­ción del pú­bli­co y gri­tar­les: «¡Mi­ra mi be­lle­za! ¿No crees que me­re­ce la pe­na con­ser­var­me?». A es­tos ani­ma­les sal­va­jes y a las sel­vas, ma­res, lla­nu­ras, mon­ta­ñas y de­sier­tos que los con­tie­nen se les aca­ba el tiem­po.

TERTIUS A GOUS

TRA­BA­JO EN EQUI­POUna co­bra se en­fren­ta a un gru­po de su­ri­ca­tos en Na­mi­bia. Los su­ri­ca­tos di­vi­den sus fun­cio­nes ante un enemi­go. Mien­tras unos se lle­van a las crías, los más fuer­tes se en­fren­tan al ad­ver­sa­rio con fe­ro­ci­dad. Es­ta co­bra aca­bó hu­yen­do.

ADRIAN BLIS

LA EX­TRA­ÑA SOLEDADCuan­do la cen­tral de Cher­nó­bil ex­plo­tó en 1986, es­ta es­cue­la de Prí­piat, a tres ki­ló­me­tros, fue aban­do­na­da. Aun­que los ni­ve­les de ra­dia­ción son aún muy al­tos, los ani­ma­les sal­va­jes, co­mo es­te zo­rro, sin hu­ma­nos que los per­tur­ben, han vuel­to con ener­gías re­no­va­das.

GREG LECOEUR

RO­DEA­DOEn el ar­chi­pié­la­go de Ra­ja Am­pat, en el Pa­cí­fi­co, un pez ra­na bus­ca­ba pre­sas inú­til­men­te en me­dio de un mar de plás­ti­cos. La ba­su­ra les im­pi­de ca­mu­flar­se en­tre las al­gas pa­ra pes­car.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.