Maes­tros en es­pe­jis­mos

ABC - XL Semanal - - MAGAZINE FIRMAS - Por Car­men Po­sa­das www.xlse­ma­nal.com/fir­mas @car­men­po­sa­da­s_ | @car­men­po­sa­da­ses­cri­to­ra

cuan­do es­cri­bo es­tas lí­neas, «el in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán es un cuer­po he­ri­do y sin di­rec­ción po­lí­ti­ca, es­tá des­go­ber­na­do y se acer­ca un pe­li­gro mor­tal pa­ra Ca­ta­lun­ya: la cro­ni­fi­ca­ción del des­ba­ra­jus­te. Po­dría­mos in­clu­so de­cir que el in­de­pen­den­tis­mo es un ga­llo sin ca­be­za que, lle­va­do por la iner­cia de es­tos años fer­vo­ro­sos, co­rre sin sa­ber adón­de va». Es­ta lar­ga de­fi­ni­ción no es mía, sino del es­cri­tor, co­lum­nis­ta y co­la­bo­ra­dor de TV3 An­to­ni Puig­verd. «El aniver­sa­rio del 1 de oc­tu­bre te­nía que ha­ber si­do una jor­na­da de reivin­di­ca­ción pa­cí­fi­ca por el de­re­cho a vo­tar, pe­ro que­dó se­cues­tra­da por unos vio­len­tos en­ca­pu­cha­dos que de­ci­die­ron mar­car con ver­güen­za la fes­ti­vi­dad de to­dos re­ga­lan­do a los que nos quie­ren des­truir las imá­ge­nes de ka­le bo­rro­ka que jus­ti­fi­can su re­la­to». Es­te co­men­ta­rio tam­po­co es mío, sino de Pi­lar Raho­la, en un ar­tícu­lo en La Van­guar­dia en el que ta­cha de «inad­mi­si­bles, inacep­ta­bles, in­jus­ti­fi­ca­bles e inex­cu­sa­bles» los ac­tos vio­len­tos que se pro­du­je­ron en el pri­mer aniver­sa­rio del lla­ma­do 're­fe­rén­dum de in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña'. Me han sor­pren­di­do am­bos ar­tícu­los, so­bre to­do el de Raho­la, cuan­do se due­le de que los vio­len­tos, con su ac­ti­tud, re­ga­la­ron al ad­ver­sa­rio «imá­ge­nes que jus­ti­fi­can su re­la­to». Re­la­to. He aquí la pa­la­bra cla­ve. No im­por­tan los he­chos, tam­po­co el ase­dio a la li­ber­tad de más de la mi­tad de los ca­ta­la­nes que no se sien­ten in­de­pen­den­tis­tas, lo úni­co que im­por­ta es la ima­gen que se pro­yec­ta, el es­pe­jis­mo que se crea y que po­co y na­da tie­ne que ver con la reali­dad. Así, en los do­ce me­ses que nos se­pa­ran de la de­cla­ra­ción uni­la­te­ral de in­de­pen­den­cia, sus par­ti­da­rios han lo­gra­do con­ven­cer al mun­do en­te­ro de que en España hay pre­sos po­lí­ti­cos; de que es­te es un país a la al­tu­ra de Ka­za­jis­tán en de­re­chos hu­ma­nos (sic) y de que, si bien Fran­co mu­rió ha­ce 43 años (ob­via­men­te es­to no lo po­dían tu­near, has­ta las fake news tie­nen sus lí­mi­tes), su es­pí­ri­tu vi­ve en to­das las ins­ti­tu­cio­nes del Estado. Hay que re­co­no­cer­lo, son unos ge­nios de la co­mu­ni­ca­ción. Tam­bién de las pues­tas en es­ce­na: hoy lleno las ca­lles de la­zos ama­ri­llos y las pla­yas de cru­ces blan­cas, ma­ña­na mon­to una ma­ni­fes­ta­ción

¿Có­mo se fa­bri­can es­pe­jis­mos, ver­da­des vir­tua­les, reali­da­des 'apa­ren­tes' que hoy en día son las úni­cas que cuen­tan?

de más de un mi­llón de per­so­nas o pro­pa­go que Puig­de­mont es­tá en­tre los fa­vo­ri­tos pa­ra ga­nar el No­bel de la Paz. Pe­ro a mí, se­gu­ra­men­te por de­for­ma­ción pro­fe­sio­nal, lo que más me in­tere­sa es su bri­llan­te uso y su no me­nos bri­llan­te ma­ni­pu­la­ción del len­gua­je. Jue­gan con ven­ta­ja real­men­te, por­que, co­mo ya di­jo Goeb­bels, la pro­pa­gan­da ope­ra en un sus­tra­to pre­exis­ten­te de mi­to­lo­gía na­cio­nal, so­bre un agra­vio pa­sa­do, sea es­te fal­so o ver­da­de­ro. La pro­pa­gan­da se ci­men­ta en pe­que­ñas ideas en apa­rien­cia in­ape­la­bles (no­so­tros so­lo que­re­mos vo­tar, qué hay más de­mo­crá­ti­co que un pue­blo que pre­ten­da de­ci­dir su des­tino, et­cé­te­ra), afir­ma­ción que ha de re­pe­tir­se in­can­sa­ble­men­te, por­que una men­ti­ra re­pe­ti­da ade­cua­da­men­te se con­vier­te en una ver­dad. Tam­bién son bue­nos dis­cí­pu­los de Mars­hall McLuhan, gran es­tu­dio­so de la co­mu­ni­ca­ción. Si­guien­do su cé­le­bre fra­se de que «el me­dio es el men­sa­je», ellos sa­ben que, se­gún quién sea el au­tor de una afir­ma­ción, su sig­ni­fi­ca­do cam­bia. Así, de­cir «¡vi­va España!» es fas­cis­ta, mien­tras que «¡pu­ta España!» es li­ber­tad de ex­pre­sión; di­vi­dir Ca­ta­lu­ña es fran­quis­ta, mien­tras que rom­per España es le­gí­ti­mo; igual que «un so­lo pue­blo» atu­fa a dic­ta­du­ra, mien­tras que un sol po­ble es jus­ti­cia. ¿Por qué, re­to­man­do la ex­pre­sión de Raho­la, unos 're­la­tos' ca­lan y otros no? ¿Có­mo se fa­bri­can es­pe­jis­mos, ver­da­des vir­tua­les, reali­da­des 'apa­ren­tes' que hoy en día son las úni­cas que cuen­tan? Di­cho es­to, al­go es­tá em­pe­zan­do a cam­biar. Un re­cien­te editorial de La Van­guar­dia lo ex­pli­ca­ba así: «En el tras­fon­do emer­gen ca­da vez con más cla­ri­dad las con­se­cuen­cias de las as­tu­cias, los ata­jos y las tram­pas pa­ra sor­tear las le­yes. […] Al fi­nal, to­da es­ta es­tra­te­gia se es­tá de­mos­tran­do co­mo pan pa­ra hoy y ham­bre pa­ra ma­ña­na». Abraham Lin­coln, por su par­te, lo hu­bie­ra ex­pre­sa­do de otro mo­do. Se­gún él, se pue­de en­ga­ñar a to­do el mun­do al­gún tiem­po, se pue­de en­ga­ñar a al­gu­nos to­do el tiem­po, pe­ro es im­po­si­ble en­ga­ñar a to­do el mun­do to­do el tiem­po. Es el sino de los es­pe­jis­mos. A me­di­da que se acer­ca uno a ellos, se des­hi­la­chan, se des­va­ne­cen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.