An­tro­po­lo­gía.

ABC - XL Semanal - - SUMARIO - POR DA­NIEL MÉN­DEZ

Una ce­rá­mi­ca de ha­ce 4000 años trae de ca­be­za a los cien­tí­fi­cos: va­si­jas idén­ti­cas han apa­re­ci­do a mi­les de ki­ló­me­tros unas de otras. ¿Có­mo pu­do ex­ten­der­se su uso tan rá­pi­da­men­te?

Te­nía for­ma de cam­pa­na y en so­lo 200 años inun­dó to­da Eu­ro­pa. Va­si­jas idén­ti­cas han apa­re­ci­do en pun­tos se­pa­ra­dos por mi­les de ki­ló­me­tros. ¿Có­mo pu­do ex­ten­der­se su uso tan rá­pi­da­men­te ha­ce 4000 años? La mis­te­rio­sa ce­rá­mi­ca cam­pa­ni­for­me trae de ca­be­za a los cien­tí­fi­cos.

DES­DE MA­RRUE­COS HAS­TA DI­NA­MAR­CA, PA­SAN­DO POR LA AC­TUAL GRAN BRE­TA­ÑA,

"Aho­ra las mo­das se ex­pan­den rá­pi­do, pe­ro ya ocu­rría ha­ce 4000 años", di­ce el ge­ne­tis­ta La­lue­za

la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca o Che­quia…

Si hoy día un mis­mo pro­duc­to se en­cuen­tra en las tien­das de lu­ga­res ale­ja­dos en­tre sí, na­die se sor­pren­de. En la era de la glo­ba­li­za­ción en­con­tra­mos las mis­mas tien­das en ciu­da­des de to­do el mun­do. Pe­ro, si el mis­mo fe­nó­meno se da en la Prehis­to­ria, re­sul­ta más des­con­cer­tan­te. Sin em­bar­go, es lo que ocu­rrió ha­ce 4500 años, ha­cia el fi­nal de la Edad del Co­bre: los ar­queó­lo­gos han en­con­tra­do en ya­ci­mien­tos ubi­ca­dos a mi­les de ki­ló­me­tros de dis­tan­cia unas ce­rá­mi­cas ex­tra­ña­men­te si­mi­la­res.

Un mis­te­rio que trae de ca­be­za a los ex­per­tos des­de que, a fi­na­les del si­glo XIX, se des­cu­brie­ron los pri­me­ros ejem­plos. Ex­ca­va­cio­nes pos­te­rio­res han re­ve­la­do pie­zas si­mi­la­res en pun­tos muy dis­tan­tes en­tre sí. Con for­ma de cam­pa­na in­ver­ti­da –de ahí el nom­bre con el que han si­do bau­ti­za­das: ce­rá­mi­ca cam­pa­ni­for­me– y unas ela­bo­ra­das de­co­ra­cio­nes que se re­pi­ten si­guien­do un com­ple­jo pa­trón. A me­nu­do se en­cuen­tran en tum­bas prehis­tó­ri­cas y sue­len ir acom­pa­ña­das de otra se­rie de ele­men­tos co­mu­nes: bra­za­les de ar­que­ro, botones per­fo­ra­dos, ador­nos de oro… Y las prue­bas de da­ta­ción re­ve­lan que se ex­ten­die­ron en un in­ter­va­lo de tiem­po muy cor­to pa­ra la épo­ca: el ra­dio­car­bono per­mi­te ubi­car su ori­gen en torno al 2750 an­tes de nues­tra era, y pa­ra el año 2500 ya se ha­bía ex­ten­di­do por bue­na par­te de Eu­ro­pa y el nor­te de Áfri­ca, an­tes de des­apa­re­cer en­tre el 2200 y el 1800.

UNA IDEA GE­NIAL

«Hay que ver­lo co­mo las mo­das ac­tua­les. Al­go que se po­ne de mo­da en un si­tio es fá­cil que se ex­pan­da a otros lu­ga­res. Aho­ra ocu­rre muy rá­pi­do, pe­ro ha­ce 4000 años ya se pro­du­cía. ¡Las ideas siem­pre han via­ja­do!».

Es la opi­nión del ge­ne­tis­ta Car­les La­lue­za Fox, del Ins­ti­tu­to de Bio­lo­gía Evo­lu­ti­va de Bar­ce­lo­na.

«Es la ex­por­ta­ción de mo­de­los de pres­ti­gio. Del mis­mo mo­do en que los ri­cos de hoy tie­nen su Bentley, in­de­pen­dien­te­men­te de dón­de vi­van y de dón­de es­té la fá­bri­ca», re­ma­ta el in­ves­ti­ga­dor. Cree que es­ta mo­da via­jó a tra­vés de ru­tas co­mer­cia­les que co­nec­ta­ban asen­ta­mien­tos cer­ca­nos en­tre sí. Y de es­te mo­do, su­man­do pe­que­ños des­pla­za­mien­tos, «se ex­ten­dió des­de el Ta­jo al Vís­tu­la», en unos cen­te­na­res de años.

Re­co­rrer lar­gas distancias a pie car­gan­do con pie­zas de ce­rá­mi­ca pa­re­ce com­pli­ca­do. Y, de he­cho, pe­se a que si­gan un mis­mo mo­de­lo, las pie­zas se ela­bo­ra­ban usan­do ar­ci­llas lo­ca­les. Es de­cir, que se ex­por­ta­ba el pa­trón, la idea, más que el pro­pio pro­duc­to.

La­lue­za es uno de los coau­to­res de un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en la re­vis­ta

Na­tu­re, pa­ra el que co­la­bo­ra­ron de­ce­nas de es­pe­cia­lis­tas y se re­ca­ba­ron da­tos ge­né­ti­cos de más de 400 es­que­le­tos prehis­tó­ri­cos. El fe­nó­meno cam­pa­ni­for­me y la trans­for­ma­ción ge­nó­mi­ca del nor­des­te eu­ro­peo se lla­ma.

Las va­si­jas se ha­cían con ar­ci­llas lo­ca­les: se ex­por­ta­ba el pa­trón, la idea, no el pro­duc­to

Y, re­su­mien­do mu­cho unos ar­gu­men­tos com­ple­jos, po­dría­mos afir­mar que lle­ga a una do­ble con­clu­sión. Por un la­do, el cam­pa­ni­for­me se ex­ten­dió en Eu­ro­pa por vía co­mer­cial, más que por mo­vi­mien­tos mi­gra­to­rios.

Es lo que los ex­per­tos han de­no­mi­na­do 'di­fu­sio­nis­mo', fren­te al mi­gra­cio­nis­mo. Aun­que al mis­mo tiem­po, so­bre to­do en su fa­se fi­nal, la ex­pan­sión de es­tas ela­bo­ra­das pie­zas de ce­rá­mi­ca –y otros ele­men­tos ca­rac­te­rís­ti­cos del cam­pa­ni­for­me, co­mo ador­nos de oro, ar­mas o botones de hue­so per­fo­ra­dos– sí im­pli­có un cam­bio de po­bla­ción.

Es lo que han ob­ser­va­do, por ejem­plo, en Gran Bre­ta­ña: allí hu­bo una 're­no­va­ción ge­né­ti­ca' del 90 por cien­to. Es de­cir, que los re­cién lle­ga­dos –des­de el cen­tro del con­ti­nen­te– no so­lo se mez­cla­ron con la po­bla­ción lo­cal, sino que prác­ti­ca­men­te la re­em­pla­za­ron.

Se­gún otro es­tu­dio, al­go pa­re­ci­do po­dría ha­ber ocu­rri­do en la Pe­nín­su­la, pe­ro ya en la Edad de Bron­ce, pos­te­rior a la Edad el Co­bre, en la que se ads­cri­be el fe­nó­meno cam­pa­ni­for­me.

Los ex­per­tos son rea­cios a ha­blar de 'cul­tu­ra cam­pa­ni­for­me' y mu­cho me­nos, co­mo sí se hi­zo a prin­ci­pios del si­glo XX, de 'pue­blo cam­pa­ni­for­me': en un mis­mo ya­ci­mien­to sue­le ha­ber mu­chas más tum­bas sin restos cam­pa­ni­for­mes que con ellos. Sí ha­blan de 'com­ple­jo o fe­nó­meno cam­pa­ni­for­me'. Y una de las co­sas más lla­ma­ti­vas, ya ob­ser­va­das pe­ro co­rro­bo­ra­das por los úl­ti­mos aná­li­sis ge­né­ti­cos, es que

Se­gún Roberto Risch, es­ta ce­rá­mi­ca era "co­mo la va­ji­lla del do­min­go y los días es­pe­cia­les"

"El cam­pa­ni­for­me se ex­tien­de mien­tras sur­gen los es­tra­tos so­cia­les y los lí­de­res", di­ce Ga­rri­do

las po­bla­cio­nes no se mez­cla­ron ne­ce­sa­ria­men­te du­ran­te el pro­ce­so de ex­pan­sión de es­tas va­si­jas.

En Eu­ro­pa cen­tral y orien­tal, sin em­bar­go, la po­bla­ción lo­cal pa­re­ce mez­clar­se con los yam­na­yas que lle­ga­ron a co­mien­zos de la Edad de Bron­ce de las es­te­pas eu­ro­asiá­ti­cas. Al mis­mo tiem­po, los aná­li­sis de ra­dio­car­bono si­túan las pie­zas co­no­ci­das más an­ti­guas en la ac­tual Por­tu­gal en torno al 2750: es el lla­ma­do 'es­ti­lo ma­rí­ti­mo o in­ter­na­cio­nal'. ¿Sig­ni­fi­ca es­to que na­ció en la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca y se ex­ten­dió ha­cia el Es­te? ¿O fue al re­vés? No hay acuer­do en es­te sen­ti­do tam­po­co. Mu­chos de­fen­die­ron la Ibe­ria atlán­ti­ca co­mo su ori­gen. Otros lo re­la­cio­nan con la ce­rá­mi­ca cor­da­da em­plea­da en Eu­ro­pa cen­tral.

UNA IN­VI­TA­CIÓN A CE­NAR

«El ter­cer mi­le­nio an­tes de nues­tra era es un mo­men­to de enor­mes cam­bios so­cia­les y don­de hay una in­ten­sa comunicación en­tre dis­tin­tas po­bla­cio­nes. Si en al­gún mo­men­to de la Prehis­to­ria po­de­mos ver un pre­ce­den­te a la in­ter­na­cio­na­li­za­ción ac­tual es en ese mi­le­nio», afir­ma Roberto Risch, pro­fe­sor de Prehis­to­ria de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na. Los restos de mar­fil ha­lla­dos en la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca, por ejem­plo, po­drían pro­ve­nir de la ac­tual Si­ria. Y el ám­bar en­con­tra­do en el ya­ci­mien­to de Los Mi­lla­res (Al­me­ría) pro­vie­ne de Si­ci­lia. En es­te con­tex­to, lo que se po­dría ha­ber 'ex­por­ta­do' con el cam­pa­ni­for­me es una pra­xis so­cial: «Al­gún ti­po de prác­ti­cas aso­cia­das a la be­bi­da o a la co­mi­da. Es tam­bién un mo­men­to de au­men­to de­mo­grá­fi­co. Es po­si­ble que en es­te con­tex­to, en el que pue­den sur­gir con­flic­tos por los re­cur­sos, se ex­tien­da es­ta prác­ti­ca pa­ra cons­truir la­zos so­cia­les: co­mo si te es­tu­vie­ran in­vi­tan­do a una pae­lla o a un 'bo­te­llón' en va­so cam­pa­ni­for­me». Se han en­con­tra­do restos de be­bi­das al­cohó­li­cas en ce­rá­mi­cas cam­pa­ni­for­mes de dis­tin­tas re­gio­nes. Es­to po­dría ex­pli­car por qué apa­re­cen es­tas va­si­jas en con­tex­tos tan di­fe­ren­tes co­mo Por­tu­gal y Ale­ma­nia.

«Co­mo si fue­se una va­ji­lla de do­min­go, pa­ra oca­sio­nes es­pe­cia­les», afir­ma. Y aña­de que a me­nu­do «la ar­queo­lo­gía ha pe­ca­do de un vi­cio: pen­sar que las po­bla­cio­nes pa­sa­das no es­ta­ban a la al­tu­ra».

LAS TUM­BAS DE PAR­LA

El ar­queó­lo­go de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid Ra­fael Ga­rri­do es uno de los ma­yo­res ex­per­tos en cam­pa­ni­for­me de Es­pa­ña. Aho­ra mis­mo se en­cuen­tra al fren­te de las ex­ca­va­cio­nes, jun­to con Raúl Flo­res, del ya­ci­mien­to de Hu­ma­ne­jos, en la lo­ca­li­dad ma­dri­le­ña de Par­la. Allí se han en­con­tra­do restos de más de 160 in­di­vi­duos, en 100 tum­bas. Nue­ve de ellas con­tie­nen ele­men­tos cam­pa­ni­for­mes. Son más de 20 hec­tá­reas de restos ar­queo­ló­gi­cos de dis­tin­tas épo­cas que po­drían arro­jar mu­cha luz so­bre la Edad de Co­bre. Ga­rri­do lla­ma la aten­ción so­bre la acu­mu­la­ción de restos cam­pa­ni­for­mes en al­gu­nas tum­bas con­cre­tas: el 80 por cien­to de las ri­que­zas se con­cen­tra en nue­ve tum­bas.

«El cam­pa­ni­for­me se ex­tien­de en una épo­ca en la que es­tán sur­gien­do los lí­de­res, los je­fes, y se es­tá es­ta­ble­cien­do la es­tra­ti­fi­ca­ción so­cial. Los ele­men­tos que com­po­nen el lla­ma­do 'kit cam­pa­ni­for­me' se­rían el em­ble­ma de su po­der». En la épo­ca ha­bía una mo­vi­li­dad de los in­di­vi­duos, de gru­pos, se pro­du­cían in­ter­cam­bios co­mer­cia­les, acuer­dos ma­tri­mo­nia­les… «Y con ellos via­ja­ban la ideo­lo­gía, los ri­tua­les y tam­bién los mé­to­dos de ela­bo­ra­ción de es­te ti­po de ce­rá­mi­cas».

NI­ÑOS DE FA­MI­LIA NO­BLE

No usan ma­te­ria­les ca­ros, pe­ro sí una com­ple­ja es­truc­tu­ra de ador­nos que im­pli­ca unos co­no­ci­mien­tos com­ple­jos so­bre có­mo ela­bo­rar­los. Ade­más, en Hu­ma­ne­jos han en­con­tra­do dos en­te­rra­mien­tos in­fan­ti­les con ele­men­tos cam­pa­ni­for­mes. «Es­tán en­te­rra­dos con ajua­res mi­nia­tu­ri­za­dos. Se tra­ta de ni­ños de fa­mi­lia no­ble: es de­cir, que han he­re­da­do es­te es­ta­tus. Cuan­do hay he­ren­cia del po­der, quie­re de­cir que nos en­con­tra­mos an­te es­truc­tu­ras so­cia­les com­ple­jas –aña­de es­te in­ves­ti­ga­dor–. Lo que ve­mos en Hu­ma­ne­jos es el intento de per­pe­tuar sus di­nas­tías. Aun­que al fi­nal fra­ca­sa­ron: he­mos en­con­tra­do mu­chas tum­bas des­tro­za­das».

Son al­gu­nas res­pues­tas a unos in­te­rro­gan­tes que no se han di­si­pa­do del to­do. El mis­te­rio cam­pa­ni­for­me, su ori­gen y los se­cre­tos que sub­ya­cen a su rá­pi­da ex­pan­sión si­guen dan­do al­gún que­bra­de­ro de ca­be­za a los ex­per­tos. El ca­so es que es­ta ce­rá­mi­ca con su pe­cu­liar for­ma y ca­rac­te­rís­ti­cos ador­nos de­bió de gus­tar mu­cho a la po­bla­ción de la épo­ca pa­ra que se ex­ten­die­ra tan rá­pi­da­men­te por to­da Eu­ro­pa. Es, de al­gún mo­do, el pri­mer fe­nó­meno 'pop' de la His­to­ria (de la Prehis­to­ria).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.