Fernández y Ro­che, de San­ti­pon­ce a Ju­dea

ABC - XL Semanal - - MAGAZINE FIRMAS - Www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

co­rría el año 1885 cuan­do un se­ñor ape­lli­da­do Fernández y otro lla­ma­do Ro­che, tra­ba­ja­do­res del prós­pe­ro ne­go­cio de la som­bre­re­ría, de­ci­die­ron ins­ta­lar­se por su cuen­ta. Por aquel en­ton­ces, y por un buen pu­ña­do de años más, to­do el mun­do lle­va­ba al­go en la ca­be­za cuan­do sa­lía a la ca­lle. Hi­cie­ron de la con­fec­ción artesana de go­rras, boi­nas y som­bre­ros to­do un ar­te e ini­cia­ron una sa­ga que lle­ga has­ta nues­tros días, ya que Fernández, por de­más, ca­só con una her­ma­na de Ro­che y am­bos ape­lli­dos que­da­ron uni­dos por cues­tio­nes fa­mi­lia­res, ade­más de por las me­ra­men­te em­pre­sa­ria­les. Así has­ta hoy.

Cual­quier fil­ma­ción que re­mi­ta a aque­llos años de pri­me­ros del si­glo XX ofre­ce el pa­no­ra­ma in­du­da­ble de un mar de ca­be­zas cu­bier­tas. En los to­ros, en el fút­bol, en una pro­ce­sión, en cual­quier ac­to de ma­sas, los hom­bres siem­pre lle­va­ban som­bre­ro en ho­ra­rio so­lar. Y las mu­je­res ra­ra era la vez que sa­lían a la ca­lle me­dia­na­men­te com­pues­tas sin un to­ca­do. Has­ta los ni­ños y ado­les­cen­tes apa­re­cen en pe­lí­cu­las y fo­to­gra­fías con go­rras de to­do ti­po. Los ne­go­cios de som­bre­re­ría pro­li­fe­ra­ban por do­quier, abas­te­cían a una gran par­te de la po­bla­ción y re­sul­ta­ban prós­pe­ros y ren­ta­bles ne­go­cios.

Has­ta que lle­gó la Re­pú­bli­ca en 1931, mo­men­to en el cual el uso del som­bre­ro su­frió una mer­ma co­mo con­se­cuen­cia de su apa­rien­cia cla­sis­ta. Se ins­ta­ló un de­sa­fío so­cial con­sis­ten­te en des­pren­der­se de som­bre­ros y asig­nar su uso a tiem­pos su­pe­ra­dos por las re­vo­lu­cio­nes so­cia­les que iban ad­he­ri­das, su­pues­ta­men­te, al ad­ve­ni­mien­to de la se­gun­da de las re­pú­bli­cas que ha vi­vi­do Es­pa­ña. Al des­apa­re­cer es­ta, uno de los ar­gu­men­tos pu­bli­ci­ta­rios de un co­mer­cio de som­bre­ros, Bra­ve de nom­bre, fue el es­lo­gan «los ro­jos no usa­ban som­bre­ro», en con­tra­po­si­ción con la acu­sa­ción de ‘fas­cis­ta’ que abun­da­ba en la Es­pa­ña re­pu­bli­ca­na pa­ra quien usa­ra esa pren­da. Al­guno pa­gó con su vi­da en el Ma­drid re­pu­bli­cano usar som­bre­ro o cor­ba­ta.

Has­ta los años se­sen­ta, el som­bre­ro era bas­tan­te usual, aun­que nun­ca tan­to co­mo an­tes de la gue­rra. El au­to­mó­vil cu­bier­to tam­bién tu­vo al­go que ver con de­jar la pren­da ol­vi­da­da en ca­sa, pe­ro quie­nes más cam­bia­ron las cos­tum­bres fue­ron los nue­vos ído­los de esa dé­ca­da, des­de El­vis has­ta Ken­nedy, sím­bo­lo de Ca­me­lot, de ele­gan­cia y mo­der­ni­dad, pri­mer pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano que lu­cía ca­be­za des­cu­bier­ta. Y así has­ta nues­tros días, en los que los der­ma­tó­lo­gos in­sis­ten en su uso en ve­rano y en los que co­mer­cios co­mo Fernández y Ro­che son su­per­vi­vien­tes gra­cias a di­ver­sas cir­cuns­tan­cias; en el ca­so de es­tos se­vi­lla­nos, la tradición ju­día de gas­tar som­bre­ro.

En el mun­do hay al­go más de unos ca­tor­ce mi­llo­nes de ju­díos (se­gu­ra­men­te us­ted creía que ha­bía más), la mi­tad hom­bres. No to­dos usan som­bre­ro, evi­den­te­men­te, so­lo los más or­to­do­xos, un vein­te por cien­to, lo que sig­ni­fi­ca cer­ca de mi­llón y me­dio. Cam­bian de som­bre­ro ca­da tres o cua­tro años y son unas cua­tro em­pre­sas las que les sur­ten, una de ellas la se­vi­lla­na Fernández y Ro­che (la prin­ci­pal jun­to con los cé­le­bres Bor­sa­lino), lo que sig­ni­fi­ca que des­de San­ti­pon­ce se re­par­ten los som­bre­ros de una clien­te­la po­ten­cial de unos tres­cien­tos mil in­di­vi­duos. Ca­da sec­tor or­to­do­xo tie­ne sus par­ti­cu­la­ri­da­des y ca­da uno de ellos quie­re el som­bre­ro de un ti­po, pe­ro bá­si­ca­men­te to­dos de ala du­ra, gran­de, por su­pues­to ne­gros ne­grí­si­mos y con­fec­cio­na­dos con pe­lo de co­ne­jo y al­go de cas­tor. El co­ne­jo es el pri­mer sur­ti­dor de ma­te­ria pri­ma pa­ra ca­si to­dos los som­bre­ros, a ex­cep­ción de los ve­ra­nie­gos de Pa­na­má, que, si son bue­nos, se ha­cen con ma­te­rial fa­bri­ca­do en Ecua­dor (los ba­ra­tos que se ven­den en cual­quier chino es­tán

Des­de San­ti­pon­ce se re­par­ten los som­bre­ros de una clien­te­la po­ten­cial de unos tres­cien­tos mil in­di­vi­duos

he­chos de pa­pel, ce­lu­lo­sa y co­sas que ha­cen que, si lo pier­de, no pa­se na­da). Pa­ra ha­cer un som­bre­ro ha­ce fal­ta el pe­lo de unos do­ce co­ne­jos de me­dia, lo que ha­ce de los ma­ta­de­ros el su­mi­nis­tra­dor por ex­ce­len­cia de lo que lue­go nos co­lo­ca­mos en la ca­be­za. Al pa­re­cer, des­pués de ca­si ha­ber­se ex­tin­gui­do su uso, el som­bre­ro vuel­ve a ser un com­ple­men­to del que se echa mano de vez en cuan­do, y no so­lo pa­ra evi­tar el sol. No di­ga­mos las go­rras en el ca­so de los más jó­ve­nes.

Fernández y Ro­che, de ca­be­za de ju­dío en ca­be­za de ju­dío, lle­van más de cien años ahí. Al­go ha­brán he­cho bien.

Q

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.