Be­lle­za. Los cos­mé­ti­cos fal­sos tie­nen pe­li­gro. Cla­ves para iden­ti­fi­car­los.

ABC - XL Semanal - - SUMARIO - por Car­men Po­sa­das www.xlse­ma­nal.com/fir­mas @car­men­po­sa­da­s_ | @car­men­po­sa­da­ses­cri­to­ra

vi­vi­mos en un mun­do de men­ti­ras. Va­ya no­ve­dad, di­rán us­te­des, la ver­dad siem­pre ha si­do un bien es­ca­so, aun­que di­cho es­to, y se­gún los ca­sos, tam­po­co es tan ma­lo que lo sea. Yo no creo en la ver­dad como vir­tud in­ape­la­ble. A ve­ces fal­tar a ella es el mal me­nor, otras re­sul­ta inevi­ta­ble, y con más fre­cuen­cia de la que pa­re­ce es un ac­to de ge­ne­ro­si­dad o de com­pa­sión. ¿Se ima­gi­nan que to­do bi­cho vi­vien­te fue­ra por ahí di­cien­do lo que pien­sa? El mun­do se con­ver­ti­ría en un lu­gar in­su­fri­ble. La men­ti­ra cumple una fun­ción en la so­cie­dad y pro­ba­ble­men­te ni si­quie­ra exis­ti­ría la ci­vi­li­za­ción sin ella. Sin em­bar­go, no es de las ven­ta­jas de la men­ti­ra de lo que quie­ro ha­blar­les, sino de una cu­rio­sa pa­ra­do­ja re­la­cio­na­da con ella. Nun­ca an­tes en la his­to­ria ha ha­bi­do tan­ta po­si­bi­li­dad de ave­ri­guar la ver­dad. To­do es­tá en In­ter­net si uno sa­be dón­de bus­car, de mo­do que los far­san­tes que an­tes se de­di­ca­ban a 'fa­bri­car' su pa­sa­do es­tán ahora a un clic de que los des­en­mas­ca­ren. Lo mis­mo ocu­rre con los es­ta­fa­do­res, con los cri­mi­na­les que, has­ta ha­ce po­co, po­dían es­qui­var la ley o des­apa­re­cer para siem­pre sin de­jar ras­tro. Ahora, en cam­bio, lo más pro­ba­ble es que cai­gan como pi­cho­nes por una mul­ta de trá­fi­co o por una in­dis­cre­ta fo­to en Fa­ce­book en la que apa­rez­can to­mán­do­se una cai­pi­ri­ña en Bú­zios. Pe­ro tam­po­co es de la siem­pre apa­sio­nan­te his­to­ria de los mal­he­cho­res y far­san­tes des­en­mas­ca­ra­dos de lo que quie­ro ha­blar­les, sino de otro efec­to co­la­te­ral de es­te mun­do hi­per­co­nec­ta­do en el que vi­vi­mos y de có­mo el ex­ce­so de in­for­ma­ción que re­ci­bi­mos a dia­rio lo­gra que uno es­té más des­in­for­ma­do que nun­ca. Tam­bién de có­mo se­me­jan­te so­bre­do­sis no so­lo ha­ce que triun­fe la tro­la, el in­fun­dio y el cuen­to chino, sino que, ade­más, pro­pi­cia la ab­so­lu­ción del men­ti­ro­so. Es­to es así no so­lo porque, como se­ña­ló el vie­jo Goeb­bels, una men­ti­ra mil ve­ces re­pe­ti­da aca­ba con­vir­tién­do­se en ver­dad. Tam­bién, o me­jor di­cho so­bre to­do, porque en po­lí­ti­ca, como en otros ór­de­nes de la vi­da, el que re­sis­te ga­na. He aquí al­gu­nos ejem­plos. Tras su me­teó­ri­ca lle­ga­da a la Mon­cloa, Pe­dro Sán­chez, aún bi­so­ño, co­me­tió la in­ge­nui­dad de en­tre­gar la ca­be­za

Ca­da vez se des­di­bu­jan más esas lí­neas ro­jas que en­tre to­dos nos he­mos da­do y an­tes na­die se atre­vía a so­bre­pa­sar

de dos miem­bros de su go­bierno, la del mi­nis­tro de Cultura y De­por­te y la de la ministra de Sa­ni­dad, an­tes de des­cu­brir lo que su ho­mó­ni­mo Do­nald Trump ya ha­bía des­cu­bier­to mu­cho tiem­po atrás. Que bas­ta con po­ner ca­ra de pó­ker, aguan­tar el ti­rón du­ran­te una se­ma­na echan­do ba­lo­nes fue­ra para que se ol­vi­de cual­quier inopor­tu­na re­ve­la­ción por es­can­da­lo­sa que sea. ¿Que se me acu­sa de jue­go su­cio con los ru­sos en mi campaña elec­to­ral o in­clu­so de aco­so se­xual? La cul­pa es de las fa­ke news y del The New York Ti­mes. Así fun­cio­na es­te mé­to­do de re­sis­ten­cia po­lí­ti­ca que ha de prac­ti­car­se im­pa­si­ble el ade­mán y tie­so el tu­pé. Y la re­ce­ta sir­ve para que se ol­vi­de to­do, in­clu­so las tro­pe­lías más bru­ta­les. Como el des­cuar­ti­za­mien­to del pe­rio­dis­ta Ja­mal Khas­hog­gi a ma­nos de los es­bi­rros del he­re­de­ro al trono de una sa­tra­pía ami­ga. Lo pre­cep­ti­vo es pri­me­ro po­ner el gri­to en el cie­lo, ame­na­zar con re­pre­sa­lias y bra­vu­co­near un par de días para lue­go ir ba­jan­do el dia­pa­són a la es­pe­ra de que apa­rez­ca otro es­cán­da­lo que eclip­se tan in­có­mo­da e inopor­tu­na in­fa­mia. Y, por su­pues­to, apa­re­ce, porque otro de los fe­nó­me­nos in­quie­tan­tes de es­tos tiem­pos atro­pe­lla­dos es que ca­da vez se des­di­bu­jan más esas lí­neas ro­jas que en­tre to­dos nos he­mos da­do y an­tes na­die se atre­vía a so­bre­pa­sar: las que ve­lan por que no se in­frin­jan cier­tas nor­mas ele­men­ta­les, las que ha­cen que los de­li­tos –los co­me­ta quien los co­me­ta– ten­gan su cas­ti­go… Por eso, la ver­dad ya no es la ver­dad ni la men­ti­ra es la men­ti­ra. Na­die es res­pon­sa­ble de na­da porque bas­ta con es­pe­rar un par de se­ma­nas y to­do se pa­sa, to­do se en­fría, to­do se ol­vi­da. Y a to­dos los po­de­ro­sos y a to­dos los partidos po­lí­ti­cos les vie­ne de per­las es­ta am­ne­sia ge­ne­ral. Porque, si por un la­do un mun­do hi­per­co­nec­ta­do ha­ce más fá­cil des­ta­par sus mi­se­rias, esa mis­ma so­bre­do­sis in­for­ma­ti­va lo­gra que to­da in­fa­mia du­re lo que un sus­pi­ro. Y mien­tras evo­lu­cio­na y cre­ce es­te car­na­val de es­cán­da­los, no­so­tros, asom­bra­dos ciu­da­da­nos, nos pre­gun­ta­mos: ¿cuál se­rá el lí­mi­te ahora que ha des­apa­re­ci­do to­do lí­mi­te?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.