Ani­ma­les de com­pa­ñía Uni­ver­si­dad

ABC - XL Semanal - - MAGAZINE FIRMAS - Por Juan Manuel de Pra­da www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

aun­que ha­ce­mos como que no ha pa­sa­do na­da, sa­be­mos ín­ti­ma­men­te que los re­cien­tes es­cán­da­los po­lí­ti­cos, con ex­pe­di­ción de cur­si­llos de tó­ca­me Ro­que y doc­to­ra­dos de mí­ra­me y no me to­ques, han de­ja­do la uni­ver­si­dad es­pa­ño­la he­cha unos zo­rros. La de­vas­ta­ción que las oli­gar­quías po­lí­ti­cas han per­pe­tra­do en nues­tro sis­te­ma aca­dé­mi­co es si­mi­lar a la que en su día per­pe­tra­ron en nues­tro sis­te­ma ban­ca­rio, ex­po­lian­do las ca­jas de aho­rros. Pe­ro, como hi­ci­mos en­ton­ces, achan­ta­mos la mui y nos co­me­mos el ma­rrón, como dó­ci­les la­ca­yos. In­clu­so cae­mos en la tram­pa de la de­mo­gres­ca que tan­to be­ne­fi­cia al man­te­ni­mien­to del con­tu­ber­nio, y nos po­ne­mos a dis­cul­par, por ob­ce­ca­mien­to ideo­ló­gi­co, la en­sa­la­da de pla­gios del lí­der de la oli­gar­quía de iz­quier­das, o los más­te­res de bir­li­bir­lo­que del lí­der de la oli­gar­quía de de­re­chas. Has­ta ese ex­tre­mo nos han con­ver­ti­do en pa­té­ti­cos mam­po­rre­ros de sus des­ma­nes.

Tan bo­chor­no­sa como la ac­ti­tud de las uni­ver­si­da­des im­pli­ca­das en el es­cán­da­lo ha si­do la ac­ti­tud de las uni­ver­si­da­des no im­pli­ca­das, que han ca­lla­do como pro­fe­sio­na­les del amor mer­ce­na­rio, en un re­pul­si­vo pac­to de si­len­cio ma­fio­so, sa­be­do­ras tal vez de que guar­dan tra­pos tan su­cios como los que se han ai­rea­do du­ran­te los úl­ti­mos me­ses, sa­be­do­ras de que los ten­tácu­los de la par­ti­to­cra­cia las han con­ver­ti­do en fel­pu­do de los ma­ne­jos po­lí­ti­cos, en ex­pen­de­du­rías de tí­tu­los de pa­co­ti­lla al dic­ta­do del pro­ter­vo lla­ma­do Plan de Bo­lo­nia. Du­ran­te al­gún tiem­po, tu­ve la es­pe­ran­za de que, an­te la mag­ni­tud del es­cán­da­lo, hu­bie­se un puñado de uni­ver­si­da­des que sa­lie­sen a la pa­les­tra, dis­pues­tas a de­nun­ciar los tor­pes ma­ne­jos y sór­di­das ma­nio­bras que en la ma­yo­ría se per­pe­tran, pe­ro su si­len­cio so­li­da­rio me ha de­ja­do cla­ro que la co­rrup­ción del sis­te­ma es en­dé­mi­ca.

Las oli­gar­quías po­lí­ti­cas es­tán in­fes­ta­das –a na­die se le es­ca­pa– de anal­fa­be­tos fun­cio­na­les y ven­de­do­res de cre­ce­pe­los. Min­dun­dis que se alis­ta­ron en las ju­ven­tu­des del par­ti­do ape­nas se des­te­ta­ron; y que, des­de en­ton­ces, no han he­cho otra co­sa sino me­drar a la som­bra de las es­truc­tu­ras par­ti­to­crá­ti­cas, siem­pre ser­vi­les al lí­der de turno, como nos en­se­ña la ley de hie­rro de las oli­gar­quías, que for­mu­la­se Ro­bert Mi­chels. Es­ta pa­tu­lea de chu­póp­te­ros y po­li­llas del era­rio pú­bli­co ne­ce­si­ta, sin em­bar­go, en­vol­ver­se de cier­ta au­reo­la de pres­ti­gio an­te las ma­sas cre­ti­ni­za­das que los sos­tie­nen; y, del mis­mo mo­do que an­ta­ño se agen­cia­ban una eje­cu­to­ria de limpieza de san­gre o un tí­tu­lo no­bi­lia­rio apó­cri­fo, hoy dan el pe­go con di­plo­mas aca­dé­mi­cos reales o in­ven­ta­dos. Y no les bas­ta con un mon­do ba­chi­lle­ra­to ni una vul­gar li­cen­cia­tu­ra; ne­ce­si­tan in­ves­tir­se de dig­ni­da­des su­per­fe­ro­lí­ti­cas que agran­den su in­sig­ni­fi­can­cia, que

Las uni­ver­si­da­des no im­pli­ca­das en el es­cán­da­lo han ca­lla­do como pro­fe­sio­na­les del amor mer­ce­na­rio, en un re­pul­si­vo pac­to de si­len­cio

los ‘em­po­de­ren’ y ha­gan apa­re­cer an­te las ma­sas cre­ti­ni­za­das como sa­bios co­lo­sa­les (aun­que ín­ti­ma­men­te se­pan que só­lo son pig­meos en­ca­ra­ma­dos en unos zan­cos).

El fe­nó­meno no es nue­vo. Ya To­rres Vi­lla­rroel, allá en el si­glo XVIII, nos ad­ver­tía con­tra quie­nes se gra­dúan con noc­tur­ni­dad, «en­tre ga­llos y me­dia­no­che, y com­pran­do la bor­la in­cu­rren en una si­mo­nía ci­vil de las mu­chas que se co­me­ten en la Cor­te, adon­de vie­nen a re­cuas los mulos car­ga­dos de pan­zas de doc­to­res, li­cen­cia­dos y ba­chi­lle­res de las Uni­ver­si­da­des de Si­güen­za, Osu­na, Ira­che y otras de la pro­pia ha­ri­na». Pe­ro al me­nos en­ton­ces aque­lla ca­la­mi­dad es­ta­ba cir­cuns­cri­ta a uni­ver­si­da­des de chi­chi­na­bo que na­die con­si­de­ra­ba. ¿Po­dría­mos hoy de­cir lo mis­mo? A tra­vés del lla­ma­do Plan de Bo­lo­nia, las oli­gar­quías po­lí­ti­cas en­vi­le­cie­ron los es­tu­dios su­pe­rio­res y con­vir­tie­ron la uni­ver­si­dad –an­ta­ño un tem­plo del sa­ber– en una gri­mo­sa es­cue­la de coa­ching al ser­vi­cio del mer­ca­do. Las di­ver­sas oli­gar­quías to­ma­ron asien­to en uni­ver­si­da­des crea­das ad hoc que aca­ba­ron con­ver­ti­das en vi­ve­ros de los anal­fa­be­tos fun­cio­na­les y ven­de­do­res de cre­ce­pe­los que acam­pa­ban en sus fi­las; y ar­bi­tra­ron mé­to­dos de pro­mo­ción com­ple­ta­men­te opa­cos, don­de el ami­guis­mo y el cam­ba­la­che im­po­nían sus re­glas.

Así hi­cie­ron de las uni­ver­si­da­des su cor­ti­jo: unas las co­lo­ni­za­ron por com­ple­to, in­fes­tán­do­las con su po­dre­dum­bre; y las que no lo­gra­ron in­fes­tar las obli­ga­ron a po­ner­se de ro­di­llas y acep­tar su con­ver­sión en ne­go­cios don­de se tra­fi­ca con va­ni­da­des y apa­rien­cias, má­qui­nas de ex­pe­dir tí­tu­los de pa­co­ti­lla para en­ga­ñar a una so­cie­dad ca­da vez más en­vi­le­ci­da, ha­cién­do­le creer que es­tá lle­na de lis­tos y de lis­tas, de pre­pa­ra­dos y de pre­pa­ra­das, de ge­nios y de ge­nias. To­dos y to­das con las pa­re­des fo­rra­das de di­plo­mas y cer­ti­fi­ca­dos con el mis­mo va­lor que las bu­las que ven­día el La­za­ri­llo.

Q

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.