El gu­rú de Si­li­con Va­lley: «¡Aban­do­nad ya las re­des!»

ABC - XL Semanal - - SUMARIO - POR HELENE LAUBE Y GUI­DO MINGELS / FO­TO­GRA­FÍA: ISOLDE OHLBAUM

Fue uno de los gu­rús de Si­li­con Va­lley, pa­dre de la reali­dad vir­tual, ase­sor de Goo­gle y Mi­cro­soft... Aho­ra es un 're­ne­ga­do di­gi­tal', has­ta el pun­to de pe­dir en su úl­ti­mo li­bro que nos bo­rre­mos de las re­des so­cia­les de in­me­dia­to. Ha­bla­mos con él.

La fi­gu­ra vo­lu­mi­no­sa de Ja­ron La­nier en­tra en el ca­fé Lei­la de Ber­ke­ley, uno de sus lo­ca­les fa­vo­ri­tos. A sus 58 años, es uno de los más co­no­ci­dos ana­lis­tas y crí­ti­cos de la eco­no­mía di­gi­tal y la cul­tu­ra de In­ter­net. Sus ras­tas, que le lle­gan ca­si has­ta la cin­tu­ra, cuel­gan de su ca­be­za co­mo los ten­tácu­los de un pul­po. Lle­ga tar­de a la ci­ta. Se dis­cul­pa y pi­de un ba­gel con que­so fres­co y pi­ña, además de dos ta­zas de ca­fé.

XL­Se­ma­nal. Señor La­nier, ¿no le da mie­do que se ha­gan reali­dad sus pre­dic­cio­nes? ¿Que «Fa­ce­book y Goo­gle in­flu­yan en las gran­des de­mo­cra­cias a tra­vés de la ma­ni­pu­la­ción elec­to­ral»?

J.L. Sí que me preo­cu­pa. He es­ta­do ha­ce po­co en Bra­sil, an­tes de que eli­gie­ran a ese lo­co, y he vis­to con mis pro­pios ojos có­mo las re­des so­cia­les, y so­bre to­do What­sApp –que per­te­ne­ce a Fa­ce­book–, se han con­ver­ti­do en un ar­ma po­lí­ti­ca, en un ven­ti­la­dor de

"FA­CE­BOOK, TWIT­TER, WHAT­SAPP, INS­TA­GRAM... SON MÁ­QUI­NAS DE MA­NI­PU­LAR. FUN­CIO­NAN CON EL MIS­MO PRIN­CI­PIO" "EN SI­LI­CON VA­LLEY, MU­CHOS CREEN QUE ES­TO NO PUE­DE SE­GUIR ASÍ. HAN TE­NI­DO HI­JOS. Y NO LES DE­JAN USAR LOS PRO­DUC­TOS QUE ELLOS MIS­MOS PRO­DU­CEN"

men­ti­ras pa­ra ayu­dar a otro pa­ra­noi­co, exal­ta­do, ca­pri­cho­so, tras­tor­na­do… XL. Lo es­tá des­cri­bien­do us­ted con mu­cho tac­to...

J.L. … y au­to­ri­ta­rio e im­bé­cil a lle­gar al car­go más im­por­tan­te de un gran país. Cu­rio­sa­men­te, los ras­gos de ca­rác­ter de esta nue­va cla­se de lí­de­res de­re­chis­tas son los mis­mos que de­fi­nen a las per­so­nas que pa­san mu­cho tiem­po en las re­des so­cia­les. Creen que siem­pre tie­nen ra­zón, son al­ta­ne­ros, in­se­gu­ros, egó­la­tras, bus­can la po­lé­mi­ca. Va­ya, ¿en quién es­ta­ré pen­san­do...?

XL. En Trump. J.L. El pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos... XL. Fa­ce­book ha anun­cia­do la crea­ción de una es­pe­cie de pues­to de man­do cen­tral, pa­ra con­tra­rres­tar po­si­bles ma­ni­pu­la­cio­nes y fa­ke news. ¿Qué opi­nión le me­re­cen es­tos es­fuer­zos?

J.L. Pues la ver­dad es que ten­go po­si­cio­nes en­fren­ta­das. Por un la­do, es­tá cla­ro que eso no re­suel­ve el pro­ble­ma, no es su­fi­cien­te ni de le­jos. Por otro la­do, creo que siem­pre es po­si­ti­vo que las me­jo­ras ten­gan lu­gar en for­ma de pe­que­ños pa­sos, no de gran­des rup­tu­ras. Así que creo que de­be­ría­mos re­co­no­cer que Fa­ce­book es­tá afron­tan­do el te­ma, que se es­tá em­pe­zan­do a pro­du­cir un cam­bio de men­ta­li­dad. Ten­go mu­chos ami­gos en Fa­ce­book, no son ma­la gen­te.

XL. ¿Pe­ro…?

J.L. Pe­ro la es­truc­tu­ra básica de Fa­ce­book es­tá di­se­ña­da pre­ci­sa­men­te pa­ra fo­men­tar esos con­te­ni­dos, pa­ra lle­var a sus usua­rios a esas in­for­ma­cio­nes y con­se­guir que pa­sen el ma­yor tiem­po po­si­ble en la pla­ta­for­ma. Ese es su mo­de­lo de ne­go­cio. Ven­den la aten­ción y los da­tos de sus usua­rios a em­pre­sas de pu­bli­ci­dad y de­más pro­pa­gan­dis­tas. Fa­ce­book es una má­qui­na de ma­ni­pu­lar. Y Twit­ter, What­sApp, Ins­ta­gram o You­Tu­be fun­cio­nan con el mis­mo prin­ci­pio. XL. Esa es la lí­nea que sigue en su li­bro Diez ra­zo­nes pa­ra bo­rrar tus re­des so­cia­les de in­me­dia­to...

J.L. De to­dos mo­dos, hay que de­cir que la co­mu­ni­ca­ción di­gi­tal no es pa­ra na­da la úni­ca cul­pa­ble de to­do es­te lío. Ver­lo así se­ría de­ma­sia­do sim­plis­ta. La de­mo­cra­cia es­ta­dou­ni­den­se es­tá dis­tor­sio­na­da por otros mu­chos pro­ble­mas, co­mo el pro­pio sis­te­ma elec­to­ral, pe­ro esos pro­ble­mas hoy se re­tro­ali­men­tan y pro­vo­can esa visión del mun­do es­tú­pi­da, mo­no­lí­ti­ca y te­me­ro­sa. Y no afec­ta so­lo al pú­bli­co, tam­bién a los que li­de­ran el de­ba­te, Trump in­clui­do.

XL. ¿Y eso?

J.L. Twit­ter ha con­ver­ti­do a es­te hom­bre en el pe­que­ño pa­tán iras­ci­ble y al­bo­ro­ta­dor que es hoy, te­rri­ble. Cuan­do yo lo co­no­cí, no era así.

XL. ¿Co­no­ce a Do­nald Trump per­so­nal­men­te?

J.L. Ha­ce mu­chos años so­lía­mos coin­ci­dir bas­tan­te en Nue­va York. Yo for­ma­ba par­te de un gru­po que se ha­bía pre­sen­ta­do a un con­cur­so de ar­qui­tec­tu­ra y él era uno de nues­tros com­pe­ti­do­res. Al­gu­nas de sus peo­res ca­rac­te­rís­ti­cas ya las te­nía por aquel en­ton­ces, co­mo su ta­lan­te fu­lle­ro, el nar­ci­sis­mo, pe­ro es­tos atri­bu­tos no son ra­ros en un hom­bre de negocios.

XL. ¿Qué es lo nue­vo en­ton­ces? J.L. Lo nue­vo es esa ten­den­cia cons­tan­te

a ofen­der, a dis­pa­rar con­tra to­do lo que se mue­ve, esa falta de au­to­con­trol. Son co­sas que tam­bién se ven en otros gri­to­nes de Twit­ter, co­mo Elon Musk. A lo que voy es que se tra­ta de la mis­ma de­for­ma­ción de ca­rác­ter que ve­mos en un buen nú­me­ro de usua­rios de las re­des so­cia­les. No di­go que Fa­ce­book y las de­más pla­ta­for­mas de­ci­dan los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes, pe­ro sí afec­tan ne­ga­ti­va­men­te al tono del dis­cur­so y, con ello, al ca­rác­ter de to­da la so­cie­dad civil, lo que no es me­nos gra­ve. XL. Pe­ro ¿por qué los ul­tra­con­ser­va­do­res se be­ne­fi­cian de es­tos fe­nó­me­nos más que los pro­gre­sis­tas?

J.L. Mi­re, esta mier­da nos co­rrom­pe a to­dos. Pe­ro vis­to des­de una pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca da la im­pre­sión de que sí, de que han si­do siem­pre las fuer­zas fas­cis­tas las que más han sa­bi­do sa­car­les par­ti­do a los nue­vos me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Tam­po­co es nue­vo el atrac­ti­vo que ins­pi­ra el ar­que­ti­po po­pu­lis­ta, ese hom­bre fu­rio­so que pien­sa que to­do el mun­do se equivoca y que tie­ne que arre­glar las co­sas él so­lo.

XL. Pa­re­ce que los hom­bres son más re­cep­ti­vos a es­te men­sa­je que las mu­je­res.

J.L. Po­si­ble­men­te. Mu­chos es­tu­dios su­gie­ren que las re­des so­cia­les ha­cen más agre­si­vos a los hom­bres jó­ve­nes, mien­tras que las mu­je­res jó­ve­nes se vuel­ven más de­pre­si­vas. Las chi­cas son las que pa­san más tiem­po en las re­des so­cia­les, y el nú­me­ro

de sui­ci­dios de ado­les­cen­tes va en au­men­to, so­bre to­do en chi­cas. En cam­bio, son ca­si ex­clu­si­va­men­te hom­bres jó­ve­nes los que se unen a co­rrien­tes ra­di­ca­les y na­cio­na­lis­tas ba­sa­das en In­ter­net.

XL. Si­li­con Va­lley tie­ne mu­chas es­pe­ran­zas pues­tas en la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial co­mo par­te de la so­lu­ción. Sos­tie­nen que los al­go­rit­mos re­co­no­ce­rán las fa­ke news y lim­pia­rán las pla­ta­for­mas. ¿Fun­cio­na­rá?

J.L. Me cues­ta creer­lo. Por lo ge­ne­ral, me mo­les­ta la mis­ti­fi­ca­ción de cier­tos con­cep­tos tec­no­ló­gi­cos que de re­pen­te pa­re­cen lla­ma­dos a ser la so­lu­ción pa­ra to­do. 'In­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial' es un con­cep­to al que se le atri­bu­yen po­de­res ca­si má­gi­cos, 'block­chain' es otro. Pue­de que el 'machine lear­ning' lle­gue a te­ner un pa­pel des­ta­ca­do en el in­ten­to de eli­mi­nar con­te­ni­dos in­de­sea­dos, pe­ro en úl­ti­ma ins­tan­cia los pro­gra­mas so­lo son tan bue­nos co­mo los da­tos que se les su­mi­nis­tren.

XL. Me gus­ta­ría se­ña­lar­le una con­tra­dic­ción. Por un la­do, sa­lu­da us­ted los es­fuer­zos de Fa­ce­book, Goo­gle o Twit­ter pa­ra neu­tra­li­zar la des­in­for­ma­ción, pe­ro tam­bién ha es­cri­to: «Si Fa­ce­book im­pi­de cier­tas for­mas de ex­pre­sión, la pla­ta­for­ma se vol­ve­rá más au­to­ri­ta­ria». ¿En qué que­da­mos?

J.L. ¡Me de­cla­ro cul­pa­ble! Me con­tra­di­go. En el fon­do, lo que creo es que Fa­ce­book no pue­de re­sol­ver el pro­ble­ma, Fa­ce­book es el pro­ble­ma. Y si va­mos a Mark Zuc­ker­berg y le de­ci­mos: «Fa­ce­book, ven­ga, arre­gla es­to, blo­quea a to­da esta gen­te mal­va­da», lo que ha­ce­mos es

mul­ti­pli­car su po­der co­mo po­li­cía glo­bal. Y eso no es bueno.

XL. ¿Qué su­gie­re us­ted?

J.L. Fa­ce­book o Goo­gle ya dis­fru­tan de una con­cen­tra­ción de po­der dis­pa­ra­ta­da. No de­be­ría­mos acre­cen­tar­la aún más. Es­tas em­pre­sas son co­mo es­ta­dos pe­tro­le­ros, de­pen­dien­tes de un re­cur­so úni­co y no­ci­vo, en es­te ca­so de sus in­gre­sos pu­bli­ci­ta­rios, y por en­de de la aten­ción de los usua­rios, de los clics y del tiem­po de per­ma­nen­cia en la pla­ta­for­ma. Ne­ce­si­tan otro mo­de­lo de ne­go­cio. Sé que es com­pli­ca­do.

XL. Man­tie­ne us­ted una vie­ja amis­tad con mu­chos de los gran­des de Si­li­con Va­lley. ¿Qué tal le va a Mark Zuc­ker­berg? J.L. No lo sé, nun­ca tu­ve mu­cha re­la­ción con Mark.

XL. ¿Y Jack Dor­sey, el je­fe de Twit­ter, cu­ya pla­ta­for­ma se ha con­ver­ti­do en al­ta­voz pa­ra Trump?

J.L. Jack es una per­so­na sin­ce­ra­men­te in­tere­sa­da en en­con­trar so­lu­cio­nes, pe­ro to­das las ve­ces que lo in­ten­ta le aca­ba sa­lien­do mal. Me cae bien Jack. No me ma­lin­ter­pre­te, creo que Twit­ter es una co­sa ho­rri­ble, pe­ro per­so­nal­men­te sien­to una gran sim­pa­tía por la gen­te que hay de­trás. Twit­ter se en­cuen­tra en una si­tua­ción dra­má­ti­ca. Dor­sey no so­lo tie­ne el pro­ble­ma de ha­ber­se car­ga­do el mun­do con su pla­ta­for­ma, es que además no es­tá ga­nan­do na­da. Fa­ce­book sí es­tá ha­cien­do di­ne­ro con su la­bor des­truc­to­ra.

XL. Us­ted for­ma par­te de la ge­ne­ra­ción de fun­da­do­res de In­ter­net. ¿Tie­ne car­go de con­cien­cia?

J.L. Cuan­do A ve­ces na­ció me mi sien­to hi­ja… res­pon­sa­ble, sí.

XL. J.L. Tie­ne ¿Qué edad 12 años. tie­ne? Cuan­do na­ció, pen­sé que es­tá­ba­mos crean­do un mun­do me­jor pa­ra su ge­ne­ra­ción. Pe­ro no tar­dé en dar­me cuen­ta de que mu­chas co­sas no iban en la bue­na di­rec­ción. Mu­cha gen­te con po­der en Si­li­con Va­lley tam­bién es­tá vien­do ya que es­to no pue­de se­guir así. ¿Y sa­be cuál creo que es el mo­ti­vo de es­te cam­bio?

XL. ¿Trump?

J.L. Tam­bién. Pe­ro al me­nos igual de im­por­tan­te es que las per­so­nas que tie­nen ca­pa­ci­dad de de­ci­sión en el mun­do di­gi­tal, per­so­nas que crea­ron sus em­pre­sas muy jó­ve­nes, ya han te­ni­do hi­jos.

XL. ¿Qué quie­re de­cir?

J.L. Los pa­dres que trabajan en Goo­gle y Fa­ce­book no de­jan a sus hi­jos usar los pro­duc­tos que ellos mis­mos desa­rro­llan. Es gro­tes­co. Los ni­ños de Si­li­con Va­lley no tie­nen mó­vi­les y no les de­jan sen­tar­se de­lan­te de na­da que ten­ga pan­ta­lla. Ahí es­tán to­dos esos tec­no­pa­pás y tec­no­ma­más que les di­cen a sus hi­jos: «¡Cui­da­do, no lo to­ques, lo ha he­cho mi em­pre­sa!». Creo que les es­tá afec­tan­do un mon­tón.

XL. ¿Tam­bién es­tá edu­can­do us­ted a su hi­ja sin tec­no­lo­gía?

J.L. No. Tie­ne te­lé­fono mó­vil y or­de­na­dor. Que­re­mos que apren­da a li­diar con to­das es­tas cho­rra­das.

XL. ¿Le per­mi­ten usar Fa­ce­book? ¿Y What­sApp, Twit­ter?

J.L. En eso seguí una es­tra­te­gia edu­ca­ti­va un tan­to es­pe­cial. Me la lle­vé unas cuan­tas ve­ces a las se­des de esas em­pre­sas pa­ra que vie­ra dón­de se ha­cen las pla­ta­for­mas so­cia­les, pa­ra que co­no­cie­ra a la gen­te que las creó. A gen­te co­mo Jack Dor­sey o Evan Spie­gel, de Snap­chat. Y un día, sin que yo le hu­bie­ra da­do pie, me di­jo: «Pa­pá, creo que no quie­ro com­par­tir mis se­cre­tos con esos hom­bres».

"TWIT­TER ES­TÁ EN UNA SI­TUA­CIÓN DRA­MÁ­TI­CA. SE HA CAR­GA­DO EL MUN­DO; PE­RO NO HA GA­NA­DO NA­DA. FA­CE­BOOK, EN CAM­BIO, SÍ HA­CE DI­NE­RO CON SU LA­BOR DES­TRUC­TO­RA"

LA NI­ÑA DE SUS OJOS La­nier con su hi­ja, Li­lli­bell, de 12 años. Le de­ja usar mó­vil y or­de­na­dor, pe­ro es­tá aler­ta­da so­bre las re­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.