En portada.

ABC - XL Semanal - - SUMARIO - POR PRISCILA GUILAYN

La ba­ja to­le­ran­cia a la frus­tra­ción y la ma­la ges­tión de las nue­vas tec­no­lo­gías lle­van ya a más de la mi­tad de los jó­ve­nes de en­tre 12 y 19 años a au­to­le­sio­nar­se fí­si­ca­men­te pa­ra lo­grar ali­vio men­tal. ¿Qué es­tá pa­san­do?

LOS JOVENES SON MAS VUL­NE­RA­BLES QUE NUN­CA. MÁS DE LA MI­TAD DE LOS ADO­LES­CEN­TES EN­TRE 12 Y 19 AÑOS SE AUTOLESIONA PA­RA PA­LIAR SU SU­FRI­MIEN­TO EMO­CIO­NAL. LA BA­JA TO­LE­RAN­CIA A LA FRUS­TRA­CIÓN Y LA MA­LA GES­TIÓN DE LAS NUE­VAS TEC­NO­LO­GÍAS ES­TÁN EN LA RAÍZ DEL SU­FRI­MIEN­TO. PE­RO NO ES SO­LO ESO. HA­BLA­MOS CON LOS EX­PER­TOS

«Yo era in­vi­si­ble pa­ra mi fa­mi­lia, po­día pa­sar­me días en la ca­ma y na­die se da­ba cuen­ta. In­ten­té pe­dir ayu­da mu­chas ve­ces, pe­ro so­lo res­pon­die­ron cuan­do em­pe­cé a arran­car­me las uñas, me ra­pé el pe­lo y me hi­ce cortes por to­do el cuer­po». Es­te es el re­la­to de un ado­les­cen­te, no se sa­be su edad ni su nom­bre ni su se­xo. La psi­có­lo­ga Do­lo­res Mos­que­ra Ba­rral pre­ser­va su iden­ti­dad mien­tras mues­tra su tes­ti­mo­nio en unas jor­na­das cien­tí­fi­cas que reúnen en Madrid a los ma­yo­res ex­per­tos de Es­pa­ña en la men­te juvenil. Son pro­fe­sio­na­les de la sa­lud men­tal y sa­ben que no es­tán, ni mu­cho me­nos, an­te un ca­so ais­la­do. Y sa­ben tam­bién que los jó­ve­nes son aho­ra más vul­ne­ra­bles que nun­ca.

Un es­tu­dio re­cien­te de la Uni­ver­si­dad de Deus­to con­clu­ye que las autolesiones «son co­mu­nes en­tre los ado­les­cen­tes es­pa­ño­les». Se­gún los investigadores, más de la mi­tad de los jó­ve­nes de 12 a 19 años (58 por cien­to de chi­cas y 53 por cien­to de chi­cos) pre­sen­ta com­por­ta­mien­tos de es­te ti­po. El 32,2 por cien­to de los mis­mos, además, in­cu­rre en autolesiones de ca­rác­ter más gra­ve, co­mo que­mar­se con ci­ga­rri­llos y me­che­ros, cor­tar­se o ras­car­se la piel has­ta san­grar.

Al­gu­nos in­clu­so aca­ban en sui­ci­dio, cuar­ta cau­sa de muer­te en­tre los es­pa­ño­les de 10 a 24 años, se­gún el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Estadística (INE), que re­gis­tró en 2016 –su úl­ti­mo re­cuen­to– 158 ca­sos de sui­ci­dio ado­les­cen­te en Es­pa­ña. Aho­ra bien, ma­ti­za Mos­que­ra, «aun­que un nú­me­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo de ca­sos aca­be en sui­ci­dio, la ma­yo­ría de los jó­ve­nes que quie­ren ha­cer­se daño no lo ha­ce con in­ten­ción de ma­tar­se».

La in­ter­ven­ción de la psi­có­lo­ga en las XIII Jor­na­das Cien­tí­fi­cas Fun­da­ción Ali­cia Ko­plo­witz pro­si­gue con más tes­ti­mo­nios de jó­ve­nes que se au­to­le­sio­nan, un in­ten­to por li­diar con las emo­cio­nes y sen­ti­mien­tos pro­pios de su edad, y de pron­to lan­za una ad­ver­ten­cia a su audiencia. Va a mos­trar fo­to­gra­fías que pue­den im­pac­tar. Son imá­ge­nes de jó­ve­nes con cortes, que­ma­du­ras, mor­dis­cos, gol­pes y ara­ña­zos au­to­in­fli­gi­dos, com­por­ta­mien­tos que se ven ca­da vez con más fre­cuen­cia en las con­sul­tas y tam­bién en las re­des so­cia­les.

Mos­que­ra, que di­ri­ge el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción y Tra­ta­mien­to del Trau­ma y los Tras­tor­nos de la Per­so­na­li­dad, ex­pli­ca que los ado­les­cen­tes re­cu­rren a es­te ti­po de con­duc­ta au­to­des­truc­ti­va por mu­chos mo­ti­vos, pe­ro tam­bién por imitación: «An­tes ex­plo­ra­ban me­nos y no ha­bía tan­to ac­ce­so a la in­for­ma­ción co­mo hoy. Pe­ro aho­ra aque­llos más con­fu­sos y que es­tán muy me­ti­dos en las re­des bus­can en In­ter­net al­ter­na­ti­vas pa­ra ma­ne­jar su do­lor». Pro­cu­ran de­te­ner re­cuer­dos trau­má­ti­cos, qui­tar­se de la ca­be­za emo­cio­nes per­tur­ba­do­ras, sen­tir­se vi­vos de­jan­do atrás una sen­sa­ción de va­cío... «Pe­ro tam­bién es una ma­ne­ra de co­mu­ni­ca­ción in­di­rec­ta –en­fa­ti­za–. Es ne­ce­sa­rio in­ter­ve­nir con la fa­mi­lia».

Los pa­dres, re­co­mien­dan los pro­fe­sio­na­les, no de­ben ob­viar cam­bios de con­duc­ta de sus hi­jos ado­les­cen­tes, co­mo ais­la­mien­to re­pen­tino, aban­dono de ac­ti­vi­da­des que an­tes dis­fru­ta­ban o res­pues­tas emo­cio­na­les apa­ren­te­men­te des­pro­por­cio­na­das. Son una se­ñal de las di­fi­cul­ta­des que pa­de­cen pa­ra ges­tio­nar sus emo­cio­nes. Por eso su­fren.

ME SIEN­TO CUL­PA­BLE

«Me le­siono cuan­do me sien­to cul­pa­ble, cuan­do es­toy en­fa­da­da, cuan­do es­toy emo­cio­na­da con al­guien y me fa­lla… Por cual­quier co­sa. Si la gen­te se pe­lea en ca­sa, me cor­to por­que me sien­to muy mal; pien­so que yo cau­so las dis­cu­sio­nes. Ya no sa­ben qué ha­cer con­mi­go. No pue­do evi­tar pen­sar que merezco cas­ti­go», re­la­ta otro de los ado­les­cen­tes anó­ni­mos de Mos­que­ra.

Ayu­dar a es­tos jó­ve­nes con con­duc­tas au­to­des­truc­ti­vas es po­si­ble. He­rra­mien­tas de re­gu­la­ción emo­cio­nal co­mo la te­ra­pia dia­léc­ti­ca con­duc­tual pue­den per­mi­tir­les, sir­vién­do­se del

mind­ful­ness, tra­ba­jar uno de los gran­des pro­ble­mas: la ba­ja to­le­ran­cia a la frus­tra­ción.

Esta re­du­ci­da to­le­ran­cia y la in­me­dia­tez, que­rer to­do aquí y aho­ra, son –coin­ci­den los ex­per­tos– la gran raíz del pro­ble­ma. Se tra­ta de una vul­ne­ra­bi­li­dad muy vin­cu­la­da a la so­bre­pro­tec­ción de

EL 32,2 POR CIEN­TO DE LOS JÓ­VE­NES SE AUTOLESIONA GRA­VE­MEN­TE: CORTES, QUE­MA­DU­RAS... «NO PUE­DO EVI­TAR PEN­SAR QUE MEREZCO CAS­TI­GO», DI­CE UN ADO­LES­CEN­TE

los pa­dres que, aun­que sea con la me­jor de las in­ten­cio­nes, si­guen la ten­den­cia tan en bo­ga de dár­se­lo to­do he­cho, re­sol­ver cual­quier ad­ver­si­dad que les sur­ja y edu­car­los con man­ga an­cha. To­do un ries­go pa­ra el jo­ven, que, al ver­se an­te una si­tua­ción de­to­nan­te o una di­fi­cul­tad es­co­lar, so­cial o fa­mi­liar, ca­re­ce de he­rra­mien­tas y estrategias pro­pias pa­ra afron­tar­la.

Un pro­ble­ma que se agu­di­za con la om­ni­pre­sen­cia ac­tual de las re­des so­cia­les. Los jó­ve­nes en­tre los 16 y los 23 años pa­san cer­ca de 90 mi­nu­tos de me­dia en­gan­cha­dos a es­te me­dio di­gi­tal, se­gún el In­te­rac­ti­ve Ad­ver­ti­sing Bu­reau (IAB Spain). La hi­per­co­nec­ti­vi­dad au­men­ta la ex­po­si­ción al su­fri­mien­to: la an­sie­dad de com­pro­bar a ca­da ra­to si su post es po­pu­lar, la desa­zón an­te un nú­me­ro re­du­ci­do de

li­kes, la ra­bia o la ver­güen­za por co­men­ta­rios de sus 'ami­gos' o se­gui­do­res, el des­con­cier­to por­que fu­lano lo ha blo­quea­do o por­que men­gano no acep­ta su in­vi­ta­ción, los ce­los por­que la vi­da vir­tual de un co­le­ga pa­re­ce ideal y per­fec­ta, la au­to­es­ti­ma he­ri­da al ver que los de­más son más gua­pos, más del­ga­dos…

La pre­sión ha­cia el éxi­to so­cial y el as­pec­to fí­si­co en­vi­dia­ble son, de he­cho, al­gu­nos de los mo­ti­vos que, se­gún los ex­per­tos, lle­van a las chi­cas a in­ten­tar el sui­ci­dio más que los chi­cos, aun­que la mor­ta­li­dad sea ma­yor en­tre ellos: el 71 por cien­to en­tre los ado­les­cen­tes. Se tra­ta, en de­fi­ni­ti­va, de emo­cio­nes que sur­gen, cre­cen y se su­per­di­men­sio­nan a una ve­lo­ci­dad ver­ti­gi­no­sa, tí­pi­ca de la web 2.0, di­fí­ci­les de ges­tio­nar in­clu­so pa­ra mu­chos adul­tos.

Pe­ro son cha­va­les y es­tán, pa­ra col­mo, más vul­ne­ra­bles que nun­ca por­que, además de jó­ve­nes y sin au­to­no­mía su­fi­cien­te pa­ra crear sus pro­pios me­ca­nis­mos de re­gu­la­ción emo­cio­nal, la pu­ber­tad se es­tá ade­lan­tan­do. Con­ta­mi­nan­tes am­bien­ta­les –los lla­ma­dos 'dis­rup­to­res en­do­cri­nos'– y la obe­si­dad, en el ca­so de las ni­ñas, son los res­pon­sa­bles de que se es­té ace­le­ran­do la transición a la ado­les­cen­cia, que em­pie­za ya a los 10 años. Es de­cir, la ebu­lli­ción de cam­bios los pi­lla de­ma­sia­do jó­ve­nes y po­co ma­du­ros co­mo pa­ra sa­ber ges­tio­nar­lo.

VI­DA SE­XUAL A LOS 12 AÑOS

La pre­co­ci­dad es, por tan­to, otro de los mo­ti­vos de esta fra­gi­li­dad emo­cio­nal. Su vi­da sigue la pro­gre­sión de su cuer­po, ade­lan­tan­do com­por­ta­mien­tos a los que no acom­pa­ña su desa­rro­llo ce­re­bral: sus horarios noc­tur­nos se ha­cen más fle­xi­bles y su ne­ce­si­dad de ex­pe­ri­men­ta­ción los lle­va a

MA­RÍA DE GRA­CIA DOMÍNGUEZ Psi­quia­tra del ni­ño y el ado­les­cen­te en el West Lon­don Men­tal Health «To­do de­pen­de de cua­tro cam­bios prin­ci­pa­les: fí­si­cos, emo­cio­na­les, in­te­lec­tua­les y so­cia­les. E im­pli­can ries­gos si no se rea­li­zan de ma­ne­ra sa­lu­da­ble». RO­SA CAL­VO Coor­di­na­do­ra de Sa­lud Men­tal In­fan­til y Juvenil del Hospital Clí­nic de Bar­ce­lo­na «Ac­ce­den a con­te­ni­dos se­xua­li­za­dos ca­da vez más pron­to.

Eso les crea con­tra­dic­cio­nes, por­que lo vi­ven en su cuer­po, pe­ro aún no son ca­pa­ces de ges­tio­nar­lo». LAS EMO­CIO­NES SUR­GEN, CRE­CEN Y SE SU­PER­DI­MEN­SIO­NAN A VE­LO­CI­DAD VER­TI­GI­NO­SA, TÍ­PI­CA DE LA WEB 2.0, DI­FÍ­CIL DE GES­TIO­NAR IN­CLU­SO PA­RA MU­CHOS ADUL­TOS GI­SE­LA SUGRANYES Psi­quia­tra del ni­ño y el ado­les­cen­te en el Clí­nic de Bar­ce­lo­na «Los pa­dres de­ben pre­gun­tar me­nos y es­cu­char más, pa­sar tiem­po con sus hi­jos sin ha­blar de te­mas tras­cen­den­ta­les y no cul­pa­bi­li­zar ni tra­tar­los co­mo va­gos o egoís­tas».

pro­bar an­tes las dro­gas y el se­xo. «El pro­me­dio ron­da los 17 años, pe­ro hay quie­nes em­pie­zan su vi­da se­xual a los 12», ad­vier­te la psi­quia­tra Ro­sa Cal­vo, coor­di­na­do­ra del Cen­tro de Sa­lud Men­tal In­fan­til y Juvenil del Hospital Uni­ver­si­ta­rio Clí­nic de Bar­ce­lo­na.

Si pa­ra los pa­dres y pa­ra los pro­pios jó­ve­nes nun­ca ha si­do fá­cil ad­mi­nis­trar la ado­les­cen­cia, hoy la ta­rea es más ar­dua to­da­vía. El com­por­ta­mien­to au­to­des­truc­ti­vo en­tra en­ton­ces en la vi­da de mu­chos jó­ve­nes co­mo una he­rra­mien­ta de au­to­rre­gu­la­ción emo­cio­nal: el do­lor fí­si­co su­pera al su­fri­mien­to in­te­rior y así no se sien­ten tan mal. Po­co des­pués, sin em­bar­go, los ma­los sen­ti­mien­tos re­co­bran fuer­za, se su­man al ma­les­tar por lo que aca­ban de ha­cer y se hun­den más. Y más y más, por­que bus­can­do re­du­cir su an­gus­tia re­pi­ten el pro­ce­so una y otra vez. Un círcu­lo vi­cio­so que va de­jan­do mar­cas por su cuer­po y que sue­len ocul­tar ba­jo la ropa, a la es­pe­ra, en al­gu­nos ca­sos, de que al­guien un día las des­cu­bra y las cap­te co­mo una lla­ma­da de so­co­rro.

«Que­ría que el su­fri­mien­to pa­ra­se, que­ría apren­der a to­le­rar lo ines­pe­ra­do, a vi­vir sin tan­to do­lor. Que­ría, pe­ro no po­día. No sa­bía. Cual­quier si­tua­ción o im­pre­vis­to era su­fi­cien­te pa­ra ha­cer­me daño. Na­die se dio cuen­ta has­ta que me pa­sé. En mi ha­bi­ta­ción ha­bía san­gre por to­das par­tes. Pen­sé que me iba a de­san­grar y tu­ve que pe­dir ayu­da», cuen­ta otro de los ado­les­cen­tes de Mos­que­ra.

EL CE­RE­BRO ADO­LES­CEN­TE

El su­fri­mien­to en la ado­les­cen­cia no es nue­vo ni es ra­ro, pe­ro con el com­pli­ca­do mun­do de las in­ter­ac­cio­nes di­gi­ta­les los jó­ve­nes de­ben ges­tio­nar con ra­pi­dez una can­ti­dad de emo­cio­nes po­si­ti­vas y ne­ga­ti­vas im­pen­sa­ble ha­ce 20 años.

Se des­co­no­ce si el uso de las nue­vas tec­no­lo­gías afec­ta al pro­gre­so del ce­re­bro ado­les­cen­te e

JOSEP MATALI Je­fe de la Uni­dad de Con­duc­tas Adic­ti­vas del Hospital Sant Joan de Déu «Ca­da vez lle­gan más pa­dres con hi­jos en­gan­cha­dos a or­de­na­do­res, ta­ble­tas, mó­vi­les y jue­gos 'on-li­ne'. Y la edad me­dia de los pa­cien­tes ha ba­ja­do. De 14 y 15 años a 12 y 13». SU­SA­NA MONEREO Je­fa de En­do­cri­no­lo­gía y Nu­tri­ción del Hospital Gre­go­rio Ma­ra­ñón «Dis­rup­to­res en­do­cri­nos co­mo el bis­fe­nol A –pre­sen­te en plás­ti­cos, el te­flón y ti­ques de com­pra– son un pe­li­gro pa­ra el adelanto pu­be­ral. Se com­por­tan co­mo es­tró­ge­nos y se me­ten en el cir­cui­to de las hor­mo­nas». ES­PA­ÑA Y BUL­GA­RIA SON LOS DOS ÚNI­COS PAÍ­SES DE LA UNIÓN EU­RO­PEA QUE NO RE­CO­NO­CEN LA PSI­QUIA­TRÍA IN­FAN­TIL CO­MO ES­PE­CIA­LI­DAD MÉ­DI­CA

impacta en su com­por­ta­mien­to, sus ha­bi­li­da­des so­cia­les o su re­gu­la­ción emo­cio­nal. Pe­ro lo que sí sa­ben los ex­per­tos es que al­re­de­dor del 75 por cien­to de los tras­tor­nos men­ta­les se­ve­ros –psi­co­sis, tras­torno bi­po­lar…– sur­gen an­tes de los 24 años, edad has­ta la que se ex­tien­de la ma­du­ra­ción ce­re­bral.

El da­to es tre­men­da­men­te re­ve­la­dor, ya que «has­ta ha­ce po­co se ne­ga­ba que los me­no­res su­frie­ran tras­tor­nos men­ta­les o se mi­ni­mi­za­ba su im­por­tan­cia». La afir­ma­ción es par­te del Li­bro blan­co de la psi­quia­tría del ni­ño y el ado­les­cen­te, un es­tu­dio pu­bli­ca­do por la Fun­da­ción Ali­cia Ko­plo­witz, que re­ve­la que uno de ca­da ocho me­no­res de 18 años su­fre un tras­torno men­tal o que uno de ca­da cin­co pa­de­ce pro­ble­mas de desa­rro­llo emo­cio­nal o de con­duc­ta.

Co­rre­gir es­te ti­po de per­cep­cio­nes que nie­gan o des­de­ñan los pro­ble­mas de sa­lud men­tal en­tre los jó­ve­nes es uno de los

ob­je­ti­vos de esta fun­da­ción crea­da en 2003. Pa­ra ello desa­rro­lla el Pro­gra­ma de apo­yo a la sa­lud

men­tal del ni­ño y el ado­les­cen­te, que con­ce­de becas en Es­ta­dos Uni­dos y el Reino Uni­do a pro­fe­sio­na­les de nues­tro país pa­ra for­mar­se e in­ves­ti­gar en psi­quia­tría in­fan­til. Por­que Es­pa­ña es, jun­to con Bul­ga­ria, uno de los dos úni­cos miem­bros de la Unión Eu­ro­pea que no re­co­no­cen esta es­pe­cia­li­dad mé­di­ca.

Gi­se­la Sugranyes –psi­quia­tra del ni­ño y el ado­les­cen­te en el Clí­nic de Bar­ce­lo­na, for­ma­da gra­cias a una de es­tas becas– re­sal­ta que has­ta ha­ce po­co se creía que el desa­rro­llo ce­re­bral más im­por­tan­te te­nía lu­gar en la in­fan­cia y se ha­bla­ba muy po­co de la ado­les­cen­cia, per­ci­bién­do­se co­mo una fa­se os­cu­ra más que co­mo una eta­pa de opor­tu­ni­da­des. Pe­ro es­to ha cam­bia­do.

La re­co­men­da­ción de la psi­quia­tra del Clí­nic es in­sis­tir mu­cho en la edu­ca­ción; no cul­pa­bi­li­zar ni tra­tar al ado­les­cen­te co­mo un va­go o un egoís­ta. Acon­se­ja a los pa­dres pre­di­car con el ejem­plo, pa­sar tiem­po con sus hi­jos sin ha­blar de te­mas tras­cen­den­ta­les y sin ha­cer pre­gun­tas. «Los te­mas van sa­lien­do na­tu­ral­men­te si es­tán jun­tos», di­ce Sugranyes. Y si el hi­jo cuen­ta al­go, no juz­gar­lo, sino tra­tar de em­pa­ti­zar con su ma­les­tar. «En re­su­men: pre­gun­tar me­nos y es­cu­char más», sen­ten­cia.

CUA­TRO CAM­BIOS CRÍ­TI­COS

La bio­lo­gía y la per­so­na­li­dad desem­pe­ñan un pa­pel im­por­tan­te, pe­ro el desa­rro­llo psi­co­ló­gi­co, el en­torno fa­mi­liar y fac­to­res am­bien­ta­les co­mo los ami­gos y el co­le­gio son bá­si­cos pa­ra de­ter­mi­nar el trán­si­to por la ado­les­cen­cia. Y si las ta­reas que de­be­ría­mos ha­ber desa­rro­lla­do en la in­fan­cia y en la ni­ñez se han cum­pli­do de ma­ne­ra apro­pia­da, me­jor.

«To­do de­pen­de de cua­tro cam­bios prin­ci­pa­les: fí­si­cos, emo­cio­na­les, in­te­lec­tua­les y so­cia­les –afir­ma Ma­ría de Gra­cia Domínguez, psi­quia­tra del ni­ño y el ado­les­cen­te en el West Lon­don Men­tal Health y pro­fe­so­ra de la

UNO DE CA­DA OCHO ADO­LES­CEN­TES SU­FRE UN TRAS­TORNO MEN­TAL. HAS­TA HA­CE PO­CO SE NE­GA­BA QUE SU­FRIE­RAN ES­TE TI­PO DE PRO­BLE­MAS O SE MI­NI­MI­ZA­BA SU IM­POR­TAN­CIA

Uni­ver­si­dad de Nue­va York en Lon­dres–. Son cua­tro pi­la­res que im­pli­can ries­gos si no se rea­li­zan de ma­ne­ra sa­lu­da­ble».

Si, por ejem­plo, no se lle­van bien los cam­bios fí­si­cos, los pe­li­gros van des­de la anore­xia ner­vio­sa y la bu­li­mia has­ta una ma­yor vul­ne­ra­bi­li­dad a la ex­plo­ta­ción o a la agre­sión se­xual. Cuan­do los pro­ble­mas sur­gen a par­tir de los cam­bios emo­cio­na­les, los ado­les­cen­tes es­tán más ex­pues­tos a la de­pre­sión, tras­tor­nos de an­sie­dad, tras­torno bi­po­lar, con­duc­tas agre­si­vas y au­to­le­si­vas y al des­con­trol de los im­pul­sos. Es cuan­do sur­ge el ries­go a las adic­cio­nes o al abu­so de dro­gas y, ca­da vez más, dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos.

PER­DI­DO EN MI HA­BI­TA­CIÓN

En es­te sen­ti­do, el psi­quia­tra Josep Matali cuen­ta que, en 2007, cuan­do abrió la Uni­dad de Con­duc­tas Adic­ti­vas del Ado­les­cen­te en el Hospital Sant Joan de Déu, en Bar­ce­lo­na, tra­ta­ba bá­si­ca­men­te pro­ble­mas con el can­na­bis. Pe­ro, des­de ha­ce 8 años, la de­man­da de pa­dres que lle­van a sus hi­jos en­gan­cha­dos a or­de­na­do­res, ta­ble­tas, mó­vi­les y, so­bre to­do, jue­gos on-li­ne mul­ti­ju­ga­do­res no ha de­ja­do de cre­cer. Además, la edad me­dia de sus pa­cien­tes, que era de 14 y 15 años, ha ba­ja­do a los 12 y 13. «El so­bre­uso de nue­vas tec­no­lo­gías –ex­pli­ca– es nor­mal­men­te una res­pues­ta de afron­ta­mien­to, es de­cir: con el jue­go me ol­vi­do de mis pro­ble­mas».

El psi­quia­tra del Sant Joan de Déu se­ña­la el au­men­to de otro pro­ble­ma: ado­les­cen­tes de 14 a 16 años que pa­san has­ta ocho me­ses en­ce­rra­dos en sus ha­bi­ta­cio­nes con sus or­de­na­do­res y con­so­las. Van un día al co­le­gio y pa­san otros cua­tro en ca­sa; dos días al co­le, una se­ma­na en ca­sa; dos se­ma­nas en ca­sa, un día al co­le. Y el fin de se­ma­na, tam­bién en ca­sa. «Es­tos chi­cos es­tán de­mos­tran­do que pa­san co­sas muy im­por­tan­tes, pe­ro sus pa­dres tar­dan en pe­dir ayu­da –re­ve­la Matali–. Los tras­tor­nos de con­duc­ta lle­gan mu­cho an­tes a nues­tra uni­dad que tras­tor­nos in­terio­ri­za­dos co­mo cua­dros de­pre­si­vos o pro­ble­mas de au­to­es­ti­ma. ¿Por qué? Por­que en­ce­rra­dos en su ha­bi­ta­ción no mo­les­tan. Pe­ro cuan­to más tar­dan en bus­car­nos, más com­pli­ca­do es des­ac­ti­var to­do ese fo­llón».

Pe­ro es­tos com­por­ta­mien­tos no sue­len lle­gar de ma­ne­ra abrup­ta. «Es un pro­ce­so len­to e in­si­dio­so. El ni­ño va te­nien­do di­fi­cul­tad, so­bre to­do en la es­fe­ra in­ter­per­so­nal, has­ta que un do­min­go se que­ja de la ba­rri­ga, el lu­nes le due­le la ca­be­za y no va al co­le, el mar­tes va, pe­ro el miér­co­les po­ne una ex­cu­sa y regresa an­tes a ca­sa...», ex­pli­ca Matali. Tam­bién in­flu­ye el aco­so es­co­lar, que pro­vo­ca una ten­den­cia a que­dar­se en ca­sa y di­fi­cul­ta su re­in­tro­duc­ción pos­te­rior a la vi­da es­co­lar. «Ba­jo la re­clu­sión hay una se­rie de pro­ble­mas que jus­ti­fi­can sus di­fi­cul­ta­des. No sue­len ser pa­dres que pa­san de to­do. Son pa­dres que tie­nen di­fi­cul­tad en la ges­tión de sus hi­jos», ma­ti­za el psi­quia­tra.

Tam­po­co se pue­de aso­ciar es­te ti­po de con­duc­ta al es­trés fa­mi­liar cau­sa­do por los di­vor­cios, que si­guen en au­men­to. El 57 por cien­to de los ma­tri­mo­nios que se rom­pen, además, lo ha­ce, se­gún el INE, con hi­jos de­pen­dien­tes. «An­tes, el di­vor­cio era una si­tua­ción ex­cep­cio­nal, en­ten­di­da ne­ga­ti­va­men­te, de lo que de­be­ría ser una fa­mi­lia. Aho­ra, co­mo es­tán a la or­den de día, se ve co­mo una si­tua­ción que, bien ges­tio­na­da, no tie­ne por qué ser ma­la. Mu­chos pa­dres se es­fuer­zan en lle­var­lo bien pa­ra que el gra­do de es­trés en los ni­ños sea me­nor –di­ce Matali–. Otra co­sa es un di­vor­cio en el que la pa­re­ja se po­ne a muer­te con los ni­ños en me­dio. En esos ca­sos, es un cla­ro fac­tor de ries­go».

NI SO­BRE­PRO­TEC­CIÓN NI FALTA DE ATEN­CIÓN

Sea cual sea el ori­gen del su­fri­mien­to que lle­va a la re­clu­sión, esta se in­ten­si­fi­ca con el uso de las nue­vas tec­no­lo­gías, aun­que nor­mal­men­te no sean el ori­gen del pro­ble­ma. No hay que per­mi­tir, por ejem­plo, que los hi­jos jue­guen a la con­so­la sin ha­ber he­cho los de­be­res o que pre­fie­ran los vi­deo­jue­gos a sa­lir a la ca­lle. Tam­po­co es nor­mal que pa­sen de la con­so­la al mó­vil y se ti­ren un ra­to lar­go en What­sApp y otro tan­to en You­Tu­be. Ni que co­man a to­da pri­sa pa­ra vol­ver a ju­gar o ce­nen an­te el or­de­na­dor ni que se que­den has­ta las tan­tas en los dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos y al día si­guien­te es­tén can­sa­dos, pe­re­zo­sos e in­clu­so con ja­que­ca.

Y, por cier­to, cuan­do la co­sa ya ha lle­ga­do al ex­tre­mo de la re­clu­sión, qui­tar el or­de­na­dor por las bra­vas no so­lu­cio­na la cues­tión. «Hay pa­dres muy preo­cu­pa­dos –re­ve­la Matali– que ad­mi­ten que siem­pre les han de­ja­do usar es­tos apa­ra­tos a su vo­lun­tad, sin de­cir­les có­mo de­ben usar­los ni po­ner­les me­di­das de con­trol».

Los víncu­los fa­mi­lia­res son cru­cia­les. «Los pa­dres de­ben ha­llar un equi­li­brio en­tre no so­bre­pro­te­ger­los y no des­cui­dar­los –ex­po­ne el psi­quia­tra–. En la ado­les­cen­cia hay que se­guir edu­can­do, y edu­car sig­ni­fi­ca tam­bién po­ner lí­mi­tes; sa­ber ges­tio­nar y en­ten­der el mun­do ac­tual de los jó­ve­nes, que es com­ple­jo. Por­que, al igual que ser ado­les­cen­te es más es­tre­san­te que an­tes, ser pa­dres tam­bién es aho­ra más com­pli­ca­do».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.