El va­lor de las lá­gri­mas

ABC - XL Semanal - - FIRMAS - por Carmen Po­sa­das www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas @car­men­po­sa­da­s_ | @car­men­po­sa­da­ses­cri­to­ra

¿De ve­ras nos he­mos vuel­to to­dos tan ele­men­ta­les, tan in­fan­ti­les que no sa­be­mos dis­tin­guir sen­ti­mien­to de sen­si­ble­ría?

lo de­ja­ré cla­ro des­de la pri­me­ra lí­nea: no so­por­to a los llo­ro­nes. Más aún, siem­pre me han pro­du­ci­do des­con­fian­za. Y no de­bo de an­dar muy des­ca­mi­na­da por­que Al Ca­po­ne 'pian­ta­ba' lá­gri­mas a la me­nor pro­vo­ca­ción, co­mo Sta­lin, co­mo Baby Doc, y no di­ga­mos Ne­rón, que in­clu­so te­nía una co­pa de oro y pie­dras pre­cio­sas en la que re­co­gía «el cris­ta­lino néc­tar de sus au­gus­tos ojos». En reali­dad, to­dos sa­be­mos que el llan­to no es si­nó­ni­mo de sen­si­bi­li­dad, tam­po­co de grandeza de es­pí­ri­tu y me­nos aún de bon­dad. En nues­tra vi­da or­di­na­ria dis­cer­ni­mos bas­tan­te bien en­tre quién de­rra­ma lá­gri­mas de co­co­dri­lo y quién su­fre, quién es un far­san­te y quién no. Pe­ro, si es­to es así, ex­plí­quen­me, por fa­vor, por qué ca­da vez tie­nen más éxi­to esos pro­gra­mas te­le­vi­si­vos en los que la gen­te llo­ra y se des­pa­rra­ma por las es­tu­pi­de­ces más in­ve­ro­sí­mi­les. Unos por­que se les ha cor­ta­do la ma­yo­ne­sa en un con­cur­so cu­li­na­rio; otros, co­mo los in­te­gran­tes de Gran Her­mano Vip, por­que ha­ce una se­ma­na que no ven a su ma­má/ no­vio/ami­go y lo echan mu­chí­si­mo de me­nos; o si no «por­que Fu­la­ni­ta o Men­ga­ni­to no quie­re ha­cer edre­do­ning con­mi­go…». Pe­ro la uti­li­za­ción de las lá­gri­mas no se cir­cuns­cri­be so­lo a la te­le­vi­sión. En el ci­ne y tam­bién en la li­te­ra­tu­ra re­sul­ta tan útil co­mo pro­ve­cho­so. Ha­ce unas se­ma­nas, Ja­vier Ma­rías es­cri­bió un ar­tícu­lo ti­tu­la­do

Li­te­ra­tu­ra de pe­na­li­da­des y na­de­ría, en el que ha­bla­ba de es­te fe­nó­meno por el cual las sa­las de ci­ne y las li­bre­rías es­tán lle­nas de pe­lí­cu­las la­cri­mó­ge­nas y de no­ve­las cho­rrean­tes de bue­nos sen­ti­mien­tos des­ti­na­das a re­blan­de­cer nues­tros tier­nos co­ra­zo­nes. Ex­pli­ca Ma­rías que en una épo­ca tan nar­ci­sis­ta co­mo la que vi­vi­mos esta pa­to­lo­gía ha in­va­di­do to­das las es­fe­ras, de mo­do que cual­quie­ra que ha su­fri­do una des­gra­cia se ve im­pe­li­do a con­tar­la co­mo 'tes­ti­mo­nio' o co­mo 'de­nun­cia'. Y, por su­pues­to, no se tra­ta aquí de po­ner en du­da que sus des­gra­cias –la pér­di­da de un hi­jo, un ac­ci­den­te fa­tal, la caí­da en el mun­do de las dro­gas, et­cé­te­ra– sean du­ras. Al con­tra­rio, al­gu­nas son atro­ces, pe­ro uno se pregunta si se­me­jan­te so­bre­do­sis de obras de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas no obe­de­ce­rá tam­bién al de­seo de sa­car­le una ren­ta­bi­li­dad a su su­fri­mien­to. Y ren­ta­ble es un ra­to, por­que, por un fe­nó­meno pa­ra mí in­com­pren­si­ble –y por lo que se ve tam­bién pa­ra Ma­rías–, el pú­bli­co de­vo­ra y ele­va a los altares es­te ti­po de pe­lí­cu­las y li­bros, sean de ca­li­dad o, la enor­me ma­yo­ría de las ve­ces, ver­da­de­ros bo­drios sen­ti­men­ta­loi­des. ¿A qué se de­be esta mo­da? ¿De ve­ras nos he­mos vuel­to to­dos tan ele­men­ta­les, tan in­fan­ti­les que no sa­be­mos dis­tin­guir sen­ti­mien­to de sen­si­ble­ría? Po­si­ble­men­te la ex­pli­ca­ción es­té en lo que los nor­te­ame­ri­ca­nos de­no­mi­nan feel-good books o feel-good mo­vies.

Una pe­lí­cu­la o un li­bro 'me sien­to bien', pen­sa­do ex pro­fe­so pa­ra que el es­pec­ta­dor o el lec­tor, al ver las des­gra­cias que allí se le cuen­tan, se di­ga: «Qué bue­na per­so­na soy, mi­ra có­mo me con­mue­vo con las pe­nas aje­nas, có­mo com­pren­do y con­deno las in­jus­ti­cias que han te­ni­do que so­por­tar sus pro­ta­go­nis­tas». Ob­via­men­te a to­dos nos ha ocu­rri­do en el pa­sa­do –o por lo me­nos a mí sí– sol­tar unas la­gri­mi­tas con un cur­si­lí­si­mo se­rial ra­dio­fó­ni­co o con una pé­si­ma te­le­no­ve­la. Pe­ro an­ta­ño uno sa­bía que es­ta­ba vien­do u oyen­do Pa­sión de ga­vi­la­nes o Sim­ple­men­te Ma­ría y no El con­de de Mon­te­cris­to o Ana Ka­re­ni­na, y ja­más con­fun­día una co­sa con la otra. Aho­ra, en cam­bio, ya no se dis­cier­ne y se tien­de a pen­sar que, si una obra mue­ve co­ra­zo­nes, in­de­fec­ti­ble­men­te de­be de ser una obra maes­tra. Con bue­nos sen­ti­mien­tos y con buenas in­ten­cio­nes no se ha­ce bue­na li­te­ra­tu­ra, de­cía Gi­de. ¿Pe­ro hoy en día quién lee a Gi­de? Me­jor se­guir en­ter­ne­cién­do­se con esas tris­tí­si­mas his­to­rias 'ins­pi­ra­do­ras' –to­das ba­sa­das en he­chos reales, lo que tam­bién da un plus de ca­li­dad y de pres­ti­gio– que pro­li­fe­ran co­mo se­tas. Con ellas y con esos llo­ro­nes te­le­vi­si­vos que se ha­cen fa­mo­sí­si­mos y ri­quí­si­mos gi­mien­do y mo­quean­do pa­ra de­mos­trar cuán­to 'sen­ti­mien­to' le po­nen a to­do lo que ha­cen: al sal­mo­re­jo que pre­pa­ran en Mas­te­rChef o a sus cha­po­teos en el ja­cuz­zi de Gran Her­mano. Apa­sio­nan­te, ver­da­de­ra­men­te apa­sio­nan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.