El lu­jo­so apar­ta­men­to pa­ri­sino del di­rec­tor crea­ti­vo de Ch­ris­tian La­croix.

Sa­cha Walck­hoff, di­se­ña­dor y di­rec­tor crea­ti­vo de la Mai­son La­croix, ha apli­ca­do en su apar­ta­men­to pa­ri­sino su es­ti­lo más exó­ti­co e ico­no­clas­ta.

ABC - XL Semanal - - SUMARIO - Por Ana Car­di­na­le / Fo­to­gra­fía de Fran­cis Amiand

El dis­tri­to 10 de parís, ubi­ca­do en la mar­gen de­re­cha del Se­na, se ha con­ver­ti­do en los úl­ti­mos años en uno de los ba­rrios de mo­da. La cla­ve: su ca­rác­ter al­ter­na­ti­vo y mul­ti­cul­tu­ral y su ri­ca his­to­ria de ar­qui­tec­tu­ra de es­ti­lo Louis Phi­lip­pe (1830-1848) y de edi­fi­cios in­dus­tria­les. A su vez, es tam­bién aquí don­de Sa­cha Walck­hoff, di­se­ña­dor y di­rec­tor crea­ti­vo de la Mai­son La­croix, eli­gió es­ta­ble­cer su do­mi­ci­lio. El hom­bre que sus­ti­tuía al maes­tro Ch­ris­tian La­croix des­pués de que la fir­ma fran­ce­sa en­tra­ra en ban­ca­rro­ta y que le dio un nue­vo rum­bo a la fir­ma, más cen­tra­do en la de­co­ra­ción pa­ra el ho­gar y el prê­tà-por­ter mas­cu­lino, ha con­se­gui­do que su ca­sa re­fle­je el es­pí­ri­tu ex­hu­be­ran­te que ca­rac­te­ri­za a la ca­sa de al­ta cos­tu­ra.

CON­TRA LA SIM­PLI­CI­DAD

In­flui­do por el es­ti­lo de los años 50, 60 y 70, Sa­cha ha reuni­do en el mis­mo es­pa­cio una mez­cla per­fec­ta en­tre an­ti­güe­da­des y ar­te con­tem­po­rá­neo. Su apar­ta­men­to, que da­ta de 1840, po­see unos 140 me­tros cua­dra­dos

y to­do el es­plen­dor de la épo­ca de su cons­truc­ción: pi­sos de ta­ri­ma, chi­me­neas de mármol, es­pe­jos do­ra­dos y fri­sos en los te­chos. «Me mu­dé jus­to des­pués de que un fa­mo­so ac­tor fran­cés de­jó el lu­gar que ha­bía re­mo­de­la­do. Así fue que re­cu­pe­rar la ba­se ori­gi­nal sig­ni­fi­có un gran tra­ba­jo. Pe­ro al fi­nal lo­gré res­ca­tar su sa­bor pa­ri­sino», nos cuen­ta.

En es­te apar­ta­men­to, que tan bien re­fle­ja la es­té­tia ba­rro­ca y ex­pre­si­va de su due­ño, to­do es­tá pen­sa­do pa­ra evi­tar la sim­pli­ci­dad, con ob­je­tos tre­men­da­men­te dis­pa­res.

Na­ci­do en 1962, Sa­cha no crea un es­ti­lo con­cen­tra­do en nin­gu­na épo­ca en par­ti­cu­lar: po­dría­mos es­tar en un gabinete de cu­rio­si­da­des en el que pie­zas pro­ce­den­tes del mer­ca­do de an­ti­gue­da­des de Saint Ouen con­vi­ven con obras de ar­te y fo­to­gra­fías de van­guar­dia y mue­bles de di­se­ño de las más fa­mo­sas ga­le­rías. Res­pec­to al mo­bi­lia­rio, Sa­cha lo tie­ne cla­ro: «Es im­por­tan­te que to­do irra­die per­so­na­li­dad. Me en­can­ta con­tras­tar y arries­gar», con­clu­ye.

JUE­GO DE LU­CES La luz de te­cho es de Mi­chael Anas­tas­sia­des. En el sue­lo, lám­pa­ra Lu­na Park; y en la pa­red, lám­pa­ras Pul­ci­ne­lla, de Ga­rous­te & Bo­net­ti.

EL RIN­CÓN Re­pi­sa me­tá­li­ca con una co­lec­ción de ce­rá­mi­cas de Walck­hoff y acua­re­la ad­qui­ri­da en un mer­ca­di­llo.

EL DOR­MI­TO­RIO Ca­ma ta­pi­za­da y di­se­ña­da por Walck­hoff con tex­ti­les de An­ne de So­le­ne. Lám­pa­ras, de Ca­te­lla­ni & Smith, y al­fom­bra Ca­ba­non, de La­croix. EL BA­ÑO En la pa­red, cua­dros con di­bu­jos de Walck­hoff, lám­pa­ra de te­cho Con­rand Shop, si­lla de la tien­da pa­ri­si­na de Mer­ci y estatua ad­qui­ri­da en un mer­ca­di­llo de París.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.