Ste­lla Ten­nant po­sa en ex­clu­si­va pa­ra Mar­tin Parr

Nie­ta de los du­ques de De­vons­hi­re, la mo­de­lo –que triun­fó en los años no­ven­ta– po­sa en ex­clu­si­va pa­ra el fo­tó­gra­fo Mar­tin Parr en su re­fu­gio es­co­cés.

ABC - XL Semanal - - SUMARIO - Por Ja­ne McFar­land Fo­to­gra­fía: Mar­tin Parr

Sin ma­qui­lla­je y sin

re­to­ques . Así se pre­sen­ta­ba Ste­lla Ten­nant en una de sus úl­ti­mas cam­pa­ñas pa­ra una fir­ma de ro­pa. La mo­de­lo, que hi­zo su debut en pa­sa­re­la en 1993, ha vuel­to a aca­pa­rar es­te año las por­ta­das de la pren­sa al pro­ta­go­ni­zar los des­fi­les de al­gu­nas de las prin­ci­pa­les mar­cas del mun­do de la mo­da: Bur­berry y Vic­to­ria Beck­ham, en­tre otras. Ha­ce fal­ta una repu­tación es­te­lar (y una be­lle­za que desafía el pa­so de los años) pa­ra man­te­ner la re­le­van­cia a los 47 años en una in­dus­tria ob­se­sio­na­da por la ju­ven­tud. Ten­nant apren­dió el ofi­cio de mo­de­lo tra­ba­jan­do con los gran­des. Reali­zó su pri­me­ra se­sión de fo­to­gra­fía en 1993, con Ste­ven Mei­sel. Po­co des­pués, Karl La­ger­feld la adop­tó co­mo mu­sa. Jun­to con Ka­te Moss, Kris­ten McMe­namy y Erin O'Con­nor, Ten­nant re­for­mu­ló la idea con­ven­cio­nal de la be­lle­za.

«Si no me equi­vo­co, ten­go el ré­cord mun­dial de des­fi­les de pa­sa­re­la en una so­la tem­po­ra­da: 75 apa­ri­cio­nes... ¡Es de lo­cos!», ríe mien­tras be­be ca­fé a sor­bi­tos. «Es­ta­mos ha­blan­do de ha­ce más de 20 años. Por en­ton­ces no es­ta­ba mal vis­to que par­ti­ci­pa­ras en tan­tos des­fi­les; hoy se con­si­de­ra que, si lo ha­ces, es por­que es­tás de­ses­pe­ra­da. Pe­ro en­ton­ces era co­mo te ga­na­bas la vi­da. Las chi­cas de hoy ga­nan mu­cho me­nos; no­so­tras tu­vi­mos la suer­te de vi­vir la épo­ca do­ra­da del sec­tor».

"TEN­GO EL RÉ­CORD MUN­DIAL DE DES­FI­LES DE PA­SA­RE­LA EN UNA SO­LA TEM­PO­RA­DA: 75 APA­RI­CIO­NES"

Si­gue tra­ba­jan­do co­mo mo­de­lo... cuan­do y co­mo quie­re. Es­ta tem­po­ra­da tie­ne con­tra­tos pu­bli­ci­ta­rios con Sal­va­to­re Fe­rra­ga­mo y con Cha­nel, pe­ro Ten­nant, na­ci­da en Es­co­cia, tie­ne otras am­bi­cio­nes. Cons­ti­tu­ye la mi­tad del dúo crea­ti­vo de Ho­lland & Ho­lland, la his­tó­ri­ca mar­ca bri­tá­ni­ca de ro­pa de ca­za y vi­da cam­pes­tre, crea­da en 1835, la pre­fe­ri­da por la no­ble­za bri­tá­ni­ca. Su so­cia es su vie­ja ami­ga Isa­be­lla Caw­dor, an­ti­gua edi­to­ra de mo­da de

Vo­gue. «Isa­be­lla tie­ne ex­pe­rien­cia co­mo es­ti­lis­ta y co­no­ce el pro­ce­so de crea­ción a fon­do; tam­bién lo sa­be to­do so­bre el ti­po de vi­da del que es­ta­mos ha­blan­do. Las dos so­mos unas chi­cas cre­ci­das en el cam­po».

ELE­GAN­CIA NA­TU­RAL

Ste­lla Ten­nant cum­ple to­dos los requisitos ne­ce­sa­rios. Su abue­la ma­ter­na –De­bo­rah, du­que­sa de De­vons­hi­re y que mu­rió en 2014– fue la me­nor y úl­ti­ma de las fa­mo­sas her­ma­nas Mit­ford. El pa­dre de Ste­lla –el ho­no­ra­ble To­bias Wi­lliam Ten­nant– es hi­jo del se­gun­do ba­rón Glen­con­ner, ya fa­lle­ci­do, y su her­ma­nas­tro Co­lin, tam­bién fa­lle­ci­do, fue quien com­pró la is­la ca­ri­be­ña de Mus­ti­que en 1958. Ste­lla cre­ció en Es­co­cia, don­de vi­ve hoy. Es­tá ca­sa­da con David Las­net (se co­no­cie­ron en una se­sión de fo­to­gra­fía y con­tra­je­ron ma­tri­mo­nio en 1999), con quien tie­ne cua­tro hi­jos: Mar­cel, de 19 años; Ce­cily, de 17; Jas­mi­ne, de 15; e Iris, de 13.

Du­ran­te la se­sión de fo­tos, Ste­lla se mues­tra a sus an­chas en el con­da­do es­co­cés de Ber­wicks­hi­re, su ho­gar des­de ha­ce 13 años. «Ne­ce­si­to con­tar con es­pa­cio, esa li­ber­tad que te pro­por­cio­na un si­tio abier­to –di­ce–. Ne­ce­si­to na­dar en el río. Pa­sear por las co­li­nas. En la ciu­dad, me vuel­vo lo­ca. Cuan­do es­toy en Lon­dres, voy en bi­ci­cle­ta a to­das par­tes. Me en­can­ta no te­ner que pa­gar ta­xis ni en­con­trar­me atas­ca­da en el trá­fi­co. Dis­fru­tas de la ciu­dad, que ves des­de una nue­va pers­pec­ti­va. Pa­rís es una ciu­dad he­cha pa­ra re­co­rrer­la a pie; en reali­dad es muy pe­que­ña».

Ste­lla es una apa­sio­na­da de los pa­seos por la na­tu­ra­le­za, y esa pa­sión in­flu­ye en su con­cep­ción del es­ti­lo y el di­se­ño. «Lo prin­ci­pal es la climatología; es co­mo lo veo», bro­mea, mien­tras mor­dis­quea una ga­lle­ta de man­te­qui­lla tí­pi­ca­men­te es­co­ce­sa. «Lo úl­ti­mo que quie­ro es que­dar­me en­ce­rra­da en ca­sa por­que llue­ve o ha­ce vien­to. Lo que ne­ce­si­tas es un vestuario ade­cua­do, es­tar pre­pa­ra­da pa­ra sa­lir a ex­plo­rar el mun­do. Las ro­pas que di­se­ño es­tán he­chas pa­ra la vi­da en el cam­po, que tam­po­co tie­nen por qué ser siem­pre de co­lor ver­de. Mis gus­tos son ecléc­ti­cos. Me en­can­ta po­ner­me una fal­da de nai­lon azul eléc­tri­co de Com­me des Ga­rçons y com­bi­nar­la con un sué­ter Ho­lland & Ho­lland. La co­mo­di­dad es la cla­ve –ex­pli­ca–. Me en­can­ta el ro­ce de la se­da y la ca­che­mi­ra so­bre la piel». Su la­bor co­mo mo­de­lo tam­bién le ha en­se­ña­do que la caí­da de una pren­da es fun­da­men­tal. «He si­do mo­de­lo, y mi tra­ba­jo en Ho­lland & Ho­lland tie­ne me­nos que ver con el di­se­ño de las ro­pas que con la for­ma en que caen y se ajus­tan al cuer­po. Es al­go en lo que siem­pre me fi­jo, por­que soy cons­cien­te de que los pe­que­ños arre­glos y mo­di­fi­ca­cio­nes mu­chas ve­ces bas­tan pa­ra que las ro­pas te sien­ten de otra ma­ne­ra, pa­ra que ten­gas la im­pre­sión de que te caen co­mo un guan­te. Es al­go que apren­des con el ofi­cio».

A Ste­lla Ten­nant na­die va a pi­llar­la ha­cién­do­se un sel­fie pa­ra lu­cir trapitos. Alér­gi­ca a las re­des so­cia­les, ape­nas con­ce­de en­tre­vis­tas, y su pro­lon­ga­do éxi­to pro­fe­sio­nal tie­ne mu­cho que ver con su ca­pa­ci­dad pa­ra pro­yec­tar una ima­gen de mis­te­rio y de tra­ba­jo du­ro a la an­ti­gua usan­za.

La mo­de­lo con su jar­di­ne­ro. LOOK COM­PLE­TO, de Ho­lland & Ho­lland. CA­MI­SA y BO­TAS, de Ho­lland & Ho­lland; y FAL­DA, de The Row.

CA­MI­SA, JER­SEY y PAN­TA­LÓN, de Ho­lland & Ho­lland. PI­JA­MA, de Bot­te­ga Ve­ne­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.