His­to­ria.

En el fon­do sub­ma­rino de Ca­bo de Pa­los re­po­sa un bar­co con una his­to­ria mí­ti­ca: el Si­rio. Se hun­dió en 1906 y ofi­cial­men­te mu­rie­ron 242 per­so­nas. Pe­ro fue­ron mu­chas más, por­que la ma­yo­ría via­ja­ba sin pa­sa­je. Es­te pe­cio y otros mu­chos han con­ver­ti­do es­tas

ABC - XL Semanal - - SUMARIO - POR CAR­LOS MA­NUEL SÁN­CHEZ / FO­TO­GRA­FÍA DE GON­ZA­LO PÉ­REZ MA­TA

Al Si­rio, hun­di­do en 1906 en el Ca­bo de Pa­los (Mur­cia) con cien­tos de per­so­nas, lo lla­man el Ti­ta­nic del Me­di­te­rrá­neo. ¿Qué hi­zo de ese ca­bo un in­creí­ble ce­men­te­rio?

El Si­rio, un

trans­atlán­ti­co ita­liano que ha­bía zar­pa­do del puer­to de Gé­no­va dos días an­tes, na­ve­ga­ba a to­da má­qui­na, a unas tres mi­llas del Ca­bo de Pa­los (Car­ta­ge­na). Mu­chos pasajeros dor­mi­ta­ban en cu­bier­ta. Otros se ha­ci­na­ban en la bo­de­ga. Los pri­me­ros ha­bían com­pra­do su pa­sa­je. Y se ha­bían em­bar­ca­do en Ita­lia o en Bar­ce­lo­na, don­de el bu­que ha­bía he­cho es­ca­la. Los se­gun­dos ha­bían subido en Al­ci­ra, una pa­ra­da no pre­vis­ta en la ru­ta ofi­cial, con la con­ni­ven­cia del ca­pi­tán y la tri­pu­la­ción, pre­vio pa­go de un so­borno.

El ter­cer ofi­cial an­da­ba in­quie­to. Hi­zo sus cálcu­los so­bre la car­ta náu­ti­ca y de­ci­dió avi­sar al ca­pi­tán, Giu­sep­pe Pic­co­ne, un na­ve­gan­te ex­pe­ri­men­ta­do. «Va­mos a pa­sar muy cer­ca de las is­las Hor­mi­gas. Es pe­li­gro­so». El ofi­cial te­mía la pro­xi­mi­dad del Ba­jo de Fue­ra, un mon­tícu­lo sub­ma­rino que se al­za co­mo un pu­ñal des­de unos cin­cuen­ta me­tros de pro­fun­di­dad has­ta so­lo tres me­tros de la su­per­fi­cie. Una tram­pa mor­tal, aun­que se­ña­li­za­da en la car­to­gra­fía de la épo­ca.

El ca­pi­tán no le hi­zo ca­so y or­de­nó se­guir con el rum­bo mar­ca­do. No po­día per­der tiem­po. Pen­sa­ba ha­cer nue­vas pa­ra­das pa­ra car­gar más emi­gran­tes en Águi­las y Má­la­ga an­tes de cru­zar el es­tre­cho de Gi­bral­tar y en­ca­rar el Atlán­ti­co. Pic­co­ne con­fia­ba en su pe­ri­cia. Lle­va­ba cua­ren­ta años na­ve­gan­do.

La de­ci­sión de Pic­co­ne fue con­si­de­ra­da, a la pos­tre, una ne­gli­gen­cia cri­mi­nal que pro­vo­có la ma­yor ca­tás­tro­fe ma­rí­ti­ma de la na­ve­ga­ción ci­vil en aguas te­rri­to­ria­les de Es­pa­ña. Nun­ca se su­po la ci­fra de fa­lle­ci­dos. La com­pa­ñía ase­gu­ra­do­ra so­lo se hi­zo car­go de 242, los que fi­gu­ra­ban en la lis­ta de em­bar­que. La pren­sa de la épo­ca cal­cu­ló unos 500, te­nien­do en cuen­ta a los po­li­zo­nes. La his­to­ria es ter­ca y los flu­jos mi­gra­to­rios en el Me­di­te­rrá­neo si­guen co­brán­do­se su pea­je de vi­das: es­te año se lle­van res­ca­ta­dos ca­si 500 ca­dá­ve­res de pa­te­ras nau­fra­ga­das fren­te a las cos­tas es­pa­ño­las. En­ton­ces eran los eu­ro­peos los que se ha­cían a la mar en bus­ca de una vi­da me­jor en Amé­ri­ca. Hoy son afri­ca­nos los que bus­can lo mis­mo en Eu­ro­pa.

SUB­MA­RI­NOS ALE­MA­NES EN LA COS­TA DE CAR­TA­GE­NA

La tra­ge­dia del Si­rio –lla­mar­lo el Ti­ta­nic del Me­di­te­rrá­neo no es nin­gu­na exa­ge­ra­ción– so­lo es una mues­ca más en el trá­gi­co his­to­rial de las aguas de Ca­bo de Pa­los y la re­ser­va ma­ri­na de las is­las Hor­mi­gas, un ce­men­te­rio sub­ma­rino en el

que re­po­san los res­tos de más de 50 nau­fra­gios. Unos fue­ron víctimas de la oro­gra­fía; otros, de los sub­ma­ri­nos ale­ma­nes que usa­ron las cos­tas de Car­ta­ge­na co­mo co­to de ca­za du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, ope­ran­do en se­cre­to y sin ban­de­ra pa­ra hun­dir a los mer­can­tes que abas­te­cían a Fran­cia y el Reino Uni­do. El ca­pi­tán Lot­har von Ar­nauld de la Pe­riè­re, al man­do del sub­ma­rino U35, se pu­so las bo­tas. En so­lo dos días de oc­tu­bre de 1917 man­dó a las pro­fun­di­da­des cua­tro bar­cos de va­por, tor­pe­dea­dos a pla­cer.

Las tor­men­tas y los ac­ci­den­tes de na­ve­ga­ción com­ple­tan el re­cuen­to. Ni si­quie­ra la tie­rra fir­me era se­gu­ra. El pri­mer fa­ro de la is­la de las Hor­mi­gas fue li­te­ral­men­te ba­rri­do por el vien­to de le­van­te y el olea­je du­ran­te una no­che de bo­rras­ca en 1869. La mar se lle­vó a la fa­mi­lia del fa­re­ro, que vio có­mo se aho­ga­ban su mu­jer y tres de sus hi­jos; pu­do sal­var al cuar­to.

La pa­ra­do­ja es que tal can­ti­dad de pe­cios, con­ver­ti­dos en arre­ci­fes y co­lo­ni­za­dos por pe­ces, al­gas y crus­tá­ceos, ha con­ver­ti­do Ca­bo de Pa­los en uno de los me­jo­res des­ti­nos de bu­ceo de Eu­ro­pa y lu­gar de pe­re­gri­na­ción pa­ra los afi­cio­na­dos a la fo­to­gra­fía sub­ma­ri­na.

RE­VEN­TA­RON LAS CALDERAS. CUNDIÓ EL PÁ­NI­CO

El Si­rio es el nau­fra­gio más co­no­ci­do. Era un bu­que de 4126 to­ne­la­das, fle­ta­do por la Com­pa­ñía Ge­ne­ral de Na­ve­ga­ción Ita­lia­na. Ha­cía la ru­ta en­tre Gé­no­va, Bra­sil y Ar­gen­ti­na. Y aque­lla tar­de de ha­ce 112 años, el Ba­jo de Fue­ra le cor­tó las plan­chas del cas­co co­mo un abre­la­tas. El es­truen­do se oyó in­clu­so en tie­rra. El bar­co, que na­ve­ga­ba a 15 nu­dos, se fre­nó en se­co. Re­ven­ta­ron las calderas y se abrie­ron vías de agua. Cundió el pá­ni­co.

El ca­pi­tán, los ofi­cia­les y la tri­pu­la­ción reac­cio­na­ron con una co­bar­día in­fa­me, su­bién­do­se al pri­mer bo­te dis­po­ni­ble y po­nién­do­se a sal­vo, mien­tras en el bar­co que­da­ban cien­tos de pasajeros. La in­men­sa ma­yo­ría no sa­bía na­dar. Los bo­tes de es­tri­bor es­ta­ban su­mer­gi­dos. Y la ma­yor par­te de los de babor ha­bían que­da­do in­ser­vi­bles. Se ar­mó una ba­ta­lla cam­pal en­tre los via­je­ros, que se dispu­taban los po­cos cha­le­cos y aros sal­va­vi­das.

En­tre el pa­sa­je ha­bía ar­tis­tas que ha­cían las Amé­ri­cas, co­mo Lo­la Mi­lla­nes, una can­tan­te de zar­zue­la. Al ver que el bar­co se hun­día y que no sa­bía na­dar, le pi­dió un re­vól­ver a

El ca­pi­tán y la tri­pu­la­ción reac­cio­na­ron con una co­bar­día in­fa­me, su­bién­do­se al pri­mer bo­te dis­po­ni­ble

su acom­pa­ñan­te. No le dio tiem­po a sui­ci­dar­se. Ca­yó al agua y se hun­dió. Su ca­dá­ver apa­re­ció en To­rre­vie­ja, se­gún re­la­ta el his­to­ria­dor Luis Mi­guel Pé­rez Adán, au­tor de El nau­fra­gio del Si­rio.

EL HE­ROÍS­MO DE UN PES­CA­DOR SAL­VÓ 200 VI­DAS

Des­de la pla­ya y el puer­to de Ca­bo de Pa­los, ve­ra­nean­tes y pes­ca­do­res veían es­tu­pe­fac­tos la si­lue­ta del bar­co en el ho­ri­zon­te, a unos cin­co ki­ló­me­tros. La tra­ge­dia hu­bie­ra si­do aún ma­yor de no ser por hé­roes co­mo Vi­cen­te Bui­gués, un pes­ca­dor. Lle­gó al Si­rio con su laúd –una em­bar­ca­ción de ve­la la­ti­na– y arrió un bo­te, pe­ro es­te vol­có an­te la can­ti­dad de gen­te que tra­ta­ba de abor­dar­lo. En­ton­ces de­ci­dió rea­li­zar una ma­nio­bra ca­si sui­ci­da, aun­que pri­me­ro tu­vo que 'con­ven­cer' a su tri­pu­la­ción, pis­to­la en mano, pa­ra rea­li­zar­la. Pu­so proa al Si­rio y em­po­tró su ve­le­ro con­tra el cas­co, cla­van­do el bau­prés co­mo si fue­ra el pi­co de un pez es­pa­da pa­ra que los pasajeros lo usa­ran co­mo pa­sa­re­la. Así con­si­guió sal­var a unos 200. Otros pes­ca­do­res tam­bién se acer­ca­ron. No los gran­des bu­ques de línea, que no pres­ta­ron so­co­rro.

En to­tal fue­ron res­ca­ta­das más de 400 per­so­nas.

Pe­ro mu­chos de los que se echa­ron al mar de­ses­pe­ra­dos po­dían ha­ber so­bre­vi­vi­do por­que el Si­rio si­guió flo­tan­do du­ran­te 16 días an­tes de par­tir­se en dos y hun­dir­se. El ca­pi­tán, que se mos­tró in­di­fe­ren­te du­ran­te los in­te­rro­ga­to­rios y di­jo te­ner «la con­cien­cia tran­qui­la», es­tu­vo a punto de ser lin­cha­do, por lo que fue tras­la­da­do a Ita­lia en tren. La pren­sa tu­vo ma­te­rial du­ran­te va­rios años, has­ta que otra ca­tás­tro­fe, la del Ti­ta­nic, en 1912, aca­pa­ró los ti­tu­la­res.

EN POR­TA­DA La pren­sa es­pa­ño­la y la ita­lia­na del mo­men­to se hi­cie­ron eco del nau­fra­gio del Si­rio, co­mo La Do­me­ni­ca del Co­rrie­re.

IN­MI­GRAN­TES Mu­chos po­bres de Eu­ro­pa emi­gra­ban a Amé­ri­ca a prin­ci­pios del si­glo XX co­mo po­li­zo­nes o so­bor­nan­do a la tri­pu­la­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.