Pa­ya­sa­das y vien­to de le­van­te

ABC - XL Semanal - - MAGAZINE FIRMAS - Por Ar­tu­ro Pé­rez-Re­ver­te www.xlsemanal.com/fir­mas

lo es­cu­ché ayer en la ra­dio, a un fu­lano: «La pa­ya­sa­da que hi­ci­mos en Pe­re­jil», di­jo. Y me que­dé

ra­to pen­san­do en có­mo la ig­no­ran­cia, a me­nu­do alia­da con la es­tu­pi­dez, alum­bran fra­ses co­mo ésa. Me que­dé pen­sán­do­lo por­que so­bre esa pa­ya­sa­da de Pe­re­jil co­noz­co dos co­sas. Una es el lu­gar, is­lo­te de so­be­ra­nía es­pa­ño­la pe­ga­do a la cos­ta de Ma­rrue­cos, que el 11 de ju­lio de 2002 fue to­ma­do por fuer­zas ma­rro­quíes y seis días más tar­de re­cu­pe­ra­do por tro­pas es­pa­ño­las. Me es fa­mi­liar por­que en otro tiem­po lo so­bre­vo­lé y na­ve­gué de cer­ca con Vi­gi­lan­cia Adua­ne­ra. Y la otra co­sa que co­noz­co bien es la ope­ra­ción mi­li­tar que zan­jó el asun­to. Así que, co­mo lla­mar a aque­llo pa­ya­sa­da me to­ca el tri­gé­mino, voy a re­cor­dar­les a quie­nes lo ig­no­ran, o lo han ol­vi­da­do, lo que ocu­rrió allí.

Y lo que ocu­rrió es que ha­bía una cri­sis di­plo­má­ti­ca en­tre Ma­rrue­cos y Es­pa­ña, y el pri­me­ro de­ci­dió dar un pe­que­ño gol­pe de fuer­za ocu­pan­do con al­gu­nos sol­da­dos el is­lo­te de­sier­to, que por vie­jos tra­ta­dos de­ci­mo­nó­ni­cos –y con ab­so­lu­ta in­jus­ti­cia geo­grá­fi­ca– per­te­ne­ce a Es­pa­ña. Esos in­ci­den­tes sue­len re­sol­ver­se en la me­sa de ne­go­cia­ción, pe­ro eran ma­los tiem­pos pa­ra la lí­ri­ca. Así que el gobierno Az­nar, que era quien man­da­ba en­ton­ces, de­ci­dió re­cu­pe­rar­lo por las bra­vas. La de­ci­sión de ha­cer­lo así po­dría ser dis­cu­ti­ble, o no; Az­nar pue­de ser ca­li­fi­ca­do de lo que ca­da cual le re­ser­ve, y su mi­nis­tro de De­fen­sa Fe­de­ri­co Trillo, el del Yak, no fue el que más lus­tre dio a su car­go. En to­do eso es­ta­mos de acuer­do; pe­ro el he­cho con­cre­to es que los 27 hom­bres y una mu­jer del Gru­po de Ope­ra­cio­nes Es­pe­cia­les y los pi­lo­tos de he­li­cóp­te­ros a quie­nes se or­de­nó re­cu­pe­rar Pe­re­jil eran sol­da­dos es­pa­ño­les que, cum­plien­do ór­de­nes y sin saber cuán­tos ma­rro­quíes ha­bía en el is­lo­te y en los cer­ca­ní­si­mos acan­ti­la­dos que lo do­mi­nan des­de tie­rra fir­me, vo­la­ron de no­che a quin­ce me­tros de al­tu­ra so­bre el Es­tre­cho pa­ra no ser de­tec­ta­dos, pa­sa­ron so­bre un buen nú­me­ro de bar­cos de gue­rra es­pa­ño­les y ma­rro­quíes con­cen­tra­dos en la zo­na, y a las seis de la ma­ña­na, con un vien­to de 90 ki­ló­me­tros por ho­ra que za­ran­dea­ba los he­li­cóp­te­ros, a os­cu­ras y vien­do ver­de a tra­vés de sus ga­fas de vi­sión noc­tur­na, arro­ja­ron sus mo­chi­las so­bre las es­car­pa­das ro­cas y des­pués sal­ta­ron ellos, tiz­na­do el ros­tro, car­ga­dos de ar­mas y equi­po de com­ba­te, des­de tres

Co­mo lla­mar a aque­llo pa­ya­sa­da me to­ca el tri­gé­mino, voy a re­cor­dar­les a quie­nes lo ig­no­ran, o lo han ol­vi­da­do, lo que ocu­rrió allí

y cua­tro me­tros de al­tu­ra. Y lue­go, con só­lo gri­tos en es­pa­ñol y fran­cés y los pun­tos ro­jos de sus mi­ras lá­ser bai­lan­do en los cuer­pos de los ad­ver­sa­rios, sin pe­gar un ti­ro aun­que es­ta­ban au­to­ri­za­dos pa­ra ha­cer­lo, re­du­je­ron a los seis sol­da­dos que Ma­rrue­cos ha­bía de­ja­do allí, iza­ron la ban­de­ra es­pa­ño­la y, en es­pe­ra de una uni­dad de la Le­gión que de­bía re­le­var­los en­tra­do el día, se atrin­che­ra­ron lo me­jor que pu­die­ron.

Co­noz­co Pe­re­jil, co­mo di­go, y les ase­gu­ro que ima­gi­nar­lo aco­jo­na: un pe­que­ño is­lo­te, y arri­ba, a po­cos me­tros, los acan­ti­la­dos de tie­rra fir­me des­de don­de los ma­rro­quíes po­dían ma­cha­car ca­da ro­ca y ca­da pal­mo de te­rreno. Y aque­llos 28 sol­da­dos en la os­cu­ri­dad y lue­go en la in­cier­ta luz del al­ba, las ar­mas en las ma­nos, mi­ran­do ha­cia arri­ba sin saber, o su­po­nien­do, lo que po­día caer­les en­ci­ma si Ma­rrue­cos en­ca­ra­ba el ór­da­go. Ima­gí­nen­los en esos mo­men­tos en que las agu­jas del re­loj pa­re­cen pa­ra­das, vein­ti­sie­te hom­bres y una mu­jer con la bo­ca se­ca y los dien­tes apre­ta­dos, es­pe­ran­do. Pen­san­do en lo que se pien­sa en si­tua­cio­nes co­mo ésa. En lo a gus­to que es­ta­rían en cual­quier otro lu­gar de la tie­rra. En los fa­mi­lia­res –por se­gu­ri­dad, a na­die se ha­bía in­for­ma­do de la ope­ra­ción–, que a esa ho­ra dor­mían sin saber que ma­ri­do, no­via, hi­jo, pa­dre, es­ta­ba en el cu­lo del mun­do, es­pe­ran­do el ata­que, los bom­ba­zos, los dis­pa­ros que po­dían man­dar­lo al dia­blo.

Na­da ocu­rrió, al fin. Fi­nal fe­liz. Aun­que hoy mu­chos lo niegan, re­cuer­do la sa­tis­fac­ción de ca­si to­da Es­pa­ña –só­lo Iz­quier­da Uni­da y los políticos vas­cos y ca­ta­la­nes cri­ti­ca­ron la ac­ción– cuan­do se su­po la no­ti­cia. Aho­ra el tiem­po ha pa­sa­do, el in­faus­to re­cuer­do de Az­nar y Trillo con­ta­mi­na de­ma­sia­das co­sas, in­clui­do Pe­re­jil, y al­gu­nos de quie­nes ig­no­ran los de­ta­lles de aque­llo, o pre­fie­ren ig­no­rar­los, se per­mi­ten lla­mar­lo pa­ya­sa­da. Y, bueno. Qui­zá Az­nar y su mi­nis­tro de De­fen­sa no es­tu­vie­ran, a me­nu­do, le­jos de la pis­ta de un cir­co. Pe­ro los do­ce pi­lo­tos de he­li­cóp­te­ro y los vein­ti­sie­te hom­bres y una mu­jer que ha­ce die­ci­séis años sal­ta­ron a os­cu­ras so­bre un is­lo­te ro­co­so, ju­gán­do­se la vi­da en la cos­ta mis­ma de Ma­rrue­cos, me­re­cen to­da ad­mi­ra­ción y to­do res­pe­to. Eran sol­da­dos, eran pro­fe­sio­na­les, eran va­lien­tes. Y eran los nues­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.