LA CO­NE­XIÓN SUD­AFRI­CA­NA

ABC - XL Semanal - - MAGAZINE EN PRIMER PLANO -

Stieg Lars­son se en­te­ró del ase­si­na­to de Olof Pal­me la ma­ña­na del 1 de mar­zo de 1986. No pu­do evi­tar echar­se a llo­rar. Ad­mi­ra­ba al pri­mer mi­nis­tro. Al día si­guien­te se acer­có al lu­gar de los he­chos. En aque­lla épo­ca tra­ba­ja­ba de in­fó­gra­fo pa­ra la agen­cia de no­ti­cias TT y le ha­bían en­car­ga­do una in­fo­gra­fía so­bre el es­ce­na­rio del cri­men. No tar­dó mu­cho en em­bar­car­se per­so­nal­men­te en la ca­za del ase­sino.

Po­co a po­co fue ha­cien­do con­tac­tos den­tro de la Sä­po, el ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia sue­co. Así su­po que las pis­tas más po­ten­tes con­du­cían a la ul­tra­de­re­cha. Aquel era un mun­do que co­no­cía bien. El pe­rio­dis­ta co­la­bo­ra­ba con Sear­chlight, una re­vis­ta an­ti­fas­cis­ta del Reino Uni­do. A tra­vés de Sear­chlight su­po que agen­tes de los ser­vi­cios se­cre­tos sud­afri­ca­nos po­dían ha­ber or­ques­ta­do un com­plot pa­ra aca­bar con el pri­mer mi­nis­tro sue­co.

Pal­me siem­pre ha­bía si­do muy crí­ti­co con el ré­gi­men del apart­heid. Ade­más, que­ría li­mi­tar el co­mer­cio de ar­mas con Su­dá­fri­ca. Sear­chlight re­ci­bió más in­for­ma­ción que apun­ta­ba a que un an­ti­guo ofi­cial sue­co, Ber­til We­din, po­dría es­tar de­trás del ase­si­na­to. We­din tra­ba­ja­ba pa­ra la in­te­li­gen­cia sud­afri­ca­na. To­do en­ca­ja­ba. La sos­pe­cha de Lars­son era que agen­tes sud­afri­ca­nos ha­bían pla­nea­do el ase­si­na­to de Pal­me y en­car­ga­do su eje­cu­ción a los ul­tras sue­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.