La bue­na ma­la suer­te

ABC - XL Semanal - - MAGAZINE FIRMAS - por Car­men Po­sa­das www.xlsemanal.com/fir­mas Ins­ta­gram: @car­men­po­sa­da­ses­cri­to­ra

la ma­la suer­te, así se lla­ma la nue­va no­ve­la de Mar­ta Ro­bles, y ya le ha traí­do muy bue­na for­tu­na. Sin ir más le­jos, tres edi­cio­nes en me­nos de cua­ren­ta días. No sé si lo he co­men­ta­do con us­te­des al­gu­na vez, pe­ro ten­go un mé­to­do infalible pa­ra de­tec­tar ta­len­to y des­tre­za en un li­bro o en una pe­lí­cu­la, y es la en­vi­dia co­chi­na. Si al leer una pá­gi­na o ver una se­cuen­cia me di­go '¿por qué de­mo­nios no se me ha­brá ocu­rri­do a mí es­ta idea tan bue­na?' o '¿có­mo ha si­do ca­paz fu­lano o men­ga­na de de­cir al­go tan bri­llan­te?' es que ahí hay al­go de mé­ri­to. Tan ver­de co­mo infalible sen­ti­mien­to acom­pa­ñó gran par­te de mi lec­tu­ra de La bue­na suer­te. La no­ve­la co­mien­za con una es­ce­na que por des­gra­cia su­ce­de en la vi­da real ca­da vez con más fre­cuen­cia: la des­apa­ri­ción de una ado­les­cen­te, po­co más que una ni­ña. A par­tir de esa pri­me­ra des­crip­ción co­men­za­mos a co­no­cer al res­to de sus pro­ta­go­nis­tas. En al­gu­nos ca­sos a re­co­no­cer, por­que, pa­ra los que ya dis­fru­ta­mos de A me­nos de cin­co cen­tí­me­tros, la no­ve­la an­te­rior de Mar­ta, el de­tec­ti­ve Tony Rou­res, ex­co­rres­pon­sal de gue­rra, es un per­so­na­je fa­mi­liar y el ti­po de hom­bre que una que­rría te­ner cer­ca cuan­do vie­nen mal da­das. Con él se en­tre­vis­ta Amanda Varela, la ma­dre de Lu­cía, pa­ra en­car­gar­le que in­ves­ti­gue qué pu­do ha­ber­le pa­sa­do a su hi­ja, a la que, a pe­sar los dos años trans­cu­rri­dos des­de su des­apa­ri­ción, se re­sis­te a dar por muer­ta. En es­ta no­ve­la to­do el mun­do tie­ne un pa­sa­do (al­guno de ellos, uno muy te­rri­ble) y Amanda no es nin­gu­na ex­cep­ción. Chi­le­na de na­ci­mien­to, su his­to­ria fa­mi­liar hun­de sus raí­ces en la re­pre­sión pi­no­che­tis­ta, y sus de­sa­pa­re­ci­dos son el tris­te an­te­ce­den­te que pa­re­ce re­pli­car­se aho­ra en el des­tino de su gua­pí­si­ma y an­ge­li­cal hi­ja. Tam­bién sa­bre­mos có­mo fue su ma­tri­mo­nio com­ple­ta­men­te dis­fun­cio­nal con el pa­dre de Lu­cía y co­no­ce­re­mos a Car­li­tos, el se­gun­do de sus hi­jos, que vi­ve pe­ga­do a la pantalla de un or­de­na­dor. Otros per­so­na­jes de

Ten­go un mé­to­do infalible pa­ra de­tec­tar ta­len­to y des­tre­za en un li­bro o en una pe­lí­cu­la, y es la en­vi­dia co­chi­na

es­ta no­ve­la, que se desa­rro­lla en Cos­ta de los Pi­nos, al es­te de Ma­llor­ca, son va­rios ve­ci­nos de tan idí­li­co co­mo ex­clu­si­vo en­cla­ve, ca­da uno con su par­ti­cu­lar se­cre­to in­con­fe­sa­ble, así co­mo di­ver­sos ser­vi­do­res del or­den pú­bli­co y una jue­za tan sexy co­mo efi­caz pro­ta­go­nis­ta de una de las es­ce­nas de al­to vol­ta­je eró­ti­co que con­tie­ne la no­ve­la. Por­que otra de las par­ti­cu­la­ri­da­des de La ma­la suer­te, una que me hi­zo vol­ver­me es­pe­cial­men­te ver­de de en­vi­dia, es la ca­pa­ci­dad de Mar­ta pa­ra es­cri­bir buenas es­ce­nas de se­xo, un es­co­llo li­te­ra­rio en el que nau­fra­gan has­ta las plu­mas más ta­len­to­sas. Tan­to es así que, en los Es­ta­dos Uni­dos, exis­te un premio a la peor es­ce­na de se­xo del año. Pen­sa­rán us­te­des que, a tro­feo tan po­co co­di­cia­do, se ha­ría acree­do­ra la au­to­ra de Cin­cuen­ta som­bras de Grey, por ejem­plo, o el per­pe­tra­dor de al­gún otro bo­drio si­mi­lar. Pe­ro no. Ha­ce unos años, los fi­na­lis­tas fue­ron Phi­lip Roth, eterno can­di­da­to al No­bel, y Tony Blair, por su au­to­bio­gra­fía ti­tu­la­da

A jour­ney. Al fi­nal el galardón re­ca­yó en el ex pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co, por una es­ce­na en­tre tó­rri­da y ri­si­ble en la que des­cri­bía un en­cuen­tro ro­mán­ti­co con Che­rie, su se­ño­ra. Mar­ta Ro­bles, en cam­bio, no cae en nin­guno de los erro­res más co­mu­nes a la ho­ra de es­cri­bir se­cuen­cias de es­ta na­tu­ra­le­za. Ni en lo cha­ba­cano ni en lo cur­si, ni en lo ti­mo­ra­to ni tam­po­co en lo hi­per­bó­li­co. Otro ele­men­to im­por­tan­te de la no­ve­la tie­ne que ver con la ve­na pe­rio­dís­ti­ca de Mar­ta, que la ha lle­va­do a ma­ne­jar y tren­zar con to­do ri­gor den­tro de la tra­ma te­mas tan con­tro­ver­ti­dos co­mo la ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da, las fa­mi­lias dis­fun­cio­na­les o los siem­pre di­fu­sos lí­mi­tes en­tre el bien y el mal. Qué, ¿se no­ta mu­cho que so­mos ami­gas y que nos que­re­mos un mon­tón? En efec­to, pe­ro no qui­ta que lo que aca­bo de de­cir sea ab­so­lu­ta­men­te cier­to. La ma­la suer­te es una bue­na no­ve­la y lo es por mé­ri­tos pro­pios. En­tre mu­chos, uno que me pa­re­ce fun­da­men­tal, el de lo­grar en­tre­te­ner, in­tri­gar y ha­cer re­fle­xio­nar al lec­tor al tiem­po que mues­tra cier­tos án­gu­los de la reali­dad tan des­co­no­ci­dos co­mo ate­rra­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.