Jue­go de tro­nos en Ara­bia Sau­dí

(TAM­BIÉN DA MIE­DO A SU FA­MI­LIA)

ABC - XL Semanal - - SUMARIO - POR STEF­FEN GASSEL / FO­TO: LU­CA LOCATELLI

En ape­nas año y me­dio con él al man­do de Ara­bia Sau­dí, to­dos sa­ben ya có­mo se las gas­ta el prín­ci­pe he­re­de­ro Moha­med bin Sal­mán. El hom­bre que es­tá pre­sun­ta­men­te de­trás del ase­si­na­to del pe­rio­dis­ta Ja­mal Khas­hog­gi eli­mi­na enemi­gos sin con­tem­pla­cio­nes. In­clu­so si son miem­bros de su pro­pia fa­mi­lia. Así es su jue­go de tro­nos.

El prín­ci­pe se es­fuer­za por man­te­ner la com­pos­tu­ra. Le cues­ta con­tro­lar la ex­pre­sión de su ca­ra. Su ce­ja iz­quier­da se mue­ve, los la­bios le tiem­blan. «Al­te­za, ha pa­sa­do un año des­de su de­ten­ción. He­mos oí­do que fue tor­tu­ra­do». Así co­mien­za la pre­sen­ta­do­ra del ca­nal es­ta­dou­ni­den­se Fox News su en­tre­vis­ta con el in­vi­ta­do, que la atien­de des­de Ara­bia Sau­dí. «Y aho­ra te­ne­mos el bru­tal ase­si­na­to de Ja­mal Khas­hog­gi. Fue des­cuar­ti­za­do. ¿Se pue­de con­fiar en el prín­ci­pe he­re­de­ro? ¿Su plan de mo­der­ni­zar el país es una men­ti­ra?».

El prín­ci­pe Al­wa­leed bin Ta­lal se re­vuel­ve en el si­llón. «En nom­bre de Alá, to­do eso es­tá per­do­na­do y ol­vi­da­do. Hu­bo un ma­len­ten­di­do. Es co­sa del pa­sa­do. Y en lo que al prín­ci­pe Moha­med res­pec­ta, pue­do ase­gu­rar­le que va en se­rio».

Lo muy en se­rio que va el prín­ci­pe he­re­de­ro lo ha com­pro­ba­do en sus pro­pias car­nes el prín­ci­pe Al­wa­leed bin Ta­lal, de 63 años. Es uno de los ros­tros más po­pu­la­res de la fa­mi­lia real sau­dí, un

bon vi­vant y re­co­no­ci­do in­ver­sor in­ter­na­cio­nal, con par­ti­ci­pa­cio­nes en Twit­ter, Ap­ple y Ci­ti­group. En 2017, la re­vis­ta For­bes cal­cu­ló su for­tu­na en 18.700

mi­llo­nes de dó­la­res. Pe­ro na­da de eso lo pro­te­gió de su pri­mo. Fue arres­ta­do en mi­tad de la no­che y es­tu­vo 83 días des­apa­re­ci­do.

Des­de en­ton­ces, Al­wa­leed bin Ta­lal es una som­bra de lo que fue. Su nom­bre ya no apa­re­ce en la lis­ta For­bes de 2018. Ha en­tre­ga­do la ma­yor par­te de su for­tu­na al Es­ta­do. Y no pue­de aban­do­nar el país sin per­mi­so ex­pre­so del prín­ci­pe he­re­de­ro. Su her­mano tam­bién ha pa­sa­do por pri­sión, aca­ba de sa­lir en li­ber­tad tras ca­si un año en­tre re­jas.

An­tes del ase­si­na­to del pe­rio­dis­ta Ja­mal Khas­hog­gi en el Con­su­la­do sau­dí de Es­tam­bul, el prín­ci­pe he­re­de­ro Moha­med bin Sal­mán, el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.