A fon­do.

ABC - XL Semanal - - SUMARIO - POR RENE CHUN / FO­TO­GRA­FÍA: JEN­NI­FER RO­BERTS

Pe­ter Ellens­tein po­dría te­ner, se cree, has­ta más de cin­cuen­ta hi­jos. Dos dé­ca­das des­pués de que se ga­na­ra la vi­da co­mo do­nan­te de es­per­ma a lo lar­go de más de un lus­tro, sus hi­jos bio­ló­gi­cos –ya más de vein­te– han em­pe­za­do a lo­ca­li­zar­lo.

Es­te cin­cuen­tón sos­tu­vo su pre­ca­ria ca­rre­ra de ac­tor con asi­duas vi­si­tas a ban­cos de es­per­ma cuan­do era jo­ven. Vein­te años des­pués, sus hi­jos bio­ló­gi­cos lo es­tán lo­ca­li­zan­do gra­cias a In­ter­net. ¡Pue­de te­ner más de 50! Es­ta es la his­to­ria de Pe­ter Ellens­tein.

Se tra­ta de una men­ti­ra pia­do­sa pa­ra que no nos sin­ta­mos in­có­mo­dos: el do­nan­te de se­men. Sa­be­mos la ver­dad. Los hom­bres no do­nan su es­per­ma. Lo ven­den. Co­mo a la ma­yo­ría de los do­nan­tes, a nues­tro hom­bre tan so­lo le in­tere­sa­ba una co­sa: el di­ne­ro. Pe­ro el 6 de oc­tu­bre de 2017,

a las 10:55 de la ma­ña­na, en el iPho­ne de Pe­ter Ellens­tein apa­re­ció un men­sa­je por Fa­ce­book. «Ho­la, Pe­ter –de­cía–. Na­cí en 1994 por fer­ti­li­za­ción in vi­tro.

Te es­cri­bo por­que creo po­si­ble que tú fue­ras el do­nan­te [...]. Si pre­fie­res no en­trar en con­tac­to, lo en­ten­de­ré. Sen­ci­lla­men­te que­ría dar­te las gra­cias».

El men­sa­je se lo ha­bía en­via­do una mú­si­ca de 24 años, Ra­chel Whi­te, hi­ja de una ma­dre sol­te­ra de Ma­li­bú. Al prin­ci­pio, Pe­ter no res­pon­dió.

Se di­jo que la tal Ra­chel po­día es­tar equi­vo­ca­da. Pe­ro em­pe­zó a sen­tir­se an­gus­tia­do.

Por la épo­ca en que Ra­chel na­ció, él ha­bía si­do un do­nan­te de es­per­ma más que 'ge­ne­ro­so'. En los años ochen­ta ha­cía de to­do pa­ra ga­nar­se la vi­da mien­tras tra­ta­ba de con­so­li­dar su ca­rre­ra de ac­tor. Y, a di­fe­ren­cia de otros tra­ba­ji­llos, la do­na­ción de es­per­ma es­ta­ba bien pa­ga­da y re­que­ría un es­fuer­zo mí­ni­mo.

Ven­dió sus ga­me­tos a dos ban­cos de se­men de Los Án­ge­les en­tre 1987 y 1994. Sie­te años es mu­cho tiem­po. El do­nan­te pro­me­dio no sue­le du­rar más de un año. Pe­ro Pe­ter no so­lo es­tu­vo 'ac­ti­vo' du­ran­te un tiem­po lar­guí­si­mo, sino que su pro­duc­ción era im­pre­sio­nan­te. En vez de las tres do­na­cio­nes a la se­ma­na que sue­le rea­li­zar un do­nan­te am­bi­cio­so, él ha­cía cin­co. Co­rrían los años ochen­ta y se sa­ca­ba 900 dó­la­res al mes, lo su­fi­cien­te pa­ra el al­qui­ler y los pla­zos del co­che.

Su iden­ti­dad co­mo do­nan­te no era pú­bli­ca. En la ba­se de da­tos fi­gu­ra­ba con los nú­me­ros 305 y 217. Pe­ro su pro­duc­ción era tre­men­da: cer­ca de dos mil via­les; ca­da uno de ellos ca­paz de crear un em­brión. Pe­ter te­nía cla­ro que su po­de­ro­sa si­mien­te ha­bía ge­ne­ra­do al­gu­nos ni­ños. Pe­ro pa­ra él eran una abs­trac­ción: nú­me­ros, y no per­so­nas.

Has­ta que apa­re­ció Ra­chel. La jo­ven se las ha­bía arre­gla­do pa­ra en­con­trar­lo en la Red. Ra­chel col­gó sus pro­pios da­tos per­so­na­les en el Do­nor Si­bling Re­gistry (Re­gis­tro de Her­ma­nos por Do­na­ción o DSR), un por­tal de In­ter­net sin áni­mo de lu­cro pa­ra que las per­so­nas con­ce­bi­das a tra­vés de do­nan­tes pue­dan lo­ca­li­zar a sus her­ma­nas­tros y a las per­so­nas cu­yos ova­rios y es­per­ma ha­bían he­cho po­si­ble su exis­ten­cia.

Mien­tras Ra­chel es­pe­ra­ba que su pa­dre bio­ló­gi­co le res­pon­die­ra, Pe­ter se de­ba­tía lleno de du­das. Ocho ho­ras y vein­ti­cin­co mi­nu­tos des­pués te­cleó una res­pues­ta en el mó­vil. Es­ta­ba dis­pues­to a ha­blar con ella. Con­vi­nie­ron en ver­se al día si­guien­te. «Al­go se abrió en mi men­te –di­ce al des­cri­bir esa pri­me­ra ci­ta–. De re­pen­te, me sen­tí en deu­da con ella». ¿Que qué le de­bía? «No sé... lo me­jor de mí». El en­cuen­tro se ini­ció con un abra­zo. Ca­da uno es­tu­dió el ros­tro del otro. No ha­bía du­da. Ra­chel ha­bía he­re­da­do los ojos sal­to­nes de su pa­dre.

LLU­VIA DE HI­JOS

Tres se­ma­nas des­pués, Ra­chel le sol­tó otra bom­ba: «Hay más». Pe­ter ya se olía la no­ti­cia. Con una son­ri­sa en los la­bios, echó mano del mó­vil y anotó los nom­bres que Ra­chel le iba dic­tan­do: 12 per­so­nas en to­tal.

El lis­ta­do fue am­plián­do­se has­ta

19. Pe­ro sin du­da ha­bía más. De­ce­nas qui­zá. La pro­yec­ción es asom­bro­sa: tres vi­si­tas al ban­co de es­per­ma por se­ma­na, con una do­na­ción de dos via­les por vi­si­ta... Res­pi­re hon­do, se­ñor Ellens­tein: es­ta­mos ha­blan­do de 364 po­si­bles na­ci­mien­tos.

Pe­ter, chó­fer de Uber, fue do­nan­te de se­men du­ran­te sie­te años. Ha­cía cin­co do­na­cio­nes a la se­ma­na. Su pro­duc­ción era tre­men­da

Pe­ter Ellens­tein res­pi­ra hon­do. Tie­ne 57 años, es chó­fer de Uber y en un buen día se sa­ca al­go más de 200 dó­la­res por se­ma­na. No tie­ne as­pec­to de dios de la fer­ti­li­dad ni, co­mo se au­to­de­no­mi­na en bro­ma, de 'Sperminator'. Pa­re­ce más un ma­cho al­fa ex­haus­to, re­ven­ta­do.

Lo ló­gi­co se­ría que un hom­bre a su edad y con pro­ble­mas de di­ne­ro se sin­tie­ra an­gus­tia­do por la si­tua­ción. «Es­toy en la rui­na. No ten­go un tra­ba­jo de ver­dad. Es­toy a pun­to de di­vor­ciar­me. Y ten­go 19 hi­jos que no sa­bía que te­nía», di­ce. Pe­ro, a pe­sar de los con­tra­tiem­pos, nun­ca se ha­bía sen­ti­do tan fe­liz. «No he he­cho na­da pa­ra me­re­cer­me to­do es­to», co­men­ta so­bre su re­pen­ti­na pa­ter­ni­dad mul­ti­tu­di­na­ria. «Soy el tío con más suer­te del mun­do».

Ra­chel Whi­te siem­pre su­po que era hi­ja de un do­nan­te. Su bús­que­da de la pa­ter­ni­dad em­pe­zó a los nue­ve años. «Siem­pre qui­se te­ner her­ma­nos. Y co­no­cer mi lle­ga­da al mun­do, quié­nes fue­ron mis abue­los, có­mo es que he ve­ni­do a pa­rar al pla­ne­ta Tie­rra...».

Pa­ra los ar­ti­fi­cial­men­te con­ce­bi­dos, cum­plir los die­cio­cho años es de­ci­si­vo. Es la edad en la que pue­den en­trar en con­tac­to con los ban­cos de se­men y so­li­ci­tar los da­tos ne­ce­sa­rios pa­ra en­con­trar a su pro­ge­ni­tor. La pri­va­ci­dad de los do­nan­tes anó­ni­mos es­tu­vo ga­ran­ti­za­da du­ran­te años... has­ta que lle­gó In­ter­net.

Mu­chas ve­ces, hoy lo úni­co que ha­ce fal­ta pa­ra dar con un do­nan­te anónimo es un or­de­na­dor y el nú­me­ro de do­nan­te, que los ban­cos de se­men fa­ci­li­tan a to­dos los usua­rios. Ra­chel Whi­te tam­bién en­tró en el por­tal pa­ra en­con­trar otras vin­cu­la­cio­nes

"Li­be­ré al­go en el uni­ver­so y aho­ra ha vuel­to a mí". La ma­yo­ría de sus re­to­ños le han he­cho un hue­co en sus vi­das y es­tá en­can­ta­do 'Sperminator' ha fir­ma­do un con­tra­to pa­ra ha­cer un do­cu­men­tal y un 'reality'. "Es mi úni­ca opor­tu­ni­dad de ga­nar di­ne­ro de ver­dad"

en el ADN. Y así dio con Ala­na Shan­non, una es­tu­dian­te de Los Án­ge­les de 23 años. El Do­nor Si­bling Re­gistry con­fir­mó la co­ne­xión. Te­nían un per­fil ge­né­ti­co idén­ti­co al 25 por cien­to, lo ha­bi­tual en­tre me­dio her­ma­nos.

Ala­na tam­bién qui­so co­no­cer al do­nan­te de se­men. «Al abra­zar­nos, tu­ve cla­ro que no era una ma­la per­so­na –re­cuer­da–. El con­tac­to hu­mano lo di­ce to­do. Me sen­tí a gus­to a su la­do».

Ra­chel, Ala­na y no eran las úni­cas. Ca­da vez apa­re­cían más me­dio her­ma­nos. Dex­ter Elliott, que es­tu­dia­ba As­tro­fí­si­ca; Na­ta­lie Jo­nes, de 19 años, es­tu­dian­te de Psi­co­lo­gía In­fan­til. Y tam­bién Tyee Wi­lliams, que es­tu­dia­ba Cien­cias del Me­dioam­bien­te; y Je­remy, un hu­mo­ris­ta de 29 años. El nú­me­ro to­tal se in­cre­men­tó de gol­pe con la apa­ri­ción de los tri­lli­zos Kro­ne: Brit­tany, es­tu­dian­te de Cien­cias Me­dioam­bien­ta­les; Mi­chael, un mi­li­tar; Court­ney, es­tu­dian­te de Zoo­lo­gía.

«Y lue­go to­do si­guió igual du­ran­te un año», di­ce Shan­non. Pe­ro, en los úl­ti­mos tiem­pos, ca­da mes apa­re­ce un nue­vo miem­bro.

De jo­ven, Pe­ter se de­cía que no es­ta­ba pre­pa­ra­do pa­ra ser pa­dre. Sin em­bar­go, hoy quie­re con­ver­tir­se en un pa­dra­zo. «Li­be­ré al­go en el uni­ver­so y aho­ra ha vuel­to a mí». Ade­más, en­cuen­tra ex­tra­or­di­na­rio que la ma­yo­ría de sus re­to­ños quie­ran ha­cer­le un lu­gar con ellos. «Es­to era lo que me fal­ta­ba en la vi­da».

Pe­ter or­ga­ni­zó un en­cuen­tro con mu­chos de sus hi­jos na­tu­ra­les. En la ci­ta se men­cio­na­ba de pa­sa­da la «gra­ba­ción de en­tre­vis­tas en ví­deo». Pe­ter ha fir­ma­do un con­tra­to con dos pro­duc­to­res de te­le­vi­sión que es­tán tra­tan­do de ven­der su his­to­ria en Holly­wood con la idea de gra­bar una se­rie do­cu­men­tal. «Se­gu­ra­men­te se tra­te de mi úni­ca opor­tu­ni­dad pa­ra ga­nar di­ne­ro de ver­dad –re­co­no­ció Pe­ter a su ami­go en un men­sa­je de texto– y no quie­ro de­jar­la pa­sar».

¿UN NÚ­ME­RO DE CIR­CO?

Siem­pre ha­brá cí­ni­cos que di­rán que to­do es un mon­ta­je, que el ac­tor fra­ca­sa­do es­tá ven­dien­do su nu­tri­da pa­ter­ni­dad al me­jor pos­tor. Pe­ro en el pri­mer en­cuen­tro con par­te de su pro­ge­nie, pe­se a la pre­sen­cia de las cá­ma­ras, la emo­ción es ge­nui­na. Sperminator abra­za con fuer­za a to­dos y ca­da uno de ellos. Al se­pa­rar­se, tie­ne los ojos en­ro­je­ci­dos.

Al igual que su pa­dre na­tu­ral, mu­chos de los her­ma­nas­tros se sien­ten có­mo­dos de­lan­te de las cá­ma­ras. A la ho­ra de re­dac­tar los con­tra­tos, una co­sa re­sul­ta in­ne­go­cia­ble: to­dos los par­ti­ci­pan­tes co­bra­rán lo mis­mo. Lo que vie­ne a ser en­tre dos mil y tres mil dó­la­res pa­ra ca­da uno por epi­so­dio. Bas­tan­te me­nos de los que se sa­ca una Kar­das­hian, pe­ro más de lo que ga­nas con­du­cien­do pa­ra Uber.

No a to­dos les pa­re­ce una bue­na idea. El her­mano de Pe­ter Ellens­tein, Da­vid, no es­tá con­ten­to: «No me gus­ta ese tu­fi­llo a nú­me­ro de cir­co; pa­re­ce que a mi her­mano y los de­más so­lo les im­por­ta ha­cer­se de oro». Da­vid ha ha­bla­do con cin­co de los her­ma­nas­tros y re­co­no­ce que Pe­ter «los quie­re», pe­ro si­gue in­tran­qui­lo. «Unos cuan­tos de es­tos chi­cos han cre­ci­do en en­tor­nos di­fí­ci­les y po­drían te­ner pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos. ¿Qué pa­sa­ría si al­guno se de­ci­die­ra a de­nun­ciar a Pe­ter?».

Es ver­dad que un par de ellos su­fren pro­ble­mas men­ta­les, pe­ro nin­guno de sus fa­mi­lia­res se ha que­ja­do has­ta la fe­cha. Da­vid si­gue sin te­ner­las to­das con­si­go. «En la fa­mi­lia de mis pa­dres ha­bía unos cuan­tos lo­cos», ex­pli­ca, y la an­sie­dad en su voz re­sul­ta pal­pa­ble. «Lo­cos diag­nos­ti­ca­dos».

Unas se­ma­nas des­pués, en el gru­po de chat vin­cu­la­do a Pe­ter co­rre la úl­ti­ma no­ti­cia. Ha apa­re­ci­do un nue­vo in­te­gran­te de la fa­mi­lia: se lla­ma Sidney y es el más jo­ven de to­dos. Lo han en­con­tra­do a tra­vés de 23an­dMe. Tras en­te­rar­se, Pe­ter cuel­ga en el chat: «¡Mi hi­jo nú­me­ro 20!». Es­tá en éx­ta­sis. No so­lo se tra­ta de su vi­gé­si­mo vás­ta­go. Sidney na­ció en 2000, es de­cir, seis años des­pués de que Pe­ter efec­tua­ra su úl­ti­ma do­na­ción. Por tan­to, las com­pa­ñías si­guie­ron ven­dien­do su es­per­ma des­pués de que él aban­do­na­ra esas ac­ti­vi­da­des. «Aho­ra ten­go cla­ro que hay mu­chos otros chi­cos –di­ce Pe­ter–. ¡El nú­me­ro real pue­de lle­gar a la cin­cuen­te­na!».

Al po­co tiem­po apa­re­ce otra her­ma­ni­ta: Me­la­nie, de 27 años, abo­ga­da. «Ya te­ne­mos una abo­ga­da, lo que nun­ca vie­ne mal –es­cri­be Pe­ter en un men­sa­je de texto–. Aho­ra ne­ce­si­ta­mos un mé­di­co, un ban­que­ro, un elec­tri­cis­ta...». Pe­ro la si­guien­te per­so­na que apa­re­ce es una pu­bli­cis­ta, una mu­jer de 26 años lla­ma­da Lai­ne Ham­mer.

Es­ta­mos ha­blan­do de 22 o 23 her­ma­nas­tros, en fun­ción del re­cuen­to. De los cua­tro res­tan­tes que han si­do iden­ti­fi­ca­dos, uno se nie­ga a en­trar en con­tac­to, otro se mues­tra in­de­ci­so, otro aún no lo sa­be y el úl­ti­mo es­tá en pa­ra­de­ro des­co­no­ci­do. A to­do es­to, Pe­ter ha pre­sen­ta­do a sus nue­vos hi­jos a su ma­dre. Cuan­do le pre­gun­to a la an­cia­na si pien­sa en ellos co­mo en unos nie­te­ci­tos, a Lois Ellens­tein, de 91 años, se le ilu­mi­na la ex­pre­sión: «¿Y có­mo no?».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.