¿Dón­de to­man ca­fé los gu­rús de Si­li­con Va­lley?

ABC - XL Semanal - - ELLA&ÉL VIAJES - Por Ixo­ne Díaz Lan­da­lu­ce

La fas­ci­na­ción por la tec­no­lo­gía ha con­ver­ti­do Si­li­con Va­lley y San Francisco en el des­tino pre­fe­ri­do de 'te­chies' de to­do el mun­do. Aun­que los cuar­te­les ge­ne­ra­les de Goo­gle y Ap­ple es­tán fue­ra de las ru­tas turísticas, coin­ci­dir con Elon Musk o Mark Zuc­ker­berg mien­tras desa­yu­nas en un 'di­ner' o te to­mas una co­pa es más fá­cil de lo que pa­re­ce…

Ru­mo­res so­bre una in­mi­nen­te ad­qui­si­ción, el úl­ti­mo co­ti­lleo so­bre tal o cual CEO o las ne­go­cia­cio­nes de la start-up de mo­da con la fir­ma de ca­pi­tal de ries­go de turno. Esa es la ban­da so­no­ra de fon­do en los ca­fés, ba­res y res­tau­ran­tes más co­ol de la Bay Area, des­de Si­li­con Va­lley has­ta San Francisco. Sus pa­rro­quia­nos son los em­plea­dos de las gran­des com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas de la zo­na, jó­ve­nes de bol­si­llos sa­nea­dos, gus­tos so­fis­ti­ca­dos y vo­ca­ción foo­die que em­plean tan­to tiem­po pro­gra­man­do co­mo haciendo net­wor­king en los lo­ca­les de mo­da mien­tras to­man ca­fé re­cién mo­li­do, en­sa­la­das cien por cien or­gá­ni­cas y cer­ve­zas ar­te­sa­nas. Qui­zá por eso la Bay Area se ha con­ver­ti­do tam­bién en el lu­gar don­de na­cen (y mue­ren) mu­chas tendencias gas­tro­nó­mi­cas: don­de la fie­bre ve­ga­na vi­ve su mo­men­to de má­xi­mo es­plen­dor, don­de el mez­cal es la es­tre­lla de cual­quier cóc­tel y don­de to­do el mun­do ha pro­ba­do ya las ham­bur­gue­sas de car­ne sin­té­ti­ca, que va­rias em­pre­sas de la zo­na se de­di­can a desa­rro­llar. Tam­bién es la me­ca de la tostada de aguacate (o avo­ca­do toast), con­ver­ti­da en una pe­que­ña re­li­gión gas­tro­nó­mi­ca, mien­tras otras mo­das ab­sur­das, o in­clu­so pe­li­gro­sas, co­mo be­ber agua sin tra­tar, han con­se­gui­do ha­cer fa­mo­sas (o in­fa­mes) a va­rias start-ups de la zo­na.

LOS TEM­PLOS DE LOS GU­RÚS.

Aun­que San Francisco, a ape­nas 20 mi­nu­tos por ca­rre­te­ra de Si­li­con Va­lley, siem­pre ha si­do un des­tino tu­rís­ti­co de pri­mer or­den, en la úl­ti­ma dé­ca­da

LA TOSTADA CON AGUACATE SE HA CON­VER­TI­DO EN LA NUEVA RE­LI­GIÓN GAS­TRO­NÓ­MI­CA DE LA ZO­NA

la Bay Area, que com­pren­de to­da el área me­tro­po­li­ta­na de la ciu­dad y los con­da­dos ale­da­ños, se ha con­ver­ti­do en un au­tén­ti­co imán pa­ra los te­chies. Al­gu­nas di­rec­cio­nes son un clá­si­co, co­mo el nú­me­ro 367 de la avenida Ad­di­son, en Pa­lo Al­to, el pe­que­ño co­ber­ti­zo don­de en 1938 Bill Hew­lett y Da­ve Pac­kard, dos es­tu­dian­tes de Stan­ford, em­pe­za­ron a desa­rro­llar pro­to­ti­pos y con­si­de­ra­do co­mo «lu­gar de na­ci­mien­to de Si­li­con Va­lley». Ca­si 80 años des­pués es­ta zo­na, que in­clu­ye mu­ni­ci­pios co­mo Pa­lo Al­to, Moun­tain View, Cu­per­tino o San Jo­sé, aco­ge las se­des de em­pre­sas co­mo Goo­gle Fa­ce­book o Ap­ple.

Los cuar­te­les ge­ne­ra­les de las gran­des com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas es­tán blin­da­dos a los vi­si­tan­tes. A me­nos, cla­ro, que ten­gas un ami­go o un fa­mi­liar que tra­ba­je en ellas y te pro­por­cio­ne el per­ti­nen­te sal­vo­con­duc­to pa­ra vi­si­tar­las. Aun­que mu­chas em­pre­sas lo­ca­les ofre­cen tours, nin­gu­na da ac­ce­so a los cam­pus de las gran­des cor­po­ra­cio­nes. En Goo­gle­plex, los tu­ris­tas so­lo pue­den ha­cer­se fo­tos en el jar­dín An­droid, con las

es­cul­tu­ras gi­gan­tes de los ico­nos de su fa­mo­so sis­te­ma ope­ra­ti­vo. Y en la se­de de Ap­ple en Cu­per­tino, la com­pa­ñía que fun­dó Ste­ve Jobs, inau­gu­ró el año pa­sa­do un cen­tro de vi­si­tan­tes que al­ber­ga una ma­que­ta 3D del nue­vo y fu­tu­ris­ta edi­fi­cio de la com­pa­ñía, aún en cons­truc­ción.

Los res­tau­ran­tes, ho­te­les y ca­fés de Si­li­con Va­lley se han con­ver­ti­do en par­te del pe­re­gri­na­je. Co­dear­se con los fun­da­do­res de una start-up mien­tras te to­mas un ca­fé o una co­pa en So­ma, ro­dea­do de los in­ge­nie­ros más co­ti­za­dos del mun­do, es pa­ra mu­chos una ex­pe­rien­cia en sí mis­ma.

Al­gu­nos son ya lo­ca­les con mi­to­lo­gía pro­pia: des­de Cou­pa Ca­fe, pun­to de en­cuen­tro de las start-ups de los es­tu­dian­tes de Stan­ford don­de Ser­guéi Brin es un ha­bi­tual (igual que lo era Ste­ve Jobs), has­ta el ecléc­ti­co Bucks, don­de Hot­mail, Pa­yPal, Yahoo o Tes­la tu­vie­ron sus pri­me­ras reunio­nes y don­de to­dos los gran­des gu­rús, des­de Bill Ga­tes has­ta Larry Elli­son, han co­mi­do al­gu­na vez. Pe­ro tam­bién The Creamery, en Pa­lo Al­to, un di­ner de los de to­da la vi­da (con de­co­ra­ción y me­nú igual de clá­si­cos) en el que es fá­cil cru­zar­se con Mark Zuc­ker­berg y su mu­jer. Y cuan­do lle­gan las cin­co, los te­chies se tras­la­dan a San Francisco pa­ra dis­fru­tar del happy hour to­man­do una cer­ve­za o una co­pa en al­gún lo­cal de de­co­ra­ción in­dus­trial y car­ta de cóc­te­les infinita co­mo Dirty Habit, 25 Lusk o 21st Amend­ment.

THE CREAMERY, EN PA­LO AL­TO, ES UN 'DI­NER' DE TO­DA LA VI­DA EN EL QUE ES FÁ­CIL CRU­ZAR­SE CON MARK ZUC­KER­BERG

BLUE BOTTLE Con va­rias su­cur­sa­les en San Francisco, es don­de los te­chies de pe­di­grí pi­den su ca­fé pa­ra lle­var.

THE MILL Una ca­fe­te­ría 'des­co­nec­ta­da' (sin wi­fi ni en­chu­fes) don­de su hi­per­co­nec­ta­da clien­te­la va a to­mar­se un res­pi­ro.

DIRTY HABIT En pleno cen­tro de San Francisco, es el re­fu­gio noc­turno de los em­plea­dos de las gran­des com­pa­ñías, con una in­no­va­do­ra car­ta de vi­nos.

ROSEWOOD SAND HILL CASTLE Es­te ho­tel de Men­lo Park es el lu­jo­so es­ce­na­rio de las gran­des ne­go­cia­cio­nes y las co­mi­das en­tre los CEO.

AP­PLE VISITOR CEN­TER Inau­gu­ra­do el año pa­sa­do, al­ber­ga una ma­que­ta del nue­vo y fu­tu­ris­ta edi­fi­cio de la com­pa­ñía.

21ST AMEND­MENT Un res­tau­ran­te in­dus­trial y un pa­raí­so pa­ra los aman­tes de la cer­ve­za si­tua­do en el ba­rrio So­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.