Las Kar­das­hian,1 - Geor­ge Or­well, 0

ABC - XL Semanal - - MAGAZINE FIRMAS - Por Carmen Po­sa­das www.xlse­ma­nal.com/fir­mas Instagram: @car­men­po­sa­da­ses­cri­to­ra

ni can­tan, ni bai­lan, ni es­cri­ben ni ac­túan, tam­po­co tie­nen nin­gún otro ta­len­to que se se­pa. ¿Me pue­den ex­pli­car su co­lo­sal éxi­to?». ¿Quié­nes o qué de­mo­nios son us­te­des? Con es­tas pa­la­bras re­ci­bió Bar­ba­ra Wal­ters, ve­te­ra­na pe­rio­dis­ta de te­le­vi­sión, a las in­te­gran­tes de la fa­mi­lia Kar­das­hian. Ellas ni si­quie­ra se to­ma­ron la mo­les­tia de in­ten­tar jus­ti­fi­car có­mo y por qué to­das fi­gu­ran en la lis­ta de las mu­je­res más ri­cas de los Es­ta­dos Uni­dos. Se atu­sa­ron sus ex­ten­sio­nes, pu­sie­ron ca­ra de sel­fie (dos ru­ti­nas que ca­da día les re­por­tan un pas­tón) y más de una sus­pi­ró abu­rri­da por la ob­vie­dad de la pre­gun­ta, mos­tran­do a la con­cu­rren­cia su pe­núl­ti­ma ex­tra­va­gan­cia: un par de fun­das den­ta­les de oro y bri­llan­tes. So­lo le fal­tó aña­dir, co­mo Ya­veh an­te la zar­za ar­dien­te, «no­so­tras so­mos las que so­mos» u otra co­sa igual­men­te ines­cru­ta­ble y di­vi­na. Ra­zón no les fal­ta. Por­que ¿quién en es­te mun­do no co­no­ce a las Kar­das­hian? Las cin­co glo­rio­sas 'K': Kourt­ney, Kim, Kh­loe, Ken­dall y Ky­lie. Sie­te si su­ma­mos a Kris, la ma­triar­ca del clan, y a su ex­ma­ri­do, el me­da­llis­ta olím­pi­co Bru­ce Jen­ner, pa­dre de las dos me­no­res y aho­ra, bis­tu­rí de por me­dio, con­ver­ti­do en la ex­plo­si­va Caitlyn. Caitlyn con 'C', no con 'K' (no sé por qué per­dió la oca­sión de su­mar­se a la tra­di­ción fa­mi­liar en ma­te­ria de ini­cia­les, pe­ro se­gu­ro que ha­brá una bue­na ra­zón –fá­cil­men­te tra­du­ci­ble en par­né– pa­ra que sea así sea). ¿Ha­brán he­cho un brains­tor­ming fa­mi­liar re­trans­mi­ti­do en di­rec­to y con gran pi­co de au­dien­cia pa­ra de­ci­dir es­te pun­to? ¿Un con­cur­so en­tre sus mi­llo­nes de se­gui­do­res pa­tro­ci­na­do por va­rias mar­cas co­mer­cia­les? Po­si­ble­men­te, por­que to­do lo que ellas ha­cen, pien­san, sue­ñan o sien­ten se re­trans­mi­te en di­rec­to. Así lle­van más de on­ce años

¿Ma­lo que a uno lo es­cru­ten? ¿Que el mun­do en­te­ro se­pa con quién nos acos­ta­mos o si nos ha ba­ja­do la re­gla? To­do es­to es pas­ta

vi­vien­do en un Show de Tru­man o en un per­pe­tuo Gran Her­mano. So­lo que ni Pe­ter Weir, di­rec­tor de la pri­me­ra, ni Geor­ge Or­well, pa­dre del se­gun­do, fue­ron tan le­jos en ima­gi­nar se­me­jan­te futuro. Tan­to Weir co­mo Or­well pre­sen­ta­ron la idea de que el ser hu­mano tu­vie­ra que vi­vir con­ti­nua­men­te ob­ser­va­do por otros co­mo una atroz pe­sa­di­lla. En

El show de Tru­man, Jim Ca­rrey su­fre mil pe­na­li­da­des an­tes de con­se­guir es­ca­par de esa vi­da en un es­ca­pa­ra­te a la que lo han con­de­na­do. En 1984, de Or­well, Gran Her­mano es un te­mi­ble ser su­pre­mo que to­do lo ve y to­do lo juz­ga, una me­tá­fo­ra de po­der om­ní­mo­do que con­de­na a la gen­te al so­me­ti­mien­to, a la pér­di­da de in­ti­mi­dad y, por tan­to, de to­da li­ber­tad: «Big brot­her is wat­ching you» es su es­lo­gan: es­táis to­dos fi­cha­dos, con­tro­la­dos, por siem­pre es­cru­ta­dos. Se­gu­ro que a las Kar­das­hian, de sa­ber (co­sa que du­do mu­chí­si­mo) cuá­les son los an­te­ce­den­tes in­te­lec­tua­les de su exi­to­so show fa­mi­liar, les da­ría un ata­que de ri­sa co­lec­ti­vo. ¿Ma­lo que a uno lo es­cru­ten? ¿Que el mun­do en­te­ro se­pa con quién nos acos­ta­mos, con quién nos le­van­ta­mos, si nos ha sa­li­do un fo­rúncu­lo o nos ha ba­ja­do la re­gla? To­do es­to es pas­ta y, por tan­to, mú­si­ca pa­ra nues­tros oí­dos.

Co­mo yo soy una per­so­na muy re­ser­va­da, pa­ra mí to­do es­to es un mis­te­rio in­son­da­ble. No pue­do com­pren­der que a al­guien le gus­te vi­vir en un es­ca­pa­ra­te, por no de­cir en una ur­na trans­lú­ci­da o en una pe­ce­ra con mi­llo­nes de ojos pen­dien­tes de mí. Pe­ro ob­via­men­te soy un pi­te­cán­tro­po, un fó­sil del pa­sa­do. Aho­ra, to­do el mun­do quie­re ser una Kar­das­hian; así lo ates­ti­guan los mi­llo­nes de blo­gue­ros e in­fluen­cers que re­trans­mi­ten su vi­da en di­rec­to has­ta en los de­ta­lles más ín­ti­mos y es­ca­bro­sos. Por eso es­te año que em­pie­za he de­ci­di­do en­men­dar­me, cam­biar de vi­da, con­ver­tir­me a la nueva fe del ex­hi­bi­cio­nis­mo. ¿Es­ta­ré aún a tiem­po de re­ci­clar­me? So­lo me ha­ce fla­quear en mi em­pe­ño la fra­se fi­nal de la ate­rra­do­ra dis­to­pía de Or­well: «Ha­bía al­can­za­do la per­fec­ción. Por fin se ha­bía ven­ci­do a sí mis­mo y aho­ra –co­mo to­dos– ama­ba a Gran Her­mano».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.