¿So­mos tan bue­nos co­mo cree­mos?

La cien­cia ha de­mos­tra­do que la in­men­sa ma­yo­ría de la hu­ma­ni­dad par­te con un de­fec­to de fá­bri­ca que con­di­cio­na sus de­ci­sio­nes: los pre­jui­cios in­cons­cien­tes. ¿La bue­na no­ti­cia? Es una ave­ría que se pue­de re­pa­rar. O, por lo me­nos, par­chear. ¿Có­mo? El ca­mino

ABC - XL Semanal - - SUMARIO - POR CARLOS MA­NUEL SÁNCHEZ / FOTOGRAFÍA: PETER YANG

Se con­si­de­ra us­ted una bue­na per­so­na? Si es así, en­ho­ra­bue­na. So­bre to­do, por us­ted. El ser hu­mano ne­ce­si­ta creer que es una bue­na per­so­na pa­ra sen­tir­se bien.

Pa­ra creér­se­lo del to­do, tam­bién ne­ce­si­ta ser vis­to por los de­más co­mo una bue­na per­so­na. El pro­ble­ma es que qui­zá los de­más no es­tén de acuer­do y pien­sen que us­ted no es tan jus­to, ge­ne­ro­so, al­truis­ta y res­pe­tuo­so co­mo pa­re­ce. Pue­den ser pocos o mu­chos los que dis­cre­pen. Da igual, con que ha­ya al­guien que cues­tio­ne su bon­dad se pon­drá a la de­fen­si­va. Se sen­ti­rá tra­ta­do in­jus­ta­men­te.

La ma­la no­ti­cia es que los de­más tie­nen ra­zón. Us­ted no es tan bueno co­mo cree. La cien­cia ha de­mos­tra­do que la in­men­sa ma­yo­ría de la hu­ma­ni­dad 'pa­de­ce' de pre­jui­cios in­cons­cien­tes. Pe­ro tie­ne re­me­dio. Al me­nos, eso pien­sa Dolly Chugh, una cien­tí­fi­ca so­cial es­ta­dou­ni­den­se que es­tu­dia la psi­co­lo­gía de la gen­te bue­na. Chugh es pro­fe­so­ra de la Es­cue­la de Ne­go­cios Leo­nard Stern de la Uni­ver­si­dad de Nue­va York y li­de­ra un equi­po de in­ves­ti­ga­ción so­bre la con­duc­ta. «¿Y si le di­go que nues­tro ape­go a ser bue­nas per­so­nas se in­ter­po­ne en el ca­mino pa­ra que sea­mos me­jo­res per­so­nas? ¿Y si le di­go que el ca­mino ha­cia ser una per­so­na me­jor co­mien­za de­jan­do de ser una bue­na per­so­na?», plan­tea.

Pa­ra ex­pli­car es­to hay que en­ten­der pri­me­ro có­mo fun­cio­na la mente hu­ma­na. «El ce­re­bro de­pen­de de 'ata­jos' pa­ra ha­cer gran par­te de su tra­ba­jo», pro­si­gue Chugh. Eso sig­ni­fi­ca que la ma­yo­ría de las ve­ces los pro­ce­sos men­ta­les ocu­rren sin que nos de­mos cuen­ta.

LA RACIONALIDAD LIMITADA

Los cien­tí­fi­cos su­po­nían que el ce­re­bro hu­mano ten­dría una gran ca­pa­ci­dad de pro­ce­sa­mien­to. En ca­da mo­men­to de­be leer unos on­ce mi­llo­nes de bits. So­lo des­ci­frar la in­for­ma­ción que le lle­ga a tra­vés de los ojos y con­ver­tir­la en imá­ge­nes su­po­ne diez me­gas (diez mi­llo­nes de bits); los re­cep­to­res de la piel le en­vían un mi­llón de bits por se­gun­do. Y el res­to de los sen­ti­dos, unos cien­tos de mi­les... To­dos esos 'me­gas' se eje­cu­tan de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca, sin que nos de­mos cuen­ta. Lo que los in­ves­ti­ga­do­res no se es­pe­ra­ban es la pau­pé­rri­ma ca­pa­ci­dad de la mente hu­ma­na pa­ra pro­ce­sar da­tos de ma­ne­ra cons­cien­te. Co­mo má­xi­mo –por ejem­plo, un pia­nis­ta le­yen­do una par­ti­tu­ra– es ca­paz de asi­mi­lar cin­cuen­ta bits por se­gun­do.

Es­ta es la pre­mi­sa de la que par­te la racionalidad limitada, que es­tu­dia el pre­mio No­bel de Eco­no­mía Da­niel Kah­ne­man y que ha da­do lu­gar a una ra­ma cien­tí­fi­ca que to­ca la so­cio­lo­gía, la psi­co­lo­gía, la teo­ría de la in­for­ma­ción y la con­duc­ta eco­nó­mi­ca. En re­su­men, la mente hu­ma­na tie­ne re­cur­sos li­mi­ta­dos de al­ma­ce­na­mien­to y un po­der de pro­ce­sa­mien­to muy jus­ti­to. Y, co­mo re­sul­ta­do, ne­ce­si­ta sa­lir­se por la tan­gen­te pa­ra ha­cer la ma­yor par­te de sus ta­reas. «¿Al­gu­na vez ha te­ni­do un día muy ocu­pa­do en el tra­ba­jo, con­du­jo a ca­sa y, al lle­gar a la puer­ta, se ha da­do cuen­ta de que no sa­be có­mo ha lle­ga­do allí? Es­to su­ce­de por­que la ma­yo­ría de las fun­cio­nes ce­re­bra­les fun­cio­na en se­gun­do plano. Va­mos con el pi­lo­to au­to­má­ti­co», ex­po­ne Chugh.

LOS' ATAJO S' DE NUES­TRA MENTE PA­RA PRO CESAR DA­TOS MÁS RÁPIDO TAM­BIÉN AFECTAN A LA ÉTICA: SON LOS PRE­JUI­CIOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.