Maes­tros

ABC - XL Semanal - - CORREO - ROBERTO Á. GLEZ. GÓMEZ. VALLADOLID

Los maes­tros ya no nos asus­ta­mos de na­da. Es­ta­mos acos­tum­bra­dos a que nues­tro ho­ra­rio in­clu­ya to­do lo que no fun­cio­na: edu­ca­ción pa­ra la sa­lud, igual­dad, in­clu­sión (tan­tas co­sas por in­cluir), ¿ciu­da­da­nía?, to­le­ran­cia (tam­bién se­xual) y cual­quier co­sa que se les ocu­rra... a us­te­des y a sus se­ño­rías. To­do es res­pon­sa­bi­li­dad del maes­tro. Des­de 1985 he­mos na­da­do en el olea­je de –y so­bre­vi­vi­do a– las su­ce­si­vas le­yes or­gá­ni­cas: LOECE, LODE, LOGSE, LOCE, LOE y LOMCE. Al fin y al ca­bo so­lo –y so­los– so­mos los pa­rias de la edu­ca­ción: maes­tros de pri­me­ra en­se­ñan­za, pro­fe­so­res de EGB, gra­dua­dos en edu­ca­ción: gen­te sin no­ta en se­lec­ti­vi­dad. Y, en­tre no­so­tros, al­guien se en­car­ga de ali­men­tar las di­fe­ren­cias: fun­cio­na­rios de la pú­bli­ca, tra­ba­ja­do­res de la con­cer­ta­da o pro­fe­sio­na­les (to­dos los so­mos) de la pri­va­da. Por for­tu­na, aún nos une una pa­la­bra: ma­gis­te­rio. En­se­ñar lo que hay que ha­cer es una for­ma de do­cen­cia. Otra es en­se­ñar lo que no. Eso lo ha­cen muy bien nues­tros go­ber­nan­tes. En­tre ellos hay de to­do: dipu­tados con cu­rrí­cu­lum en­gor­da­do a ba­se de tí­tu­los du­do­sos; impu­tados o en­cau­sa­dos; ga­na­pa­nes y ma­ca­rras con vo­ca­bu­la­rio soez; vi­vi­do­res y lis­ti­llos; eva­so­res de im­pues­tos. Qui­zá es­tos sean la mi­no­ría rui­do­sa. Los maes­tros so­mos la ma­yo­ría si­len­cio­sa, la que aca­ta, cum­ple, se adap­ta siem­pre. Ah, se me ol­vi­da­ba: la no­ti­cia im­por­tan­te es que Fer­nan­do Alon­so ha de­ja­do la Fór­mu­la 1.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.