Una fuen­te de cris­tal con la for­ma de su pro­pio ros­tro, por cu­yos agu­je­ros –bo­ca, na­riz, oí­dos y ojos– bro­ta sangre.

ABC - XL Semanal - - CONOCER ARTE -

Ma­ri­na

Abra­mo­vic tie­ne cla­ro lo que quiere. La pres­ti­gio­sa ar­tis­ta ser­bia se hi­zo un nom­bre en el mun­do del ar­te, con ma­yús­cu­las, por sus per­tur­ba­do­ras

per­for­man­ces, co­mo El ar­tis­ta es­tá pre­sen­te, en la que es­tu­vo sen­ta­da 700 ho­ras mi­ran­do de frente a quien qui­so sen­tar­se ante ella en el Mu­seo de Ar­te Mo­derno de Nue­va York. Pe­ro la obra de Abra­mo­vic tam­bién se ma­te­ria­li­za en oca­sio­nes con for­ma de ella mis­ma pe­ro con­ver­ti­da en ob­je­to y, pa­ra ha­cer­lo, es­ta vez ha ele­gi­do un sin­gu­lar ta­ller: Fac­tum Ar­te, con se­de en un dis­cre­to po­lí­gono in­dus­trial de Ma­drid. Aquí, en Ciu­dad Li­neal, Abra­mo­vic es­tá crean­do la que se­rá su pró­xi­ma ex­po­si­ción pa­ra la Ro­yal Aca­demy de Lon­dres.

No es la úni­ca ar­tis­ta de pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal que con­fía en es­te es­pa­cio pa­ra 'fa­bri­car' sus obras de ar­te. Anish Ka­poor o Ma­ri­ko Mo­ri tam­bién lo ha­cen. El res­pon­sa­ble de es­te re­co­no­ci­mien­to es Adam Lo­we, crea­dor de Fac­tum Ar­te.

Lo­we, na­ci­do en Ox­ford ha­ce 59 años, per­te­ne­ce a la ge­ne­ra­ción de ar­tis­tas bri­tá­ni­cos que irrum­pió en las ga­le­rías en los años no­ven­ta, con Da­mien Hirst y su 'ti­bu­rón muer­to' co­mo pun­ta

Adam Lo­we co­men­zó co­mo ar­tis­ta, pe­ro le fas­ci­na­ron más las po­si­bi­li­da­des tec­no­ló­gi­cas de re­pro­duc­ción

Ade­más de 'fa­bri­car' pa­ra ar­tis­tas con­tem­po­rá­neos, ela­bo­ran co­pias fi­de­lí­si­mas de obras pa­ra su pre­ser­va­ción

de lan­za, y se con­sa­gró en las subas­tas con pre­cios es­tra­tos­fé­ri­cos. La ca­rre­ra de Lo­we, sin em­bar­go, fue pron­to por otros de­rro­te­ros. Per­dió el in­te­rés por ex­po­ner, al tiem­po que se des­per­ta­ba su cu­rio­si­dad por las mo­der­nas téc­ni­cas de im­pre­sión. Y se trans­for­mó en un de­miur­go, el ar­te­sano que ha­ce de in­ter­me­dia­rio en­tre el mun­do de las ideas –al­gu­nas, muy lo­cas– de otros ar­tis­tas y el mun­do real.

Sus pri­me­ros clien­tes fue­ron ami­gos, co­mo Ka­poor o el es­cul­tor Marc Quinn, pe­ro pron­to su fa­ma se fue ex­ten­dien­do por su ca­pa­ci­dad pa­ra re­sol­ver los re­tos tec­no­ló­gi­cos y con­cep­tua­les que plan­tean los ar­tis­tas del siglo XXI, sin im­por­tar la es­ca­la o la com­ple­ji­dad de las 'vi­sio­nes'.

EL GRAN 'COPIADOR'

Adam Lo­we ins­ta­ló su ta­ller en una na­ve in­dus­trial de Ma­drid en 2001, jun­to con dos ar­tis­tas es­pa­ño­les, Fer­nan­do García-Gue­re­ta y Ma­nuel Fran­que­lo, a quie­nes ha­bía co­no­ci­do en Lon­dres. Aque­lla so­cie­dad co­mer­cial du­ró ape­nas unos me­ses. Se se­pa­ra­ron, de co­mún acuer­do, y Lo­we se que­dó con to­da la em­pre­sa, que aho­ra tam­bién tie­ne se­des en Lon­dres y Mi­lán. Des­de en­ton­ces desa­rro­lla dos lí­neas de tra­ba­jo. Por una par­te, ma­te­ria­li­za lo que se les ocu­rre a las men­tes más crea­ti­vas del mun­do. Por allí pa­sa Anish Ka­poor y le pi­de 742 trián­gu­los de ace­ro. Ma­ri­ko Mo­ri re­crea uno de los in­fi­ni­tos Big Bang del mul­ti­ver­so en fi­bra de vi­drio. Paula Crown 'tras­plan­ta' un oli­vo de co­bre –raí­ces in­clui­das– a es­ca­la na­tu­ral. Y Ma­ri­na Abra­mo­vic le en­car­ga una re­pro­duc­ción exac­ta de sí mis­ma en ala­bas­tro o le pi­de que car­gue su cuer­po con un mi­llón de vol­tios de elec­tri­ci­dad es­tá­ti­ca pa­ra provocar reac­cio­nes mag­né­ti­cas in­sos­pe­cha­das... El le­ma de Lo­we es que na­da es im­po­si­ble. Cuan­do me­nos, bus­ca sen­de­ros y ata­jos pa­ra cru­zar la fron­te­ra en­tre la ima­gi­na­ción y la reali­dad. «For­zar los lí­mi­tes siem­pre tie­ne una re­com­pen­sa co­mer­cial pa­ra el ar­tis­ta», afir­ma.

Por otra par­te, Lo­we rea­li­za co­pias fi­de­lí­si­mas de to­do ti­po de obras, in­clu­so si se han per­di­do o han si­do des­trui­das. Pe­ro no es un fal­si­fi­ca­dor. Tra­ba­ja por en­car­go de go­bier­nos y mu­seos, ca­na­li­zan­do las co­la­bo­ra­cio­nes a tra­vés de la Fun­da­ción Fac­tum pa­ra la Tec­no­lo­gía Di­gi­tal en Con­ser­va­ción, que creó en 2009 co­mo com­ple­men­to a su ta­ller pa­ra con­ser­var y re­crear al­gu­nas de las obras cul­tu­ra­les más im­por­tan­tes del mun­do. Aquí tam­bién fuer­za los lí­mi­tes –en es­te ca­so, fi­lo­só­fi­cos– en­tre ori­gi­nal y co­pia, a me­nu­do in­dis­tin­gui­bles.

LA FRAGUA DE VULCANO

Lo­we di­ri­ge un equi­po de 50 téc­ni­cos y ar­te­sa­nos en su ta­ller, un es­pa­cio diá­fano a me­dio ca­mino en­tre la fragua de Vulcano y el loft del Soho, don­de con­vi­ven el la­bo­ra­to­rio fí­si­co-quí­mi­co, el ate­lier bohe­mio, el ga­ra­je del in­ven­tor y el es­tu­dio di­gi­tal. Im­pre­so­ras 3D, ro­bots, ma­te­ria­les y soft­wa­re crea­do ex pro­fe­so pa­ra ca­da en­car­go se alían con el pul­so del sol­da­dor, el ojo del maes­tro de obra a pie de an­da­mio, la me­ticu­losi­dad de la mi­nia­tu­ris­ta... Un ejem­plo de su tra­ba­jo es la 're­su­rrec­ción' de Chur­chill.

Cle­men­ti­ne Chur­chill abo­rre­cía el re­tra­to que Graham Sut­her­land reali­zó de su ma­ri­do, el ex pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co, en 1954; re­ga­lo del Par­la­men­to por su 80 cum­plea­ños. «Wins­ton pa­re­ce me­dio le­lo», mur­mu­ró al ver­lo. Lady Chur­chill pen­sa­ba que el pin­tor se ha­bía bur­la­do del gran es­ta­dis­ta. Y le co­men­tó a su fiel se­cre­ta­ria, Gra­ce Gam­blin, que se en­car­ga­ra del asun­to. Con noc­tur­ni­dad, Gam­blin y su her­mano se lle­va­ron la pin­tu­ra en un co­che y la que­ma­ron en el cam­po. So­lo que­da­ron las ce­ni­zas. La 'mi­sión' se man­tu­vo en se­cre­to du­ran­te 60 años. El re­tra­to des­trui­do ha si­do re­cu­pe­ra­do –una ré­pli­ca exac­ta– en Fac­tum Ar­te. El equi­po ras­treó las po­cas fotografías que se con­ser­van de la pin­tu­ra, es­ca­neó los bo­ce­tos del ar­tis­ta e in­clu­so vi­si­tó al sas­tre del po­lí­ti­co en Sa­vi­le Row pa­ra in­da­gar las tex­tu­ras del tra­je que lle­va­ba en el re­tra­to.

Fac­tum Ar­te tam­bién ha clo­na­do la tum­ba del fa­raón Se­ti, di­gi­ta­li­za­da con un es­cá­ner en 3D. Y an­tes re­cons­tru­yó con re­si­na la de Tu­tan­ka­món, un en­car­go del Go­bierno de Egip­to pa­ra po­der ce­rrar al pú­bli­co la cá­ma­ra ori­gi­nal, muy de­te­rio­ra­da. Tres años de tra­ba­jo y me­dio mi­llón de eu­ros de pre­su­pues­to. «Ima­gí­na­te si hu­bié­ra­mos te­ni­do es­te ti­po de da­tos y de me­di­cio­nes de to­do lo que ha­bía en el Mu­seo Na­cio­nal de Bra­sil, en Río de Ja­nei­ro, an­tes del in­cen­dio de sep­tiem­bre –ex­pli­ca Lo­we–. Hu­bié­ra­mos per­di­do las obras ori­gi­na­les, des­de lue­go, pe­ro ha­bría­mos con­ser­va­do to­do el co­no­ci­mien­to de esas obras; aho­ra ya no hay re­me­dio».

Fac­tum Ar­te no en­tra­rá en la his­to­ria so­lo por esa la­bor de con­ser­va­ción. La obra que es­tán 'fa­bri­can­do' de Ma­ri­na Abra­mo­vic pa­ra la Ro­yal Aca­demy se ex­hi­bi­rá en 2020. Se­rá la pri­me­ra vez que una mu­jer ex­pon­ga en so­li­ta­rio en los 250 años de la ins­ti­tu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.