Odon­to­lo­gía.

En Es­pa­ña, ca­da vez más pa­cien­tes pi­den a su den­tis­ta una son­ri­sa de anun­cio. Pe­ro, ojo, ob­se­sio­nar­se con lu­cir la den­ta­du­ra per­fec­ta en las re­des so­cia­les pue­de pro­vo­car tras­tor­nos.

ABC - XL Semanal - - SUMARIO - POR IXONE DÍAZ LAN­DA­LU­CE / FO­TO­GRA­FÍAS: JA­MIE CHUNG Y DON­NA TROPE

Ca­da vez más es­pa­ño­les pi­den a su den­tis­ta una son­ri­sa de anun­cio. Pa­ra mu­chos, em­pu­ja­dos por la va­ni­dad y las re­des so­cia­les, pue­de con­ver­tir­se en un tras­torno.

La es­té­ti­ca den­tal se con­ver­ti­rá en una de las ma­yo­res fuen­tes de in­gre­sos del sec­tor en 2020

Hay cá­ma­ras in­tra­ora­les pa­ra se­guir las ci­ru­gías en strea­ming, ra­dio­gra­fías di­gi­ta­les vi­si­bles en una pan­ta­lla en se­gun­dos, lá­ser de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, TAC den­ta­les… La vi­si­ta al den­tis­ta ya no es lo que era.

Y, aun­que una mue­la del jui­cio gue­rre­ra, una ca­ries o la ame­na­za de una en­do­don­cia siem­pre nos lle­va­rán al es­pe­cia­lis­ta, la trans­for­ma­ción lle­ga im­pul­sa­da por mi­les de clien­tes en bus­ca de una son­ri­sa de anun­cio. Es de­cir: den­ta­du­ra ali­nea­da sin hue­cos en­tre pie­zas y con un re­lu­cien­te tono mar­fil. No en vano, se­gún un es­tu­dio es­pa­ñol, ca­si el 80 por cien­to de los jó­ve­nes re­la­cio­na la son­ri­sa di­rec­ta­men­te con el éxi­to pro­fe­sio­nal.

No es una fiebre pre­ci­sa­men­te mo­der­na: en los cin­cuen­ta, Ma­rilyn se arre­gló la bo­ca has­ta cin­ce­lar su icó­ni­ca son­ri­sa, co­mo han he­cho Tom Crui­se, Geor­ge Cloo­ney o Mi­ley Cy­rus. Y hoy, mien­tras las Kar­das­hian anuncian kits pa­ra blan­quear­se los dien­tes, las con­sul­tas ofre­cen una car­ta ca­da vez más ex­ten­sa de tra­ta­mien­tos es­té­ti­cos.

En 2009, el Con­se­jo Ge­ne­ral de Den­tis­tas ela­bo­ró un in­for­me so­bre có­mo se­ría la sa­lud bu­co­den­tal de los es­pa­ño­les en 2020. Tra­ta­mien­tos es­té­ti­cos, im­plan­tes y or­to­don­cias se­rían los tra­ta­mien­tos más de­man­da­dos, con un cre­ci­mien­to del 96 por cien­to en diez años, pa­ra con­ver­tir­se en una de las ma­yo­res fuen­tes de in­gre­sos del sec­tor.

«En Es­pa­ña vi­vi­mos un boom de la es­té­ti­ca den­tal –di­ce Joan Au­trán, den­tis­ta de ca­be­ce­ra, en 2007, del reality Cam­bio ra­di­cal–. Sin em­bar­go, es un ne­go­cio con una gran des­ven­ta­ja: el pa­cien­te opi­na. Cuan­do te ha­cen un em­pas­te, no sa­bes si te lo han he­cho bien, mal o re­gu­lar. En cam­bio, te pon­go dos ca­ri­llas en los in­ci­si­vos y me pue­des de­cir: 'Es­to no me gus­ta. Re­pí­te­me­lo'. Son pa­cien­tes con un al­tí­si­mo ni­vel de exi­gen­cia».

Pe­ro ¿a qué nos re­fe­ri­mos con es­té­ti­ca den­tal? Pa­ra em­pe­zar, con­vie­ne acla­rar con­cep­tos. «No es lo mis­mo cos­mé­ti­ca den­tal que es­té­ti­ca den­tal. La cos­mé­ti­ca es en­mas­ca­rar una si­tua­ción pa­ra que pa­rez­ca otra. El ob­je­ti­vo de la es­té­ti­ca es que una den­ta­du­ra sea bo­ni­ta, pe­ro tam­bién sa­lu­da­ble y fun­cio­nal. La pro­pia OMS re­co­no­ce que la es­té­ti­ca tam­bién es sa­lud –ex­pli­ca Mi­guel Roig, pre­si­den­te de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Pró­te­sis Es­to­ma­to­ló­gi­ca y Es­té­ti­ca–. A la gen­te, por ejem­plo, le en­can­ta po­ner­se ca­ri­llas, pe­ro los dien­tes de­ben es­tar bien co­lo­ca­dos y, mu­chas ve­ces, eso re­quie­re or­to­don­cia. Las en­cías tam­bién de­ben es­tar sa­nas, y eso pue­de ha­cer ne­ce­sa­rio un tra­ta­mien­to pe­rio­don­tal pre­vio».

El blan­quea­mien­to es una de las in­ter­ven­cio­nes más de­man­da­das. Se usa pa­ra co­rre­gir la tin­ción que de­jan los ali­men­tos, el ta­ba­co o el ca­fé en nues­tra den­ta­du­ra. Exis­ten pro­duc­tos de ven­ta li­bre en farmacias, pe­ro los den­tis­tas de­sa­con­se­jan su uso sin su­per­vi­sión y ad­vier­ten de su ba­ja efec­ti­vi­dad. In­clu­so en las con­sul­tas su pres­crip­ción es con­tro­ver­ti­da. «Es un tra­ta­mien­to que con­lle­va ries­gos y es obli­ga­ción del den­tis­ta in­for­mar so­bre ellos», ex­pli­ca el Con­se­jo de Den­tis­tas en su web. «No hay ve­ne­nos, hay do­sis –abun­da el doc­tor Roig–. El blan­quea­mien­to pro­vo­ca una li­ge­ra agre­sión en el es­mal­te, co­mo to­mar­te una Coca-Cola. Si se ha­ce pun­tual­men­te, no pa­sa na­da. Lo que no tie­ne sen­ti­do es ha­cer­se un blan­quea­mien­to ca­da seis me­ses». Pun­tual­men­te sig­ni­fi­ca no más de una vez ca­da tres o cua­tro años. AGUA OXIGENADA A LO BES­TIA Los den­tis­tas prac­ti­can dos ti­pos de blan­quea­mien­tos: pa­ra rea­li­zar por el pa­cien­te en ca­sa o en la con­sul­ta. En am­bos ca­sos se uti­li­za pe­ró­xi­do de hi­dró­geno o de car­ba­mi­da. «Es co­mo usar agua oxigenada a lo bes­tia. El dien­te tie­ne un pe­que­ño por­cen­ta­je

Se­gún un es­tu­dio, ca­si el 80 por cien­to de los jó­ve­nes re­la­cio­na la son­ri­sa con el éxi­to pro­fe­sio­nal

La blan­co­re­xia, ob­se­sión por una den­ta­du­ra lo más blan­ca po­si­ble, es al­go co­ti­diano en las con­sul­tas

De­trás de es­te ti­po de tras­tor­nos se en­cuen­tra la fiebre por do­cu­men­tar nues­tras vi­das en las re­des so­cia­les

de agua, que es lo que se ti­ñe de­bi­do a los lí­qui­dos o las ver­du­ras», ex­pli­ca Roig. Los blan­quea­mien­tos des­hi­dra­tan el dien­te, pe­ro el efec­to no es de­fi­ni­ti­vo. Si no se rea­li­za co­rrec­ta­men­te, pue­de pro­vo­car sen­si­bi­li­dad gin­gi­val.

Exis­ten, en to­do ca­so, otras op­cio­nes. «Las ca­ri­llas son una de las gran­des re­vo­lu­cio­nes de los úl­ti­mos años. Muy es­té­ti­cas, po­co in­va­si­vas y, si es­tán bien pues­tas, ni si­quie­ra un pro­fe­sio­nal las ve», di­ce el den­tis­ta Eduar­do Ani­tua. Las ca­ri­llas (o ven­ners) son fi­nas ca­pas de por­ce­la­na o ma­te­ria­les plás­ti­cos, co­mo el com­po­si­te, que co­rri­gen una ro­tu­ra, una de­co­lo­ra­ción o la irre­gu­la­ri­dad de un dien­te, y que los pro­té­si­cos den­ta­les mo­de­lan y per­so­na­li­zan pa­ra ca­da clien­te.

FU­ROR POR LA OR­TO­DON­CIA

Sin em­bar­go, hoy las or­to­don­cias son las gran­des estrellas de las con­sul­tas. Los an­tes odio­sos apa­ra­tos se ob­ser­van aho­ra ca­si co­mo un ac­ce­so­rio en­tre los más jó­ve­nes e in­clu­so en­tre los adul­tos. «Cuan­do pres­cri­bes una or­to­don­cia a un se­ñor de 50 años, no so­lo quie­res que que­de una den­ta­du­ra bo­ni­ta y bien ali­nea­da, sino que me­jo­re su sa­lud, que mas­ti­que me­jor o que fa­ci­li­te su hi­gie­ne», co­men­ta Roig.

Al fe­nó­meno de las or­to­don­cias a cual­quier edad con­tri­bu­yen los nue­vos ma­te­ria­les, más dis­cre­tos o di­rec­ta­men­te invisibles. Aun­que la gran re­vo­lu­ción son los ali­nea­do­res ex­tra­íbles de plás­ti­co trans­pa­ren­te (o si­li­co­na) mo­de­la­dos con un soft­wa­re

3D tras es­ca­near la den­ta­du­ra. Se sus­ti­tu­yen ca­da cier­to tiem­po en fun­ción de la evo­lu­ción de la den­ta­du­ra y per­mi­ten si­mu­lar el re­sul­ta­do fi­nal. Tam­bién son los más ca­ros.

Los pre­cios son, en ge­ne­ral, un mis­te­rio di­fí­cil de des­en­tra­ñar. Mu­chos den­tis­tas in­for­man de que se de­be «des­con­fiar de las gan­gas», pe­ro re­sul­ta di­fí­cil te­ner una re­fe­ren­cia so­bre cuál es un pre­cio nor­mal o ra­zo­na­ble. «Un im­plan­te o una ca­ri­lla no tie­nen un pre­cio. De­trás es­tán las ma­nos de quien lo co­lo­ca. Su ex­pe­rien­cia y los co­no­ci­mien­tos pa­ra so­lu­cio­nar pro­ble­mas que otros no sa­ben có­mo abor­dar», re­fle­xio­na Au­trán. «Cree­mos en las es­pe­cia­li­da­des –abun­da Roig–. Hay gen­te que es­tá tres años es­tu­dian­do or­to­don­cia o có­mo co­lo­car ca­ri­llas o im­plan­tes. Y eso tie­ne un va­lor».

Ade­más, ex­pli­can los ex­per­tos, ca­da tra­ta­mien­to sue­le con­lle­var re­pa­ra­cio­nes pre­vias que los en­ca­re­ce. Por eso, las ca­ri­llas pue­den os­ci­lar en­tre 200 y 800 eu­ros; una or­to­don­cia in­vi­si­ble va de los 2000 a los 8000; y un blan­quea­mien­to, en­tre 200 y 600. «La odon­to­lo­gía es cos­to­sa, pe­ro es mu­cho más ba­ra­ta en Es­pa­ña que en nues­tro en­torno», ase­gu­ra Roig.

Es­te bai­le de pre­cios se ex­pli­ca por la enor­me com­pe­ten­cia del sec­tor. La pro­li­fe­ra­ción de ca­de­nas co­mo Vi­tal­dent, Den­tix o Vi­van­ta ha trans­for­ma­do el pa­no­ra­ma na­cio­nal.

«Las fran­qui­cias sur­gen por­que en Es­pa­ña cual­quie­ra pue­de mon­tar una clí­ni­ca den­tal –di­ce Au­trán–. Pe­ro tam­bién por la can­ti­dad de li­cen­cia­dos anua­les. Hay mu­chos ti­bu­ro­nes que con­tra­tan a la úl­ti­ma hornada y ba­jan los pre­cios. Es­tos cha­va­les se po­nen a tra­ba­jar por 1000 eu­ros al mes en una pro­fe­sión de enor­me es­trés que re­quie­re mu­chí­si­ma es­pe­cia­li­za­ción. Un re­cién li­cen­cia­do no pue­de po­ner se­gún qué ti­po de im­plan­tes».

EL DIEN­TE SANO NO SE QUI­TA Los ex­per­tos ad­vier­ten de que, en el ám­bi­to de la es­té­ti­ca den­tal, exis­te la ma­la pra­xis. Co­mo nor­ma, se de­be du­dar cuan­do un es­pe­cia­lis­ta re­co­mien­da un tra­ta­mien­to ma­si­vo. Por ejem­plo, los que im­pli­can la ex­trac­ción de mu­chas pie­zas. «El tra­ta­mien­to más pe­li­gro­so es el del pa­cien­te cu­ya bo­ca pre­sen­ta cier­to de­te­rio­ro y el den­tis­ta pro­po­ne sus­ti­tuir to­dos los dien­tes por im­plan­tes. Nun­ca hay que qui­tar dien­tes sa­nos», ex­pli­ca Eduar­do Ani­tua, uno de los ma­yo­res ex­per­tos na­cio­na­les en im­plan­to­lo­gía.

La bús­que­da de la son­ri­sa per­fec­ta con­lle­va otros ries­gos, in­clui­dos tras­tor­nos psi­co­ló­gi­cos. La blan­co­re­xia, de­fi­ni­da co­mo la ob­se­sión por te­ner una den­ta­du­ra lo más blan­ca po­si­ble, es una reali­dad co­ti­dia­na en la con­sul­ta de mu­chos es­pe­cia­lis­tas que a me­nu­do (y si se atie­nen a su có­di­go deon­to­ló­gi­co) des­alien­tan a los pa­cien­tes.

El em­pe­ño por te­ner los dien­tes per­fec­tos tam­bién pue­de de­ri­var en la lla­ma­da 'dis­mor­fia den­tal', un tras­torno ob­se­si­vo so­bre la apa­rien­cia de nues­tra son­ri­sa. «No hay mu­chí­si­mos ca­sos, pe­ro esos po­cos nos lle­gan nor­mal­men­te a los es­pe­cia­lis­tas en es­té­ti­ca den­tal. Son pa­cien­tes muy exi­gen­tes», ex­pli­ca Joan Au­trán, quien en oca­sio­nes des­acon­se­ja cier­tos tra­ta­mien­tos. Se­gún los ex­per­tos, de­trás de es­te ti­po de tras­tor­nos es­tá la ob­se­sión con­tem­po­rá­nea por do­cu­men­tar nues­tras vi­das (o la par­te más pu­bli­ci­ta­ble de ellas) en las re­des so­cia­les. Y eso in­clu­ye una son­ri­sa a prue­ba de sel­fies. O lo que es lo mis­mo: una 'son­ri­sa Ins­ta­gram'.

MA­RILYN MON­ROESu icó­ni­ca son­ri­sa re­sul­tó ser pos­ti­za. Los fo­ren­ses que exa­mi­na­ron su ca­dá­ver des­cu­brie­ron que, a sus 36 años, no te­nía dien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.