La ca­sa de Ma­no­le­te

ABC - XL Semanal - - MAGAZINE FIRMAS - Www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

ma­nuel Ro­drí­guez Sán­chez, Ma­no­le­te, lle­gó a vi­vir po­co en la ca­sa de la ave­ni­da Cer­van­tes, nú­me­ro 10, de Córdoba. El Mons­truo, en reali­dad, vi­vía en su per­ma­nen­te gi­ra por los co­sos de Es­pa­ña y Amé­ri­ca, cam­bian­do pa­se a pa­se la his­to­ria del to­reo y ama­san­do una con­si­de­ra­ble for­tu­na: en los años cua­ren­ta, en aque­lla Es­pa­ña em­po­bre­ci­da y arra­sa­da por la Gue­rra Ci­vil, el dies­tro co­bra­ba cer­ca de dos­cien­tas cin­cuen­ta mil pe­se­tas por co­rri­da, con lo que po­días com­prar un edi­fi­cio en­te­ro en Ma­drid, por ejem­plo. En Mé­xi­co, al cam­biar de dó­la­res a pe­se­tas, le ha­bían pa­ga­do un mi­llón por una tar­de, la can­ti­dad que po­día cos­tar una fin­ca de mil hec­tá­reas en los al­re­de­do­res de Córdoba. Esa es­pec­ta­cu­lar ca­rre­ra ha­cia la ri­que­za más ab­so­lu­ta la cor­tó un to­ro de Miu­ra en Li­na­res, co­mo ya sa­be­mos, y una trans­fu­sión de sue­ro en mal es­ta­do, co­mo no to­dos sa­ben. Ma­no­le­te que­ría re­ti­rar­se de los to­ros esa mis­ma tem­po­ra­da del 47, pe­ro Is­le­ro le trun­có los pla­nes.

La ca­sa de Ma­no­le­te, que hoy se si­gue man­te­nien­do en pie, fue cons­trui­da por Or­te­ga Mu­ni­lla, pa­dre de Or­te­ga y Gas­set, po­co an­tes de aca­bar el si­glo XIX. Que­da­ba cer­ca de la pla­za de Los Te­ja­res, an­ti­gua pla­za de to­ros (hoy, El Cor­te In­glés), y en ella pa­só ve­ra­nos el fi­ló­so­fo de la Es­pa­ña in­ver­te­bra­da. Lue­go fue ven­di­da a Cruz Con­de, el al­cal­de cor­do­bés, y fi­nal­men­te fue ad­qui­ri­da por Ma­no­le­te en el 42 pa­ra que vi­vie­ran ahí su ma­dre y sus her­ma­nas. Do­ña An­gus­tias, su pro­ge­ni­to­ra, so­bre­vi­vió 33 años a su hi­jo y re­si­dió en esa ca­sa has­ta su muer­te, en el año 80. Des­pués, la fa­mi­lia la ven­dió, pa­só a ma­nos de una cons­truc­to­ra, ca­yó en el ol­vi­do y fi­nal­men­te el em­pre­sa­rio de la co­mu­ni­ca­ción An­to­nio Ca­rri­llo

En aque­lla Es­pa­ña em­po­bre­ci­da y arra­sa­da por la Gue­rra Ci­vil, el dies­tro co­bra­ba cer­ca de dos­cien­tas cin­cuen­ta mil pe­se­tas por co­rri­da

se hi­zo con ella con la in­ten­ción de reha­bi­li­tar­la.

Es­tos días cor­do­be­ses que me re­ga­lo de vez en cuan­do (mis pa­seos por El Chu­rras­co, Juan Pe­ña, Puer­ta Se­vi­lla, Ca­sa del Pis­to, Taberna Sa­li­nas, Me­són Bra­vo, Bo­de­ga Guz­mán, El Ban­do­le­ro...) me han per­mi­ti­do en­trar en la ca­sa del ge­nio del to­reo. De la mano de Juan­jo Ruiz, crea­dor de La Sal­mo­re­te­ca. Juan­jo es uno de esos em­pren­de­do­res na­tos, atre­vi­dos, con ta­len­to y ga­nas de los que dis­po­ne es­ta tie­rra. Ha crea­do des­de ce­ro una ima­gi­na­ti­va em­pre­sa a ba­se de las más va­ria­das recetas de sal­mo­re­jo que uno pue­da ima­gi­nar, que dis­tri­bu­ye a me­dio mun­do y que sir­ve per­so­nal­men­te en el Mer­ca­do Vic­to­ria de Córdoba y el Mer­ca­do del Ba­rran­co de Se­vi­lla. Aho­ra, Juan­jo quie­re ha­cer de la Ca­sa de Ma­no­le­te un bis­tró y res­tau­ran­te reha­bi­li­tan­do de arri­ba a aba­jo el in­mue­ble. Lo ha al­qui­la­do por 25 años, se ha me­ti­do en obras y quie­re res­pe­tar lo que fue la ca­sa del hom­bre que asom­bró al mun­do y que en­tró en la le­yen­da el día en el que su ataúd sa­lía a hom­bros por los es­ca­lo­nes de su en­tra­da re­gia y se­ño­rial. Pue­do ase­gu­rar que im­pre­sio­na pa­ra los aman­tes de las le­yen­das del to­reo en­trar en el dor­mi­to­rio del dies­tro o sen­tar­se co­mo él al bor­de de la fuen­te del pa­tio, aso­mar­se a la ba­ran­di­lla de la sa­li­da tra­se­ra o per­fi­lar­se, co­mo él lo ha­cía, en la azo­tea des­de la que en­ton­ces se veía la an­ti­gua pla­za de to­ros. Ma­no­le­te, siem­pre se­rio, ele­gan­te, re­pei­na­do, me lo mos­tra­ba Juan­jo en las fo­tos que ma­ne­ja en su mó­vil y en los es­ce­na­rios que aho­ra es­tá reha­bi­li­tan­do con mu­cho es­fuer­zo y mu­chí­si­ma más ilu­sión. Cuan­do fi­na­li­ce las obras y pue­da abrir al pú­bli­co lo que se­rá una ca­sa de co­mi­das y un pa­tio de co­pas a la al­tu­ra de la ca­li­dad de Córdoba, us­ted es­ta­rá en­tran­do en una suer­te de tem­plo en el que pen­sa­ba re­ti­rar­se el to­re­ro, siem­pre que su ma­dre no pu­sie­ra de­ma­sia­dos re­pa­ros a su his­to­ria de amor con Lu­pe Sino, que los pu­so, al igual que hi­cie­ran Ca­ma­rá, su apo­de­ra­do, y al­gún ami­go cer­cano. En­ho­ra­bue­na, que­ri­do ami­go Juan­jo, y que to­da la suer­te es­té con­ti­go.

Q

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.