Los de­mó­cra­tas bus­can quien les sal­ve de Do­nald Trump

Un par­ti­do des­ca­be­za­do bus­ca ca­ras e ideas nue­vas en las elec­cio­nes par­cia­les que se ce­le­bra­rán el mes que vie­ne

ABC - - INTERNACIONAL - DA­VID ALANDETE WASHIGNTON

Tie­ne 42 años. Es de Te­xas y de as­cen­den­cia ir­lan­de­sa, pe­ro ha­bla per­fec­ta­men­te es­pa­ñol. Y es, en es­te mo­men­to, la gran es­pe­ran­za de las ba­ses de­mó­cra­tas pa­ra me­dir­se con Do­nald Trump en 2020. La prue­ba de la con­fian­za que el par­ti­do tie­ne en él es que en el ter­cer cua­tri­mes­tre Ro­ber­to «Be­to» O’Rour­ke rom­pió to­dos los ré­cords de re­cau­da­ción en una can­di­da­tu­ra pa­ra ha­cer­se con un es­ca­ño en el Se­na­do: 38 mi­llo­nes de dó­la­res (32 mi­llo­nes de eu­ros), pro­ce­den­tes, so­bre to­do, de pe­que­ños do­nan­tes que de me­dia han con­tri­bui­do a su cam­pa­ña con 47 dó­la­res por per­so­na.

Que al­guien re­la­ti­va­men­te des­co­no­ci­do, bre­ga­do so­lo en po­lí­ti­ca te­xa­na y ex­per­to en in­mi­gra­ción sea el po­si­ble sal­va­dor de un par­ti­do que ha ocu­pa­do la Ca­sa Blan­ca du­ran­te 52 de los pa­sa­dos 100 años de­mues­tra has­ta qué pun­to la de­ba­cle de Hi­llary Clin­ton en 2016 trau­ma­ti­zó a los de­mó­cra­tas, fal­tos de ideas y ca­ras nue­vas. A pe­sar de los es­cán­da­los que ase­dian a Do­nald Trump –la tra­ma ru­sa, las di­mi­sio­nes en su ga­bi­ne­te, las res­tric­cio­nes so­bre la in­mi­gra­ción– el ac­tual pre­si­den­te tie­ne un só­li­do apo­yo del 86% en­tre los re­pu­bli­ca­nos, al­go que ha­ce muy po­si­ble su re­elec­ción.

To­do ti­po de tri­bu­nas y per­fi­les com­pa­ran es­tos días a O’Rour­ke con Bobby Ken­nedy o Ro­nald Rea­gan, pe­ro lo cier­to es que su ca­mino a la Ca­sa Blan­ca, que pa­sa por ga­nar en las elec­cio­nes al Se­na­do del mes que vie­ne, no es­tá ase­gu­ra­do. «Po­dría su­pe­rar los es­co­llos e im­po­ner­se so­bre su con­trin­can­te, Ted Cruz, en un Es­ta­do re­pu­bli­cano co­mo Te­xas», ase­gu­ra Ja­mes Hen­son, di­rec­tor del Cen­tro Po­lí­ti­co de la uni­ver­si­dad de Te­xas. «Sin du­da se­ría un can­di­da­to pre­fe­ri­do en la cam­pa­ña de 2020. Su vic­to­ria, sin em­bar­go, no es­tá ase­gu­ra­da».

La pre­si­den­cia de Trump ha cam­bia­do de for­ma ra­di­cal el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co de EE.UU., y la prue­ba es la con­fir­ma­ción del juez Brett Ka­va- naugh pa­ra el Tri­bu­nal Su­pre­mo. Du­ran­te su vis­ta oral an­te el Se­na­do no se ha­bló de su tra­yec­to­ria y di­la­ta­do his­to­rial de de­ci­sio­nes co­mo juez, sino de una su­pues­ta agre­sión se­xual ocu­rri­da en sus años de ins­ti­tu­to, de la que el FBI no ha ha­lla­do prue­bas. Pa­re­cía, sin em­bar­go, que los de­mó­cra­tas qui­sie­ran que in­clu­so la com­po­si­ción de la más al­ta ins­tan­cia ju­di­cial del país fue­ra una en­mien­da a la to­ta­li­dad de Trump y lo que re­pre­sen­ta.

El ten­so in­te­rro­ga­to­rio a Ka­va­naugh por par­te de una se­na­do­ra de­mó­cra­ta ha ca­ta­pul­ta­do a es­ta tam­bién a las qui­nie­las pa­ra me­dir­se con Trump en 2020. Se lla­ma Ka­ma­la Ha­rris y es la an­tí­te­sis del ac­tual pre­si­den­te: una mu­jer de as­cen­den­cia ne­gra e in­dia, con una lar­ga tra­yec­to­ria co­mo fis­cal. «Se le acu­sa de agre­sión se­xual», le di­jo Ha­rris al juez an­tes de vo­tar en su con­tra. «Es un mo­men­to real­men­te tris­te pa­ra es­te país».

Ha­rris ha par­ti­ci­pa­do es­ta se­ma­na en un mi­tin en Ohio, un Es­ta­do de­ci­si­vo pa­ra ga­nar elec­cio­nes. Otros fa­vo­ri­tos, co­mo el se­na­dor Cory Boo­ker, se han de­ja­do ver en Io­wa, el se­gun­do que ce­le­bra pri­ma­rias. Joe Bi­den sigue plan­teán­do­se si fi­nal­men­te se lan­za a la ca­rre­ra de la que le des­ca­bal­gó Clin­ton en 2016. Y el exal­cal­de de Nue­va York Mi­chael Bloom­berg se ha re­gis­tra­do, de nue­vo, co­mo de­mó­cra­ta, tras ha­ber do­na­do a can­di­da­tos del par­ti­do 20 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra las le­gis­la­ti­vas del 6 de no­viem­bre.

La pre­cam­pa­ña de 2020, que se jue­ga en esas mis­mas elec­cio­nes de den­tro de un mes, se­rá un re­fe­ren­do so­bre Trump, y es­te así lo de­fien­de. En la pa­sa­da se­ma­na el pre­si­den­te ha re­co­rri­do 15.000 ki­ló­me­tros pa­ra par­ti­ci­par en mí­ti­nes des­de Flo­ri­da has­ta Min­ne­so­ta, lu­cien­do sus lo­gros eco­nó­mi­cos y el pleno em­pleo. «La úni­ca ra­zón por la que al­guien vo­ta­ría a los de­mó­cra­tas es por­que se ha can­sa­do de que ga­ne­mos en to­dos los ám­bi­tos», di­jo el jue­ves en Or­lan­do.

Hor­na­da de jó­ve­nes

Quie­nes as­pi­ran a me­dir­se con él no ahon­dan, sin em­bar­go, en ideas o pro­pues­tas po­lí­ti­cas, sino en có­mo ellos mis­mos pue­den ser un an­ti-Trump. «Si aten­de­mos a có­mo han si­do las pri­ma­rias de­mó­cra­tas en 2018, se ex­traen va­rias lec­cio­nes. La pri­me­ra: el ala iz­quier­dis­ta es­tá ga­nan­do. Se­gun­da, la gen­te de co­lor es­tá ga­nan­do. Y ter­ce­ro, los jó­ve­nes es­tán ga­nan­do», di­ce Ch­ris Ci­lliz­za, uno de los prin- ci­pa­les ana­lis­tas po­lí­ti­cos de la ca­de­na te­le­vi­si­va CNN.

Se­gún esas pre­dic­cio­nes, al­guien co­mo Bi­den, un hom­bre blan­co de 75 años y en po­lí­ti­ca des­de 1973 tie­ne po­co que ha­cer con­tra una nue­va hor­na­da de jó­ve­nes que es­pe­ra que una amal­ga­ma de mi­no­rías y co­lec­ti­vos fe­mi­nis­tas les aú­pen pa­ra po­der me­dir­se con Trump. Po­co pe­sa en es­te mo­men­to que ha­ya si­do vi­ce­pre­si­den­te con Ba­rack Oba­ma, del mis­mo mo­do que po­ca im­por­tan­cia tie­ne la tra­yec­to­ria co­mo al­cal­de neo­yor­quino de Bloom­berg, de 76 años.

El ines­pe­ra­do y sor­pren­den­te as­cen­so de Trump tam­bién ha atraí­do a Was­hing­ton a fi­gu­ras, co­mo él, más grandes que la vi­da mis­ma. Es el ca­so del me­diá­ti­co abo­ga­do Mi­chael Ave-

Trump tie­ne un só­li­do apo­yo del 86% en­tre los re­pu­bli­ca­nos, al­go que ha­ce po­si­ble su re­elec­ción

nat­ti, quien re­pre­sen­ta a la ac­triz porno Stormy Da­niels en el ca­so del pa­go de 130.000 dó­la­res por par­te del pre­si­den­te pa­ra ocul­tar una aven­tu­ra.

«Des­de lue­go, los de­mó­cra­tas no van a que­rer al­guien tan pe­li­gro­so y ra­di­cal co­mo Do­nald Trump, pe­ro sí pre­fe­ri­rán a al­guien ca­ris­má­ti­co que pue­da de­fen­der­se en un es­ce­na­rio y que ten­ga éxi­to con el ma­ne­jo de los me­dios. Ya he­mos vis­to lo que Trump ha he­cho con la po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal», di­ce a es­te dia­rio Ave­nat­ti, quien a ex­pre­sa­do su vo­lun­tad de pre­sen­tar­se a las pri­ma­rias de­mó­cra­tas, al­go en lo que le ha apo­ya­do el mis­mí­si­mo Ste­ve Ban­non, que mu­chos con­si­de­ran ar­tí­fi­ce de la vic­to­ria de Trump.

Sin em­bar­go, se­gún han ad­mi­ti­do va­rios co­la­bo­ra­do­res del pre­si­den­te, la úni­ca po­si­ble can­di­da­ta que en es­te mo­men­to le pro­vo­ca te­mor es al­guien que, co­mo él, ci­men­tó su fa­ma en la te­le­vi­sión: Oprah Win­frey, que has­ta 2011 pre­sen­tó el ma­ga­zi­ne te­le­vi­si­vo más exi­to­so del país. En un aplau­di­do dis­cur­so en la ce­re­mo­nia de los Glo­bos de Oro en enero, di­jo: «Du­ran­te mu­cho tiem­po, a las mu­je­res no se nos ha es­cu­cha­do o creí­do cuan­do les he­mos di­cho la ver­dad a los hom­bres con po­der. Su tiem­po se les aca­ba».

Pa­ra mu­chos, de­mó­cra­tas y re­pu­bli­ca­nos, esa fue la prue­ba de que Win­frey pue­de dar el pa­so y pre­sen­tar­se a las pri­ma­rias. Se­gún Da­vid Bo­sie, ase­sor de cam­pa­ña de re­elec­ción de Trump, «Oprah es la úni­ca que me ha­ría pres­tar aten­ción de ver­dad en es­te mo­men­to al cam­po de­mó­cra­ta».

Vo­tan­tes de­mó­cra­tas llo­ran des­con­so­la­das tras co­no­cer la derrota de Hi­llary fren­te a Trump

AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.