La sa­tis­fac­ción de en­con­trar la «par­tí­cu­la de Dios»

ABC - - SOCIEDAD -

—De­bió de sen­tir­se muy sa­tis­fe­cho cuan­do apa­re­ció el Higgs. —No exa­ge­re­mos. Mu­chos de no­so­tros no nos sor­pren­di­mos tan­to. Era una teo­ría pe­cu­liar, ra­ra. Cuan­do lo en­con­tra­mos, al prin­ci­pio no es­tá­ba­mos de­ma­sia­do con­ten­tos. Eran sen­ti­mien­tos con­tra­dic­to­rios. —¿No es­ta­ba con­ten­to? —Sí, sí... Por su­pues­to, es­ta­ba sa­tis­fe­cho de ha­ber cons­trui­do la má­qui­na ca­paz de con­fir­mar la exis­ten­cia del Higgs, y por to­da esa gen­te que ha­bía par­ti­ci­pa­do. Fue un enor­me es­fuer­zo du­ran­te mu­cho tiem­po de una co­mu­ni­dad muy cua­li­fi­ca­da, mu­chos de ellos jó­ve­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.