«Pi­cas­so es la pri­me­ra di­vi­sión de la evo­lu­ción hu­ma­na y ar­tís­ti­ca de la so­cie­dad»

En el 15 aniver­sa­rio del Mu­seo Pi­cas­so de Má­la­ga ha­bla de sus re­cuer­dos y del fu­tu­ro de la ins­ti­tu­ción

ABC - - CULTURA - J. J. MADUEÑO MÁ­LA­GA

Ber­nard Ruiz-Pi­cas­so (Ba­yo­na, 1959) es es­cri­tor, poe­ta y pre­si­den­te del Con­se­jo Eje­cu­ti­vo del Pa­tro­na­to del Mu­seo Pi­cas­so de Má­la­ga, al que jun­to con su ma­dre apor­tó los fon­dos ar­tís­ti­cos pa­ra ha­cer­lo reali­dad. Es nieto de Pa­blo Pi­cas­so, pri­mer hi­jo del vás­ta­go del pin­tor Paul Ruiz-Pi­cas­so. Un es­tu­dio­so de la obra de su abue­lo, que de­ci­dió com­par­tir con el mun­do ha­ce aho­ra 15 años. En el aniver­sa­rio del Mu­seo Pi­cas­so de Má­la­ga ha­bla de sus re­cuer­dos y del fu­tu­ro de la ins­ti­tu­ción. —¿Es di­fí­cil ser nieto de un ge­nio? —No, al re­vés. Nos ha per­mi­ti­do una vi­da fantástica y tra­ba­jar en es­te mun­do. Pi­cas­so nos de­jó de­ma­sia­do pa­ra vi­vir y te­nía­mos que com­par­tir­lo. Por eso de­ci­di­mos crear el Mu­seo Pi­cas­so de Má­la­ga. Es im­por­tan­te se­guir en­se­ñan­do a Pi­cas­so, por­que el ar­te es aho­ra más ne­ce­sa­rio que nun­ca. —¿Qué ba­lan­ce ha­ce de es­tos 15 años? —No so­lo es­tá bien ubi­ca­do en la vi­da so­cial y cul­tu­ral, sino que ha per­mi­ti­do pro­mo­ver la obra de Pi­cas­so y ex­po­si­cio­nes tem­po­ra­les con mu­cho éxi­to. Se ha lle­ga­do a cam­biar la ciu­dad con bue­nas si­ner­gias con otras ins­ti­tu­cio­nes. Al fi­nal, se ha con­ver­ti­do a Má­la­ga en una ciu­dad de la cul­tu­ra. —¿Esa ciu­dad cul­tu­ral ha­bría si­do po­si­ble sin el Mu­seo Pi­cas­so? —Per­mi­tió ini­ciar un pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción cul­tu­ral de la ciu­dad, que se ha­bía per­di­do en el si­glo XX. Ha­bía que res­ca­tar lo que pa­re­cía ló­gi­co. Por eso, se ini­ció en el 2003 con la cons­ti­tu­ción de es­ta ins­ti­tu­ción y es­te mu­seo. Lue­go, se pu­sie­ron las he­rra­mien­tas en mar­cha pa­ra la Má­la­ga que co­no­ce­mos. —¿Cuá­les son los an­he­los del mu­seo pa­ra el fu­tu­ro? —El sue­ño es me­jo­rar su po­ten­cia y con­te­ni­do in­te­lec­tual. He­mos ini­cia­do un de­par­ta­men­to de in­ves­ti­ga­ción con la Uni­ver­si­dad de Má­la­ga. El sue­ño es que no so­lo sea de re­fe­ren­cia por las obras que se pue­den ver, sino trans­for­mar­lo en un lu­gar de co­no­ci­mien­to y es­tu­dios so­bre Pi­cas­so. Eso per­mi­ti­rá un es­pa­cio de diá­lo­go y di­vul­ga­ción de la obra de mi abue­lo. Es un mu­seo jo­ven que me­re­ce ser apo­ya­do y al que hay que dar el im­pul­so ne­ce­sa­rio pa­ra que sea una ins­ti­tu­ción só­li­da. —¿Y qué me di­ce de su am­plia­ción? —No ha­bla­mos de am­pliar el mu­seo. Sus di­men­sio­nes no van a me­jo­rar su ca­li­dad. Te­ne­mos una ins­ti­tu­ción bas­tan­te gran­de, con mu­chas ac­ti­vi­da­des y con to­das las pro­ble­má­ti­cas de los mu­seos. Hay que me­jo­rar los acuer­dos con los co­lec­cio­nis­tas y el tra­ba­jo del día a día. Nun­ca el Mu­seo Pi­cas­so de Má­la­ga tuvo co­mo ob­je­ti­vo trans­for­ma­se en el Lou­vre o el Prado. Te­ne­mos una me­di­da per­fec­ta en una ciu­dad ma­ra­vi­llo­sa. Má­la­ga no es Nue­va York ni Bar­ce­lo­na. Ca­da lu­gar tie­ne un ob­je­ti­vo y en su ubi­ca­ción re­pre­sen­ta lo que me­re­ce la cul­tu­ra es­ta ciu­dad. —¿Cuán­to pe­so tie­nen las ci­fras de vi­si­tan­tes a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes en el Pa­tro­na­to? —Com­pe­tir es­tá muy bien. El ar­te es par­te del mun­do, pe­ro la vo­lun­tad es edu­car y fo­men­tar la cul­tu­ra en la so­cie­dad. No es un ne­go­cio don­de los be­ne­fi­cios son lo más im­por­tan­te. De­be­mos sa­ber qué so­mos. No­so­tros nos pre­gun­ta­mos có­mo de­be ser un mu­seo en si­glo XXI. La preo­cu­pa­ción es ima­gi­nar có­mo va­mos a ofre­cer ac­ce­so al ar­te den­tro de un mun­do cam­bian­te y con tan­ta tec­no­lo­gía. La for­ma de vi­si­tar un mu­seo ha cam­bia­do mu­cho en los úl­ti­mos vein­te años, y lo se­gui­rá ha­cien­do. —En ese afán di­vul­ga­dor, aco­gen un con­gre­so in­ter­na­cio­nal so­bre Pi­cas­so. —Es im­por­tan­te, por­que fa­ci­li­ta a los pro­fe­sio­na­les com­par­tir ideas so­bre Pi­cas­so. Es una vo­lun­tad de re­unir­nos pa­ra pen­sar so­bre Pi­cas­so, un mo­men­to pa­ra que los es­pe­cia­lis­tas ha­blen. —Pi­cas­so ha si­do fuen­te de ins­pi­ra­ción pa­ra mu­chos ar­tis­tas. ¿Aca­ba­rá al­gún día ese efec­to? —Pi­cas­so for­ma par­te de la his­to­ria del ar­te co­mo uno de los más re­pre­sen­ta­ti­vos. Se le com­pa­ra con Leo­nar­do o Mi­guel Án­gel. Es la pri­me­ra di­vi­sión de la evo­lu­ción hu­ma­na y ar­tís­ti­ca de la so­cie­dad. Ese efec­to con­ti­nua­rá, por­que nos de­ja la in­ter­pre­ta­ción de la so­cie­dad en su manera de pin­tar. Es una tras­mi­sión a otras ge­ne­ra­cio­nes. Los jó­ve­nes sa­ca­rán siem­pre co­sas de su obra. Vi­vo en el ar­te con­tem­po­rá­neo y veo que los ar­tis­tas tie­nen una ob­se­sión po­si­ti­va por el idea­rio de Pi­cas­so y por to­do lo que se pue­de ha­cer con su obra.

«El Mu­seo Pi­cas­so nun­ca tuvo co­mo ob­je­ti­vo trans­for­mar­se en el Lou­vre o el Prado. Má­la­ga no es Nue­va York»

FRAN­CIS SIL­VA

Ber­nard Ruiz-Pi­cas­so, fo­to­gra­fia­do en el Mu­seo Pi­cas­so de Má­la­ga

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.