Fer­nán­dez pro­po­ne un «rear­me ideo­ló­gi­co» del PP ca­ta­lán pa­ra re­cu­pe­rar su es­pa­cio

Ca­sa­do: «Los que han ido a bus­car al PP fue­ra del PP, que vuel­van a ca­sa»

ABC - - ESPAÑA - DA­NIEL TER­CE­RO / MI­QUEL VE­RA SIT­GES (BAR­CE­LO­NA)

Ale­jan­dro Fer­nán­dez se con­vir­tió ayer en el nue­vo pre­si­den­te del PP ca­ta­lán, en sus­ti­tu­ción de Xa­vier García Al­biol. Sit­ges (Bar­ce­lo­na) fue el es­ce­na­rio de un plá­ci­do con­gre­so de los po­pu­la­res ca­ta­la­nes, que pa­re­cen ol­vi­dar aque­llos mo­men­tos en los que el per­de­dor de un en­cuen­tro de es­te ni­vel sa­lía a hom­bros y se con­si­de­ra­ba ga­na­dor mo­ral. Fer­nán­dez –úni­co can­di­da­to– ob­tu­vo el apo­yo del 97,1 por cien­to de los com­pro­mi­sa­rios que vo­ta­ron.

Al la­do del nue­vo pre­si­den­te au­to­nó­mi­co es­ta­rá Da­niel Se­rrano –pre­si­den­te pro­vin­cial del PP de Bar­ce­lo­na– co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral. Su ta­rea prin­ci­pal se­rá la de lle­var el día a día del par­ti­do, mien­tras Fer­nán­dez se cen­tra­rá en la ac­ti­vi­dad par­la­men­ta­ria, cu­yos es­ca­ños com­par­te con Al­biol (que en bre­ve con­cen­tra­rá sus es­fuer­zos en re­cu­pe­rar la al­cal­día de Ba­da­lo­na), Andrea Levy y Santi Rodríguez, a su vez nue­vo por­ta­voz de los po­pu­la­res en la Cá­ma­ra le­gis­la­ti­va ca­ta­la­na.

El equi­po de di­rec­ción lo com­ple­tan seis vi­ce­se­cre­ta­rios: Ma­rit­xu Hervás, Antonio Ga­lle­go, Al­bert F. Sal­ti­ve­ri, Àn­gels Es­te­ller, Ma­nuel Reyes y Ma­ri­sa Xan­dri. Y, so­bre to­do, Juan Mi­lián, que asu­me un car­go de nue­va crea­ción, el de coor­di­na­dor ge­ne­ral de Es­tra­te­gia Po­lí­ti­ca y Co­mu­ni­ca­ción, que se­rá pie­za cla­ve en la pla­ni­fi­ca­ción de Fer­nán­dez. A es­tos se su­man 22 vo­ca­les (en­tre los que es­tán Es­pe­ran­za García y Eduardo Bo­la­ños, je­fe de ga­bi­ne­te de Fer­nán­dez), los ex­pre­si­den­tes del PP ca­ta­lán (Jorge Fer­nán­dez Díaz y Ali­cia Sán­chez Ca­ma­cho, en­tre otros) y nom­bres co­mo En­ric Mi­llo o Do­lors Montserrat.

Tres gran­des re­tos

Más allá de los nom­bres y la re­no­va­ción en los car­gos, los po­pu­la­res ca­ta­la­nes tie­nen so­bre la me­sa tres gran­des re­tos a cor­to pla­zo que ayer des­ta­ca­ron en los co­rri­llos en­tre los ca­si 750 com­pro­mi­sa­rios que acu­die­ron al XV con­gre­so re­gio­nal.

El pro­pio Fer­nán­dez se­ña­ló ex­pre­sa­men­te uno: «Ven­go a pro­po­ner un rear­me ideo­ló­gi­co y pro­pues­tas li­be­ra­les que sean atrac­ti­vas pa­ra la ciu­da­da­nía». Una ini­cia­ti­va de la que no du­dan en las fi­las con­ser­va­do­ras. «Co­ge­mos un en­fer­mo y he­mos de reac­ti­var­lo», se­ña­la a ABC uno de los nue­vos vo­ca­les del Co­mi­té Eje­cu­ti­vo. «Si ha­ce­mos lo que te­ne­mos que ha­cer, la gen­te nos ve­rá co­mo al­ter­na­ti­va y de­ja­rá de fi­jar­se en Ciu­da­da­nos y Vox», aña­den fuentes po­pu­la­res de la nue­va di­rec­ción.

Un men­sa­je que tam­bién ex­pre­só en pú­bli­co Pa­blo Ca­sa­do, pre­si­den­te na­cio­nal del PP, en­car­ga­do de ce­rrar el con­gre­so: «No pi­do el vo­to útil, pi­do el vo­to fuer­te. Los que han ido a bus­car al PP fue­ra del PP, que vuel­van a ca­sa por­que fue­ra no lo han en­con­tra­do». Una alu­sión di­rec­ta a Ciu­da­da­nos y Vox, flan­cos por los que el PP pier­de ac­ti­vos y vo­tos, se­gún con­fie­san des­de las mis­mas fi­las po­pu­la­res.

Así, so­bre­vi­vir elec­to­ral­men­te en Ca­ta­lu­ña es bá­si­co y la de­ri­va­da más im­por­tan­te de es­ta es la ciu­dad de Bar­ce­lo­na. Al­gu­nos de los com­pro­mi­sa­rios con­fe­sa­ron a es­te dia­rio que no ve­rían mal que el PP se su­ma­se al efec­to Valls, pa­ra in­ten­tar arre­ba­tar el Ayun­ta­mien­to a los po­pu­lis­tas, li­de­ra­dos por Ada Co­lau, y evi­tar que es­te cai­ga en ma­nos de los in­de­pen­den­tis­tas. No pa­re­ce que Fer­nán­dez, con el apo­yo de Ca­sa­do, es­té por la la­bor. Por lo tan­to, los po­pu­la­res bus­can can­di­da­to y cen­tra­rán su cam­pa­ña en re­cor­dar que Valls es so­cia­lis­ta.

Un ter­cer re­to es la pa­ci­fi­ca­ción del PP ca­ta­lán. «Hay que ver si el cos­te de pa­ci­fi­car el par­ti­do tie­ne ré­di­tos elec­to­ra­les», con­fie­sa un miem­bro de la di­rec­ción na­cio­nal. Otro, de la eje­cu­ti­va sa­lien­te, ad­vier­te: «No ha in­te­gra­do to­das las sen­si­bi­li­da­des». Con una Ca­ta­lu­ña tan vo­lá­til elec­to­ral­men­te, so­lo los re­sul­ta­dos da­rán o no la ra­zón a Fer­nán­dez, que ayer pro­me­tió a mi­li­tan­tes y vo­tan­tes: «For­ta­le­za de­mo­crá­ti­ca, fir­me­za y res­pe­to al ad­ver­sa­rio, sin ser sec­ta­rio».

INES BAUCELLS

Ca­sa­do, con Ale­jan­dro Fer­nán­dez, ayer en Sit­ges

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.