Via­je por la ru­ta del trá­fi­co de ha­chís en Ma­rrue­cos

ABC re­co­rre al­guno de los pun­tos de par­ti­da de las «nar­co­lan­chas» que inun­dan de dro­ga las cos­tas an­da­lu­zas

ABC - - ESPAÑA - PA­BLO MUÑOZ GUAT EL MARSSA (MA­RRUE­COS)

Guat el Marssa, en­tre Cas­ti­lle­jos y el puer­to nue­vo de Tán­ger; Si­de Ab­de­sa­lam, en­tre Te­tuán y Az­la; la pla­ya de Oued Lau; Jnan Nich, en­tre Ou­led Lau y Jeb­ha, cer­ca de Te­tuán; lu­ga­res de cos­ta pró­xi­mos a La­ra­che... Fuentes ma­rro­quíes con­sul­ta­das por ABC mar­can es­tos pun­tos co­mo zo­nas cla­ve del nor­te de Ma­rrue­cos des­de las que sa­len las nar­co­lan­chas car­ga­das con ha­chís rum­bo a Es­pa­ña. «Ca­da en­cla­ve tie­ne su pro­pio je­fe y las re­des ope­ran con ab­so­lu­ta im­pu­ni­dad; na­die les mo­les­ta», ex­pli­can. «So­lo se ac­túa si hay de­nun­cia; en ca­so con­tra­rio, se man­tie­ne el sta­tu quo».

Ac­ce­der a Guat el Marssa no es sen­ci­llo. Se tra­ta de un con­jun­to de ca­sas so­bre una la­de­ra que aca­ba en una pe­que­ña pla­ya muy re­co­gi­da a los que se lle­ga a tra­vés de un ca­mino mal as­fal­ta­do, en su tra­mo fi­nal con una acu­sa­da pen­dien­te. A mi­tad de tra­yec­to en­tre la ca­rre­te­ra prin­ci­pal y ese pun­to hay una ex­pla­na­da: «Cuan­do se va a car­gar el ha­chís en las lan­chas, nor­mal­men­te de ma­dru­ga­da, va­rios co­ches de la or­ga­ni­za­ción se cru­zan en ese lu­gar pa­ra im­pe­dir que al­gún vehícu­lo ajeno pue­da ac­ce­der. To­dos en la zo­na lo sa­ben, tam­bién la Po­li­cía, pe­ro se de­ja ha­cer con ab­so­lu­ta im­pu­ni­dad». In­clu­so, hay un pe­que­ño cuartel de la Gen­dar­me­ría en car­ga­do de vi­gi­lar...

Al­gu­nas de las me­jo­res ca­sas de Guat el Marssa, un pa­ra­je de gran be­lle­za na­tu­ral, sir­ven co­mo almacén de enor­mes can­ti­da­des de ha­chís. Son las «guar­de­rías», y se dis­tin­guen por sus muros al­tos y gran­des ga­ra­jes, a po­cos me­tros de la pla­ya. «Es­tán per­fec­ta­men­te iden­ti­fi­ca­dos y se co­no­ce y dón­de es­tá la dro­ga, ¿por qué na­die ha­ce na­da?», se pre­gun­ta la fuen­te, que so­bre el te­rreno va se­ña­lan­do los in­mue­bles sos­pe­cho­sos.

Las no­ches en las que se car­gan las lan­chas rá­pi­das se abren los por­to­nes de esas ca­sas y en muy po­co tiem­po se ha­ce la ope­ra­ción. Pri­me­ro los co­ches lle­van el ha­chís has­ta la pla­ya, y a par­tir de ese mo­men­to es el turno de los por­tea­do­res. Des­de la ca­rre­te­ra no se pue­de ver el are­nal, de mo­do que es­tá ga­ran­ti­za­da la dis­cre­ción. Po­co des­pués las em­bar­ca­cio­nes po­nen rum­bo a las cos­tas an­da­lu­zas, es­pe­cial­men­te de Cá­diz, don­de las es­pe­ran pa­ra ali­jar la car­ga, tam­bién en po­cos mi­nu­tos. Y vuel­ve a gi­rar la rue­da del ne­go­cio mul­ti­mi­llo­na­rio.

Por su­pues­to, en Guat el Marssa el fo­ras­te­ro es re­ci­bi­do con des­con­fian­za. No se tra­ta, cla­ro, de un lu­gar pa­ra tu­ris­tas y mien­tras se re­co­rre la zo­na la im­pre­sión cons­tan­te es la de que al­guien vi­gi­la. Mu­chos de los que allí re­si­den vi­ven del ne­go­cio, y cual­quie­ra que pue­da rom­per el so­sie­go del que se dis­fru­ta no go­za de es­pe­cia­les sim­pa­tías.

Los pre­cios del ha­chís va­rían se­gún la zo­na, la de­man­da y la ca­li­dad de la dro­ga. Nor­mal­men­te os­ci­la en­tre los 300 y los 700 eu­ros, y en ca­da nar­co­lan­cha pue­den car­gar­se has­ta tres to­ne­la­das. El be­ne­fi­cio es muy al­to en Es­pa­ña, y des­de lue­go tam­bién en Ma­rrue­cos. Y por su­pues­to hay alian­zas en­tre tra­fi­can­tes de los dos paí­ses pa­ra ma­xi­mi­zar be­ne­fi­cios. La ma­yor par­te de ellos, ade­más, o tie­nen re­si­den­cia o na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la.

En Ma­rrue­cos el di­ne­ro de la dro­ga se in­vier­te ma­yo­ri­ta­ria­men­te en Tán­ger y Cas­ti­lle­jos, en res­tau­ran­tes, ca­fés y, có­mo no, tam­bién en el sec­tor in­mo­bi­lia­rio. Se­gún los tes­ti­mo­nios re­co­gi­dos, los ban­cos no ha­cen de­ma­sia­das pre­gun­tas so­bre el ori­gen de los fon­dos. Las ope­ra­cio­nes con­tra el trá­fi­co de dro­gas en ge­ne­ral, y el la­va­do en par­ti­cu­lar, son es­ca­sas pa­ra la mag­ni­tud del trá­fi­co que exis­te.

La pa­la­bra cla­ve es co­rrup­ción. «En ve­rano –re­la­ta uno de los in­ter­lo­cu­to­res a mo­do de ejem­plo– al­guien re­ci­bió un ví­deo sor­pren­den­te: uno de los tra­fi­can­tes de dro­gas más po­de­ro­so de es­ta zo­na, con una de­ce­na de ór­de­nes de bus­ca y cap­tu­ra en vi­gor, de­par­tía tran­qui­la­men­te con unos gen­dar­mes en el ar­cén de una ca­rre­te­ra. Al ver­lo de­ci­dió en­viár­se­lo de in­me­dia­to a un je­fe po­li­cial con­cre­to (se omi­te nom­bre y car­go con­cre­to por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad), del que se fia­ba por su ho­nes­ti­dad. La reac­ción del man­do ex­pli­ca muy bien lo que su­ce­de: co­gió a un gru­po de agen­tes de su con­fian­za y él mis­mo de­tu­vo a ese in­di­vi­duo. En su to­do­te­rreno se in­ter­vi­nie­ron 7 te­lé­fo­nos mó­vi­les, 15 tar­je­tas SIM usa­das y otras cin­co nue­vas... y mil eu­ros y 5.000 dir­hams en efec­ti­vo. Por su­pues­to, iba a ha­cer un pa­go a po­li­cías».

La im­pu­ni­dad al­can­za si­tua­cio­nes cla­mo­ro­sas, siem­pre se­gún los tes­ti­mo­nios re­co­gi­dos. «Hay nar­cos que se pa­san diez años en bus­ca y cap­tu­ra y que en ese tiem­po han pe­re­gri­na­do a La Me­ca... Son gen­te que es­tá bien con­si­de­ra­da, con pres­ti­gio so­cial por­que dan tra­ba­jo y mue­ven di­ne­ro. Al­gu­nos

tie­nen con­tac­tos con dipu­tados del Par­la­men­to ma­rro­quí, pe­ro na­die ac­túa. Tie­nen to­do el po­der; par­te de la so­cie­dad va­lo­ra más a los tra­fi­can­tes que a un mé­di­co o un pro­fe­sor», se la­men­tan las fuentes.

Por su­pues­to, no to­da la Po­li­cía ma­rro­quí, ni la Gen­dar­me­ría es co­rrup­ta, y de he­cho en­tre sus miem­bros hay gran­des pro­fe­sio­na­les que tra­ba­jan por aca­bar con es­tas ma­fias de la dro­ga con gran sa­cri­fi­cio y ries­go per­so­nal. En su con­tra, los ba­jos suel­dos de los agen­tes, que abren pa­so a ese «de­jar ha­cer» a cam­bio de una «ayu­di­ta» pa­ra lle­gar a fin de mes. Tam­po­co el Go­bierno ni mu­chos po­lí­ti­cos son cóm­pli­ce de es­ta ac­ti­vi­dad ile­gal. Pe­ro se­gún las fuentes con­sul­ta­das el cri­men or­ga­ni­za­do ha des­ple­ga­do to­do su po­ten­cial co­rrup­tor y con­ta­mi­na­do mu­chos sec­to­res de la so­cie­dad ma­rro­quí.

Espejo en Es­pa­ña

El espejo de es­ta si­tua­ción en Es­pa­ña es el Cam­po de Gi­bral­tar y la Cos­ta del Sol. En la pri­me­ra de las zo­nas In­te­rior ha des­ple­ga­do un plan especial con­tra el trá­fi­co de ha­chís y en la se­gun­da los ajus­tes de cuen­tas, que es­te año se han in­ten­si­fi­ca­do, de­mues­tran la in­ten­sa ac­ti­vi­dad de las ma­fias.

De­trás de los crí­me­nes sue­le ha­ber un «vuel­co» –ro­bo de ali­jos de dro­ga en­tre or­ga­ni­za­cio­nes–, deu­das o al­guien que se pa­sa de lis­to y que ac­túa al mar­gen de su red o se que­da con par­te de la mer­can­cía. No es de­lin­cuen­cia que in­flu­ya en la se­gu­ri­dad ciu­da­da­na de la cos­ta ma­la­gue­ña –los ín­di­ces de cri­mi­na­li­dad es­tán ba­jan­do–, pe­ro sí cau­san alar­ma so­cial.

Los gran­des pro­duc­to­res de ha­chís es­tán en Ma­rrue­cos y en la Cos­ta del Sol tie­nen un re­pre­sen­tan­te. Las re­des bri­tá­ni­cas, fran­ce­sas, ita­lia­nas o las ho­lan­de­sas en­vían a emi­sa­rios que les en­car­gan la mer­can­cía. El con­tac­to de la ma­fia ma­gre­bí, con el vis­to bueno de su je­fe, con­tra­ta a «co­llas» de lan­che­ros, ali­ja­do­res, en­car­ga­dos de «guar­de­rías» y «agua­do­res» (los que vi­gi­lan la cos­ta pa­ra aler­tar de la pre­sen­cia po­li­cial). Son gru­pos au­tó­no­mos, «tra­ba­ja­do­res» por obra.

Los com­pra­do­res en­vían a sus trans­por­tis­tas a re­co­ger la dro­ga, nun­ca a una «guar­de­ría», por si sus vehícu­los es­tán ba­li­za­dos. «Cla­ro que hay ase­si­na­tos, y ha­brá más por­que el ne­go­cio va a se­guir. Ma­rrue­cos es­tá ahí al la­do y el puer­to de Algeciras es pun­to de en­tra­da de la co­caí­na. En la Cos­ta del Sol, ade­más, hay mu­chos in­di­vi­duos re­le­van­tes en el nar­co­trá­fi­co. Lo úni­co que se pue­de ha­cer es re­for­zar y me­jo­rar los me­dios de las Fuer­zas de Se­gu­ri­dad», di­cen los ex­per­tos.

RE­POR­TA­JE GRÁ­FI­CO: JAIME GARCÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.