Nu­bes que anun­cian tor­men­tas

La Gran Gue­rra de 1914 no se en­tien­de sin lo ocu­rri­do en 1870 y la II Gue­rra Mun­dial fue epí­lo­go de Ver­sa­lles. Hoy se per­ci­ben sín­to­mas de ago­ta­mien­to y cri­sis

ABC - - INTERNACIONAL - ANTONIO LÓ­PEZ VE­GA ES AU­TOR DE «1914: EL AÑO QUE CAM­BIÓ LA HIS­TO­RIA» ANTONIO LÓ­PEZ VE­GA HIS­TO­RIA­DOR

En la ma­dru­ga­da del 11 de no­viem­bre de 1918, en el in­te­rior de un tren que ha­bía tran­si­ta­do has­ta el bos­que de Com­pièg­ne, en la Pi­car­día fran­ce­sa, el ma­ris­cal Foch, aquel hom­bre que ha­bía da­do la vuelta a la Gran Gue­rra a fa­vor de la Tri­ple En­ten­te, y Matt­hias Erz­ber­ger, el po­lí­ti­co de­mo­cris­tiano ale­mán que aca­ba­ría sien­do ase­si­na­do en 1921 por unos na­cio­na­lis­tas en Knie­bis –un pue­ble­ci­to de Ba­den-Wur­tem­berg– y que en­ca­be­za­ba la de­le­ga­ción enviada por el Kái­ser Guillermo II, se fir­mó el Ar­mis­ti­cio que po­nía fin a la Gran Gue­rra.

Ha­bían si­do cua­tro lar­gos años en los que la po­bla­ción eu­ro­pea ha­bía pa­sa­do de la eu­fo­ria – «nun­ca el con­ti­nen­te ha­bía si­do más fuer­te, rico y her­mo­so», se­ña­ló Ste­fan Zweig– y la lo­cu­ra be­li­cis­ta, a des­pe­ñar­se por el pre­ci­pi­cio del ho­rror y la des­truc­ción ma­si­va. Por vez pri­me­ra en la his­to­ria, las víc­ti­mas ci­vi­les su­po­nían dos ter­cios del to­tal de los caí­dos en un en­fren­ta­mien­to mi­li­tar. Mien­tras en la neu­tral Es­pa­ña lle­ga­ba en­ton­ces la ge­ne­ra­ción re­for­mis­ta li­be­ral más im­por­tan­te de to­do el si­glo –Or­te­ga y Gas­set, Aza­ña, Cam­bó, Ma­ra­ñón, Gó­mez de la Ser­na, Pérez de Ayala, Me­nén­dez Pidal, Blas Cabrera o Cla­ra Cam­poa­mor, en­tre otros mu­chos–, pa­ra bue­na par­te de los paí­ses de Eu­ro­pa –In­gla­te­rra, Fran­cia, Ale­ma­nia, sin­gu­lar­men­te aun­que no so­lo–, la ge­ne­ra­ción del 14 fue una «lost ge­ne­ra­tion». Los que no ha­bían muer­to en el fren­te ha­bían que­da­do li­sia­dos o ta­ra­dos an­te el ho­rror que ha­bían con­tem­pla­do, co­mo muy bien re­fle­jó en su pin­tu­ra el ex­pre­sio­nis­ta ale­mán Ot­to Dix.

Fran­cia, que ha­bía acu­di­do al cam­po de ba­ta­lla de­seo­sa de re­van­chis­mo tras la de­ba­cle su­fri­da en Se­dán en 1870 y la hu­mi­lla­ción de ver pro­cla­ma­do Em­pe­ra­dor al Kái­ser Guillermo I en Ver­sa­lles, no de­jó pa­sar la oca­sión pa­ra im­pul­sar un tra­ta­do de paz tan su­ma­men­te des­pro­por­cio­na­do que el eco­no­mis­ta del Par­ti­do Li­be­ral bri­tá­ni­co John M. Key­nes no de­jó de ad­ver­tir en «Las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas de la Paz» (1919) que las des­me­su­ra­das con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas im­pues­tas a Ale­ma­nia su­pon­drían no so­lo su ser­vi­dum­bre, sino «la de­ca­den­cia de to­da la vi­da ci­vi­li­za­da de Eu­ro­pa». Así fue. Lo im­pues­to en Ver­sa­lles, no so­lo tra­jo pa­ra Ale­ma­nia años de quie­bra y zo­zo­bra, sino que en las dos si­guien­tes dé­ca­das se asis­tió a la des­truc­ción del bie­nin­ten­cio­na­do sis­te­ma de coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal que se tra­tó de ver­te­brar a tra­vés de la So­cie­dad de Na­cio­nes, a una olea­da cre­cien­te de pro­tec­cio­nis­mo y des­con­fian- za en­tre los paí­ses, a la emer­gen­cia de par­ti­dos de cor­te na­cio­na­lis­ta –si no abier­ta­men­te fas­cis­tas en to­da Eu­ro­pa– y a una olea­da de an­ti­se­mi­tis­mo sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria que anun­cia­ba el ho­rror del Ho­lo­caus­to.

Si la Gran Gue­rra de 1914 no se pue­de en­ten­der sin la pers­pec­ti­va de lo ocu­rri­do en sue­lo eu­ro­peo en 1870, la de­vas­ta­do­ra II Gue­rra Mun­dial fue, pa­ra mu­chos, epí­lo­go ló­gi­co de lo acor­da­do en Ver­sa­lles, que no hi­zo sino ge­ne­rar el cal­do de cul­ti­vo que ayu­dó a la caí­da, uno tras otro, de los sis­te­mas par­la­men­ta­rios li­be­ra­les de bue­na par­te de Eu­ro­pa, dan­do lu­gar a re­gí­me­nes abier­ta­men­te fas­cis­tas (la Ita­lia mus­so­li­nia­na), au­to­ri­ta­rios (Es­pa­ña, Al­ba­nia, Por­tu­gal, Po­lo­nia, Li­tua­nia, Yu­gos­la­via, Aus­tria, Le­to­nia, Es­to­nia, Bul­ga­ria, Gre­cia o Ru­ma­nía) o al cri­mi­nal ré­gi­men na­zi de Adolf Hitler.

Ra­cis­mo en En­tre­gue­rras

Pe­ro to­do ello es­tu­vo anun­cia­do du­ran­te el pe­rio­do de En­tre­gue­rras en el len­gua­je ra­cis­ta, su­pre­ma­cis­ta y eu­ge­né­si­co –en el peor sen­ti­do del tér­mino– que fue ga­nan­do pro­ta­go­nis­mo en el de­ba­te pú­bli­co, des­de lue­go, a lo lar­go y an­cho de Eu­ro­pa, pe­ro, tam­bién, en Es­ta­dos Uni­dos, don­de el Ku Klux Klan asis­tió a uno de sus pe­rio­dos de al­gi­dez. Fue en­ton­ces cuan­do las fron­te­ras se con­vir­tie­ron en lu­ga­res de exi­gen­cia de «do­cu­men­ta­ción en re­gla al ex­tran­je­ro». Fue en­ton­ces cuan­do se con­tem­pló de ma­ne­ra cru­da el enal­te­ci­mien­to de dis­cur­sos que reivin­di­ca­ban la exis­ten­cia de va­rias ca­te­go­rías en­tre los se­res hu­ma­nos. Fue en­ton­ces cuan­do co­bra­ron fuer­za inusi­ta­da par­ti­dos ex­clu­yen­tes a uno y otro ex­tre­mo –co­mu­nis­tas y fas­cis­tas–, que fue­ron se­du­cien­do a ca­da vez más ex­ten­sas ca­pas so­cia­les, exa­cer­ban­do la im­po­si­ción ra­di­cal igua­li­ta­ris­ta –los pri­me­ros– y el odio a la otre­dad –los se­gun­dos–, asi­mi­lán­do­se, al fin, de ma­ne­ra te­rro­rí­fi­ca en su ac­ción ex­ter­mi­na­do­ra.

Po­cos ad­vir­tie­ron en­ton­ces có­mo lo que es­ta­ba su­ce­dien­do aten­ta­ba con­tra la más ele­men­tal dig­ni­dad hu­ma­na. Tras la II Gue­rra Mun­dial se ge­ne­ró una ca­tar­sis que nos hi­zo al­ber­gar la es­pe­ran­za de que, en al­gún mo­men­to, que­da­ría­mos li­bres del ho­rror se­gre­ga­cio­nis­ta y ex­clu­yen­te cuan­do lle­gó la ho­ra de los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, los de­re­chos hu­ma­nos, la des­co­lo­ni­za­ción, el im­pul­so de la cons­truc­ción eu­ro­pea, el fi­nal de la Gue­rra Fría y la caí­da de los re­gí­me­nes co­mu­nis­tas, en­tre otras mu­chas reali­da­des que hi­cie­ron me­jor el mun­do a fi­na­les del si­glo XX. Con to­do, hoy se per­ci­ben sín­to­mas muy evi­den­tes de un re­tro­ce­so se­ve­ro, de ago­ta­mien­to y cri­sis en lo lo­gra­do. He aquí otra fun­ción del his­to­ria­dor: ad­ver­tir las nu­bes que anun­cian tor­men­tas en nues­tro tiem­po pa­ra que el bar­co de la hu­ma­ni­dad las elu­da y en­ca­mi­ne de nue­vo su rum­bo ha­cia un mun­do más justo, abier­to y so­li­da­rio.

Una fe­cha pa­ra la his­to­ria Hoy ha­ce cien años, el 11 de no­viem­bre de 1918, se fir­mó el Ar­mis­ti­cio que po­nía fin a la I Gue­rra Mun­dial

LOUIS HUGELMANN

M. ROL

VIDAL

Es­tam­pas de un desas­tre Arri­ba, sol­da­dos ca­na­dien­ses sa­len de su trin­che­ra pa­ra ata­car. So­bre es­tas lí­neas, los fran­ce­ses en­tie­rran a sus muer­tos. Aba­jo, el va­gón don­de se fir­mó el Ar­mis­ti­cio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.