Es­ta­do de in­su­rrec­ción

ABC - - ENFOQUE - JUAN PA­BLO COLMENAREJO

La apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción se ha que­da­do cor­ta. El in­de­pen­den­tis­mo se ali­men­ta de la ex­cep­cio­na­li­dad per­ma­nen­te. La in­su­rrec­ción es un es­ta­do. Mien­tras Puig­de­mont y To­rra se ha­cen los co­ros en Bru­se­las, cons­ti­tu­yen­do una fic­ción lla­ma­da «con­se­jo pa­ra la re­pú­bli­ca», la Po­li­cía ba­jo su man­do fre­na en se­co, de­jan­do ha­cer a sus ba­ta­su­nos. El Es­ta­do in­ter­vino la Ge­ne­ra­li­tat pa­ra res­tau­rar la au­to­no­mía de­ro­ga­da por los mis­mos in­de­pen­den­tis­tas que lo es­tán vol­vien­do a ha­cer. Se sa­bía que en el mo­men­to en el que el Es­ta­do se die­ra la vuel­ta se po­nían ma­nos a la obra pa­ra per­pe­trar el si­guien­te gol­pe.

Tras las car­gas po­li­cia­les pa­ra pro­te­ger el de­re­cho de ma­ni­fes­ta­ción de los cons­ti­tu­cio­na­lis­tas ca­ta­la­nes, la pur­ga en la cú­pu­la de los Mos­sos d’Es­qua­dra es la con­fir­ma­ción de­fi­ni­ti­va del nue­vo mo­vi­mien­to. El su­pre­ma­cis­mo ata las ma­nos a los po­li­cías pa­ra que las tro­pas ca­lle­je­ras –es­tos ca­mi­sas par­das lle­van ca­pu­chas ne­gras– se ha­gan due­ños de las ca­lles rom­pien­do pier­nas y cris­ta­les. O el Es­ta­do reac­cio­na o de nue­vo se­rá tar­de. Por mu­cho que se es­té fil­tran­do que hay di­vi­sión in­ter­na en­tre los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas, el odio a la Es­pa­ña cons­ti­tu­cio­nal ha­ce de com­bus­ti­ble pa­ra que las éli­tes si­gan azu­zan­do a sus uni­da­des de asal­to pa­ra sem­brar el mie­do en­tre los dis­cre­pan­tes.

El apa­ci­gua­mien­to prac­ti­ca­do por el Gobierno de Sán­chez so­lo le sir­ve pa­ra ga­nar tiem­po, ju­gar con ama­gos a los Pre­su­pues­tos del Es­ta­do y cal­cu­lar el me­jor mo­men­to pa­ra dar el pa­so si­guien­te en un pro­yec­to per­so­nal. Ni si­quie­ra el re­sul­ta­do elec­to­ral en An­da­lu­cía ha con­mo­vi­do el pul­so de La Mon­cloa. Si no caen en la cuen­ta de que to­do lo ocu­rri­do es por Ca­ta­lu­ña, le pa­sa­rá co­mo al PP de Ra­joy. Cuan­to más tiem­po de­je pa­sar se­rá mu­cho peor. La descentralización au­to­nó­mi­ca se ba­sa en la leal­tad y en el cum­pli­mien­to de la Cons­ti­tu­ción que nos pro­te­ge a to­dos. Si un gobierno re­gio­nal de­ja de ha­cer­lo, no hay ex­cu­sa pa­ra no in­ter­ve­nir otra vez y sin ti­bie­za. El pre­cio que se pa­ga por la quie­tud no es úni­ca­men­te el cre­ci­mien­to de un par­ti­do co­mo Vox.

EFE

Los CDR cor­tan el trá­fi­co de la AP-7 a su pa­so por L’Am­po­lla (Ta­rra­go­na) an­te la pa­si­vi­dad de los Mos­sos

EFE

Quim To­rra y Car­les Puig­de­mont, ayer en Bru­se­las

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.