SE ACA­BÓ EL CAR­BÓN

EL RE­CUA­DRO Más de 9.000 car­gos a de­do ten­drán que po­ner: «Se aca­bó el car­bón. XXXVII Año Triun­fal del Ré­gi­men An­da­luz»

ABC - - OPINIÓN - AN­TO­NIO BUR­GOS

ERAN los años de la gue­rra ci­vil en la ale­gre retaguardia de Se­vi­lla. El per­so­na­je po­día ser uno de los que Juan Ra­món Ji­mé­nez re­tra­tó en «El tra­ba­jo gus­to­so». Un car­bo­ne­ro de Tria­na, har­to de oír có­mo el par­te de gue­rra que ca­da no­che leían por la ra­dio y to­dos los tex­tos pú­bli­cos y ofi­cia­les ter­mi­na­ban con la fra­se: «Se­gun­do Año Triun­fal». Y un buen día, por las ca­res­tías de la con­tien­da, se le aca­bó el car­bón, al no ve­nir de la sie­rra los pi­co­ne­ros. No te­nía ni car­bón, ni al­men­dri­lla, ni cis­co que ven­der. Por lo que co­gió, ce­rró el ne­go­cio y pu­so en la puer­ta un le­tre­ro, es­cri­to con un cis­co so­bre un pa­pel de es­tra­za: «Se aca­bó el car­bón. Se­gun­do Año Triun­fal». No sé qué con­se­cuen­cias le tra­jo aquel ca­chon­deí­to fino al car­bo­ne­ro de Tria­na. Lo que sí se es que, co­mo a aquel car­bo­ne­ro com­ple­ta­men­te juan­ra­mo­niano, se le ha aca­ba­do el car­bón del cho­llo y del suel­do a más de 9.000 car­gos «a de­do» de la Jun­ta de An­da­lu­cía, que se ga­na­ban el par­né con el car­né (del PSOE, na­tu­ral­men­te).

Cuan­do se ce­le­bre la in­ves­ti­du­ra a la Pre­si­den­cia de la Jun­ta, no só­lo se irá a Su­sa­na Díaz de San Tel­mo. Son 9.227 en­chu­fa­dos los que per­de­rán, con el po­der, la ma­me­la y en mu­chos ca­sos el cu­rre­lo. Se­rán 268 al­tos car­gos, 234 ase­so­res, 1.672 di­rec­ti­vos y 5.000 fun­cio­na­rios ele­va­dos de ran­go y suel­do co­mo car­gos de con­fian­za de li­bre de­sig­na­ción. Fun­cio­na­rios pú­bli­cos de la Jun­ta so­bre cu­yo com­por­ta­mien­to elec­to­ral no se ha he­cho el de­bi­do elo­gio. En la Jun­ta, la se­gun­da plan­ti­lla la­bo­ral ma­yor de Es­pa­ña y pri­me­ra de An­da­lu­cía, con un pre­su­pues­to de 34.800 mi­llo­nes de eu­ros, hay 263.000 em­plea­dos. Su­sa­na ha sa­ca­do 1.009.243 vo­tos. Po­cos me pa­re­ce pa­ra de­pen­der de ella tan­tas bo­cas. Só­lo con que la hu­bie­ran vo­ta­do cua­tro per­so­nas, la mu­jer, la abue­la, la sue­gra y la ni­ña ma­yor por ca­da uno de esos em­plea­dos, ha­bría sa­ca­do bas­tan­tes más, y na­da te di­go si hu­bie­ran cui­da­do por el pan de los ni­ños con su vo­to tíos, pri­mos y la es­pa­ño­lí­si­ma ins­ti­tu­ción del cu­ñaaaaaao. Ha­bría su­ma­do vo­tos más que su­fi­cien­tes pa­ra se­guir en San Tel­mo. Es­to ha­bla muy bien de la in­de­pen­den­cia de los ser­vi­do­res de la Fun­ción Pú­bli­ca, que no han vo­ta­do co­mo es­tó­ma­gos agra­de­ci­dos, sino co­mo ser­vi­do­res de esa par­te del Es­ta­do lla­ma­da An­da­lu­cía y he­cho uso de su li­ber­tad. ¿Cuán­tos vo­tos de em­plea­dos de la Jun­ta han ido a Vox? Se­ría in­te­re­san­te sa­ber­lo y bus­car­los, co­mo an­dan por Ma­ri­na­le­da in­ves­ti­gan­do a los va­lien­tes que vo­ta­ron allí, Par­que Te­má­ti­co del Co­mu­nis­mo, al juez Se­rrano.

Cuan­to des­cri­to que­da en nú­me­ros la­bo­ra­les es na­da me­nos que un Ré­gi­men, que el que ya lla­man «con­sor­cio de la de­re­cha» ten­drá que des­mon­tar. No les arrien­do las ga­nan­cias. Es un en­tra­ma­do que ni el nu­do gor­diano, al que ten­drán que pe­gar el go­lle­ta­zo pa­ra no dar el ga­ti­lla­zo an­te la es­pe­ran­za de sus vo­tan­tes. Por­que apar­te de los en­chu­fes ci­ta­dos, que­da al­go más com­pli­ca­do de des­mon­tar: la lla­ma­da Ad­mi­nis­tra­ción Pa­ra­le­la. So­cie­da­des mer­can­ti­les del sec­tor pú­bli­co, agen­cias, ob­ser­va­to­rios y fun­da­cio­nes, con tí­tu­los tan pe­re­gri­nos y ab­so­lu­ta­men­te pres­cin­di­bles co­mo So­cie­dad de Gestión del Tu­ris­mo y De­por­te, Agen­cia An­da­lu­za del Co­no­ci­mien­to (¿pa­ra co­no­cer qué?), Agen­cia An­da­lu­za del Fla­men­co (¡ar­sa y to­ma!), Agen­cia de Coo­pe­ra­ción, Agen­cia de Educación (cuan­do ya hay una Con­se­je­ría), Fun­da­ción Le­ga­do An­da­lu­sí o Fun­da­ción An­da­lu­cía Em­pren­de (¿qué es lo que em­pren­de? Co­mo no sea la re­ti­ra­da...).

De­ma­sia­da te­la de ara­ña bu­ro­crá­ti­ca, de­ma­sia­dos in­tere­ses pa­ra des­mon­tar en un dos días, por no ha­blar de Ca­nal Sur. Se sa­be có­mo se mon­ta un mue­ble de Ikea, pe­ro no có­mo se des­mon­ta. Al­go así pa­sa­rá con el en­tra­ma­do de los más de 9.000 car­gos a de­do que, co­mo el car­bo­ne­ro de Tria­na de la gue­rra, ten­drán que po­ner un le­tre­ro: «Se aca­bó el car­bón. XXXVII Año Triun­fal del Ré­gi­men So­cia­lis­ta An­da­luz». Año de la Vic­to­ria de la Li­ber­tad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.